Podcasts de historia

Cómo las muñecas ayudaron a ganar Brown v. Board of Education

Cómo las muñecas ayudaron a ganar Brown v. Board of Education


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Las muñecas son para niños. Entonces, ¿por qué estaban frente a los jueces más estimados de los Estados Unidos?

Mientras deliberaban sobre Brown contra la Junta de Educación, el caso histórico de 1954 que finalmente anuló la segregación "separados pero iguales" en los Estados Unidos, los jueces de la Corte Suprema contemplaron los argumentos orales y estudiaron minuciosamente las transcripciones del caso. Pero también consideraron las muñecas bebés en blanco y negro, armas inesperadas en la lucha de los demandantes contra la discriminación racial.

Las muñecas eran parte de un grupo de experimentos psicológicos innovadores realizados por Mamie y Kenneth Clark, un equipo formado por marido y mujer de psicólogos afroamericanos que dedicaron el trabajo de su vida a comprender y ayudar a sanar los prejuicios raciales de los niños. Durante las "pruebas de muñecas", como se las conoce ahora, la mayoría de los niños afroamericanos mostraron preferencia por las muñecas de piel blanca en lugar de las negras, una consecuencia, argumentaron los Clarks, de los efectos perniciosos de la segregación.

El trabajo de los Clarks y su testimonio en los casos subyacentes que se convirtieron en Brown contra la Junta de Educación, ayudó a los jueces de la Corte Suprema y a la nación a comprender algunos de los efectos persistentes de la segregación en los mismos niños a los que afectaba más.

Para los Clarks, los resultados mostraron los efectos devastadores de la vida en una sociedad intolerante con los afroamericanos. Su experimento, que involucró muñecas de piel blanca y morena, fue engañosamente simple. (Como reflejo de los prejuicios raciales de la época, los Clarks tuvieron que pintar una muñeca blanca de color marrón para las pruebas, ya que las muñecas afroamericanas aún no se fabricaban). Se pidió a los niños que identificaran las muñecas con pañales en varios maneras: la que querían jugar, la que parecía "blanca", "de color" o "negro", la que era "buena" o "mala". Finalmente, se les pidió que identificaran la muñeca que más se parecía a ellos.

Todos los niños examinados eran negros y todos menos uno asistían a escuelas segregadas. La mayoría de los niños prefirieron la muñeca blanca a la afroamericana. Algunos de los niños lloraban y salían corriendo de la habitación cuando se les pedía que identificaran qué muñeco se parecía a ellos. Estos resultados molestaron tanto a los Clarks que retrasaron la publicación de sus conclusiones.

Mamie Clark tenía conexiones con la creciente lucha legal para revertir la segregación: había trabajado en la oficina de uno de los abogados que ayudó a sentar las bases de Brown contra la Junta de Educación. Cuando la NAACP se enteró del trabajo de los Clarks, les pidieron que participaran en un caso que luego se incluiría en el caso de demanda colectiva que llegó a la Corte Suprema. Entonces Kenneth Clark se dirigió al condado de Clarendon, Carolina del Sur, para replicar su prueba con niños negros allí. Fue una experiencia aterradora, recordó más tarde, especialmente cuando su anfitrión NAACP fue amenazado en su presencia.

“Pero teníamos que poner a prueba a esos niños”, dijo aquí. “Estos niños se veían a sí mismos como inferiores y aceptaron la inferioridad como parte de la realidad”.

Thurgood Marshall estaba ansioso por utilizar el trabajo de los Clarks en el caso de acción de clase más grande que se convertiría en Brown contra la Junta de Educación, pero no todo el mundo estaba convencido. El abogado Spotswood Robinson le dijo a un observador que era “una locura e insulto persuadir a un tribunal de justicia con ejemplos de niños y muñecos llorando”, escribe la historiadora Martha Minow.

Pero el tribunal no lo creyó. Kenneth Clark testificó en tres de los juicios y ayudó a redactar un resumen del testimonio de ciencias sociales de los cinco juicios que se utilizó en el caso de la Corte Suprema. Dijo a los jueces y jurados que la preferencia de los niños afroamericanos por las muñecas blancas representaba un daño psicológico reforzado por la segregación.

"Mi opinión es que un efecto fundamental de la segregación es la confusión básica en los individuos y sus conceptos sobre sí mismos en conflicto en sus propias imágenes", dijo al jurado en el caso Briggs. El sentido de inferioridad causado por la segregación tenía consecuencias reales y duraderas, argumentó, consecuencias que comenzaron antes de que los niños pudieran articular cualquier información sobre la raza.

El trabajo y el testimonio de los Clarks fueron parte de un caso mucho más amplio que combinó cinco casos y cubrió casi todos los aspectos de la segregación escolar, y algunos historiadores argumentan que las pruebas de muñecas jugaron un papel relativamente insignificante en la decisión del tribunal. Pero los ecos de los resultados de los Clarks resuenan a través de la opinión unánime de los jueces de la Corte Suprema.

“Separar [a los niños negros] de otros de edad y calificaciones similares únicamente por su raza genera un sentimiento de inferioridad en cuanto a su estatus en la comunidad que puede afectar sus corazones y mentes de una manera que es poco probable que se deshaga”, escribió Chief El juez Earl Warren en la opinión. El trabajo de los Clarks había ayudado a acabar con la segregación en Estados Unidos.

Hoy, una de las muñecas negras se exhibe en el Sitio Histórico Nacional Brown v. Board of Education en Kansas, y la integración es la ley del país. Pero los prejuicios raciales que la pareja documentó en las décadas de 1930 y 1940 aún existen. En 2010, CNN encargó una versión actualizada del estudio utilizando dibujos animados de niños y una barra de color que mostraba una gama de tonos de piel, y encontró resultados sorprendentemente similares a los mostrados por los Clarks.

En la nueva prueba, la investigadora de desarrollo infantil Margaret Beale Spencer evaluó a 133 niños de escuelas con diferentes razas y combinaciones de ingresos. Esta vez, los estudios también analizaron a niños blancos. Y aunque los niños negros parecían tener opiniones más positivas hacia las muñecas negras, los niños blancos mantenían un intenso sesgo hacia la blancura.

"Todavía vivimos en una sociedad donde las cosas oscuras se devalúan y las cosas blancas se valoran", dijo Spencert a CNN. Es posible que la segregación de Jim Crow ya no exista en los Estados Unidos, pero el prejuicio racial está vivo y coleando.


La llamada final

La niña, una niña negra en edad preescolar, rápidamente levanta y muestra la muñeca negra sobre una blanca que es idéntica en todos los aspectos excepto en la tez.

"¿Y por qué eso se ve mal?"

"Porque es negra", responde enfáticamente la niña.

"¿Y por qué es esta la linda muñeca?" continúa la voz.

"¿Y puedes darme la muñeca que se parece a ti?"

La pequeña vacila por una fracción de segundo antes de entregar la muñeca Negra que acaba de designar como la más fea.

La prueba vuelve a ser noticia gracias a un documental de ocho minutos producido por Kiri Davis, estudiante de cine de 17 años de la Urban Academy de Manhattan, que participa en el programa Reel Works Teen Filmmaking, un programa extracurricular gratuito con el apoyo de una cadena de cable. HBO.

La prueba de la muñeca grabada en video resultó de una colección de escritos que Kiri había compilado sobre temas de importancia para las niñas negras en su escuela secundaria. En ese escrito, notó que la tez era un tema recurrente.

“Sabía por lo que estaban pasando mis amigos. Estos estándares de belleza siguieron aumentando ”, dijo en una entrevista con el Servicio de noticias NNPA. “Pensé que era un tema que necesitaba ser expuesto más, aunque a veces parecía demasiado tabú para hablar de él. Pero pensé que una película lo expondría todo y provocaría discusiones ".

Al darse cuenta de que a tantas chicas de piel oscura se les ha dicho que la piel más clara o más blanca es más hermosa, Kiri decidió llevar a casa su punto al realizar el estudio de las muñecas. Los niños son de una guardería de Harlem. Y 15 de los 21 niños encuestados prefirieron la muñeca blanca sobre la negra.

El Sr. Clark y su esposa Mamie Phipps Clark, también psicóloga, realizaron el estudio de muñecas en 1950 que mostró cómo la segregación racial destruyó la autoestima de los niños negros. El experimento del condado de Clarendon, Carolina del Sur involucró a 16 niños negros, de 6 a 9 años de edad. Les preguntaron a los niños su percepción de una muñeca blanca y una muñeca negra. Once de los estudiantes dijeron que la muñeca negra se veía "mal" y nueve dijeron que la muñeca blanca se veía "agradable".

Los resultados de la prueba influyeron en la Corte Suprema de los Estados Unidos para declarar inconstitucional la segregación escolar en 1954. marrón caso. Thurgood Marshall, entonces abogado del Fondo Educativo y de Defensa Legal de la NAACP, argumentó en contra de la doctrina de "Separados pero iguales" en 1952, y citó el trabajo del Sr. Clark como prueba del daño de la doctrina a la autoimagen de los niños negros. El 17 de mayo de 1954, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Earl Warren, anunció la decisión de la corte de eliminar la segregación de las escuelas en Brown contra la Junta de Educación. La prueba de muñecas del Sr. Clark fue una de sus citas como prueba del daño psicológico en los niños negros.

La prueba de Davis muestra que la psicología no ha cambiado mucho.

"Realmente no estoy sorprendida, lamento decirlo", dice Julia Hare, psicóloga de San Francisco. “Si sigues haciendo lo que siempre has hecho, seguirás obteniendo lo que siempre has tenido. Nuestros hijos son bombardeados con imágenes todos los días que ven en las pantallas de televisión y en las mesas de café, ya sea la mujer de piel clara que todos empujan o dan preferencia a las imágenes más cercanas a las blancas ”.

La película de Kiri también presenta breves entrevistas con cuatro adolescentes que se oponen a haber sido estereotipados como menos inteligentes o más feos simplemente porque no cumplen con las expectativas de los estándares de belleza percibidos por los anunciantes.

Esa imagen de White-is-right también se proyecta a través de la música.

“Mire a nuestros artistas y animadores de rap, y no solo a los Lil’ Kim y los Beyoncé ”, opina la Sra. Hare. "Su piel se está volviendo cada vez más clara y se están volviendo cada vez más rubias".

Gail Wyatt, profesora de psiquiatría clínica en la Universidad de California en Los Ángeles, dice que recomendaría a cualquier padre que inculque el orgullo racial en sus hijos mucho antes del preescolar.

“Los jóvenes llegan a sus hogares haciendo comentarios despectivos sobre ser morenos o descendientes de africanos o sobre el pelo en forma de pañal”, dice el profesor Wyatt. “Es una clara preocupación de cualquier padre. Queremos saber cómo nuestros hijos pueden crecer en su propia piel. No podemos dejar esa parte del desarrollo de un niño al sistema escolar o al vecindario ".

Los niños deben ser socializados entre las edades de 2 a 4 años para comprender la cultura y el color de la piel, dice el profesor Wyatt. "Se les debe enseñar un concepto de belleza y un contexto de ascendencia".

La madre de Kiri, Ursula Davis, consultora de educación, dice que educar a su hija e inculcar orgullo por su herencia fue una alta prioridad en el hogar.

Ella dice que cuando Kiri estaba en el jardín de infantes, disfrutando de los cuentos de Cenicienta y Blancanieves, una vez dijo en voz alta en la escuela que también quería ser una princesa. Un pequeño amigo, un niño latino, rápidamente disipó su sueño. Le dijo que no podía ser princesa porque era negra y que solo las niñas blancas eran princesas. Por un tiempo, Kiri le creyó a su amiguita, pero no por mucho tiempo.

“Creció rodeada de arte africano. La llevamos a una exhibición en el Smithsonian sobre mujeres negras en Washington, D.C. ”, recuerda la Sra. Davis.

“Comenzó a leer verazmente sobre la herencia negra y los estudios afroamericanos. Ella se ha sumergido desde muy pequeña y la hemos sumergido en la celebración de quien es ”.

Y obviamente ha valido la pena, ya que Kiri espera un futuro en el cine que también infundirá orgullo.

"Solo quiero hacer películas sobre temas que son importantes para mí, películas que no muestren los estereotipos", comparte Kiri.

Algunos padres dicen que sus hijos son bombardeados con innumerables imágenes negativas cada día y que se necesita un esfuerzo especial para competir con esas imágenes.

“Me aseguro de saber lo que ven y lo que ven en televisión. Y muchas veces, estamos viendo cosas juntas ", dice Alethea Holland, una madre de Washington, DC con tres hijas de 7, 9 y 15 años." Y les doy a cada una un espejo y trato de hacer que se miren en el espejo y aprecien su belleza y me aseguro de que escuchen lo que digo, no lo que dicen otras personas, especialmente en la escuela ".

Sandra Cox, directora de la Coalición de Profesionales de la Salud Mental en Los Ángeles y ex presidenta de la Asociación de Psicólogos Negros, dice que el clip del cortometraje puede haber subestimado el problema.

“Creo que si alguno de nosotros aquí [en la costa oeste] hiciera el mismo estudio, sería aún peor”, dice. "Hollywood creó el estándar".


Contenido

Durante gran parte de los sesenta años anteriores a la marrón En este caso, las relaciones raciales en los Estados Unidos habían estado dominadas por la segregación racial. Tales políticas estatales habían sido respaldadas por el fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos en Plessy contra Ferguson (1896), que sostenía que mientras las instalaciones separadas para razas separadas fueran iguales, la segregación estatal no violaba la Decimocuarta Enmienda ("ningún Estado negará a ninguna persona la igual protección de las leyes"). [7] La ​​segregación racial en la educación varió ampliamente desde los 17 estados que exigían la segregación racial hasta los 16 en los que estaba prohibida. A partir de la década de 1930, se siguió una estrategia legal, dirigida por académicos de la Universidad de Howard y activistas de la NAACP, que buscaba socavar la segregación de la educación pública de los estados centrándose primero en el entorno de las escuelas de posgrado. [8] Esto condujo al éxito en los casos de Méndez contra Westminster, 64 F. Supp. 544 (C.D. Cal. 1946), [9] Sweatt v. Pintor, 339 U.S. 629 (1950) y McLaurin contra los regentes del estado de Oklahoma, 339 U.S. 637 (1950), lo que sugiere que la segregación racial era inherentemente desigual (al menos en algunos entornos), lo que allanó el camino para marrón. [10]

Los demandantes en marrón afirmó que el sistema de separación racial en todas las escuelas, aunque se disfraza de proporcionar un trato separado pero igual a los estadounidenses blancos y negros, en cambio perpetúa adaptaciones, servicios y tratamiento inferiores para los estadounidenses negros. marrón fue influenciado por la Declaración de la UNESCO de 1950, firmada por una amplia variedad de académicos de renombre internacional, titulada La cuestión racial. [11] Esta declaración denunció los intentos anteriores de justificar científicamente el racismo, así como condenar moralmente el racismo. Otro trabajo que citó la Corte Suprema fue el de Gunnar Myrdal Un dilema estadounidense: el problema de los negros y la democracia moderna (1944). [12] Myrdal había sido signatario de la declaración de la UNESCO.

Los Estados Unidos y la Unión Soviética estaban en el apogeo de la Guerra Fría durante este tiempo, y los funcionarios estadounidenses, incluidos los jueces de la Corte Suprema, eran muy conscientes del daño que la segregación y el racismo estaban causando a la imagen internacional de Estados Unidos. Cuando el juez William O. Douglas viajó a la India en 1950, la primera pregunta que le hicieron fue: "¿Por qué Estados Unidos tolera el linchamiento de negros?" Douglas escribió más tarde que había aprendido de sus viajes que "la actitud de Estados Unidos hacia sus minorías de color es un factor poderoso en nuestras relaciones con la India". El presidente del Tribunal Supremo Earl Warren, nominado a la Corte Suprema por el presidente Eisenhower, se hizo eco de las preocupaciones de Douglas en un discurso de 1954 ante el Colegio de Abogados de Estados Unidos, proclamando que "Nuestro sistema estadounidense, como todos los demás, está siendo juzgado tanto en el país como en el extranjero. mantenemos el espíritu de nuestra constitución con su Declaración de Derechos, a la larga haremos más para que sea segura y sea objeto de adulación que la cantidad de bombas de hidrógeno que almacenamos ". [13] [14]

Presentación y argumentos

En 1951, se presentó una demanda colectiva contra la Junta de Educación de la ciudad de Topeka, Kansas en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Kansas. Los demandantes eran trece padres de Topeka en nombre de sus 20 hijos. [15]

La demanda pedía al distrito escolar que revirtiera su política de segregación racial. La Junta de Educación de Topeka operaba escuelas primarias separadas debido a una ley de Kansas de 1879, que permitía (pero no requería) que los distritos mantuvieran instalaciones de escuelas primarias separadas para estudiantes blancos y negros en 12 comunidades con poblaciones de más de 15,000. Los demandantes habían sido reclutados por el liderazgo de la NAACP de Topeka. Entre los líderes de la NAACP de Topeka se destacaron el presidente McKinley Burnett Charles Scott, uno de los tres que se desempeñaba como asesor legal del capítulo y Lucinda Todd.

El demandante afroamericano, Oliver Brown, era padre, soldador en las tiendas del Ferrocarril de Santa Fe y pastor asistente en su iglesia local. [16] Fue convencido de unirse a la demanda por un amigo de la infancia, Charles Scott. La hija de Brown, Linda Carol Brown, estudiante de tercer grado, tuvo que caminar seis cuadras hasta la parada del autobús escolar para viajar a la escuela primaria Monroe, su escuela negra segregada a una milla (1.6 km) de distancia, mientras que la primaria Sumner, una escuela blanca, estaba a siete cuadras de su casa. [17] [18]

Según las instrucciones de los líderes de la NAACP, cada uno de los padres intentó inscribir a sus hijos en la escuela del vecindario más cercana en el otoño de 1951. Se les negó la inscripción y se les redirigió a las escuelas segregadas.

El caso "Oliver Brown y otros contra la Junta de Educación de Topeka, Kansas" recibió el nombre de Oliver Brown como una estrategia legal para tener un hombre a la cabeza de la lista. Los abogados y el Capítulo Nacional de la NAACP también sintieron que tener al Sr. Brown a la cabeza de la lista sería mejor recibido por los jueces de la Corte Suprema de los Estados Unidos. Los 13 demandantes fueron: Oliver Brown, Darlene Brown, Lena Carper, Sadie Emmanuel, Marguerite Emerson, Shirley Fleming, Zelma Henderson, Shirley Hodison, Maude Lawton, Alma Lewis, Iona Richardson, Vivian Scales y Lucinda Todd. [19] La última demandante sobreviviente, Zelma Henderson, murió en Topeka, el 20 de mayo de 2008, a la edad de 88 años. [20] [21]

El Tribunal de Distrito falló a favor de la Junta de Educación, citando el precedente de la Corte Suprema de EE. UU. Establecido en Plessy contra Ferguson, 163 U.S. 537 (1896), que había sostenido una ley estatal que requería instalaciones segregadas "separadas pero iguales" para negros y blancos en vagones de ferrocarril. [22] El panel del Tribunal de Distrito de tres jueces encontró que la segregación en la educación pública tiene un efecto perjudicial en los niños negros, pero negó el alivio sobre la base de que las escuelas para negros y blancos en Topeka eran sustancialmente iguales con respecto a los edificios, el transporte, los planes de estudios, y calificaciones educativas de los maestros. [23]

El caso de Brown contra la Junta de Educación según lo escuchado ante la Corte Suprema combinó cinco casos: marrón sí mismo, Briggs contra Elliott (presentado en Carolina del Sur), Davis contra la Junta Escolar del Condado de Prince Edward (presentado en Virginia), Gebhart contra Belton (presentado en Delaware), y Bolling contra Sharpe (presentado en Washington, D.C.).

Todos fueron casos patrocinados por la NAACP. los Davis El caso, el único caso de los cinco que se originó en una protesta estudiantil, comenzó cuando Barbara Rose Johns, de 16 años, organizó y encabezó una huelga de 450 estudiantes de la escuela secundaria Moton. [24] El Gebhart El caso fue el único en el que un tribunal de primera instancia, confirmado por el Tribunal Supremo de Delaware, determinó que la discriminación era ilegal en todos los demás casos que los demandantes habían perdido, ya que los tribunales originales habían determinado que la discriminación era legal.

El caso de Kansas fue único entre el grupo en el sentido de que no hubo ningún argumento de inferioridad flagrante de la planta física, el plan de estudios o el personal de las escuelas segregadas. El tribunal de distrito encontró una igualdad sustancial en todos esos factores. El tribunal inferior, en su opinión, señaló que, en Topeka, "las instalaciones físicas, los planes de estudio, los cursos de estudio, la calificación y la calidad de los maestros, así como otras instalaciones educativas en los dos conjuntos de escuelas [eran] comparables". [25] El tribunal inferior observó que "los niños de color en muchos casos deben viajar distancias mucho mayores de las que tendrían que viajar si asistieran a una escuela de blancos", pero también señaló que el distrito escolar "transporta a los niños de color hacia y desde la escuela gratis "y que" no se proporcionó tal servicio a los niños blancos ". [25] En el caso de Delaware, el juez del tribunal de distrito de Gebhart ordenó que los estudiantes negros fueran admitidos en la escuela secundaria blanca debido al daño sustancial de la segregación y las diferencias que hacían que las escuelas separadas fueran desiguales.

Bajo el liderazgo de Walter Reuther, United Auto Workers donó $ 75,000 para ayudar a pagar los esfuerzos de NAACP en la Corte Suprema. [26] El abogado principal de la NAACP, Thurgood Marshall, quien más tarde fue nombrado miembro de la Corte Suprema de Estados Unidos en 1967, argumentó el caso ante la Corte Suprema en nombre de los demandantes. El fiscal general adjunto Paul Wilson, que más tarde distinguido profesor emérito de derecho en la Universidad de Kansas, dirigió la defensa ambivalente del estado en su primer argumento de apelación.

En diciembre de 1952, el Departamento de Justicia presentó un escrito de amigo del tribunal en el caso. El escrito era inusual por su gran énfasis en las consideraciones de política exterior de la administración Truman en un caso aparentemente sobre cuestiones internas. De las siete páginas que cubren "el interés de los Estados Unidos", cinco se centraron en la forma en que la segregación escolar dañó a los Estados Unidos en la competencia de la Guerra Fría por la amistad y la lealtad de los pueblos no blancos en países que luego se independizaron del dominio colonial. El Fiscal General James P. McGranery señaló que

La existencia de discriminación contra grupos minoritarios en los Estados Unidos tiene un efecto adverso en nuestras relaciones con otros países. La discriminación racial proporciona molienda a los molinos de propaganda comunista. [27]

El escrito también cita una carta del Secretario de Estado Dean Acheson lamentando que

Estados Unidos está bajo constante ataque en la prensa extranjera, en la radio extranjera y en organismos internacionales como las Naciones Unidas debido a diversas prácticas de discriminación en este país. [28]

El abogado y parlamentario británico Anthony Lester ha escrito que "aunque la opinión del Tribunal en marrón no hizo referencia a estas consideraciones de política exterior, no hay duda de que influyeron significativamente en la decisión ". [28]

La creación de consenso

En la primavera de 1953, la Corte escuchó el caso pero no pudo decidir el asunto y pidió volver a escuchar el caso en el otoño de 1953, con especial atención a si la Cláusula de Protección Igualitaria de la Decimocuarta Enmienda prohibía el funcionamiento de escuelas públicas separadas para blancos y negros. [29]

La Corte reafirmó el caso a instancias del Juez Asociado Felix Frankfurter, quien usó la retaguardia como táctica dilatoria, para permitir que la Corte lograra un consenso en torno a una marrón opinión que prohibiría la segregación. Los jueces que apoyaron la eliminación de la segregación se esforzaron mucho en convencer a quienes inicialmente tenían la intención de disentir de que se unieran a una opinión unánime. Aunque el efecto legal sería el mismo para una decisión mayoritaria en lugar de unánime, se consideró que los partidarios de la segregación podrían utilizar la disidencia como un contraargumento legitimador.

Las notas de la conferencia y los proyectos de decisión ilustran la división de opiniones antes de que se emitiera la decisión. [30] Los jueces Douglas, Black, Burton y Minton estaban predispuestos a revocar Plessy. [30] Fred M. Vinson señaló que el Congreso no había adoptado una legislación de eliminación de la segregación. Stanley F. Reed discutió la asimilación cultural incompleta y los derechos de los estados, y se inclinó por la opinión de que la segregación beneficiaba a la comunidad afroamericana Tom C. Clark escribió que "habíamos llevado a los estados a pensar que la segregación está bien y deberíamos dejar que lo solucionen". [30] Felix Frankfurter y Robert H. Jackson desaprobaron la segregación, pero también se opusieron al activismo judicial y expresaron su preocupación por la aplicabilidad de la decisión propuesta. [30] El presidente del Tribunal Supremo Vinson había sido un obstáculo clave. Después de la muerte de Vinson en septiembre de 1953, el presidente Dwight D. Eisenhower nombró a Earl Warren presidente del Tribunal Supremo. [30] Warren había apoyado la integración de estudiantes mexicoamericanos en los sistemas escolares de California siguiendo Méndez contra Westminster. [31] Sin embargo, Eisenhower invitó a Earl Warren a una cena en la Casa Blanca, donde el presidente le dijo: "Estos [blancos del sur] no son malas personas. Lo único que les preocupa es ver que sus dulces niñas no están obligadas a sentarse en la escuela junto a unos negros enormes ". [nota 2] Sin embargo, el Departamento de Justicia se puso del lado de los demandantes afroamericanos. [33] [34] [35]

Si bien todos los magistrados menos uno rechazaron personalmente la segregación, la facción de restricción judicial cuestionó si la Constitución otorgaba a la Corte el poder de ordenar su fin. La facción activista creía que la Decimocuarta Enmienda otorgaba la autoridad necesaria y estaba presionando para seguir adelante. Warren, que solo tuvo un nombramiento en el receso, se mordió la lengua hasta que el Senado confirmó su nombramiento.

Warren convocó una reunión de jueces y les presentó el simple argumento de que la única razón para sostener la segregación era una creencia honesta en la inferioridad de los negros. Warren alegó además que la Corte debe invalidar Plessy para mantener su legitimidad como institución de la libertad, y debe hacerlo por unanimidad para evitar la resistencia masiva del Sur. Comenzó a construir una opinión unánime. Aunque la mayoría de los jueces se convencieron de inmediato, Warren pasó algún tiempo después de este famoso discurso para convencer a todos de que firmaran la opinión. El juez Jackson abandonó su acuerdo y Reed finalmente decidió abandonar su disidencia. La decisión final fue unánime. Warren redactó la opinión básica y la siguió circulando y revisando hasta que tuvo una opinión respaldada por todos los miembros de la Corte. [36] Reed fue el último que se resistió y, según los informes, lloró durante la lectura de la opinión. [37]

El 17 de mayo de 1954, la Corte Suprema emitió una decisión unánime de 9-0 a favor de la familia Brown y los demás demandantes. La decisión consiste en una sola opinión escrita por el presidente del Tribunal Supremo Earl Warren, a la que se unieron todos los jueces. [38]

La opinión de la Corte comenzó señalando que había tratado de determinar si la Decimocuarta Enmienda estaba destinada a abolir la segregación en la educación pública, incluso escuchando una segunda ronda de argumentos orales de los abogados de las partes específicamente sobre las fuentes históricas, pero fue en vano. [38]

La discusión se dedicó en gran medida a las circunstancias que rodearon la adopción de la Decimocuarta Enmienda en 1868. Abarcaba el examen exhaustivo de la Enmienda en el Congreso, la ratificación por los estados, las prácticas existentes en ese momento en materia de segregación racial y las opiniones de los proponentes y opositores de la Enmienda. . Esta discusión y nuestra propia investigación nos convencen de que, si bien estas fuentes arrojan algo de luz, no es suficiente para resolver el problema al que nos enfrentamos. En el mejor de los casos, no son concluyentes.

Además, la Corte dijo que la cuestión era aún más difícil debido a los importantes cambios sociales y gubernamentales que se habían producido a fines del siglo XIX y principios del XX. La Corte señaló que a fines de la década de 1860, cuando se adoptó la Decimocuarta Enmienda, las escuelas públicas eran poco comunes en el sur de Estados Unidos. En ese momento, los niños blancos del sur cuyas familias podían pagar la escolarización generalmente asistían a escuelas privadas, mientras que la educación de los niños negros era "casi inexistente", hasta el punto de que en algunos estados del sur cualquier educación de los negros había sido prohibida por ley. [40] La Corte contrastó esto con la situación en 1954: "Hoy, la educación es quizás la función más importante de nuestros gobiernos locales y estatales". [41] Concluyó que, al pronunciarse, la Corte debería "considerar la educación pública a la luz de su pleno desarrollo y su lugar actual en la vida estadounidense en toda la Nación". [42]

Durante la era de la segregación, era común que las escuelas negras tuvieran menos recursos e instalaciones más deficientes que las escuelas blancas a pesar de la igualdad requerida por la doctrina de "separados pero iguales". Sin embargo, la Corte no abordó el tema de las instalaciones educativas segregadas para niños negros que por lo general son de calidad inferior a las de los niños blancos, probablemente porque algunos de los distritos escolares involucrados en el marrón La demanda había hecho mejoras a sus escuelas negras para "igualarlas" con la calidad de las escuelas blancas. [38] Esto impidió que la Corte encontrara una violación de la Cláusula de Protección Igualitaria en "desigualdades mensurables" entre todas las escuelas blancas y negras, y en su lugar requirió que examinara los efectos de la segregación en sí. [43] Así, la Corte enmarcó el caso en torno a la cuestión más general de si el principio de "separados pero iguales" era constitucional cuando se aplicaba a la educación pública. [44]

Llegamos entonces a la pregunta planteada: ¿la segregación de los niños en las escuelas públicas únicamente por motivos de raza, aunque las instalaciones físicas y otros factores "tangibles" puedan ser iguales, priva a los niños del grupo minoritario de las mismas oportunidades educativas?

En respuesta, la Corte sostuvo que sí. [46] Declaró que la segregación ordenada por el estado, incluso si se implementa en escuelas de igual calidad, es inherentemente desigual debido a su impacto psicológico. [46]

Separar [a los niños negros] de otros de edad y calificaciones similares únicamente por su raza genera un sentimiento de inferioridad en cuanto a su estatus en la comunidad que puede afectar sus corazones y mentes de una manera poco probable que se deshaga.

La Corte apoyó esta conclusión con citas —en una nota a pie de página, no en el texto principal de la opinión— a una serie de estudios psicológicos que pretendían mostrar que la segregación de los niños negros los hacía sentir inferiores e interfería con su aprendizaje. [46] Estos estudios incluyeron los de Kenneth y Mamie Clark, cuyos experimentos en la década de 1940 habían sugerido que los niños negros de entornos segregados preferían muñecas blancas sobre muñecas negras.

Luego, la Corte concluyó su opinión relativamente breve al declarar que la educación pública segregada era inherentemente desigual, violaba la Cláusula de Igualdad de Protección y, por lo tanto, era inconstitucional:

Concluimos que en el campo de la educación pública la doctrina de "separados pero iguales" no tiene cabida. Las instalaciones educativas separadas son intrínsecamente desiguales. Por lo tanto, sostenemos que los demandantes y otras personas en situación similar para quienes se entablaron las acciones están, en razón de la segregación denunciada, privados de la igual protección de las leyes garantizadas por la Decimocuarta Enmienda.

La Corte no cerró con una orden para implementar el recurso de integración de las escuelas de las distintas jurisdicciones, sino que solicitó a las partes que comparecieran ante la Corte en el siguiente Plazo para sostener alegaciones sobre el tema. [46] Este se convirtió en el caso conocido como marrón II, que se describe a continuación.

Aunque los estadounidenses en general aplaudieron la decisión de la Corte en marrón, la mayoría de los sureños blancos lo condenaron. Muchos estadounidenses blancos del sur vieron marrón como "un día de catástrofe, un lunes negro, un día parecido a Pearl Harbor". [48] ​​Frente a la arraigada oposición del Sur, el progreso en la integración de las escuelas estadounidenses avanzó lentamente:

La reacción del Sur blanco a este ataque judicial contra sus instituciones fue ruidosa y obstinada. Ciertos "estados fronterizos", que anteriormente habían mantenido sistemas escolares segregados, sí se integraron, y otros permitieron la admisión simbólica de algunos estudiantes negros a escuelas que alguna vez habían estado sin mezcla racial. Sin embargo, el Sur Profundo no hizo ningún movimiento para obedecer la orden judicial, y en algunos distritos no puede haber duda de que la decisión de Desegregación endureció la resistencia a las propuestas de integración.

En Virginia, el senador Harry F. Byrd organizó el movimiento de Resistencia Masiva que incluyó el cierre de escuelas en lugar de eliminar la segregación. [49]

Durante varias décadas después de la marrón Por decisión, los maestros, directores y otro personal escolar afroamericanos que trabajaban en escuelas negras segregadas fueron despedidos o despedidos cuando los sureños buscaban crear un sistema de escuelas integradas con liderazgo blanco. Según el historiador Michael Fultz, "En muchos sentidos, el Sur se movió más rápido, con más 'velocidad deliberada' en el desplazamiento de los educadores negros que en la eliminación de la segregación en las escuelas". [50]

Sur profundo

El Procurador General de Texas, John Ben Shepperd, organizó una campaña para generar obstáculos legales a la implementación de la eliminación de la segregación. [51]

En 1957, el gobernador de Arkansas, Orval Faubus, pidió a la Guardia Nacional de su estado que bloqueara la entrada de estudiantes negros a Little Rock Central High School. El presidente Dwight Eisenhower respondió desplegando elementos de la 101a División Aerotransportada desde Fort Campbell, Kentucky, a Arkansas y federalizando la Guardia Nacional de Arkansas. [52]

También en 1957, la respuesta de Florida fue mixta. Su legislatura aprobó una Resolución de Interposición denunciando la decisión y declarándola nula y sin valor. Pero el gobernador de Florida, LeRoy Collins, aunque se unió a la protesta contra la decisión judicial, se negó a firmarla, argumentando que el intento de revocar la decisión debe hacerse por métodos legales.

En Mississippi, el miedo a la violencia impidió que cualquier demandante presentara una demanda por eliminación de la segregación escolar durante los siguientes nueve años. [53] Cuando Medgar Evers presentó una demanda en 1963 para eliminar la segregación de escuelas en Jackson, Mississippi, el miembro del Consejo de Ciudadanos Blancos Byron De La Beckwith lo asesinó. [54] Dos juicios posteriores resultaron en jurados colgados. Beckwith no fue condenado por el asesinato hasta 1994. [55]

En 1963, el gobernador de Alabama, George Wallace, bloqueó personalmente la puerta del Foster Auditorium en la Universidad de Alabama para evitar la inscripción de dos estudiantes negros y mantener su política de "segregación ahora, segregación mañana, segregación para siempre" que había declarado en su discurso inaugural de 1963. . [56] [57] Se hizo a un lado sólo cuando se enfrentó al general Henry Graham de la Guardia Nacional de Alabama, a quien el presidente John F. Kennedy le ordenó intervenir.

Las comunidades nativas americanas también se vieron fuertemente afectadas por las leyes de segregación y los niños nativos también tenían prohibido asistir a instituciones blancas. [58] A los niños nativos americanos considerados de tez clara se les permitió viajar en autobuses escolares a escuelas que antes eran todas blancas, mientras que a los niños nativos de piel oscura de la misma banda todavía se les prohibió viajar en los mismos autobuses. [58] Los líderes tribales, que se enteraron de la campaña de eliminación de la segregación del Dr. King en Birmingham, Alabama, lo contactaron para pedir ayuda. King respondió rápidamente a los líderes tribales y, a través de su intervención, el problema se resolvió rápidamente. [58]

Alto Sur

En Carolina del Norte, a menudo había una estrategia de aceptar nominalmente marrón, pero tácitamente resistiéndolo. El 18 de mayo de 1954, la junta escolar de Greensboro, Carolina del Norte, declaró que cumpliría con las marrón decisión. Este fue el resultado de la iniciativa de D. E. Hudgins Jr., ex becario de Rhodes y destacado abogado, que presidió la junta escolar. Esto convirtió a Greensboro en la primera y durante años la única ciudad del sur en anunciar su intención de cumplir. Sin embargo, otros en la ciudad se resistieron a la integración, poniendo trabas legales [ ¿Cómo? ] a la implementación real de la eliminación de la segregación escolar durante años posteriores, y en 1969, el gobierno federal descubrió que la ciudad no cumplía con la Ley de Derechos Civiles de 1964. La transición a un sistema escolar completamente integrado no comenzó hasta 1971, después de numerosas demandas locales y manifestaciones violentas y no violentas. Los historiadores han notado la ironía de que Greensboro, que se había anunciado a sí misma como una ciudad tan progresista, fue uno de los últimos reductos para la eliminación de la segregación escolar. [59] [60]

En Moberly, Missouri, las escuelas fueron segregadas, como se ordenó. Sin embargo, después de 1955, los maestros afroamericanos de la "escuela negra" local no fueron retenidos, lo que se atribuyó a un desempeño deficiente. Apelaron su despido en Naomi Brooks et al., Apelantes, contra el Distrito Escolar de la Ciudad de Moberly, Missouri, Etc., et al. pero fue confirmada y SCOTUS declinó escuchar una nueva apelación. [61] [62]

Virginia tenía uno de los casos acompañantes en Brown, que involucraba a las escuelas del condado de Prince Edward. La oposición significativa al veredicto de Brown incluyó al senador estadounidense Harry F. Byrd, quien dirigió la Organización Byrd y prometió una estrategia de Resistencia Masiva. El gobernador Thomas Stanley, miembro de la Organización Byrd, nombró a la Comisión Grey, 32 demócratas encabezados por el senador estatal Garland Gray, para estudiar el tema y hacer recomendaciones. La comisión recomendó dar a las localidades "amplia discreción" para cumplir con los nuevos requisitos judiciales. Sin embargo, en 1956, una sesión especial de la legislatura de Virginia adoptó un paquete legislativo que le permitió al gobernador simplemente cerrar todas las escuelas bajo órdenes de eliminación de la segregación de los tribunales federales. A principios de 1958, el gobernador recién elegido J. Lindsay Almond cerró las escuelas públicas en Charlottesville, Norfolk y el condado de Warren en lugar de cumplir con las órdenes de eliminación de la segregación, dejando a 10,000 niños sin escuelas a pesar de los esfuerzos de varios grupos de padres. Sin embargo, reconsideró cuando en el feriado estatal de Lee-Jackson, tanto la Corte Suprema de Virginia dictaminó que los cierres violaron la constitución estatal, como un panel de jueces federales dictaminó que violaron la Constitución de los Estados Unidos. A principios de febrero de 1959, tanto el condado de Arlington (también sujeto a una demanda de NAACP, y que había perdido su junta escolar electa de conformidad con otras partes del Plan Stanley) como las escuelas de Norfolk se separaron pacíficamente. Pronto, todos los condados reabrieron e integraron con la excepción del condado de Prince Edward.Eso dio el paso extremo de elegir no apropiarse de ningún financiamiento para su sistema escolar, lo que obligó a cerrar todas sus escuelas públicas, aunque el condado de Prince Edward proporcionó subsidios de matrícula para todos los estudiantes, independientemente de su raza, para que los usaran en la educación privada y no sectaria. Dado que no existían escuelas privadas para negros dentro del condado, los niños negros en el condado tenían que dejar el condado para recibir educación entre 1959 y 1963, o no recibían educación. Todas las escuelas privadas de la región permanecieron segregadas racialmente. Esto duró hasta 1964, cuando la Corte Suprema de EE. UU. Dictaminó que la decisión del condado de Prince Edward de otorgar becas de matrícula para escuelas privadas que solo admitían a blancos violaba la cláusula de protección igualitaria de la 14a Enmienda, en el caso de Griffin v. Junta Escolar del Condado de Prince Edward. [63]

Norte

Muchas ciudades del norte también tenían políticas de segregación de facto, lo que resultó en un gran abismo en los recursos educativos entre las comunidades blancas y negras. En Harlem, Nueva York, por ejemplo, no se había construido una sola escuela nueva desde el cambio de siglo, ni existía una sola guardería, incluso cuando la Segunda Gran Migración provocó el hacinamiento de las escuelas existentes. Las escuelas existentes tendían a estar ruinosas y contar con profesores sin experiencia. Los funcionarios del norte negaban la segregación, pero marrón ayudó a estimular el activismo entre padres afroamericanos como Mae Mallory quien, con el apoyo de la NAACP, inició una demanda exitosa contra la ciudad y el estado de Nueva York el Marrón's principios. Mallory y miles de otros padres reforzaron la presión de la demanda con un boicot escolar en 1959. Durante el boicot, se establecieron algunas de las primeras escuelas de libertad del período. La ciudad respondió a la campaña permitiendo transferencias más abiertas a escuelas históricamente blancas de alta calidad. (Sin embargo, la comunidad afroamericana de Nueva York y los activistas de la lucha contra la segregación del norte en general ahora se enfrentaban al problema del vuelo de los blancos). [64] [65]

Topeka

Las escuelas secundarias de Topeka se integraron desde 1941. La escuela secundaria de Topeka se integró desde sus inicios en 1871 y sus equipos deportivos desde 1949 en adelante. [66] La ley de Kansas que permitía las escuelas segregadas las permitía sólo "por debajo del nivel de la escuela secundaria". [67]

Poco después de la decisión del tribunal de distrito, cambiaron los resultados de las elecciones y el clima político en Topeka. La Junta de Educación de Topeka comenzó a poner fin a la segregación en las escuelas primarias de Topeka en agosto de 1953, integrando dos distritos de asistencia. Todas las escuelas primarias de Topeka se cambiaron a centros de asistencia del vecindario en enero de 1956, aunque a los estudiantes existentes se les permitió continuar asistiendo a sus escuelas asignadas anteriormente a su opción. [68] [69] [70] La demandante Zelma Henderson, en una entrevista de 2004, recordó que ninguna manifestación o tumulto acompañó a la desegregación en las escuelas de Topeka:

"Lo aceptaron", dijo. "No pasó mucho tiempo hasta que integraron a los maestros y directores". [71]

El edificio administrativo de las Escuelas Públicas de Topeka recibe su nombre en honor a McKinley Burnett, presidente del capítulo de NAACP que organizó el caso. [72]

La Primaria Monroe fue designada como una unidad de Sitio Histórico Nacional de EE. UU. Del Servicio de Parques Nacionales el 26 de octubre de 1992.

Las raíces intelectuales de Plessy contra Ferguson, la histórica decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos que defendió la constitucionalidad de la segregación racial en 1896 bajo la doctrina de "separados pero iguales" estaban, en parte, ligadas al racismo científico de la época. [73] [74] Sin embargo, el apoyo popular a la decisión fue más probablemente el resultado de las creencias racistas sostenidas por muchos blancos en ese momento. [75] Al decidir Brown contra la Junta de Educación, la Corte Suprema rechazó las ideas de los científicos racistas sobre la necesidad de la segregación, especialmente en las escuelas. La Corte reforzó su posición citando (en la nota al pie 11) la investigación en ciencias sociales sobre los daños a los niños negros causados ​​por las escuelas segregadas.

Tanto las ideas académicas como las populares sobre el hereditarismo jugaron un papel importante en el ataque y la reacción que siguió a la marrón decisión. [75] Mankind Quarterly fue fundada en 1960, en parte en respuesta a la marrón decisión. [76] [77]

William Rehnquist escribió un memorando titulado "Un pensamiento aleatorio sobre los casos de segregación" cuando era asistente legal del juez Robert H. Jackson en 1952, durante las primeras deliberaciones que llevaron a la Brown contra la Junta de Educación decisión. En su memorando, Rehnquist argumentó: "Me doy cuenta de que es una posición impopular e inhumanitaria, por la que mis colegas 'liberales' me han criticado, pero creo que Plessy contra Ferguson tenía razón y debería reafirmarse ". Rehnquist continuó:" Al argumento. . . que una mayoría no puede privar a una minoría de su derecho constitucional, se debe responder que si bien esto es sólido en teoría, a la larga es la mayoría quien determinará cuáles son los derechos constitucionales de las minorías "[78]. Rehnquist también defendió Plessy con otros secretarios legales. [79]

Sin embargo, durante sus audiencias de confirmación de 1971, Rehnquist dijo: "Creo que el memorando fue preparado por mí como una declaración de los puntos de vista tentativos del juez Jackson para su propio uso". El juez Jackson había planeado inicialmente unirse a una disidencia en marrón. [80] Más tarde, en sus audiencias de 1986 para el puesto de Presidente del Tribunal Supremo, Rehnquist puso una mayor distancia entre él y el memorando de 1952: "La simple declaración de que Plessy tenía razón y debería reafirmarse, no era un reflejo exacto de mis propios puntos de vista en el tiempo." [81] En cualquier caso, mientras se desempeñaba en la Corte Suprema, Rehnquist no hizo ningún esfuerzo por revertir o socavar la marrón decisión, y con frecuencia se basó en ella como precedente. [82] [83]

El razonamiento del presidente del Tribunal Supremo Warren fue ampliamente criticado por los académicos legales contemporáneos y el juez Learned Hand denunció que la Corte Suprema había "asumido el papel de una tercera cámara legislativa" [84] y Herbert Wechsler encontró marrón imposible de justificar sobre la base de principios neutrales. [85]

Algunos aspectos del marrón la decisión todavía se debate. En particular, el juez de la Corte Suprema Clarence Thomas, él mismo un afroamericano, escribió en Missouri contra Jenkins (1995) que al menos, Marrón I ha sido mal entendido por los tribunales.

Brown I no dijo que las escuelas "racialmente aisladas" fueran inherentemente inferiores; el daño que identificó estaba vinculado puramente a la segregación de jure, no a la segregación de facto. De hecho, Brown I mismo no necesitaba depender de ninguna investigación psicológica o de ciencias sociales para anunciar la verdad simple pero fundamental de que el gobierno no puede discriminar entre sus ciudadanos por motivos de raza. ...

La segregación no era inconstitucional porque podría haber causado sentimientos psicológicos de inferioridad. Los sistemas de escuelas públicas que separaban a los negros y les proporcionaban recursos educativos superiores, haciendo que los negros se "sintieran" superiores a los blancos enviados a escuelas inferiores, violarían la Decimocuarta Enmienda, se sintieran o no estigmatizados los estudiantes blancos, al igual que los sistemas escolares en los que las posiciones de las carreras se invierten. El daño o beneficio psicológico es irrelevante ...

Dado que la desegregación no ha producido los avances previstos en el rendimiento educativo de los negros, no hay razón para pensar que los estudiantes negros no puedan aprender tan bien cuando están rodeados de miembros de su propia raza como cuando se encuentran en un entorno integrado. (…) Debido a sus "historias y tradiciones distintivas", las escuelas negras pueden funcionar como el centro y símbolo de las comunidades negras y proporcionar ejemplos de liderazgo, éxito y logros negros independientes. [86]

Algunos originalistas constitucionales, en particular Raoul Berger en su influyente libro de 1977 "Government by Judiciary", argumentan que marrón no se puede defender con referencia al entendimiento original de la 14ª Enmienda. Apoyan esta lectura de la 14ª Enmienda señalando que la Ley de Derechos Civiles de 1875 no prohibió las escuelas segregadas y que el mismo Congreso que aprobó la 14ª Enmienda también votó por segregar las escuelas en el Distrito de Columbia. Otros originalistas, incluido Michael W. McConnell, juez federal de la Corte de Apelaciones del Décimo Circuito de los Estados Unidos, en su artículo "Originalismo y decisiones de desegregación", argumentan que los reconstruccionistas radicales que encabezaron la 14ª Enmienda estaban a favor de la eliminación de la segregación escuelas del sur. [87] La ​​evidencia que apoya esta interpretación de la 14ª Enmienda proviene de registros del Congreso archivados que muestran que las propuestas de legislación federal que impondrían la integración escolar se debatieron en el Congreso unos años después de la ratificación de la enmienda. [88]

En respuesta a la investigación de Michael McConnell, Raoul Berger argumentó que los congresistas y senadores que abogaban a favor de la eliminación de la segregación escolar en la década de 1870 estaban tratando de reescribir la 14a Enmienda para que la 14a Enmienda se ajustara a su agenda política y que la comprensión real de la Decimocuarta Enmienda de 1866 a 1868 (que es cuando la Decimocuarta Enmienda fue realmente aprobada y ratificada) permite, de hecho, que los estados de EE. UU. tengan escuelas segregadas. [89] Berger criticó a McConnell por no poder encontrar ninguna referencia a la segregación escolar, y mucho menos al deseo de prohibirla, entre los partidarios de la 14a Enmienda en la historia del Congreso de esta enmienda (específicamente en las grabaciones de la 39a. Estados Unidos, ya que ese fue el Congreso de los Estados Unidos que en realidad aprobó la 14ª Enmienda) y también criticó la opinión de McConnell de que la visión de 1954 de los "derechos civiles" debería ser decisiva para interpretar la 14ª Enmienda en oposición a la visión de 1866 de los "derechos civiles". [89] Berger también argumenta que McConnell no proporcionó ninguna evidencia de que las legislaturas estatales que ratificaron la 14a Enmienda la entendieron en ese momento como una prohibición de la segregación escolar y que siempre que la cuestión de la compatibilidad de la segregación escolar con la Constitución de los EE. UU. La cuestión de la compatibilidad de la segregación escolar con la ley estatal de EE. UU. y / o las constituciones estatales de EE. UU., donde los tribunales a menudo han fallado en contra de la segregación escolar) llegó al poder judicial en las dos décadas posteriores a la aprobación y ratificación de la 14a Enmienda (ya sea en Ohio, Nevada, California). , Indiana o Nueva York), los tribunales siempre han afirmado la constitucionalidad de la segregación escolar, como hizo el presidente del Tribunal Supremo de Michigan, Thomas M. Cooley, en su tratado de 1880 Los principios generales del derecho constitucional en los Estados Unidos de América. [89] Además, Berger sostiene que las opiniones de los redactores de la 14ª Enmienda en 1866 son decisivas, a diferencia de las opiniones de los lectores posteriores de la 14ª Enmienda (incluidas las opiniones de los partidarios de la 14ª Enmienda después de la aprobación de esta enmienda y ratificación debido al hecho de que incluso sus puntos de vista y creencias sobre el significado y el alcance de esta Enmienda podrían cambiar, y a veces lo hicieron, con el tiempo, como el senador estadounidense de Nevada William Morris Stewart, quien inicialmente se opuso a la eliminación de la segregación escolar, pero luego cambió de opinión y la apoyó) . [89] Para respaldar su opinión acerca de que la intención original es decisiva, Berger cita, entre otras cosas, una cita de 1871 de James A. Garfield a John Bingham donde Garfield desafió el recuerdo de Bingham de una declaración que Bingham había hecho previamente en 1866, con Garfield. diciéndole a Bingham que puede hacer historia, pero no deshacerla. [89]

El caso también ha atraído algunas críticas de autores más liberales, incluidos algunos que dicen que la confianza del presidente del Tribunal Supremo Warren en los criterios psicológicos para encontrar un daño contra los negros segregados era innecesaria. Por ejemplo, Drew S. Days ha escrito: [90] "Hemos desarrollado criterios para evaluar la constitucionalidad de las clasificaciones raciales que no dependen de hallazgos de daño psíquico o evidencia de las ciencias sociales. Se basan más bien en el principio de que 'distinciones entre los ciudadanos únicamente por su ascendencia son, por su propia naturaleza, odiosos para un pueblo libre cuyas instituciones se basan en la doctrina de la igualdad ''. Hirabayashi v. Estados Unidos, 320 U.S. 81 (1943). . . . "

En su libro La tentación de América (página 82), Robert Bork apoyó la marrón decisión de la siguiente manera:

En 1954, cuando Brown tomó una decisión, había sido evidente durante algún tiempo que la segregación rara vez, o nunca, producía igualdad. Aparte de cualquier cuestión de psicología, las facilidades físicas proporcionadas a los negros no eran tan buenas como las proporcionadas a los blancos. Eso se había demostrado en una larga serie de casos ... La opción realista de la Corte, por lo tanto, fue abandonar la búsqueda de la igualdad permitiendo la segregación o prohibir la segregación para lograr la igualdad. No había una tercera opción. Cualquiera de las dos opciones violaría un aspecto del entendimiento original, pero no había posibilidad de evitarlo. Dado que la igualdad y la segregación eran incompatibles entre sí, aunque los ratificadores no entendieron eso, no se podía respetar a ambos. Cuando se ve eso, es obvio que la Corte debe elegir la igualdad y prohibir la segregación impuesta por el estado. El propósito que dio lugar a la decimocuarta enmienda fue la igualdad ante la ley, y la igualdad, no la separación, fue escrita en la ley.

En junio de 1987, Philip Elman, un abogado de derechos civiles que se desempeñó como asociado en la oficina del Procurador General durante el mandato de Harry Truman, afirmó que él y el juez asociado Felix Frankfurter eran los principales responsables de la decisión de la Corte Suprema, y ​​afirmó que los argumentos de la NAACP no presentar pruebas sólidas. [91] Elman ha sido criticado por ofrecer una historia autoengrandecedora del caso, omitir hechos importantes y denigrar el trabajo de los abogados de derechos civiles que habían sentado las bases para la decisión durante muchas décadas. [92] Sin embargo, Frankfurter también era conocido por ser uno de los defensores más abiertos de la corte de la filosofía de restricción judicial de basar los fallos judiciales en la ley existente en lugar de consideraciones personales o políticas. [93] [94] Los funcionarios públicos en los Estados Unidos hoy son casi unánimes en elogiar el fallo. En mayo de 2004, el quincuagésimo aniversario del fallo, el presidente George W. Bush habló en la inauguración del Brown contra la Junta de Educación Sitio histórico nacional, llamando marrón "una decisión que cambió a Estados Unidos para mejor y para siempre". [95] La mayoría de los senadores y representantes emitieron comunicados de prensa alabando el fallo.

En un artículo de 2016 en Townhall.com, un medio de Salem Media Group, el economista Thomas Sowell argumentó que cuando el presidente del Tribunal Supremo Earl Warren declaró en el histórico caso de 1954 de Brown contra la Junta de Educación que las escuelas racialmente separadas eran "inherentemente desiguales", Dunbar High School fue una refutación viva de esa suposición. Y estaba a poca distancia de la Corte Suprema. "En la estimación de Sowell," Dunbar, que había estado aceptando estudiantes negros sobresalientes de cualquier parte de la ciudad, ahora podía aceptar sólo estudiantes del barrio del gueto en el que estaba ubicado "como un consecuencia perjudicial de la decisión SCOTUS. [96]

En 1955, la Corte Suprema consideró los argumentos de las escuelas que solicitaban ayuda en relación con la tarea de eliminación de la segregación. En su decisión, que se conoció como "Marrón II"[97] el tribunal delegó la tarea de llevar a cabo la eliminación de la segregación escolar en los tribunales de distrito con órdenes de que la segregación ocurra" con toda la velocidad deliberada ", una frase que se remonta al poema de Francis Thompson," El sabueso del cielo "[98].

Los partidarios de la decisión anterior estaban descontentos con esta decisión. Los críticos consideraron que el lenguaje "toda velocidad deliberada" era demasiado ambiguo para garantizar una prisa razonable para el cumplimiento de las instrucciones del tribunal. Muchos estados y distritos escolares del sur interpretaron "Brown II" como una justificación legal para resistir, retrasar y evitar una integración significativa durante años, y en algunos casos durante una década o más, utilizando tácticas como cerrar los sistemas escolares, usar dinero estatal para financiar escuelas "privadas" segregadas e integración "simbólica" en las que algunos niños negros cuidadosamente seleccionados fueron admitidos en antiguas escuelas sólo para blancos, pero la gran mayoría permaneció en escuelas negras desiguales y con fondos insuficientes. [99]

Por ejemplo, con base en "Brown II", el Tribunal de Distrito de EE. UU. Dictaminó que el condado de Prince Edward, Virginia, no tenía que eliminar la segregación de inmediato. Cuando se enfrentó a una orden judicial para finalmente comenzar la eliminación de la segregación en 1959, la junta de supervisores del condado dejó de asignar dinero para las escuelas públicas, que permanecieron cerradas durante cinco años, de 1959 a 1964.

A los estudiantes blancos del condado se les brindó asistencia para asistir a "academias privadas" sólo para blancos impartidas por maestros anteriormente empleados por el sistema de escuelas públicas, mientras que los estudiantes negros no tenían educación alguna a menos que se mudaran fuera del condado. Pero las escuelas públicas reabrieron después de que la Corte Suprema anulara "Brown II" en Griffin v. Junta Escolar del Condado de Prince Edward, declarando que ". el tiempo para la mera 'velocidad deliberada' se ha agotado", y que el condado debe proporcionar un sistema de escuelas públicas para todos los niños independientemente de su raza. [100]

En 1978, los abogados de Topeka Richard Jones, Joseph Johnson y Charles Scott, Jr. (hijo del original marrón miembro del equipo), con la ayuda de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, persuadió a Linda Brown Smith, que ahora tenía sus propios hijos en las escuelas de Topeka, para que fuera una demandante en la reapertura marrón. Les preocupaba que la política de "matrícula abierta" de las escuelas públicas de Topeka hubiera provocado y conduciría a una mayor segregación. También creían que con una opción de inscripción abierta, los padres blancos cambiarían a sus hijos a escuelas "preferidas" que crearían escuelas predominantemente afroamericanas y predominantemente europeas americanas dentro del distrito. El tribunal de distrito reabrió el marrón caso después de una pausa de 25 años, pero negó la solicitud de los demandantes de encontrar a las escuelas "unitarias". En 1989, un panel de tres jueces del Décimo Circuito por votación de 2-1 encontró que los vestigios de segregación permanecían con respecto a la asignación de estudiantes y personal. [101] En 1993, la Corte Suprema denegó la solicitud del Distrito Escolar apelante de certiorari y devolvió el caso al juez del Tribunal de Distrito Richard Rodgers para la implementación del mandato del Décimo Circuito.

Después de que se aprobó un plan de 1994 y se aprobó una emisión de bonos, se abrieron escuelas primarias magnet adicionales y se rediseñaron los planes de asistencia del distrito, lo que resultó en que las escuelas de Topeka cumplieran con los estándares judiciales de equilibrio racial para 1998. El estado unificado finalmente se otorgó al Distrito Escolar Unificado de Topeka No .501 el 27 de julio de 1999. [102] Una de las nuevas escuelas magnet lleva el nombre de los abogados de la familia Scott por su papel en la marrón caso y derechos civiles. [103]

Una película de PBS llamada "Justicia simple" vuelve a contar la historia del caso Brown contra la Junta de Educación, comenzando con el trabajo de los esfuerzos del Fondo de Defensa Legal de la NAACP para combatir "separados pero iguales" en la educación de posgrado y culminando con la histórica decisión de 1954 .

Linda Brown Thompson recordó más tarde la experiencia de que se le negara la inscripción: [104]

. vivíamos en un barrio integrado y tenía todos estos compañeros de juegos de diferentes nacionalidades. Entonces, cuando me enteré ese día de que podría ir a su escuela, me emocioné, ya sabes. Y recuerdo caminar a la escuela Sumner con mi papá ese día y subir los escalones de la escuela y la escuela se veía tan grande para un niño más pequeño. Y recuerdo que entré y mi papá habló con alguien y luego fue a la oficina interior con el director y me dejaron afuera. sentarse afuera con la secretaria. Y mientras estaba en la oficina interior, pude escuchar voces y escuchar su voz levantada, ya sabes, a medida que avanzaba la conversación. Y luego inmediatamente salió de la oficina, me tomó de la mano y caminamos a casa desde la escuela. Simplemente no podía entender lo que estaba pasando porque estaba tan seguro de que iba a ir a la escuela con Mona y Guinevere, Wanda y todos mis compañeros de juego. [105]


Referencias

Brownstein, R. (2014, 25 de abril). Cómo cambió Brown v. Board of Education & # x2014 y Didn & apost Change & # x2014American Education. Obtenido el 10 de enero de 2015 de http://www.theatlantic.com/education/archive/2014/04/two-milestones-in-education/361222/

Kelly, M. (2014). Caso judicial de Brown contra la Junta de Educación. Obtenido el 10 de enero de 2015 de http://americanhistory.about.com/od/supremecourtcases/p/brown_v_board.htm

La red de aprendizaje. (2012, 17 de mayo). 17 de mayo de 1954 | La Corte Suprema declara inconstitucional la segregación escolar en Brown v. Board of Education. Obtenido el 10 de enero de 2015 de http://learning.blogs.nytimes.com/2012/05/17/may-17-1954-supreme-court-declares-school-segregation-unconstitutional-in-brown-v-board -de-educación /? _ r = 0

Al estudiar psicología, es importante reconocer las tres diferencias principales entre psicología y derecho: objetivos, métodos y estilos. El sistema legal intenta evitar la incertidumbre tomando decisiones inequívocas, pero la propia naturaleza del método científico significa que las decisiones son probabilísticas e inciertas. Algunos ejemplos: Objetivos: En psicología, el objetivo es describir cómo se comportan las personas. Por el contrario, la ley intenta ordenar cómo se comporta la gente. Métodos: los psicólogos tienen como objetivo encontrar la verdad sobre el comportamiento, la ley tiene como objetivo castigar el comportamiento ilegal. Estilos: los psicólogos suelen describir cómo se comportan las personas (nomotético), mientras que la ley se ocupa de cómo se comportan los individuos (idiográfico). Entonces, si bien la psicología es diferente de la ley, los psicólogos desempeñan roles importantes que impactan la ley, específicamente actuando como asesores, evaluadores y reformadores: Asesores: los psicólogos brindan testimonio experto, actúan como consultores de juicios o presentan informes para informar al tribunal sobre asuntos relevantes. recomendaciones. Evaluadores: Los psicólogos pueden evaluar la efectividad de programas o políticas públicas. Cuando se realiza una evaluación para ayudar a enmendar un programa o una política, se denomina investigación de evaluación formativa. Cuando se lleva a cabo al final de un programa para calificar la efectividad del programa y su efectividad, se denomina investigación de evaluación sumativa. Reformadores: los psicólogos buscan obtener evidencia adecuada para sugerir cambios en un sistema que se basa en la historia y la tradición y si se sienten cómodos haciendo tales sugerencias. Los psicólogos tienen cinco formas principales de influir en el sistema legal, y la principal de ellas es el papel del testigo experto. Los testigos expertos pueden impartir conocimientos al juez, los abogados y los jurados. Sin embargo, los jueces son los guardianes que deciden qué testimonio de expertos permitir. Al actuar como expertos, los psicólogos deben evitar ser & # x201Chired Guns & # x201D. En otras palabras, es éticamente inestable ser parcial en un caso simplemente porque un cliente o abogado en particular ha pagado por una evaluación. Además, al ser un experto, un psicólogo está sujeto al estándar de Daubert. Con base en el caso Daubert v. Merrell Dow Pharmaceuticals, se han diseñado cuatro criterios para que los jueces los utilicen al decidir la admisibilidad del testimonio de un experto. Estos son (1) la ciencia que se presentará debe ser falsable (2) debe haber sido sometida a una revisión por pares (3) debe tener una tasa de error conocida y (4) debe ser generalmente aceptada por la comunidad científica. Un ejemplo de violación del estándar para un psicólogo sería el uso de una prueba psicológica obsoleta que ya no es aceptada por el campo de la psicología.


Muñeca negra, muñeca blanca y vergüenza racial que no tiene nada para jugar

Se puede argumentar que el fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos en 1954 sobre Brown contra la Junta de Educación que anuló la doctrina legal de "separados pero iguales" es una de las decisiones más monumentales en la historia de la jurisprudencia estadounidense.

Entonces, ¿cómo fue el caso asistido por muñecas?

Años antes de que el abogado de defensa legal de la NAACP, Thurgood Marshall, argumentara elocuentemente el caso ante la Corte Suprema, Mamie y Kenneth Clark, un equipo formado por marido y mujer de psicólogos sociales afroamericanos, llevaron a cabo experimentos psicológicos innovadores en niños en las décadas de 1930 y 1940.

Los Clarks habían dedicado el trabajo de su vida a comprender el impacto de los prejuicios raciales. La opinión legal predominante en ese momento era que las instalaciones públicas y las escuelas que eran racialmente "separadas pero iguales" eran constitucionales. Los Clarks buscaron desafiar esa mentalidad probando si los niños afroamericanos sufrían daños psicológica y emocional al asistir a escuelas segregadas.

Conocidos como "pruebas de muñecas", los niños negros fueron colocados en una habitación con dos muñecos delante de ellos, uno blanco y otro negro.

A los niños se les hizo una serie de preguntas:

¿Qué muñeca es bonita? ¿Qué muñeca es fea? ¿Qué muñeca es mala? ¿Qué muñeca es buena? ¿Con qué muñeca quieres jugar?

Finalmente, se les pidió que identificaran la muñeca que más se parecía a ellos. Kenneth Clark reveló más tarde que algunos de los niños salieron corriendo de la habitación y se sintieron "emocionalmente molestos por tener que identificarse con la muñeca que habían rechazado".

De manera abrumadora, estos niños negros, producto de escuelas y entornos segregados, mostraron una preferencia por las muñecas de piel blanca.

Sigrid Y. Elston, una psicóloga licenciada que estudió las pruebas de muñecas mientras obtenía su doctorado en la Universidad de Georgia, dijo que es inconcebible cuán influyente fue el estudio para mostrar el impacto de la segregación y cómo dañó la psique de los niños negros.

“Al medir las actitudes de los niños sobre el color y los pensamientos, imágenes y percepciones asociadas con ciertos colores, es muy claro. El color juega un papel determinado y es asombroso lo temprano que los niños comienzan a reconocerlo ”, dijo Elston. “Tan pronto como se introduce (la segregación racial), se nota que (los niños blancos) obtienen mejores cosas. Mejores libros. Mejores escuelas ".

Los Clarks ofrecieron los resultados como prueba de los efectos perniciosos de la segregación. Escribieron que incluso antes de que los niños pudieran articular completamente sus sentimientos sobre la raza, ya estaban dañados por un sentimiento de inferioridad.

“Estos niños se veían a sí mismos como inferiores y aceptaron la inferioridad como parte de la realidad”, dijo Kenneth Clark. "El color en una sociedad racista era un componente muy perturbador y traumático del sentido de un individuo de su propia autoestima y valor".

Sin embargo, los Clarks estaban tan molestos por los desgarradores resultados que retrasaron la publicación de sus conclusiones.

Cuando la NAACP y Marshall se enteraron de los experimentos de los Clarks, Mamie Clark había trabajado dentro del movimiento de derechos civiles, le pidieron a la pareja que replicara las pruebas en el condado de Clarendon, SC, como parte de un caso que eventualmente se incluiría en Brown v . Junta de Educación.

Marshall desestimó las preocupaciones de que los jueces se sentirían ofendidos por la inclusión de las pruebas de muñecas, y los académicos legales han argumentado sobre el impacto final de las pruebas en la decisión unánime de la corte. Pero el presidente del Tribunal Supremo Earl Warren, en su opinión, escribió: “Separar (a los niños negros) de otros de edad y calificaciones similares únicamente por su raza genera un sentimiento de inferioridad en cuanto a su estatus en la comunidad que puede afectar sus corazones y mentes. de una manera improbable que nunca se deshaga ".

“Estas pruebas de muñecas fueron algo práctico, algo tangible para que el público en general lo entendiera”, dijo Matt C. Pinsker, profesor de derecho constitucional en la Virginia Commonwealth University. “No era una idea abstracta y tocó la fibra sensible del pueblo estadounidense que tienes a estos niños inocentes que están mostrando a través de su propio color de piel la falacia de ser separados pero iguales”.

En los últimos años, varios psicólogos y organizaciones de noticias han intentado replicar las pruebas. Los resultados a menudo siguieron siendo los mismos.

MES NEGRO DE LA HISTORIA

A lo largo de febrero, destacaremos a un pionero afroamericano diferente en la sección Vida diaria de lunes a jueves y sábado, y en la sección Metro los viernes y domingos. Haga clic aquí para leer la serie completa y para obtener más exclusivas para suscriptores sobre personas, lugares y organizaciones que han cambiado el mundo, y para ver videos sobre el pionero afroamericano que se presenta aquí todos los días.


Cómo las muñecas ayudaron a ganar Brown v. Board of Education - HISTORIA

Armadura, David J. Justicia forzada: la desagregación escolar y la ley. Nueva York: Oxford University Press, 1995.
El autor encuentra que los programas escolares voluntarios & # 8220magnet & # 8221 son tan efectivos como las políticas de transporte obligatorio. Armour propone una nueva política de & # 8220equity & # 8221 elección, basándose en las mejores características de los movimientos de desegregación y elección para proporcionar tanto la desegregación como más opciones para los padres de niños de minorías urbanas de bajos ingresos.

Bell, Derrick. Pactos silenciosos: Brown contra la Junta de Educación y la esquiva búsqueda de la justicia racial. Nueva York: Oxford University Press, mayo de 2004.
Este trabajo combina las reflexiones personales de un abogado de derechos civiles que participó en numerosos casos de desegregación escolar, con un análisis crítico del legado de Marrón.

Rama, Taylor. Parting the Waters: America in the King Years 1954-63. Nueva York: Simon & Schuster, Inc., 1988.
Branch explora la influencia que los teólogos cristianos estadounidenses blancos tuvieron sobre el Dr. Martin Luther King. Este trabajo contiene detalles extensos y sorprendentes sobre los principales activistas de derechos civiles y líderes políticos como el presidente John F. Kennedy y Robert Kennedy. Ganó el premio Pulitzer.

Rama, Taylor. Columna de fuego: América en los años del rey, 1963-65. Nueva York: DIANE Publishing Co., 2001.
La vida de Martin Luther King, Jr., desde la Marcha en Washington hasta su asesinato en Memphis, se explora en el contexto de los eventos de la década de 1960, incluido el movimiento Black Power y el movimiento contra la guerra.

Clotfelter, Charles T. El ascenso y retroceso de la desegregación escolar. Princeton, Nueva Jersey: Princeton University Press, junio de 2004.
Clotfelter sostiene que los cambios provocados por Brown han sido & # 8220. . . a veces dramático, desigual y sujeto a reversión. & # 8221 El autor documenta muchos ejemplos, pero en general, siente que la sociedad estadounidense ha mejorado como resultado de lo que sucedió en 1954.

Cottrol, Robert J., Raymond T. Diamond y Leland B. Ware. Brown v. Junta de Educación: Casta, Cultura y Constitución. Lawrence: University of Kansas Press, octubre de 2003.
Este resumen, diseñado para estudiantes y lectores en general, coloca Brown contra la Junta de Educación en el contexto de la esclavitud, la casta y la exclusión racial en la sociedad estadounidense. Se destacan los roles de la NAACP y de personas como Thurgood Marshall, el presidente del Tribunal Supremo Earl Warren y el juez Felix Frankfurter.

González, Gilbert G. La educación chicana en la era de la segregación. Filadelfia: Balch Institute Press, 1990.
Este trabajo traza la historia de la educación chicana a lo largo de cuatro épocas del siglo XX. Destaca la trascendencia del caso Méndez.

Greenberg, Jack. Cruzados en los tribunales: cómo un grupo dedicado de abogados luchó por la revolución de los derechos civiles. Nueva York: Twelve Tables Press, edición de aniversario, 2004.
Greenberg presenta las memorias personales del único miembro blanco del equipo legal que argumentó Brown contra la Junta de Educación ante la Corte Suprema. También describe su papel como director del Fondo de Defensa Legal de la NAACP y la formación de otros fondos de defensa legal.

Jackson, John P. Científicos sociales por la justicia: defensa de la segregación. Nueva York: University Press, 2001.
Una historia de los estudios de ciencias sociales realizados en apoyo de Brown contra la Junta de Educación, incluida la & # 8220doll test & # 8221 que mostró que, cuando se les da una opción, los niños afroamericanos prefieren las muñecas blancas a las negras. El autor detalla el importante papel que jugaron los científicos sociales en la batalla para acabar con la segregación.

Kluger, Richard. Justicia simple: la historia de Brown contra la Junta de Educación y Black America & # 8217s Lucha por la Igualdad. Nueva York: Knopf, 2004.
Basado en extensas entrevistas y documentos legales, este libro presenta un relato detallado de los cinco casos que llegaron a conocerse como Brown contra la Junta de Educación. Aunque se publicó originalmente hace veinticinco años, sigue siendo una de las principales referencias sobre este tema.

Lukas, Anthony J. Common Ground: Una década turbulenta en la vida de tres familias estadounidenses. Nueva York: Vintage, 1986.
Este libro cuenta la historia de la batalla de diez años para integrar las Escuelas Públicas de Boston. Contado desde la perspectiva de una familia afroamericana de clase trabajadora, una familia estadounidense irlandesa de clase trabajadora y una familia liberal blanca de clase media, el libro va más allá de los estereotipos al basar sus opiniones y actitudes en el pasado histórico. Fue ganador del Premio Pulitzer de no ficción, el Premio Nacional del Libro y el Premio del Círculo Nacional de Críticos.

Martín, Waldo E. (ed.), Brown v. Board of Education: Una breve historia con documentos. Boston: Bedford / St. Martins, 1998.
Un ensayo introductorio completo va seguido de una colección de fuentes primarias. Estos comienzan con una petición de 1787 para la inclusión de estudiantes negros en las escuelas públicas de Boston y terminan con un editorial del New York Times que comenta el 40 aniversario de Brown contra la Junta de Educación.

McNeil, Genna Rae. Trabajo preliminar: Charles Hamilton Houston y la lucha por los derechos civiles. Filadelfia: University of Pennsylvania Press, 1983.
La biografía de McNeil & # 8217 de una de las figuras centrales en la campaña legal contra la segregación demuestra efectivamente cómo Hamilton, un constructor de instituciones negras, convirtió a Howard Law School en un centro de derechos civiles, fue mentor de Thurgood Marshall, ayudó a fundar la Black National Bar Association, y argumentó varios casos clave de la Corte Suprema.

Morris, Vivian Gunn. El precio que pagaron: la eliminación de la segregación en una comunidad afroamericana. Nueva York. Teachers College Press, 2002.
Gunn documenta tanto las ganancias como las pérdidas significativas mientras sigue a una comunidad afroamericana desde la segregación escolar hasta la desegregación. El libro contrasta la cariñosa y cariñosa escuela afroamericana con el nuevo entorno hostil en la nueva escuela predominantemente blanca estadounidense.

Ogletree, Charles. Toda velocidad deliberada: reflexiones sobre el primer medio siglo de Brown contra la Junta de Educación. Nueva York: WW. Norton & Co., 2004.
El autor, un destacado abogado de derechos civiles, profesor de la Facultad de Derecho de Harvard y representante de la American Bar Association & # 8217 en la Brown contra la Junta de Educación Comisión del 50 Aniversario, destaca los límites del progreso desde Brown.

Patterson, James T. Brown contra la Junta de Educación: Un hito de los derechos civiles y su atribulado legado. Nueva York: Oxford University Press, 2001.
El libro de Patterson # 8217 rastrea el curso de la segregación escolar desde los años de segregación impuesta por el estado a principios del siglo XX hasta el actual aumento de la segregación. El autor concluye que el legado de marrón es mixto, en gran parte debido a cuestiones sociales y culturales que el sistema legal puede no ser capaz de conciliar.

Samuels, Albert L. ¿Separar es desigual? Colegios negros y el desafío de la eliminación de la segregación. Lawrence, Kans: University Press of Kansas, febrero de 2004.
El autor sostiene que no existe un doble rasero en la defensa de la igualdad de oportunidades en la educación y la defensa de los colegios y universidades históricamente negros (HBCU, por sus siglas en inglés). Debido a que la segregación y la discriminación históricamente han creado desventajas, las HBCU son un camino hacia la educación con igualdad de oportunidades.

Williams, Juan. Thurgood Marshall: revolucionario estadounidense. Nueva York: Random House, Inc., 1998.
Esta biografía documenta la carrera legal de Marshall y los períodos históricos en los que vivió. El autor explora su compleja personalidad y las personas con las que interactuó.


La prueba de la muñeca para el auto-odio racial: ¿alguna vez tuvo sentido?

El caso histórico de derechos civiles de 1954 Brown contra la Junta de Educación se le atribuye el cierre de la educación "separada pero igualitaria" para los niños afroamericanos y allanar el camino para la integración escolar. ¿Su otro legado? La tradición de interrogar a los niños pequeños sobre muñecos blancos y negros para medir sus sentimientos sobre la raza.

La "prueba de la muñeca", presentada como evidencia de ciencias sociales en los casos de los tribunales inferiores que se incorporaron Marrón, y citado por la Corte Suprema en apoyo de su conclusión de que la segregación dañó la psique de los niños negros, obtuvo la atención nacional y aseguró su lugar en la historia de los derechos civiles. Sesenta años después, la herramienta para medir las actitudes de los niños sobre qué color tiene que ver con ser "bonito" o "bueno" (o "feo" o "malo") todavía se utiliza ampliamente para el argumento de que el racismo contra los negros es internalizado y temprano.

¿A quién se le ocurrió la prueba de la muñeca y cómo se abrió camino en esa famosa nota al pie en Marrón-¿Y por no hablar de seis décadas de conversaciones sobre razas? ¿Y alguna vez fue realmente buena ciencia? Aquí hay 11 hechos sobre el controvertido y repetido experimento.

1. La prueba de la muñeca se creó a partir de la tesis de maestría de una psicóloga negra de la Universidad de Howard.

En la década de 1940, los psicólogos Kenneth Bancroft Clark y su esposa, Mamie Phipps Clark, lo diseñaron para estudiar los efectos de la segregación en los niños negros, en un experimento basado en la tesis de maestría de Mamie en la Universidad Howard.El Fondo de Educación y Defensa Legal de la NAACP encontró un documento que Kenneth escribió sobre los hallazgos y pidió a los Clarks que proporcionaran un testimonio experto en los casos estatales que proporcionaron la base para Marrón, en apoyo del argumento de la LDF de que la segregación perjudicaba a los niños negros.


Expertos de la facultad de Wheaton sobre el impacto de Brown contra la Junta de Educación

los muerte de Linda Brown Thompson el 25 de marzo marcó un momento importante en la historia de Estados Unidos. Se la recuerda como Linda Brown, la niña cuyo nombre se adjunta al famoso caso de la Corte Suprema de 1954. Brown contra la Junta de Educación. En ese caso, la Corte Suprema determinó que separados pero iguales las escuelas para afroamericanos y estudiantes blancos eran inconstitucionales. La decisión abrió la puerta a la eliminación de la segregación de las escuelas estadounidenses.

En este artículo, profesores de Wheaton College de tres disciplinaseducación, historia y psicologíacomentar sobre el impacto de la decisión de Brown en la cultura estadounidense.

Jon Eckert: El marrón La decisión debería haber incluido la integración de maestros y administradores.

Linda Brown fue una heroína. Lo que ella y otros estudiantes afroamericanos hicieron para crear una sociedad mejor a través de escuelas públicas integradas fue heroico.

Casi el 90 por ciento de los niños en edad escolar asisten a escuelas públicas en la actualidad, escuelas públicas que ahora atienden a más estudiantes de color que estudiantes blancos. Esas escuelas dan forma a nuestra sociedad. Aunque hay evidencia de resegregación en las últimas décadas, sin los esfuerzos de estudiantes como Linda Brown, nuestra sociedad estaría mucho más empobrecida. Todos perdemos cuando nos separan las razas.

Como sociedad, le pedimos a Linda Brown que hiciera lo que los adultos no harían. Integramos a los estudiantes antes de integrar a los adultos que atendieron a esos estudiantes. Deberíamos tener maestros y administradores integrados, pero les pedimos a los estudiantes afroamericanos que hicieran esto por su cuenta.

En el Brown v. Tablero decisión, los profesores solo se mencionan una vez en el texto principal. Todavía estamos pagando el precio por esa flagrante omisión, ya que las escuelas perdieron muchos excelentes maestros afroamericanos. Había aproximadamente 82.000 profesores afroamericanos en todo el sur en el momento de la marrón decisión. A medida que se integraron las escuelas, se cerraron los que prestaban servicios a los afroamericanos y se despidió a sus maestros. Durante la siguiente década, casi la mitad fueron despedidos.

Hoy en día, los maestros afroamericanos están subrepresentados en comparación con el porcentaje de estudiantes afroamericanos en las escuelas de EE. UU. Esta falta de representación repercute en el éxito académico de los estudiantes afroamericanos.

Todavía tenemos un largo camino por recorrer antes de que nuestras escuelas e iglesias reflejen el reino de Dios. Necesitamos más héroes, tanto estudiantes como adultos. Gracias a personas como Linda Brown, tenemos algunos modelos a seguir.

Dr. Jon Eckert, profesor asociado en Wheaton's Departamento de educación, investiga la eficacia de la enseñanza, la compensación y el liderazgo colectivo.

Karen Johnson: marrón es una oportunidad para recordar a los héroes locales del movimiento de derechos civiles

Brown contra la Junta de Educación fue un caso histórico y a veces se cita como el comienzo del movimiento moderno de derechos civiles.

Si bien a menudo recordamos a figuras importantes como el reverendo Dr. Martin Luther King, Jr., la historia de Brown nos recuerda que la gente en el terreno luchó mucho para lograr la ciudadanía de primera clase.

El padre de Linda Brown, el reverendo Oliver Brown, quería que su hija asistiera a la escuela de su vecindario. El director de la escuela para blancos se negó a admitir a la hija de siete años del reverendo Brown no en el sur profundo, sino en Kansas, de acuerdo con las leyes de segregación del estado. La NAACP tomó el caso de Brown, aprovechando sus décadas de litigio para poner fin a la escolarización segregada.

El hecho de que las leyes de segregación, o de jure La segregación existente desafía una narrativa de progreso inevitable en la historia de Estados Unidos. Las leyes de Jim Crow se crearon después de que terminó la Reconstrucción y se hicieron cumplir violentamente en el sur, incluso mediante linchamientos públicos sancionados por el estado.

La segregación y la consiguiente falta de igualdad también existieron en el norte. Diez años después de la marrón decisión, los padres y los niños negros en Chicago protestaron por la exclusión de los estudiantes negros de las escuelas blancas. En Chicago, los estudiantes negros estaban hacinados en escuelas superpobladas, asistiendo a la escuela por turnos. En Chicago, la discriminación fue menos abierta que en el sur profundo, basada en los límites del vecindario en lugar de líneas de color explícitas. Pero, de manera complicada, esos límites también fueron apoyados por el gobierno federal y aplicados por la violencia blanca.

Deberíamos celebrar los cambios por los que trabajaron los activistas de derechos civiles y la valentía de estudiantes como Linda Brown. Pero también debemos recordar que pagaron un alto costo y trabajaron durante décadas. Gente como King y muchos otros fueron asesinados porque querían cambiar el orden racial y encarnar a la amada comunidad.

Los cristianos deben lamentar la deshonra de los cuerpos negros en Estados Unidos y en las iglesias blancas estadounidenses, incluso mientras nos regocijamos al saber que el cambio puede ocurrir y celebramos el valor de muchos hermanos y hermanas blancos y negros.

La Dra. Karen Johnson es profesora asistente de historia. Sus intereses de investigación incluyen la historia de la raza y la religión en los Estados Unidos.

Ben Pyykkonen: Los médicos siguen desempeñando un papel importante en los problemas planteados por marrón

Mis reflexiones sobre la importancia de la marrón Las decisiones son tanto personales como profesionales.

La familia en la que crecí y la familia que mi esposa y yo construimos juntos son multirraciales. Sin marrón, Es posible que no hubiera podido asistir a la escuela primaria con mis hermanos, y mis propios hijos no podrían ir juntos a la escuela hoy. Mi familia integrada no habría encajado en un mundo segregado.

Como psicólogo que estudia el estigma en poblaciones en riesgo y marginadas, me interesa el papel que desempeña el estigma en la marrón decisión y su impacto ahora.

Los hallazgos de un grupo de experimentos llevados a cabo en la década de 1940 conocidos como la "prueba de la muñeca de Clark" fueron parte integral de los argumentos que los científicos sociales hicieron ante la Corte Suprema sobre el daño de la segregación.

En este grupo de experimentos, los psicólogos Kenneth y Mamie Clark encontraron que los niños afroamericanos identificaron su clara preferencia por jugar con muñecas blancas sobre las de piel más oscura, describiendo las muñecas blancas con características positivas que no aplicaban a las muñecas marrones.

Los Clarks concluyeron que los niños habían internalizado sentimientos de inferioridad en respuesta al estigma que experimentaban en una sociedad segregada, y que estos sentimientos se reflejaban en la forma en que se relacionaban con las muñecas.

La decisión de la Corte señaló que “[t] o separar [a los niños afroamericanos] de otros de edad y calificaciones similares únicamente por su raza genera un sentimiento de inferioridad en cuanto a su condición en la comunidad que puede afectar sus corazones y mentes en un es muy poco probable que se deshaga ".

Aunque el fallo se produjo hace más de 60 años, persisten algunas de las mismas dificultades. Los psicólogos que estudian el estigma saben que las personas que pertenecen a grupos sociales estigmatizados deben dedicar recursos cognitivos para manejar las percepciones y la presentación personal de maneras que no se requieren de individuos ni de grupos estigmatizados. En pocas palabras, tienes que pensar más y utilizar más recursos internos para funcionar en una cultura en la que estás marginado.

La valentía y la fortaleza de Linda Brown y de estudiantes como ella es notable cuando se considera lo que es aprender en un entorno en el que la estigmatización estaba increíblemente presente.

Aunque las escuelas ahora están integradas por ley, los estudiantes de color continúan experimentando el estigma. Los investigadores, educadores y médicos continúan explorando el impacto del estigma en los estados cognitivos y emocionales, y desarrollando estrategias para abordar e inocular a los estudiantes contra el estigma.

Relaciones con los medios
Wheaton College
501 College Avenue
Wheaton, IL 60187
630.752.5729
medios & # 46relations & # 64wheaton & # 46edu


Cómo las muñecas ayudaron a ganar Brown v. Board of Education - HISTORIA

La segregación aplastaba, aplastaba la creencia de la gente negra de que lo que decían, hacían y pensaban contaba para algo. Thurgood Marshall dirigió un equipo de abogados ante un tribunal de blancos y nos dio una de las tres o cuatro decisiones constitucionales más importantes que este país haya visto. [Este equipo] estaba dirigido por un hombre negro. Tenía 22 años cuando se tomó esa decisión y me convirtió en una mejor persona. El 17 de mayo de 1954 fue nuestra segunda Proclamación de Emancipación.

- Historiador Roger Wilkins, en entrevista con American RadioWorks

Aparte de su histórico nombramiento en la Corte Suprema de los Estados Unidos, Thurgood Marshall es mejor conocido por el caso histórico que argumentó ante la corte trece años antes: Brown contra la Junta de Educación. Sin embargo, durante muchos años, Marshall y gran parte del liderazgo negro de la nación estaban recelosos de asumir el proyecto tremendamente volátil de eliminar la segregación de las escuelas públicas de la nación. Entonces, en lugar de derribar la puerta de la escuela segregada, Marshall y sus aliados la soltaron, bisagra por bisagra.

En la primera mitad del siglo XX, la segregación escolar, ya sea por ley o por costumbre, se practicó en todo Estados Unidos. Los edificios y los programas para los negros siempre fueron inferiores, especialmente en el sur. A fines de la década de 1940, por ejemplo, Atlanta gastó $ 570 por alumno blanco en instalaciones escolares, pero solo $ 228 para los negros. En el condado de Clarendon, Carolina del Sur, el distrito escolar local gastó alrededor de $ 180 por cada alumno blanco y $ 43 por cada niño afroamericano. Aunque las desigualdades eran obviamente espantosas, los sureños blancos se opusieron a la integración por una variedad de razones. Les preocupaba que los niños negros que consideraban intelectualmente inferiores perjudicaran la calidad educativa de sus propios hijos (algunos padres blancos posiblemente menos intolerantes consideraban a los niños negros como de mala educación, no necesariamente menos inteligentes. Sin embargo, no los querían en las aulas de sus propios hijos). ). Los blancos temían el espectro de que sus hijos se mezclaran socialmente con los negros y, con frecuencia, advertían sobre comportamientos tabú como las citas interraciales y el sexo. Sobre todo, los blancos resistieron la amenaza fundamental a su supremacía que representaba la integración escolar.

Desde la década de 1920, el mentor de Marshall en la facultad de derecho de la Universidad de Howard, Charles Hamilton Houston, creía que la forma más segura de derrotar la segregación legal era atacarla en las escuelas financiadas por el estado, independientemente de la oposición. Houston, junto con su primo y compañero profesor de derecho William Hastie, pensó que la integración de las escuelas tendría efectos de mayor alcance que la eliminación de la segregación de cualquier otra instalación o institución pública. Eliminaría las grandes disparidades entre la calidad de la educación disponible para la mayoría de los blancos y negros y ayudaría a disminuir el racismo, ya que los blancos, que crecieron en las mismas aulas que los negros, verían que las razas realmente no eran tan diferentes.

Thurgood Marshall estuvo de acuerdo en que el enfoque de Houston sería la mejor estrategia a largo plazo contra el sistema de las llamadas instalaciones públicas "separadas pero iguales". Pero hasta finales de la década de 1940, ordenó al Fondo de Defensa Legal de la NAACP que siguiera lo que él vio como un esfuerzo interino más prudente: usar los tribunales para exigir que los estados igualen las instituciones separadas. La estrategia NAACP-LDF asumió que, a largo plazo, los distritos locales no podrían permitirse el lujo de mantener dos sistemas escolares iguales y separados, y finalmente se verían obligados a integrarse. Marshall y sus colegas se encontraban en una situación especialmente difícil. Sus demandas exigían que las instalaciones "de color" separadas fueran realmente iguales, pero los abogados tuvieron cuidado de no respaldar nunca la ley de 1896. Plessy contra Ferguson dictaminando que las instalaciones separadas pero iguales eran constitucionales.

En las décadas de 1930 y 1940, Marshall y el LDF desafiaron los autobuses segregados, el trato injusto de los negros en los tribunales locales, las restricciones de voto nocivas, la remuneración desigual de los maestros y la segregación de las escuelas de posgrado financiadas por el estado. Para 1950, con una impresionante serie de victorias en su haber, el Fondo estaba listo para atacar la segregación de frente en las escuelas primarias y secundarias públicas. Decidieron ir por "todo el cerdo", como dijo Marshall. Inundarían los estados del sur y el Distrito de Columbia, con demandas que exigían la integración escolar. Este ataque culminaría con el grupo de casos de los cuatro estados y Washington D.C., conocidos colectivamente como marrón, que terminó en la Corte Suprema.

Según el historiador James T. Patterson, era el momento adecuado. "Tantas fuerzas más grandes de la posguerra, incluidas las crecientes expectativas y la inquietud entre los negros, cambiando lentamente las actitudes de los blancos sobre la segregación racial, la Guerra Fría, que dejó a Jim Crow America vulnerable a la acusación de hipocresía cuando afirmó liderar el Mundo Libre, estaban impulsando a la nación hacia liberalización de sus prácticas raciales ".

En marrón, dice el erudito legal Mark Tushnet, la estrategia de Marshall era obligar a los jueces a tomar una decisión sobre la segregación, sabiendo que no tenían más remedio que rechazar la segregación. Loren Miller, un abogado de California que colaboró ​​con el Fondo de Defensa Legal de la NAACP, le dijo a Tushnet que Marshall y los abogados de la NAACP tenían una "percepción aguda" de las mareas sociales y políticas que favorecían su causa, y sabían cómo "llevarlos a su inundación y traducirlos en conceptos constitucionales aceptables para los magistrados de la Corte Suprema ".

Thurgood Marshall manejó el extenso asalto legal a la segregación de las escuelas públicas el trabajo involucró una gama extraordinaria de habilidades de liderazgo: apoyar a las personas valientes y comunes que aceptaron servir como demandantes en las demandas, apuntalar a cientos de trabajadores de la NAACP del sur, algunos de los cuales enfrentaron acoso y amenazas de muerte, trabajando con un espectro de abogados en pueblos y ciudades de todo el país, consultando regularmente con los principales expertos legales del país, gestionando complejas relaciones políticas dentro y fuera de la NAACP y recaudando dinero para que todo siga funcionando. Según todos los informes, el humor, el magnetismo y la pura resistencia de Marshall lo convirtieron en un experto en presidir la colección de demandas. marrón compuesto.

Marshall fue especialmente eficaz, sin embargo, en una sala llena de estrategas legales. "Es difícil ser un gran líder", dice el historiador Roger Wilkins, "si le tienes miedo a las personas inteligentes. Thurgood Marshall no le tenía miedo a las personas inteligentes ... Marshall era brillante en su capacidad para aprender de otras personas inteligentes". William Taylor, quien se unió al Fondo de Defensa Legal de NAACP justo después de la marrón sentencia, dijo a American RadioWorks:

William Coleman, uno de los arquitectos principales de la marrón estrategia y amigo de toda la vida de Thurgood Marshall, le dijo a American RadioWorks:

De las 11 demandas presentadas en nombre de niños afroamericanos en el sur y el distrito de Columbia, cinco casos - de Carolina del Sur, Virginia, Delaware, Washington, D.C. y Kansas - finalmente llegaron a la Corte Suprema en 1952 bajo el título de marrón. (Técnicamente, el caso del Distrito de Columbia cae bajo el título, Bolling contra Sharpe, pero los cinco casos juntos se conocen como marrón). Marshall, junto con Jack Greenberg, Spottswood Robinson, Oliver Hill y otros abogados de los cinco demandantes presentaron argumentos orales durante tres días seguidos en diciembre de 1952, y luego nuevamente en diciembre de 1953.

La idea central del argumento de Thurgood Marshall ante la Corte Suprema fue que las leyes que requerían o permitían la segregación escolar violaban la 14ª Enmienda que garantiza la igualdad de protección ante la ley. Para Marshall, esto era obvio. Mark Tushnet le dijo a American RadioWorks:

Este idealismo es en gran medida lo que impulsó a Thurgood Marshall en su batalla de 30 años para asegurar a los afroamericanos un trato igualitario ante la ley. Añadidas a la Constitución después de la Guerra Civil, las tres Enmiendas fueron diseñadas no solo para proteger a los negros de la esclavitud, sino para garantizarles la igualdad de derechos. Sin embargo, dos décadas después de la Proclamación de Emancipación, la Corte Suprema comenzó a emitir decisiones de manera rutinaria que destripaban las Enmiendas 13, 14 y 15 de lo que parecía su intención obvia. Golpeando en el corazón de Plessy fue crucial para revertir la marea de leyes racistas que la Corte condonó y mantuvo durante casi 80 años.

El argumento de Marshall ante la Corte Suprema también presentó un elemento inusual: los datos de las ciencias sociales. El psicólogo Kenneth Clark había llevado a cabo experimentos en Massachusetts, Pensilvania y Arkansas utilizando muñecos para demostrar que la segregación racial hacía que los niños negros se sintieran inferiores a los blancos. Thurgood Marshall y su segundo al mando en el Fondo de Defensa Legal de la NAACP, Robert Carter, leyeron el trabajo de Clark y lo reclutaron para su ejército de tribunales. En una entrevista grabada, Kenneth Clark recuerda:

No todos en el equipo de LDF pensaron que los estudios de muñecas de Clark deberían ser parte de la estrategia. Les preocupaba que fuera arriesgado incluir interpretaciones de la psique de los niños en lugar de solo interpretaciones de precedentes legales. Pero Marshall sintió que la Corte respondería bien a la evidencia científica de los daños sociales de la segregación. Erudito legal, Mark Tushnet:

Marshall le dijo a un entrevistador en 1977:

El 17 de mayo de 1954, la Corte Suprema finalmente confirmó la promesa de la Decimocuarta Enmienda. Los nueve jueces dictaminaron, por unanimidad, que la segregación de las escuelas por motivos de raza era inconstitucional. El presidente del Tribunal Supremo escribió la opinión, que sugería que los estudios sobre muñecas tuvieron algún efecto para persuadir a la Corte de que la segregación era psicológicamente dañina para los niños negros. El juez Warren escribió: "Separarlos de otros de edad y calificaciones similares únicamente debido a su raza genera un sentimiento de inferioridad en cuanto a su estatus en la comunidad que puede afectar sus corazones y mentes de una manera poco probable que nunca se deshaga". Plessy había sostenido que los negros optaban por sentirse inferiores cuando estaban separados de los blancos marrón Dijo que el sentimiento era inevitable.

Thurgood Marshall calificó el fallo de la Corte Suprema como la "mayor victoria" en la historia de la NAACP. Y fue. También predijo que las escuelas estarían completamente integradas en cinco años. Él estaba equivocado. Si bien los expertos legales e historiadores de los derechos civiles describen a Brown como uno de los casos judiciales más influyentes del siglo XX, el desmantelamiento real de la segregación legal llevaría mucho más tiempo de lo que predijo Marshall.

Cuando la Corte Suprema emitió su fallo en 1954, no dijo cuándo ni cómo el Sur debería eliminar la segregación de sus escuelas. Los jueces pospusieron esa decisión durante un año. Richard Kluger, autor de Justicia simple: la historia de Brown v. Educación y la lucha de los negros por la igualdad (2004), dice que la Corte enfrentó un dilema:

Marshall y su equipo legal entendieron las preocupaciones de la Corte, pero instaron a los jueces a establecer una fecha límite firme para la eliminación de la segregación. Richard Kluger:

El 31 de mayo de 1955, EE. UU.La Corte Suprema ordenó a las escuelas eliminar la segregación con "buena fe" y "toda velocidad deliberada". Pero el fallo no fijó una fecha firme para el fin de la segregación. Thurgood Marshall estaba decepcionado con la decisión de la Corte, pero mantuvo la esperanza de alcanzar el objetivo final. En una conversación telefónica con un viejo amigo y partidario, Carl Murphy, presidente de la Afroamericano periódico en Baltimore, dos días después de la corte "Marrón II"decreto, Marshall es optimista:

Resultó que las "galletas" blancas tardarían mucho en cansarse. De hecho, recién estaban comenzando.

Para leer más sobre el Brown contra la Junta de Educación decisión, lea este ensayo de Leon Friedman.


Brown contra la Junta de Educación y el fin de la segregación

Ha sido un largo camino desde los días de la desigualdad, desde los días en que el color de la piel era el factor determinante clave del valor de uno, desde los días en que los Estados Unidos de América no solo estaban divididos entre los que tienen y los que tienen. pero también los que tienen son principalmente de una raza, mientras que los que no tienen son de ascendencia africana. Los afroamericanos han luchado infatigablemente para asumir la misma posición en todas las facetas de la existencia humana, pero ¿podría haber sido esto como resultado de un solo hombre, Abraham Lincoln? En 1857, en un fallo de la corte suprema Dred Scott v. Sanford, la corte suprema dictaminó que los negros o negros eran descendientes de esclavos, ya fueran libres o esclavos que no eran estadounidenses, negando a toda una clase de personas los derechos y libertades que estaban asociados con ser un estadounidense ¿podría ser que la Proclamación de Emancipación de Abraham Lincoln, apenas siete años después, haya sido la catapulta que allanó el camino para Brown v. Board of Education, que falló a favor de poner fin a la segregación y la discriminación en la educación?

Otra pregunta es, ¿esta victoria para los afroamericanos en Brown v. Board of Education puso fin a toda segregación o simplemente desinstitucionalizó formalmente la tolerancia de la segregación y discriminación racial? En 1955, Rosa Parks fue arrestada después de que ella se negó a moverse a la parte trasera del autobús y en 1960 los Estados Unidos de América presenció las sentadas en el mostrador de almuerzo de Greensboro porque los restaurantes locales que se niegan a atender a los clientes afroamericanos fue Brown v. de la educación eficaz? Es posible que Brown v. Board of Education no haya terminado con la segregación y la discriminación, pero seguramente fue un comienzo. Un análisis más detenido de la Línea de tiempo de los eventos relacionados con los derechos civiles despliega ante nuestros ojos una cadena de eventos que son definitivamente precursores de otros eventos. El fallo de la corte suprema de 1857 Dred Scott v. Sanford dio lugar a la Proclamación de Emancipación de Abraham Lincoln, que vio muchos decretos legales y enmiendas a la Constitución de los Estados Unidos. Brown v. Board of Education fue de hecho parte de un efecto dominó de la Proclamación de Emancipación, que continuó hasta Bailey v. Patterson y la eliminación de la segregación en el transporte. Brown contra la Junta de Educación marcó un punto crucial en la historia, donde los afroamericanos vieron al estado deshacerse de las capas y examinar verdaderamente el fallo inconcebible de la corte suprema Dred Scott contra Sanford. Brown v. Board of Education marcó el comienzo de la verdadera libertad, la libertad de recibir una educación, la libertad de sentarse donde se desee en el transporte público, la libertad de casarse fuera de la raza y la libertad de votar.

Entonces, Brown v. Board of Education no terminó con la segregación, pero allanó el camino para que tuviéramos discusiones ilustradas con respecto a la igualdad racial, nos llevó a un lugar donde realmente podemos decir que todas las vidas importan, ya sean blancas o negras, todos sangramos, lastimamos, lloramos y reímos igual. Brown v. Board of Education permitió que Estados Unidos fuera realmente uno de los países más grandes del mundo porque permitió que Estados Unidos se beneficiara no solo del genio o la inteligencia de sus civiles blancos, sino que también permitió que Estados Unidos aprovechara su reserva de brillantez, el mentes de hombres y mujeres negros.