Podcasts de historia

Asedio de Kandahar, c. Septiembre de 1507

Asedio de Kandahar, c. Septiembre de 1507


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Asedio de Kandahar, c. Septiembre de 1507

El asedio de Kandahar de 1507 vio al conquistador uzbeko Shaibani Khan realizar un ataque infructuoso a la ciudad con días de su captura por Babur. La lucha alrededor de Kandahar había sido provocada por la derrota de Shaibani del sultán timurí de Herat a principios de 1507. Zu'n-nun Arghun, el gobernador de Kandahar, había sido asesinado mientras intentaba defender Herat, y había sido sucedido por sus hijos, Shah. Beg Arghun y Muqim Beg Arghun. Inmediatamente pidieron ayuda a Babur, quien en esa fecha era el gobernante de Kabul, pero cuando el ejército de Babur se acercó a la ciudad cambiaron de opinión e intentaron hacer las paces con Shaibani.

Esto llegó demasiado tarde para evitar que Babur los derrotara en una batalla fuera de Kandahar. Después de esta batalla, los Arghuns no pudieron regresar a la ciudad, que cayó en manos de Babur. Puso a su hermano Nasir Mirza a cargo de la ciudad y luego regresó a Kabul, en parte para evitar ser capturado por Shaibani.

Unos días después de que Babur llegara a Kabul, Shaibani llegó a las afueras de Kandahar. La guarnición se sorprendió por su repentina llegada y no pudo defender las fortificaciones exteriores, pero logró asegurar la ciudadela. Nasir no estaba entre los defensores de la ciudadela, ya que había partido hacia Ghazni justo antes o poco después del inicio del asedio.

Shaibani llevó a cabo un vigoroso asedio, construyó varias minas y realizó varios asaltos a la ciudadela. Aunque ninguno de estos ataques tuvo éxito, estaba claro que Kandahar pronto caería y los restantes defensores de la ciudad se prepararon para rendirse. Solo la mala suerte impidió que Shaibani tomara la ciudad. Su harén, que había dejado en Nirah-tu, estaba ahora amenazado por una revuelta en ese lugar, por lo que después de un asedio que duró cuarenta días, Shaibani hizo las paces con los defensores de Kandahar (a cambio de un gran pago), levantó el asedio, y regresó a Narah-tu para rescatar su harén.

Aunque la ciudad no había caído en manos de Shaibani, claramente no fue retenida por los hombres de Babur. En cambio, Shah Beg Arghun recuperó el control y lo mantuvo hasta 1522, cuando finalmente se vio obligado a entregar el lugar a Babur después de dos asedios y bajo la amenaza de un tercero.

El resultado más notable del ataque de Shaibani a Kandahar se produjo en Kabul. La presencia de su enemigo más poderoso tan cerca causó algo de pánico en la corte de Babur, y después de un consejo de guerra, Babur decidió abandonar la ciudad y mudarse a Hindustan (norte de la India). En septiembre de 1507, él y la mayoría de sus hombres abandonaron Kabul (dando una fecha aproximada para el asedio de 40 días de Shaibani a Kandahar), pero su viaje terminó en un fracaso. Las tribus afganas sintieron la debilidad de Babur y atacaron repetidamente a su ejército. Al final, como dijo Babur, "no se consideró deseable ir al Indostán". Una parte avanzada fue enviada de regreso a Kabul, mientras que Babur permaneció en un campamento en algún lugar al norte de la ciudad. Mientras estaba en este campamento, se enteró de la retirada de Shaibani y pudo regresar a Kabul, que seguiría siendo su capital durante las próximas dos décadas.


Provincia de Kandahar

Kandahar (Pashto: کندھار ) / (Persa: قندهار ) Es una de las treinta y cuatro provincias de Afganistán, ubicada en la parte sur del país junto a Pakistán. Está rodeada por Helmand en el oeste, Uruzgan en el norte y la provincia de Zabul en el este. Su capital es la ciudad de Kandahar, que se encuentra a orillas del río Arghandab.

La provincia contiene alrededor de 18 distritos, más de 1,000 aldeas y aproximadamente 1,151,100 personas, que son en su mayoría tribales y una sociedad rural. Los habitantes principales de la provincia de Kandahar son los pashtunes nativos, aunque también se encuentran comunidades más pequeñas de tayikos, hazaras, uzbekos y baluchis en partes de la ciudad de Kandahar. El actual gobernador de la provincia es Toryalai Wesa.


Archivo: Virgen con el niño y San Juan Bautista (La Belle Jardinière), de Rafael, 1507 d.C., óleo sobre lienzo - Colección Kulenovic - Karlskrona, Suecia - DSC08428.JPG

Haga clic en una fecha / hora para ver el archivo tal como apareció en ese momento.

Fecha y horaMiniaturaDimensionesUsuarioComentario
Actual10:32, 5 de julio de 20153240 × 4657 (9,06 MB) Daderot (charla | contribuciones) Página creada por el usuario con UploadWizard

No puede sobrescribir este archivo.


En este período, el reino de Kabul comprendía únicamente las provincias de Kabul y Ghazni, el territorio que deberíamos llamar Afganistán oriental. Herat era la capital de un imperio independiente, en este momento el más grande de Asia Central y Kandahar, Bajaur, Swat y Peshawar, estaban gobernados por jefes que no tenían ninguna conexión con Kabul. Solo las tribus de las llanuras y los valles periféricos reconocieron la autoridad del Rey de ese país. Los clanes de las montañas eran tan independientes y refractarios como lo fueron sus descendientes hasta un período reciente. Kabul en ese momento estaba en un estado rayano en la anarquía. El difunto rey, Abdul-rizak, nieto del Abusaid mencionado en el capítulo anterior, había sido sorprendido y expulsado de la ciudad por Muhammad Mokim, un hijo del gobernante de Kandahar, y ese príncipe, sin tomar ninguna decisión. Pensaba en el mañana, reinaba como si todo el mundo estuviera en paz, y él al menos estuviera libre de peligro.

Babar, he dicho, cansado de su vida errante, había decidido marchar sobre Khorasan. Cruzó el Oxus, por lo tanto, y se unió a Bald, el hijo del Sultán.

Khusrou, gobernante del país, marchó sobre Ajer, permaneció allí unos días y luego, al enterarse de que los mogoles en el servicio de Khusrou & rsquos se habían rebelado, marchó hacia Talikan, para poder aprovechar la situación. Entre los dos lugares se le unieron los mogoles en cuestión y se enteró de que el sultán Khusrou, con el resto de sus tropas, se dirigía a Kabul. Los dos ejércitos estaban tan cerca el uno del otro, que se llevó a cabo una entrevista entre los líderes, que resultó en la sumisión completa de Khusrou, cuyas tropas llegaron en multitudes a Babar. Así fortalecido, Babar marchó sobre Kabul, la sitió y la tomó (octubre de 1504). Por este repentino cambio de fortuna, se encontró de repente rey de Kabul y Ghazni, un reino mucho más poderoso que Ferghana, que había heredado y perdido.

Babar apenas había comenzado a sentir su asiento en su nuevo reino cuando recibió una invitación para invadir un distrito llamado Bhera, al sur del río Jehlam y, por lo tanto, dentro de las fronteras de la India. La invitación estaba demasiado de acuerdo con sus deseos como para ser rechazada, por lo que partió hacia Jalalabad. Era enero de 1505. El sultán y ndash para él fue diseñado y ndash registra en sus diarios la impresión que le produjo la primera vista de esa parte favorecida de Asia, una impresión compartida, sin duda, por sus sucesores en el camino de la invasión. , y que bien puede explicar su determinación de seguir adelante. "Nunca antes", escribió, "nunca había visto países cálidos ni el país de

Indostán. Al llegar a ellos, de repente vi un mundo nuevo: las verduras, las plantas, los árboles, los animales salvajes, todos eran diferentes. Me asombró el asombro y, de hecho, había lugar para el asombro. A continuación, prosiguió por el paso de Khaibar hacia Peshawar y, sin cruzar el Indo, marchó por Kohat, Bangash, Banu y Desht Daman, hasta Multan. Desde allí siguió el curso del Indo durante unos días, luego giró hacia el oeste y regresó a Kabul pasando por Chotiali y Ghazni. La expedición ha sido llamada la primera invasión de Babar & rsquos a la India, pero como sólo tocó los márgenes del país, tomó más bien el carácter de un movimiento de reconocimiento. Tal como era, lo llenó de un ferviente deseo de aprovechar una oportunidad temprana para ver más.

Pero, como cualquier otro conquistador que se haya sentido atraído por la India, consideró de vital importancia asegurarse en el primer lugar de Kandahar. Problemas internos retrasaron la expedición durante un tiempo. Luego, cuando éstos se apaciguaron, los acontecimientos externos llegaron a reclamar su atención. Su antiguo enemigo, Shaibani, gobernaba una vez más en Samarcanda y, después de algunas conquistas menores, había venido a sitiar Balkh. El sultán Husen Mirza, de Herat, alarmado por su progreso, envió de inmediato un mensajero a Babar para ayudarlo en un ataque contra el invasor. Babar respondió de inmediato y partió de Kabul en junio de 1506, llegó a Kahmerd y se detuvo allí para recoger y almacenar suministros. Estaba involucrado en este trabajo cuando la información le fue traída por un mensajero que

El sultán Husen Mirza estaba muerto. De inmediato siguió adelante, y después de una marcha de ochocientas millas se unió a los hijos del difunto sultán y su ejército en el río Murghab.

Dos de los hijos del sultán lo habían sucedido como gobernantes conjuntos. Babar los encontró elegantes, consumados e inteligentes, pero afeminados, dedicados al placer y absolutamente incapaces de enfrentarse al resistente Shaibani. Mientras disfrutaban en el campamento, este último se había llevado a Balkh. Después de algunas discusiones, los dos reyes decidieron separarse, su ejército y recomenzar en la primavera. Se acercaba el invierno y Babar fue persuadido, en contra de su buen juicio, de visitar a sus dos anfitriones en Herat. Su descripción de esa ciudad real ocupa páginas de su autobiografía.2 Durante veinte días visitó todos los días lugares nuevos y no fue hasta el 24 de diciembre que decidió marchar de regreso a casa.

Nuestros compatriotas que sirvieron en Afganistán durante la guerra de 1879 & ndash81 pueden darse cuenta de lo que debe haber sido esa marcha, cuán difícil, cuán difícil, casi imposible. La distancia fue de veinte días y rsquo viaje en verano. El camino a través de las montañas, aunque no muy difícil en verano, era especialmente difícil en pleno invierno, y fue en esa estación, con la nieve cayendo a su alrededor, que Babar lo emprendió. Él mismo mostró el camino, y con un esfuerzo increíble condujo al ejército, exhausto e imprudente, al pie de

el paso de Zirin. Allí la situación parecía desesperada. La tormenta fue violenta, la nieve era profunda y el Paso era tan estrecho que solo una persona podía pasar a la vez. Aún así, Babar siguió adelante, y al anochecer llegó a una cueva lo suficientemente grande como para admitir a algunas personas. Con la generosidad que era un rasgo marcado de su carácter hizo entrar a sus hombres, mientras, pala en mano, se cavaba un agujero en la nieve, cerca de su boca. Mientras tanto, los que estaban dentro de la cueva habían descubierto que sus proporciones aumentaban a medida que avanzaban y que podía dar cobijo a cincuenta o sesenta personas. Por esto entró Babar y compartió con sus hombres su escasa provisión. A la mañana siguiente cesaron la nieve y la tempestad y el ejército siguió adelante. Por fin, hacia fines de febrero, se acercó a Kabul, pero sin embargo, se enteró de que se había producido una revuelta en la ciudad y que, aunque su guarnición era fiel, la situación era crítica. Akbar estuvo a la altura de la ocasión. Abriendo comunicación con sus partisanos, por una sorpresa bien ejecutada recuperó el lugar. Su trato con los rebeldes fue extremadamente misericordioso.

Durante la primavera de ese año, 1507, Shaibani Khan, el jefe uzbeko, que anteriormente había expulsado a Babar de Samarcanda, atacó y tomó Balkh, luego invadió Khorasan y ocupó Herat. Kandahar, que había sido hasta cierto punto una dependencia de los gobernantes de Herat, había sido confiscada por los hijos de Mir Zulnun Beg, que había sido su gobernador bajo el sultán Husen Mirza, y estos habían invocado la

asistencia de Babar contra Shaibani. En consecuencia, Babar marchó hacia Kandahar. En su camino hacia allí, se le unieron muchos de los adherentes voladores de la expulsada Casa del Sultán Husen. Pero, antes de que pudiera llegar a Kandahar, Shaibani Khan había presionado a los hijos de Zulnun, y éstos habían aceptado su soberanía. Notificaron este acto a Babar de una manera que no debe confundirse. Este último, por tanto, se dispuso a hacer valer sus pretensiones por la fuerza de las armas.

Su ejército no era numeroso, pero tenía confianza en él y en sí mismo. Desde Kilat-i-Ghilzai, donde olió por primera vez el cambio de frente en Kandahar, había marchado hacia el vado a través del Tarnak. Desde allí, confirmado en sus ideas, se trasladó en orden de batalla, a lo largo del curso del arroyo, hasta el Muro de Baba, cinco o seis millas al norte de Kandahar, y ocupó la colina de Kalishad. Aquí tenía la intención de descansar y envió a sus recolectores a recolectar suministros. Pero, poco después de que éstos abandonaron el campamento, vio al ejército enemigo & rsquos, en número de cinco mil, moverse de la ciudad hacia él. No tenía más que mil hombres en armas, el resto se dedicaba a buscar comida, pero vio que no era el momento de dudar. Colocando a sus hombres en orden defensivo, esperó el ataque. Ese ataque fue liderado en persona por los hijos de Zulnun con gran galantería pero Akbar no solo lo repelió, y obligó a los asaltantes a huir, sino que, en su persecución, los aisló de la ciudad, que se rindió a él con todos sus tesoros. . El botín del lugar era magníficamente rico. Babar, sin embargo, no permaneció en

Kandahar. Dejando a su hermano Nasir Mirza para defenderlo, regresó a Kabul y llegó allí a fines de julio (1507), según escribe, con mucho botín y gran reputación.

Apenas había llegado cuando se enteró de que Shaibani Khan había llegado antes que Kandahar y estaba sitiando a su hermano allí. Estaba desconcertado sobre cómo actuar, porque no era lo suficientemente fuerte para enfrentarse a Shaibani en el campo. Estratega por naturaleza, reconoció en el momento que el modo más efectivo que se le abre sería hacer una demostración ofensiva. Sólo dudaba de que tal manifestación debería dirigirse contra Badakshan, desde donde podría amenazar a Samarcanda, o contra la India. Finalmente se decidió a favor del último curso y, tan rápido en la acción como rápido en la decisión, partió hacia el Indo, marchando por el río Kabul. Sin embargo, cuando estuvo unos días en Jalalabad, se enteró de que Kandahar se había rendido a Shaibani. Tras esto, habiendo desaparecido el objeto de la expedición, regresó a Kabul.

Debo pasar a la ligera los procedimientos de los próximos siete años, por muy accidentados que hayan sido. En esos años, de 1507 a 1514, Babar marchó hacia el norte, recuperó Ferghana, derrotó a los uzbekos y tomó Bokhara y Samarcanda. Pero los uzbekos, al regresar, derrotaron a Babar en Kulmalik y lo obligaron a abandonar esas dos ciudades. Intentando recuperarlos, fue derrotado de nuevo en Ghajdewan y conducido

Regresó a Hisar3. Después de un tiempo, descubriendo que sus posibilidades allí eran desesperadas, regresó a Kabul. Esto sucedió en los primeros meses de 1514.

De nuevo hubo un intervalo de ocho años, que también debe pasarse a la ligera. Durante ese período, Babar reprendió a los afganos de las montañas, tomó Swat y finalmente adquirió Kandahar por derecho de tratado (1522). Tomó posesión e incorporó a sus dominios esa ciudad y sus dependencias, incluidas partes de las tierras bajas que se encuentran principalmente a lo largo del curso inferior del Helmand.

Mientras tanto, Shah Beg, el hijo mayor de los Zulnun, que anteriormente había gobernado en Kandahar, había marchado y había conquistado Sind, y había hecho de Bukkur la capital. Murió en junio de 1524. Tan pronto como esta información llegó al gobernador de Narsapur, Shah Hasan, ese noble, un devoto seguidor de la familia de Taimur, proclamó a Babar gobernante del país y provocó el Khatba, u oración por el soberano. , para ser leído en su nombre en todo Sind. Hubo una oposición considerable, pero Shah Hasan conquistó toda la provincia y la gobernó, reconociendo a Mar como su soberano. Finalmente, en 1525, fue invitado a Multan. Marchó contra la fortaleza y, después de un prolongado asedio, la tomó por asalto (agosto o septiembre de 1526). Mientras tanto, genial

Los acontecimientos habían sucedido en la India. El 29 de abril del mismo año, la batalla de Panipat había entregado a la India en manos de Babar. Antes de proceder a narrar su invasión a ese país es necesario que describa, muy brevemente, la condición de sus gobernantes reales en ese momento.

Notas al pie

2. Memorias de Babar, traducido por Leyden y Erskine, págs. 203 y ndash208.

3. Hay otros dos Hisars famosos en la historia oriental: el de la India, a unas cien millas al norte de Delhi; el otro, en la provincia de Azarbijan, en Persia, a treinta y dos millas de Takht-i-Sulaiman. El Hisar mencionado en el texto es una ciudad en un afluente del Oxus, ciento treinta millas al noreste de Balkh.

Esta colección transcrita por Chris Gage


Kandahar de la conquista árabe

Old Kandahar es un campo de ruinas grande e impresionante cerca de Afganistán y la ciudad moderna y segunda y 8217, que lleva el mismo nombre. Durante años, el sitio ha sido fundamental para muchos argumentos sobre la geografía y la historia más antiguas de la región. Se ha identificado con una Alejandría / Alejandrópolis, en referencia a la conquista de Alejandro Magno.

Para el período islámico, las excavaciones en nombre de la Sociedad de Estudios Afganos han revelado algunas evidencias nuevas y sorprendentes, particularmente para el período de la conquista árabe durante el siglo VII y principios del VIII. Este documento describe algunos de estos nuevos argumentos emergentes y sugiere algunas adiciones provisionales a la larga historia de la toponimia de las ciudades de Asia Central.

Gran parte de la historia islámica temprana de las regiones orientales & # 8211 as-Sind está envuelta en misterio y se describe en leyendas. Un relato, por ejemplo, citado por Ferrier (1857), puede tomarse como una referencia apócrifa a las fortunas de los conquistadores árabes del Viejo Kandahar:

En el año 304 de la Hégira (916 d. C.), en el Califato de Moktader, al excavar los cimientos de una torre en Kandahar, se descubrió una cueva subterránea, en la que había mil cabezas árabes, todas unidas a la misma cadena, que evidentemente había permanecido en buen estado de conservación desde el año 70 de la Hégira (689 d. C.) porque se encontró un papel con esta fecha pegado con un hilo de seda a las orejas de los veintinueve cráneos más importantes, con sus nombres propios.

De manera similar, el único relato seguro de la conquista árabe de al-Qunduhar, que debe ser el Viejo Kandahar, proviene de al-Baladhuri (futuh al-buldan), quien murió en el 892 d.C., trastornado mentalmente después de beber el jugo de la anacardia (baladhur). , de ahí su nombre. Esto se cita como una leyenda etiológica. (Enciclopedia del Islam, 2a ed.). Según al-Baladhuri, el general & # 8216Abbad ibn Ziyad allanó la frontera de aI-Hind desde Sijistan (Seistan) en la época del califa omeya Mu & # 8217awiya & # 8217 (661-80 d.C.) & # 8216 hasta el río Hindmand & # 8217 (Murgotten 1924: 212) que probablemente se refiere al Hilmand (el Erymandus de Plinio VI, 61,92 el Haetumant y así sucesivamente). Ziyad & # 8216 cruzó el desierto hasta llegar a al-Kunduhar & # 8217 (Murgotten 1924: 212), viajando hacia el este desde & # 8216Kish & # 8217 (cf.al-Istakhri e ibn Hauqal abajo) a través de la tierra semiárida entre el Khash-rud y la confluencia de Hilmand / Arghandab alrededor de la región de Bost.

AI-Qunduhar de Baladhuri es el primer nombre mencionado que nuestra ciudad iba a llevar durante la mayor parte de su historia islámica consiguiente. Etimológicamente, hay un problema aquí que es relevante en toda la historia más antigua de la ciudad: que mucho se puede leer en un nombre y nada. En la traducción de Murgotten, & # 8216Abbad ibn Ziyad vio en al-Qunduhar & # 8216 los turbantes altos de los nativos, e hizo algunos como ellos. [Como consecuencia de esto] se llaman & # 8216abbadiyah. & # 8217 Sin embargo, el árabe se ha leído de otra manera: que la ciudad fue rebautizada como & # 8216Abbadiya, en honor a su conquistador (Rawlinson 1849: 127 1873: 213 Rescher 1917-23 cf. at-Tabba 1959: 210).

Ya sea que la ciudad haya cambiado de nombre o simplemente continúe como al-Qunduhar, famosa por sus altos turbantes, todo lo que podemos deducir de este y otros relatos de la Conquista es que la ciudad no figuraba entonces como un centro importante. Se enumeran Bost, Herat, Ghazni y Kabul, entre otros que aún se conocen en la actualidad, pero con la excepción de Baladhuri, nunca al-Qunduhar. Ese nombre no reaparece hasta el período Ghaznavid y luego solo en la poesía, parte de la cual fue escrita específicamente para los gobernantes selyúcidas durante los primeros siglos del XI y finales del XII (Wallbrecht en Fischer et al. 1976: 295 y siguientes).


Figura 1: Centro-sur de Afganistán. Click para agrandar.

Aún en el lado etimológico del problema: ¿qué tan atrás en la historia de la ciudad y # 8217 se puede tomar su nombre? La alegación de que Kandahar (Pushtu) o Qandahar (árabe y farsi) proviene de alguna manera de Alejandro Magno (a través de Iskandarabad, por ejemplo) ha sido rechazada durante mucho tiempo. Que de alguna manera uno puede hacer que Kandahar fuera de (Helms 1982) puede ser posible, pero bastante inverosímil en la actualidad. El tallo Kand o Kund, como en muchos nombres de ciudades de Asia Central (Samarcanda, Tashkent, etc.) que significan fortaleza o simplemente lugar, pueden en primer lugar agregar poco más que tipificar una práctica común y duradera. Su fuente en la literatura avéstica & # 8216fortress & # 8217 en las epopeyas iraníes, o Old Iranian kan (para dig) kand (a), Avesta kanta, Sogdian kanth o Choresmian kath de Katha lo que significa quizás & # 8216fortress & # 8217 simplemente subraya esto mientras agrega poco valor histórico aplicable real (Vogelsang 1981 y com. pers.).

Volviendo a las primeras fuentes islámicas, la nota de Mas & # 8217udi & # 8217s (fallecida en 956 d.C.) sobre Kandahar en el reino indio de Gandhara es quizás todavía el mejor origen del nombre islámico de larga duración de nuestra ciudad. Él dice & # 8216 fue de este Kandahar que el nombre se llevó al asentamiento de los gandharianos en las orillas del Arghastan & # 8217, que luego se hizo famoso como el Kandahar moderno. Este indio Kandahar, según al.Baladhurl (futuh al.buldan: 445) fue tomado por Hisham ibn & # 8216Amr at-Taghlibi, el gobernador de Sind bajo el Abbasid al-Mansur. Hisham arrojó el

& # 8216Budd & # 8217 y construyó una mezquita en su lugar, repitiendo quizás un acto que hizo que los gandharianos huyeran hacia el oeste cuando la capital de Gandhara fue capturada por los heftalitas, según el peregrino chino Sung-yun que visitó la región alrededor del 520 d.C. Así, el cuenco de mendicidad de Buda en el santuario Wais de Kandahar podría considerarse como una reliquia de aquellos tiempos y la existencia de una estupa budista y un Vihara en la cima sobre el Viejo Kandahar cobran aún más significado para este período.

En lo que respecta a la Conquista, & # 8211 para reiterar & # 8211, no se observa Old Kandahar, mientras que en otros lugares sí. Arachosia, el nombre más antiguo conocido de la provincia ahora llamada Kandahar (y ocasionalmente también Seistan), o ar-Rukhkhaj (ver más abajo), fue tomada por & # 8216Abd ur-Rahman a través de varias ciudades como Bost (o Bust) que más tarde se convirtieron en mentas (bajo los Saffarids). No fue hasta la destrucción de Busto por el Ghorid & # 8216Ala ad-Din Jahan en el año 1150 d.C. que Kandahar volvió a cobrar importancia, al menos de nombre, como al-Qunduhar. Khwandamir afirma que Shams ad-Din II, el gobernante Kast de Herat, asedió Kandahar alrededor de 1278, lo que sugiere que en ese momento Kandahar era una vez más una ciudad capital.

La historia posterior de la ciudad es una de continuos asedios y cambios de gobierno. Fue conquistada alrededor de 1383 d.C. por Timur (Sharifudin Ali 1723), quien se la otorgó a su nieto Pir Muhammad. Formaba parte del Reino de Husain Baikhara de Herat y el nombre Kandahar aparece por primera vez como una moneda de cambio en sus monedas. Bajo HIusain, el jefe de Arghun, Dhu & # 8216I-Nun Beg, obtuvo el cargo de gobernador de Zamindawar e hizo de Kandahar su capital. Babur expulsó a Nun Beg y su hijo Shah Beg Arghun fuera de la ciudad en 1507 d.C. (Leyden 1921 Beveridge 1922), pero Shah Beg lo retomó solo para perderlo nuevamente ante Babur en 1522. Una inscripción que conmemora esta victoria todavía se puede ver sobre el Chihil Zina en el extremo norte de Qaitul Ridge en Old Kandahar (Darmesteter 1890). A partir de entonces, Kandahar permaneció en manos de Mughal, aunque los Safawids siempre lo consideraron como perteneciente propiamente a Khorasan. En 1535, los persas sitiaron la ciudad sin éxito. Kamran había sucedido a Babur en Kabul y Kandahar, y su hermano Humayan sitió Kandahar con la ayuda de un ejército persa y después de su caída lo entregó a sus aliados. Pero luego, por lo general, volvió a tomar la ciudad para sí mismo. Temprano en el reinado de Akbar & # 8217, Tahmasp Shah tomó Kandahar (1556) pero Akbar la volvió a tomar en 1594. Luego, finalmente, los persas invirtieron la ciudad y la tomaron de Jahangir en 1621 y, pero por un breve intervalo de Mughal cuando Shah Jahan & # El ejército de 8217 ocupó la ciudad en 1637, Kandahar permaneció en manos persas desde 1648 en adelante bajo el mando de Shah Abbas II. Hubo otros dos asedios importantes, ambos infructuosos y, según los registros, típicos de los conflictos afganos y prodrómicos de los posteriores problemas británicos en 1842. La ciudad permaneció bajo la monarquía safawi hasta el surgimiento de la tribu Ghilzai bajo Mir Wais, que resultó en la invasión de Persia. Mahmud (Ghilzai) se convirtió en Shah de Persia y la ciudad de Kandahar fue gobernada por su hermano Husain & # 8211 quien la llamó Husainabad & # 8211 hasta que finalmente fue totalmente destruida por la venganza de los persas bajo Nadir Shah en 1738 (Lockhart 1938) . La población de la ciudad conquistada se vio obligada a trasladarse al antiguo campo de asedio de Nadir Shah, al este, que se llamaba Nadirabad. La disposición final de los asentamientos se ilustra con bastante precisión en una página de un manuscrito contemporáneo (Arne 1947).

Después de los eventos de 1738, esta & # 8216circum-urbation & # 8217 continuó con la fundación de lo que se convertiría en el Kandahar moderno. Aproximadamente en 1747, Ahmad Shah Durrani había establecido una típica ciudad de hierro enrejado del siglo XVIII, a unos kilómetros al norte de Nadirabad, a la que llamó Ahmadshahi: & # 8216ashraf & # 8216ul-bilad o & # 8216 la principal de las ciudades & # 8217. Kandahar fue la capital de Afganistán hasta 1774, cuando Timur Shah trasladó el centro de gobierno a Kabul. Desde entonces, Kandahar ha sido la llamada segunda ciudad de Afganistán y la capital de la provincia que lleva el mismo nombre: un hecho que puede ser relevante en términos de un patrón para reconstruir la larga secuencia de nombres que se remonta al período aqueménida. . La ciudad, cuando era lo suficientemente importante como para ser llamada así, recibió el nombre de su conquistador más reciente y retuvo ese nombre durante el tiempo que él o su dinastía mantuvieron el poder, o tenía un nombre más general, quizás relacionado con el contenido étnico. que era también el nombre de la provincia.

Kandahar a menudo se encontraba a horcajadas sobre un límite: desde la historia más antigua registrada (Harahuvatis / Arachosia e India del antiguo persa), pasando por el período greco-Maurya, hasta los tiempos indo-escita / indoparto-kushan, hasta los conflictos persa-mogol de el siglo XVII en adelante & # 8211 hasta incluso una historia muy reciente cuando los intereses de Rusia y Estados Unidos se encontraron simbólicamente en Kandahar, donde el hormigón ruso de la carretera principal cambia a asfalto estadounidense.

Las excavaciones en Old Kandahar bajo los auspicios de la Society for Afghan Studies comenzaron en 1974 y continuaron hasta 1978 (Whitehouse 1978 McNicoll 1978 Helms in prep., 1978, 1979a, 1979b, 1982) cuando la historia de Afganistán dio otro giro predecible. Las dos primeras temporadas se limitaron a tareas específicas: la primera un corte a través de las fortificaciones orientales, la segunda una serie de sondeos no relacionados. Los resultados de estos dos ensayos preliminares complementan el trabajo posterior de tres temporadas, siendo el corte de Whitehouse el más útil para la arquitectura militar anterior y preislámica de la ciudad. Los sondeos de McNicoll # 8217 descubrieron una gran cantidad de material islámico posterior (Crowe 1978).


Figura 2 Viejo Kandahar, que muestra áreas de excavación. Click para agrandar.

La estrategia de excavación exigió una extensa exploración en profundidad, así como una limpieza selectiva alrededor de algunas de las principales características arquitectónicas aún visibles en la superficie. La mayor parte de la información descubierta pertenece a las primeras etapas históricas del sitio: es decir, incluso los restos más monumentales & # 8212 con la excepción del monumento budista & # 8211 pertenecen al período pre-aqueménida hasta el período Aqueménida / griego. era hasta la dominación indoparta de la región. La arquitectura de estos períodos dictó la forma de la ciudad hasta su destrucción final en 1738. Así, lamentablemente, se examinó muy poco del área perteneciente a la historia posterior de la ciudad. Sin embargo, se hizo lo suficiente para indicar de manera muy general ciertos cambios en la fortuna de la ciudad a lo largo de su historia. Ahora podemos decir, con bastante confianza, que su floruit llegó desde el principio, mucho antes del advenimiento del Islam. De hecho, parece que después del siglo III d.C., Kandahar se convirtió en una ciudad menor, algo que, en retrospectiva, parece estar indicado en la historia documental citada anteriormente.

Kandahar revivió un poco durante el último período islámico su forma final & # 8211 ya no está en nuestro campo de ruinas & # 8211 ganando el nombre algo inmerecido & # 8216 la principal de las ciudades & # 8217, citada como tal por muchos viajeros europeos, uno de los cuales puede han sido testigos de su esplendor durante los asedios mogoles de mediados del siglo XVII (Tavernier 1676). En ese momento, la importancia de la ciudad & # 8211 como tantas veces antes & # 8211 residía en su posición geográfica: en la carretera más fácil entre (Mughal) India y (Safawid) Persia, en el cruce también de la ruta al norte pasando Ghazni a el espolón occidental del Hindu Kush (Kabul) y la red de carreteras a Bactria y las estepas de Asia central (Transoxiana) y el valle del Indo más allá de Jalalabad. Es esta posición la que se puede discernir en el mapa más antiguo de la región, el Tabula Peutingeriana del gran mundo romano posterior.

Probablemente siempre hubo un asentamiento de un tipo u otro en el sitio del campo de ruinas desde su primera fundación mucho antes de las campañas hacia el este de los aqueménidas (Ciro y particularmente Darío alrededor del 520 a. C.) hasta el triunfo de Nadir Shah y más allá. Tanto para el período islámico como para los precedentes & # 8211 estamos lidiando con ciertas constantes geográficas y ambientales: la situación del Viejo Kandahar rodeado de huertos y campos bien regados que hicieron de Kandahar el jardín u oasis de Afganistán & # 8217 al sur, al igual que Jalalabad. el jardín del oriente. Estas constantes hicieron que la región de Kandahar fuera potencialmente próspera y su capital, que en su mayor parte era el Viejo Kandahar, fuera una posesión vital y, por lo tanto, a menudo un campo en ruinas.

Al examinar la historia islámica de la ciudad, una historia que representa casi la mitad del tiempo de existencia de Kandahar, uno debe reconocer algunas limitaciones serias, de las cuales dos son primordiales. La destrucción total de gran parte de los niveles posteriores en el sitio durante los numerosos asedios y reconstrucciones posteriores, especialmente desde 1738, ha dejado muy poca evidencia. En segundo lugar, la evidencia que se ha recuperado todavía está en gran parte sin digerir. Por tanto, este relato preliminar debe considerarse desde este punto de vista. En este momento, sólo se puede presentar la superficie de algunas preguntas muy interesantes pero desconcertantes. Por esa razón, me he limitado a examinar nuestra evidencia comparando sus descubrimientos clave con el resumen necesariamente superficial de la documentación conocida, y me limito aún más al período hasta la dinastía Ghaznavid. La historia de Kandahar a partir de entonces es menos problemática.

La historia posterior de Kandahar puede dividirse de forma un tanto arbitraria en cinco grandes secciones: el período muy nebuloso entre los depósitos claramente estratificados en la ciudad y las primeras capas definitivamente islámicas, el período de la conquista desde aproximadamente el 650 d.C. en adelante, el período del gobierno de Ghaznavid, el Los mongoles y finalmente la política del vaivén tras la conquista de Babur a principios del siglo XVI.


Contenido

El origen de la dinastía Timurid se remonta a la tribu mongol conocida como Barlas, que eran restos del ejército mongol original de Genghis Khan, [2] [9] [10] fundador del Imperio Mongol. Después de la conquista mongola de Asia Central, los Barlas se establecieron en lo que hoy es el sur de Kazajstán, desde Shymkent hasta Taraz y Almaty, que luego llegó a ser conocido por un tiempo como Moghulistan - "Tierra de los mongoles" en persa - y entremezclada en un grado considerable con la población local de habla turca y turca, de modo que en la época del reinado de Timur los Barlas se habían vuelto completamente turquizados en términos de lengua y hábitos.

Además, al adoptar el Islam, los turcos y mongoles de Asia Central adoptaron la alta cultura literaria y persa [11] que había dominado Asia Central desde los primeros días de la influencia islámica. La literatura persa fue fundamental en la asimilación de la élite timúrida a la cultura cortesana persa-islámica. [12]


El amir de hierro, 1880-1901

En lo que respecta a los intereses británicos, Abdur Rahman respondió a sus oraciones: un líder enérgico e inteligente capaz de soldar a su pueblo dividido en un estado y estaba dispuesto a aceptar las limitaciones a su poder impuestas por el control británico de los asuntos exteriores de su país y los británicos. política de estado de amortiguamiento. Su reinado de veintiún años estuvo marcado por los esfuerzos por modernizar y establecer el control del reino, cuyos límites fueron delineados por los dos imperios que lo limitaban. Abdur Rahman dedicó sus considerables energías a lo que se convirtió en la creación del moderno estado de Afganistán.

Logró esta consolidación de Afganistán de tres maneras. Reprimió varias rebeliones y siguió sus victorias con severos castigos, ejecuciones y deportaciones. Rompió la fortaleza de las tribus pashtún trasplantándolas por la fuerza. Trasplantó a sus enemigos pashtunes más poderosos, los ghilzai, y otras tribus del sur y centro-sur de Afganistán a áreas al norte del Hindu Kush con poblaciones predominantemente no pashtunes. Los últimos afganos no musulmanes de Kafiristán al norte de Kabul se convirtieron por la fuerza al Islam. Finalmente, creó un sistema de gobernaciones provinciales diferente de las antiguas fronteras tribales. Los gobernadores provinciales tenían mucho poder en los asuntos locales y se puso a su disposición un ejército para hacer cumplir la recaudación de impuestos y reprimir la disidencia. Sin embargo, Abdur Rahman siguió de cerca a estos gobernadores mediante la creación de un sistema de inteligencia eficaz. Durante su reinado, la organización tribal comenzó a erosionarse a medida que los funcionarios del gobierno provincial permitían que la tierra cambiara de manos fuera de los límites tradicionales de los clanes y tribus.

Los pastunes lucharon y conquistaron a los uzbecos y los obligaron a asumir el estatus de pueblo gobernado que fue discriminado. [2] Por intereses estratégicos anti-rusos, los británicos ayudaron a la conquista afgana de los kanatos uzbecos, entregando armas a los afganos y respaldaron la colonización afgana del norte de Afganistán, que implicó el envío de cantidades masivas de colonos pastunes a tierras uzbecas y literatura británica desde el período demonizó a los uzbecos. [3]

Además de forjar una nación a partir de las regiones divididas que comprenden Afganistán, Abdur Rahman intentó modernizar su reino forjando un ejército regular y la primera burocracia institucionalizada. A pesar de su personalidad claramente autoritaria, Abdur Rahman pidió una loya jirga, una reunión de príncipes reales, notables importantes y líderes religiosos. Según su autobiografía, Abdur Rahman tenía tres objetivos: subyugar a las tribus, extender el control del gobierno a través de un ejército fuerte y visible y reforzar el poder del gobernante y la familia real.

Durante su visita a Rawalpindi en 1885, el emir pidió al virrey de la India que delegara en Kabul a un enviado musulmán de noble cuna y antecedentes familiares gobernantes. Mirza Atta Ullah Khan, Sardar Bahadur s / o Khan Bahadur Mirza Fakir Ullah Khan (Saman Burj Wazirabad), un descendiente directo de Jarral Rajput Rajas de Rajauri fue seleccionado y aprobado por el Emir para ser el enviado británico a Kabul.

Abdur Rahman también prestó atención al avance tecnológico. Trajo médicos, ingenieros (especialmente para la minería), geólogos e impresores extranjeros a Afganistán. Importó maquinaria europea y fomentó el establecimiento de pequeñas fábricas para fabricar jabón, velas y artículos de cuero. Buscó asesoramiento técnico europeo sobre comunicaciones, transporte e irrigación. Las tribus afganas locales se resistieron fuertemente a esta modernización. Los trabajadores que construían carreteras tenían que ser protegidos por el ejército contra los guerreros locales. No obstante, a pesar de estas amplias políticas internas, la política exterior de Abdur Rahman estaba completamente en manos extranjeras.

La primera disputa fronteriza importante fue la crisis de Panjdeh de 1885, precipitada por la invasión rusa en Asia Central. Habiendo tomado el Oasis de Merv (ahora Mary) en 1884, las fuerzas rusas estaban directamente adyacentes a Afganistán. Las reclamaciones sobre el oasis de Panjdeh estaban en debate, y los rusos estaban ansiosos por hacerse cargo de todos los dominios turcomanos de la región. Después de luchar contra las fuerzas afganas en la primavera de 1885, los rusos tomaron el oasis. Las tropas rusas y británicas fueron alertadas rápidamente, pero las dos potencias llegaron a un compromiso. Rusia estaba en posesión del oasis y Gran Bretaña creía que podría evitar que los rusos avanzaran más. Sin una voz afgana en el asunto, la Comisión Conjunta Anglo-Rusa de Límites acordó que los rusos cederían el territorio más lejano capturado en su avance pero retendrían Panjdeh. Este acuerdo sobre estas secciones fronterizas delimitó para Afganistán una frontera norte permanente en el Amu Darya, pero también la pérdida de mucho territorio, especialmente alrededor de Panjdeh.

La segunda sección de la frontera afgana demarcada durante el reinado de Abdur Rahman estaba en Wakhan. Los británicos insistieron en que Abdur Rahman aceptara la soberanía sobre esta remota región donde los kirguises rebeldes dominaban, no tuvo más remedio que aceptar el compromiso de Gran Bretaña.En 1895 y 1896, otra Comisión Conjunta Anglo-Rusa de Límites acordó el límite fronterizo con el extremo noreste de Afganistán, que limitaba con el territorio chino (aunque los chinos no aceptaron formalmente esto como un límite entre los dos países hasta 1964).

Para Abdur Rahman, delimitar la frontera con la India (a través del área pastún) fue mucho más significativo, y fue durante su reinado cuando se trazó la Línea Durand. Bajo presión, Abdur Rahman acordó en 1893 aceptar una misión encabezada por el secretario de Relaciones Exteriores de la India británica, Sir Mortimer Durand, para definir los límites del control británico y afgano en los territorios pastún. Durand y Abdur Rahman acordaron los límites de los límites antes de finales de 1893, pero hay algunas dudas sobre el grado en que Abdur Rahman cedió voluntariamente ciertas regiones. Había indicios de que consideraba la Línea Durand como una delimitación de áreas separadas de responsabilidad política, no como una frontera internacional permanente, y que no cedió explícitamente el control sobre ciertas partes (como Kurram y Chitral) que ya estaban bajo el control británico. el Tratado de Gandamak.

La Línea Durand atravesó tribus y tenía poca relación con las realidades de la demografía o la estrategia militar. La línea sentó las bases no para la paz entre las regiones fronterizas, sino para el acalorado desacuerdo entre los gobiernos de Afganistán y la India británica, y más tarde, Afganistán y Pakistán sobre lo que llegó a conocerse como el problema de Pashtunistán o 'Tierra de los pashtunes'. . (Ver Sitio de Malakand).

La manifestación más clara de que Abdur Rahman había establecido el control en Afganistán fue la sucesión pacífica de su hijo mayor, Habibullah Khan, al trono tras la muerte de su padre en octubre de 1901. Aunque Abdur Rahman había tenido muchos hijos, preparó a Habibullah para que lo sucediera y hizo difícil que sus otros hijos impugnaran la sucesión al privarles del poder y secuestrarlos en Kabul bajo su control.


Prehistoria

Las excavaciones de sitios prehistóricos por Louis Dupree y otros en Darra-e Kur en 1966, donde se recuperaron 800 implementos de piedra junto con un fragmento de hueso temporal derecho neandertal, sugieren que los primeros humanos vivían en lo que ahora es Afganistán hace al menos 52.000 años. Una cueva llamada Kara Kamar contenía láminas de carbono-14 del Paleolítico superior con una antigüedad de 34.000 años. [18] Las comunidades agrícolas de Afganistán se encuentran entre las más antiguas del mundo. [4] Los artefactos indican que los pueblos indígenas eran pequeños agricultores y pastores, muy probablemente agrupados en tribus, con pequeños reinos locales subiendo y bajando a lo largo de los siglos. Es posible que la urbanización haya comenzado ya en el año 3000 a. C. [19] El zoroastrismo predominó como religión en el área, incluso el calendario solar afgano moderno muestra la influencia del zoroastrismo en los nombres de los meses. Otras religiones como el budismo y el hinduismo florecieron más tarde, dejando una huella importante en la región. Gandhara es el nombre de un antiguo reino del período védico y su ciudad capital se encuentra entre las montañas Hindukush y Sulaiman (montañas de Salomón), [20] aunque Kandahar en los tiempos modernos y el antiguo Gandhara no son geográficamente idénticos. [21] [22]

Es probable que los primeros habitantes, alrededor del 3000 a. C., estuvieran conectados a través de la cultura y el comercio con civilizaciones vecinas como Jiroft y Tappeh Sialk y la civilización del valle del Indo. La civilización urbana puede haber comenzado ya en el año 3000 a. C. y es posible que la primera ciudad de Mundigak (cerca de Kandahar) fuera una colonia de la cercana Civilización del Valle del Indo. [3] Las primeras personas conocidas fueron los indoiraníes, [4] pero su fecha de llegada se ha estimado ampliamente desde alrededor del 3000 a. C. [23] al 1500 a. C. [24] (Para obtener más detalles, consulte Migración indo-aria).

La civilización del valle del Indo

La Civilización del Valle del Indo (IVC) fue una civilización de la Edad del Bronce (3300-1300 a. C. período de madurez 2600-1900 a. C.) que se extiende desde el actual noroeste de Pakistán hasta el actual noroeste de India y el actual noreste de Afganistán. [6] Se ha encontrado un sitio del valle del Indo en el río Oxus en Shortugai en el norte de Afganistán. [25] Aparte de Shortughai, Mundigak es otro sitio conocido. [26] Hay varios otros sitios de IVC más pequeños que se encuentran en Afganistán también.

Bactria-Margiana

El Complejo Arqueológico Bactria-Margiana se hizo prominente en la región suroeste entre 2200 y 1700 a. C. (aproximadamente). La ciudad de Balkh (Bactra) se fundó aproximadamente en esta época (c. 2000-1500 a. C.). Es posible que el BMAC haya sido una cultura indoeuropea, quizás los protoindoarios. [23] Pero el modelo estándar sostiene que la llegada de los indo-arios se produjo en el Harappa tardío, que dio lugar a la civilización védica de la Edad del Hierro Temprana. [27]


Contenido

A finales del siglo VII, los árabes omeyas entraron en el área ahora conocida como Afganistán después de derrotar decisivamente al Imperio sasánida en Nihawand. Después de esta colosal derrota, el último emperador sasánida, Yazdegerd III, que se convirtió en un fugitivo perseguido, huyó hacia el este en las profundidades de Asia Central. Al perseguir a Yazdegerd, la ruta que los árabes seleccionaron para entrar en el área era desde el noreste de Irán y luego hacia Herat, donde estacionaron una gran parte de su ejército antes de avanzar hacia el este de Afganistán. & # 912 & # 93 Algunos árabes se establecieron en estas nuevas áreas y se casaron con lugareños mientras adoptaban nuevas costumbres. Otros grupos y contingentes que optaron por no establecerse avanzaron gradualmente hacia el este, pero encontraron resistencia en las zonas que rodean Bamiyán. & # 913 & # 93 Cuando finalmente llegaron a Kabul, los árabes se enfrentaron a Kabul Shahan, que había construido un largo muro defensivo alrededor de la ciudad. La guerra más sangrienta en Kabul fue en el área de Chahardihi, donde todavía existen tumbas de árabes muertos en esa guerra en el área de DarulAman. El personaje árabe más famoso asesinado en esa guerra fue Shah-do Shamshira, cuya tumba se encuentra cerca del río Kabul en Asmayee st. Uno de los comandantes más famosos que luchó contra los invasores árabes es conocido como Mazangi. Mazangi estaba al mando en la batalla de Asmayee (Kohi-Sherdarwaza) donde fue asesinado Shah-Do Shamshira. Hay varios lugares donde los invasores árabes lucharon en Kabul, pero la batalla más sangrienta después de Asmayee fue la batalla de Alwoden en el área conocida como Darul Aman hoy. Los detalles históricos de esta batalla siguen siendo en gran parte desconocidos, aunque los árabes, no obstante, fueron sometidos a largo plazo.

En el año 44 (664 d. ​​C.), el califa Moavia Bin Aby Soofian nombró a Zeead, el hijo de Oomya, al gobierno de Bussora, Seestan y Khorassan. Ese mismo año también Abdool Ruhman Bin Shimur, otro árabe distinguido, marchó de Murv a Kabul, donde hizo conversos de más de doce mil personas. Saad fue recordado en el año 59, y Abdool Ruhman, el hijo de Zeead, que anteriormente invadió Kabul, fue nombrado gobernante de Khorassan. Poco después de su llegada a Khorassan, Sulim delegó a su hermano, Yezeed Bin Zeead, en Seestan. Poco después, Yezeed, al enterarse de que el príncipe de Kabul, despojándose de su lealtad, había atacado y hecho prisionero a Aby Oobeyda, el hijo de Zeead, el difunto gobernador de Seestan, marchó con una fuerza para recuperar esa provincia, pero fue derrotado en una batalla campal. Cuando Sulim se enteró de esta noticia, envió a Tilla Bin Abdoolla, un oficial de su corte, como enviado a la corte de Kabul, para rescatar a Aby Oobeyda y obtener el objeto por el que pagó 500.000 dirhems. Posteriormente, Tilla recibió el gobierno de Seestan como recompensa por sus servicios en esta ocasión, donde, después de haber reunido una gran fuerza, sometió a Kabul a corto plazo y a Khalid Bin Abdoolla (que algunos dicen que es el hijo de Khalid Bin Wuleed, y por otros el hijo de Aboo Jehl) fue nominado a su gobierno. Ώ]

A pesar de la falta de muchos relatos escritos, otro famoso legado arqueológico de esta batalla permanece en pie en Kabul, en particular la tumba del Shah-e Do Shamshira (traducido al, El líder de las dos espadas en persa) junto a la mezquita Shah-Do Shamshira. El sitio, ubicado cerca del distrito del mercado de Kabul, fue construido cerca del área donde murió un comandante árabe.

A pesar de luchar heroicamente con una espada en cada mano, uno de los comandantes principales musulmanes cayó en batalla. Es su memoria la que hoy honra la mezquita. El edificio de dos pisos fue construido en la década de 1920 por orden de la madre del rey Amanullah en el sitio de una de las primeras mezquitas de Kabul.

Tras el enfrentamiento árabe, la región pasó a formar parte de Khorasan con su sede del poder en Herat, en el oeste. Los árabes más tarde renunciaron parcialmente a parte de su control territorial, aunque reafirmaron su autoridad aproximadamente 50 años después en 750, cuando los califas abasíes reemplazaron a los omeyas. & # 914 & # 93 Para entonces, muchos árabes se mezclaron cada vez más con los lugareños a medida que la identidad árabe en la región comenzó a sufrir un cambio significativo. Los contingentes árabes se establecieron en varias partes del Afganistán actual, incluidos Wardak, Logar, Kabul, Balkh y en las montañas Sulaiman. Con el tiempo adoptaron las costumbres y los idiomas locales, algunos se persianizaron mientras que otros se afganizaron siguiendo a Pashtunwali.

Posteriormente, Khalid fue reemplazado y sintió temor de regresar a Arabia por la ruta de Persia, a causa de los enemigos que tenía en ese país, e igualmente de permanecer en Kabul, bajo su sucesor. Por lo tanto, se retiró con su familia y varios sirvientes árabes a las montañas de Sooli-many, situadas entre Mooltan y Pishawur, donde estableció su residencia y entregó a su hija en matrimonio a uno de los jefes afganos, quien se había convertido en un prosélito del maho-medismo. De este matrimonio nacieron muchos hijos, entre los cuales había dos hijos famosos en la historia. El uno Lody, el otro Soor, quienes, posteriormente, se convirtieron en jefes de las tribus que hasta el día de hoy llevan su nombre. Ώ]

Fue durante el reinado de Ya'qub Saffari que el árabe comenzó a perder su influencia en la región. Sin embargo, los árabes intentaron volver a ejercer su influencia en el área apoyando a los gobernantes samaníes de Balkh que, a cambio, ayudaron a los árabes abasíes contra la desafiante dinastía saffarí.

A pesar de mantener algunas costumbres de vestimenta y vestimenta, & # 915 & # 93 la mayoría de los primeros afganos-árabes (o árabes-afganos) gradualmente perdieron su lengua original de árabe. Esto se confirma en la obra del siglo XV, Baburnama, que señala que los árabes de Afganistán prácticamente han perdido el idioma árabe y en su lugar hablan persa y pashto. & # 912 & # 93 Aunque se desconoce el número exacto de árabes afganos, principalmente debido a ambiguas afirmaciones de ascendencia, un académico del siglo XVIII estimó que suman aproximadamente 60.000 familias. & # 912 & # 93


Historia de Kandahar

KANDAHAR i. Geografía histórica hasta 1979
ciudad en el sur de Afganistán (lat 31 ° 36 & amp # 824228 & amp # 8243 N, long 65 ° 42 & amp # 824219 & amp # 8243 E), la segunda más importante del país y la capital de la provincia de Kandahar.

I. Geografía histórica hasta 1979

El oasis de Kandahar. Al sur de las montañas centrales de Afganistán, un amplio cono aluvial, con una pendiente gradual de 900 a 1000 m de elevación, está formado por la confluencia de uno de los principales ríos del país, el Ar & amp # 7713 y & amp # 257b, y su afluente, el Tarnak. (Este último es alimentado por el río Šor & amp # 257b en su margen derecha y por los ríos Dori y Ar & amp # 7713est & amp # 257n en el margen izquierdo). El clima es semiárido (164 mm de precipitación anual en Kandahar), y el área ofrece un marcado potencial para el desarrollo de la agricultura de regadío, con el uso de canales superficiales o subterráneos (k & amp # 257riz), y para el crecimiento de la población.

Este oasis, bordeado al sur por la masa arenosa del desierto R & amp # 275gist & amp # 257n, se extiende por unos 70 km de este a oeste y tiene 30 km de ancho en su parte más amplia. Formando un suelo irrigable continuo, está solo ligeramente dividido por afloramientos rocosos. Con una superficie de más de 1.000 km2, alberga la población rural más densa del sur de Afganistán, con unos 260.000 habitantes en 1979 (Grötzbach, 1990, p. 336). La estimación de 2006 de la población de la ciudad era de 450.300 habitantes.

El oasis estaba claramente destinado a dar lugar a una gran ciudad que controlaría estas ricas tierras con sus campos de cereales, huertos y jardines y administraría el sistema de riego que necesitaban. Este centro urbano, naturalmente, tenía que estar situado cerca de la parte superior del cono aluvial, en el área donde el río Ar & amp # 7713 & amp # 257b corre desde las montañas. Este sitio también proporcionó una escala natural en la carretera suroeste-noreste a través de las estribaciones de las montañas centrales, y pronto formó un importante cruce de tráfico. Desde allí, una carretera relativamente fácil se dirige hacia el este para bordear las arenas R & amp # 275gist & amp # 257n, luego hacia el sureste, lo que lleva a Quetta en Pakistán y más allá, a través de pasos fáciles a través de las montañas Solaym & amp # 257n, hasta la cuenca baja del Indo. . Este ha sido durante mucho tiempo uno de los principales caminos de acceso al subcontinente indio, permitiendo evitar la ruta muy árida a lo largo de la costa.

Desarrollos urbanos antiguos. El conjunto urbano, o mejor dicho, los sucesivos conjuntos urbanos ubicados en el oasis, ciertamente se remontan a orígenes muy antiguos, incluso a los inicios de la sociedad urbana. Pero la ciudad moderna es reciente, solo tiene dos siglos y medio (ver más abajo). Queda pendiente la pregunta de dónde estaban situados el pueblo o los pueblos que lo precedieron (Figura 1).

A unos 4 km al sureste de la actual Kandahar se extiende un amplio campo de ruinas, conocido hoy en el idioma popular como Šahr-e kohna (“la ciudad vieja” = Pashto Zo & amp # 7771 š & amp # 257r). El término indica el lugar que ocupó Kandahar hasta el siglo XVIII. La elección de esta zona se debió sin duda a las posibilidades defensivas que ofrecía la cresta rocosa de Qaytul. Alcanzando unos 1.400 m de elevación, domina (a unos 400 m de elevación) la llanura aluvial que se extiende debajo de ella. Se construyó una ciudadela en la cima y aseguró la colina. Este sitio defensivo tiene la ventaja de ser el más septentrional de los afloramientos rocosos esparcidos a lo largo de la llanura, y el más cercano a la cima del cono aluvial desde el que se puede controlar y supervisar el sistema de riego. Es muy posible que Qaytul haya sido el único punto focal de todos los principales desarrollos urbanos en el oasis desde la antigüedad hasta el siglo XVIII. Sin embargo, esto no ha sido probado, y las condiciones históricas en las que surgió la poderosa ciudad que existió allí hasta el final de la Edad Media, y en los tiempos modernos, siguen siendo oscuras.

El nombre de la ciudad —su origen, aún controvertido, y su historia, complicada por sus variaciones— es un problema relacionado. Desde el período musulmán en adelante, ha recibido el nombre de Kandah & amp # 257r (en pashto Pers. Qandah & amp # 257r), que aparece por primera vez en las obras del historiador árabe A & amp # 7717mad b. Ya & amp # 7717y & amp # 257 Bal & amp # 257 & amp # 7695ori (m. 892 ed. De Goeje, p. 434). Al escribir sobre la incursión árabe en la región en la época del califa omeya Mo & amp # 703 & amp # 257wiya (r. 661-80), informa sobre la captura de una ciudad ubicada en la frontera con India con el nombre de al-Qandah & amp # 257r . El conquistador árabe & amp # 703Abb & amp # 257d b. Zi & amp # 257d cambió el nombre de la ciudad por él mismo a & amp # 703Abb & amp # 257diya, pero este último término desapareció rápidamente después de su muerte (Fischer, págs. 192-93).

El nombre al-Qandah & amp # 257r es mencionado varias veces en este período por Ya & amp # 703qubi (fl. Segunda mitad del siglo IX, tr. Wiet, págs. Ix, 90, 100 y 103). Aparece de nuevo en el siglo XIII, y la tradición literaria continuó en adelante, aunque ocasionalmente se aplicaron otros nombres a la ciudad: Dawlat & amp # 257b & amp # 257d en el período mongol, y & amp # 7716osayn & amp # 257b & amp # 257d en 1737, después del nombre de el emir de Gilzay (ver & amp # 7712ILZI) que lo poseyó durante la expedición de N & amp # 257der Shah (r. 1736-47). Pero existe la mayor dificultad de que, por razones desconocidas, el nombre Kandahar desapareció en los siglos XI-XII. Las fuentes del período Ghaznavid nunca lo mencionan, y el centro principal del imperio evidentemente estaba situado al noreste en & amp # 7712azni. En cuanto a la región general de Kandahar, E & amp # 7779 & amp # 7789a & amp # 7733ri (m. 951, qv ed. De Goeje, p. 250) menciona dos ciudades allí: Tekin & amp # 257b & amp # 257d (cuyo nombre iba a aparecer en el siglo XVIII). en atlas europeos cf. Fischer, p. 191), y, en un día de viaje más al este, Panjw & amp # 257y, que describió como la "ciudad principal de al-Ro & amp # 7717 & amp # 7717a & amp # 7713" (es decir, la antigua Arachosia ). Le Strange (Lands, p. 341) no pudo establecer la posición de este último, pero puede haber estado ubicado en el pueblo moderno Panjw & amp # 257y (Panjw & amp # 257 & amp # 702i lat 31 ° 31 & amp # 824222 & amp # 8243 N, long 65 ° 27 & amp # 824229 & amp # 8243 E Gazetteer of Afghanistan V, p. 380), que se encuentra a 25 km al suroeste de Kandahar en la margen izquierda del río Ar & amp # 7713 y & amp # 257b, donde se encuentran importantes ruinas del período islámico (Fischer, págs. 191-92 pág. 136, fig. 3).

¿Qué había sucedido con la ciudad llamada Kandahar en el siglo IX? ¿Podría haber estado en el sitio de Panjw & amp # 257y, o ya estaba ubicada en el sitio que hoy lleva el nombre de Kandahar, y que puede haber sido abandonado, desde el ¿Siglos X al XIII, por razones desconocidas? La arqueología por sí sola puede proporcionar las respuestas a estas preguntas, mediante excavaciones en los sitios de Qaytul y Panjw & amp # 257y.

La arqueología también es necesaria para aclarar el tiempo anterior al siglo VII, para lo cual el estudio de los nombres solo puede conducir a conjeturas. El origen del nombre Kandahar sigue siendo discutible y sujeto a especulaciones. No se debe dar importancia a las etimologías populares que derivan el nombre de Eskandar (es decir, Alejandro Magno, basado en la tradición del conquistador macedonio como fundador de la ciudad (discusión en Gazetteer of Afghanistan V, p. 262 cf. abajo) Los eruditos han ofrecido varias interpretaciones plausibles, aunque no probadas. Uno podría teorizar que el origen del nombre Kandahar debe buscarse en el del reino de Gandh & amp # 257ra (Antiguo persa Gand & amp # 257ra, Elamite Kan-da-ra : ver refs., Hallock, p. 708), que ocupaba la cuenca baja del río Kabul. HW Bellew (1880, pp. 22-23 con cautela, Caroe, pp. 169-70) conjeturaba que el nombre se aplicaba al toda la región de la actual Kandahar por refugiados que huían de la invasión heftalita en el siglo V d.C. Otra sugerencia, de un uso incluso anterior del nombre, es que "Kandahar" podría derivar de un hipotético nombre de ciudad griega * Gondophareia, después del nombre de el soberano indoparto Gondophares (r. 20-50 EC), de cuyas monedas se han encontrado en la zona (Marquart y de Groot, p. 269 ​​Herzfeld, pág. 63 Fischer, pág. 210).El nombre moderno también se ha buscado en la primera parte de Condigramma (el segundo miembro, grama, significa 'aldea' en sánscrito [ver Mayrhofer, II, p. 353]), que es una ciudad en Ariana (ver ARIA) mencionada por Plinio (Historia Natural 6.25), y a nombre de un distrito de Arachosia llamado Gandutava. Este último fue el sitio de una batalla entre el sátrapa aqueménida y los rebeldes contra Darío I, como se describe en la inscripción Bisotun del rey (DB 3.66 Agravala, p. 19 cf. Fischer, p. 205, ver también ibid., P. 209).

En cualquier caso, existió una ciudad importante en la frontera occidental de la India desde el siglo III a. C. en adelante, como lo demuestra una inscripción greco-aramea del emperador indio A & amp # 347oka (r. Ca. 265-238 a. roca a un kilómetro al este de la parte norte de Qaytul (Schlumberger et al., 1958). Incluso si la ciudad en este sitio todavía no lleva necesariamente el nombre de Kandahar, no podemos evitar la pregunta de si identificarla con la ciudad de Alejandría en Arachosia (ver ALEJANDRIA para referencias), que se dice que el conquistador macedonio fundó cuando pasó por la región. La cuestión es complicada (Tscherikower, págs. 102-3 Fischer, págs. 194-1999). De hecho, la tradición con respecto a esta "fundación" (o, más a menudo, refundación) es reciente. No se menciona en la literatura más antigua de Alejandro que el geógrafo del siglo III a. C. Eratóstenes registró en el itinerario de Alejandro "la ciudad de los aracosos" (Estrabón, 11.8.9), es decir, las personas a las que Alejandro impuso un sátrapa en su camino a Bactria. (Arriano, 3,28). Los nombres Alexandropolis, Alexandropolis metropolis Arakhosias y Ellenis solo aparecen en textos tardíos: Isidoro de Charax en el siglo I d.C. (ed. Y tr. Schoff, p. 37), repetido por Esteban de Bizancio (siglo VI) y otros. . Se han hecho intentos para identificar la Alejandrópolis de Arachosian con Kandahar (Schoff, p. 34), pero la afirmación no fue probada de ninguna manera. Al menos la existencia de la inscripción A & amp # 347oka y la tradición clásica tardía de una fundación de Alejandro indican el impacto de la introducción del helenismo en esta región en la época del gran conquistador. El trabajo arqueológico adicional puede ayudar a definir las ubicaciones exactas de los centros urbanos más antiguos de la región de Helmand.

Cuando el nombre de la ciudad reaparece en el siglo XIII, se puede seguir con precisión su evolución posterior. Y & amp # 257qut (d. 1229 ver Y & amp # 257qut, IV, págs. 183-84), quien escribió entre 1218 y 1229, simplemente lo menciona, reproduciendo los datos históricos de Bal & amp # 257 & amp # 7695ori. Sin embargo, ya un siglo después, Ebn Ba & amp # 7789 & amp # 7789u & amp # 7789a (m. 1368-69, III, p. 59) mencionó la ciudad basándose en rumores, pero la describió como una ciudad grande y rica, a la que los habitantes de & amp # 7712azni fue a pasar el invierno (el clima invernal es mucho más suave a una altitud 1000 m más baja). El emperador mogol B & amp # 257bor (r. 1526-30) lo mencionó varias veces, mostrando su interés en la situación estratégica de la ciudad y su importante comercio, la capturó en 1507, luego la perdió, antes de recibir definitivamente su rendición en 1522 (B & amp # 257bor-n & amp # 257ma, tr. Beveridge, págs. 333-39 notas, págs. 431 y sigs.). Según el viajero francés Jean-Baptiste Tavernier (m. 1689, véase Tavernier, II, págs. 770-73), en la década de 1660 era una ciudad "muy eminente" (pág. 770), no sólo por su ventajosa ubicación, lo que la convirtió en “la ciudad más fuerte de toda Persia” (ibid.), pero también porque se encontraba en la gran vía por la que viajaban todas las caravanas con destino a la India y viceversa. En la época de Shah & amp # 703Abb & amp # 257s I (r. 1587-1629), su gobernador afgano de la ciudad, & amp # 703Ali Mard & amp # 257n Khan, se volvió extremadamente rico y maniobró para mantener su puesto allí, donde el tráfico de caravanas generaba tan generosos desembolsos (ibid., págs. 574, 770-72).

En la segunda mitad del siglo XVII, sin embargo, el tráfico parece haber sufrido por las guerras entre los safávidas y los mogoles, que competían por su posesión. Con la ayuda de la imagen proporcionada por Tavernier (Figura 2) y mediante estudios modernos de las ruinas, se han hecho intentos (Fischer, págs. 146-47) para restaurar el plano de la ciudad. Con sus dos ciudadelas aferradas a las laderas de las montañas hacia el oeste, la ciudad de abajo se extendía hacia el este hacia la llanura, sus calles principales se encontraban en ángulos rectos, y había una gran plaza central que estaba encerrada dentro de poderosas fortificaciones Según la superficie estimada que ocupaba, la población podría haber ascendido a casi 20.000 habitantes.

Esta ciudad más antigua de Kandahar fue capturada y destruida por N & amp # 257der Shah (r. 1736-47) en 1738 después de un difícil asedio de un año y medio. Construyó una nueva ciudad, N & amp # 257der & amp # 257b & amp # 257d, en el lugar que, sin duda, había sido su campamento principal durante el asedio. Estaba situado en la margen izquierda del río Šor & amp # 257b, a 4 km al sureste de las ruinas de la antigua ciudad (y a 3 km al sur de la actual Kandahar, ver un croquis contemporáneo en Arne). Ya tenía una forma cuadrangular, como la que le sucedería poco después, ciertamente establecida sobre la base de dos ejes principales que se cruzan en ángulo recto. La fundación de N & amp # 257der Shah duró poco. Fue abandonado después de su muerte en 1747 y se deterioró rápidamente, aunque siguió estando marcado en los atlas europeos hasta finales del siglo XVIII. Hoy en día ya no es visible en el suelo, pero aparece claramente en las fotografías aéreas (Fischer, págs. 147 y 211, figs. 3 y 6).

La capital de A & amp # 7717mad Shah Dorr & amp # 257ni: grandeza y estancamiento. En el mismo año 1747, después de la muerte de N & amp # 257der Shah, A & amp # 7717mad Dorr & amp # 257ni (r. 1747-73, ver AFGANISTÁN X, págs. 547-48) fue elegido rey, posiblemente en N & amp # 257der & amp # 257b & amp # 257d (Ferrier, 1858, pág. 68). Después de llegar a Kandahar, recibió una investidura simbólica como "Shah de los afganos" en la Gran Mezquita de la ciudad (ibid., Págs. 69-70, cf. Singh, págs. 25-31). Siguió la costumbre, frecuente entre los soberanos musulmanes, de materializar el nacimiento de una nueva dinastía mediante el establecimiento de una nueva capital, que planeó para el norte de N & amp # 257der & amp # 257b & amp # 257d. Quería que fuera grandioso, como atestigua el nombre que recibió, A & amp # 7717madš & amp # 257hi "ciudad de A & amp # 7717mad Shah", que aparecía en las monedas como el nombre de la ceca, con el epíteto ašraf al-bel & amp # 257d "las ciudades más nobles". ”(Bosworth, pág. 537 Singh, pág. 367). Este nombre se mantuvo en uso hasta que el nombre Kandahar fue restaurado bajo la dinastía B & amp # 257rakzay (sobre quien ver AFGANISTÁN X, págs. 549 y siguientes) a principios del siglo XIX (Fischer, págs. 148 y 211). Fue construido sobre un plano trapezoidal, aproximadamente cuadrado, con los lados de 1.064 m al norte, 1.655 m al este, 1.230 m al sur y 1.799 m al oeste (MacGregor, p. 480, con medidas en inglés yardas en Imperial Gazetteer of India V, 1881, p. 205). La ciudad estaba dividida en cuatro barrios por sus dos calles principales, que se cruzaban en ángulo recto. De acuerdo con la costumbre del este de Irán y Afganistán, se erigió un bazar cubierto con cúpula (& amp # 269ah & amp # 257rsuq) en el cruce de caminos, cerca de la Gran Mezquita. Todavía se podía ver a finales del siglo XIX (Yate, p. 2), pero fue destruida en el momento de la modernización de la ciudad después de la Primera Guerra Mundial (Fischer, p. 148 H & amp # 333tak, figura opp. I, p. 19). El centro norte del trapecio estaba ocupado por el palacio real, que se abastecía de agua pura (siguiendo la tradición iraní) por canales que partían de la cima de la pendiente. Este plano de ciudad cuadrado, que fue utilizado por los pastunes para sus campamentos (Masuch), facilitó desde el principio una estricta división étnica de la población asentada en la nueva ciudad.

El barrio noroeste, en el sector contiguo al palacio real, fue asignado a la población chiíta, de habla persa (f & amp # 257rsiv & amp # 257n), que había llegado a Kandahar en gran número durante la dominación safávida y también bajo N & amp # 257der Shah. Los pastunes, por otro lado, se establecieron en otros sectores, también en barrios distintos según sus afiliaciones tribales (Elphinstone, p. 425 MacGregor, pp. 440-41), un uso observado hasta el presente (ver más abajo). La ciudad estaba rodeada por un fuerte muro de nueve metros de altura con seis puertas, que proporcionaba acceso a la ciudadela y al final de las calles principales. Partes de este muro perduraron hasta mediados del siglo XX, y quedan algunos rastros de él.

No tenemos información sobre las primeras décadas del desarrollo de la ciudad, mientras era la capital del estado afgano. En 1773 fue reemplazado en ese rol por Kabul. Pero todavía estaba floreciendo y poblada cuando George Forster (1752-91), un funcionario de la Compañía de las Indias Orientales, la visitó en 1783. El comercio era activo entre la India y Persia, especialmente por parte de los comerciantes hindúes, quienes, entre otros cosas, importó grandes cantidades de índigo de la India, para la venta en particular a los comerciantes de Turkestán de Bukhara y Samarqand. La ciudad estaba abundantemente abastecida y proporcionaba una impresión de prosperidad y libertad (Forster, I, págs. 115-17). En 1815, Lord Mountstuart Elphinstone (1779-1859, pp. 423-26) lo describió como espacioso y bien poblado, con un comercio activo y un gran número de comerciantes hindúes, que se destacaron, con sus casas claramente más altas que el resto. Sin embargo, durante la primera mitad del siglo XIX la ciudad debió sufrir considerablemente, más que la pérdida de su condición de capital, la anarquía y las interminables luchas entre los príncipes dinásticos que afligían al país. Ya en 1830, el viajero y arqueólogo inglés Charles Masson (1800-53) encontró allí muchas casas abandonadas (Masson, I, p. 280), y la misma observación se hizo unos 40 años después (Bellew, 1874, p. 149) .

Así se pueden explicar las aparentes contradicciones en los datos proporcionados por los sucesivos visitantes extranjeros, que varían considerablemente en las estimaciones de la población de la ciudad (una lista de opiniones diversas se proporciona en MacGregor, p. 492). Las cifras van desde el mayor número de 100.000 habitantes sugerido por Elphinstone, que ciertamente es demasiado alto, hasta el mínimo de 15.500 (Bellew, en MacGregor, p. 492). En 1830, Masson dio una población de 25.000 a 30.000 para 5.000 casas habitadas y atribuyó esta caída a las exacciones impuestas a los comerciantes (Masson, II, p. 187). Pero la prosperidad había regresado en vísperas de la Primera Guerra Anglo-Afgana (1838-42, ver GUERRAS ANGLO-AFGANAS). Las cifras proporcionadas por William Hough para esta época —80.000 habitantes y 40.000 (!) Casas (en MacGregor, p. 491) - son ciertamente excesivas, pero indican la impresión que recibió. Joseph Philippe Ferrier (1811-86), un oficial francés en el servicio persa, que pasó por la zona en 1845, afirma (II, p. 138) que la población había ascendido a unos 60.000 habitantes ocho años antes, pero se había reducido a la mitad. esa cifra se debe a las crueldades y despojos de Kohandel Khan. Este último, que era el hermano de D & amp # 333st Mo & amp # 7717ammad Khan (r. 1826-39 y 1842-63, el primer gobernante de la dinastía B & amp # 257rakzay), había sido gobernador de Kandahar desde 1843. Intentó en vano evitar que los habitantes de la ciudad emigren a Herat o a la India.

Sin embargo, la ciudad revivió en la década de 1850 bajo la administración de & amp # 7712ol & amp # 257m & amp # 7716aydar, el hijo de D & amp # 333st Mo & amp # 7717ammad. En su resumen de 1871, el oficial y explorador del ejército británico Sir Charles Metcalfe MacGregor (1840-87), que conocía estos hechos, consideraba que la población máxima que podía soportar la ciudad podría estar entre 50.000 y 80.000 habitantes (MacGregor, p. 491). El límite inferior parece más plausible, ya que el área dentro de los muros no excedió los 2 kilómetros cuadrados.

Existía una base para la prosperidad real siempre que se pudiera establecer la paz y el orden. El comercio, cuando podía desarrollarse libremente, era muy activo (cuadro extenso proporcionado por MacGregor, págs. 494 y 508-12, sobre todo según el informe de la misión Lumsden en 1857). Kandahar importaba productos fabricados en India y Europa, que llegaban de Bombay y Karachi en caravanas de los comerciantes pashtunes de Loh & amp # 257ni. Los comerciantes hindúes eran numerosos allí (350 tiendas, según Lumsden ibid., P. 508), y los comerciantes persas estaban presentes en igual número. La ciudad exportaba productos agrícolas de la región vecina (grandes cantidades de frutos secos de gran variedad, en particular uvas y albaricoques) y también caballos (en promedio de 2.000 a 3.000 por año), que venían de Afganistán, pero también de Persia. incluso desde lugares tan lejanos como la tribu Ba & amp # 7733ti & amp # 257ri en la cordillera occidental de Zagros, y desde los turcomanos de la región de Maymana.

Cuando la Segunda Guerra Anglo-Afgana (1878-80) dio lugar a nuevas y detalladas observaciones, la ciudad había vuelto a caer en un estado de depresión. Un recuento de población realizado en 1880 por las autoridades británicas arrojó el número de 29.300 habitantes (Major Protheroe, en Gazetteer of Afghanistan V, págs. 242-44), y esto fue corroborado unos años más tarde por un "censo" realizado durante el reinado de Amir & amp # 703Abd-al-Ra & amp # 7717m & amp # 257n (r. 1880-1901, ver AFGANISTÁN x pp. 553-54), que produjo 31.500 habitantes (ibid.). Se dijo que el número de tiendas comerciales y talleres artesanales en 1880 ascendía a 1.600.

Kandahar, capital provincial del Afganistán contemporáneo. Parece imposible determinar con precisión las etapas y condiciones en las que tuvo lugar el crecimiento de la población de la ciudad tras el establecimiento definitivo del orden público bajo Amir & amp # 703Abd-al-Ra & amp # 7717m & amp # 257n. De hecho, no aparecieron datos fiables hasta la década de 1950. Aún no se han verificado las indicaciones de A & amp # 7717mad y & amp # 703Aziz (80.000 habitantes en 1936) y & amp # 703Ali (60.000 en 1938). Humlum (p. 142) citó una "estimación oficial" de 72.000 personas para 1948, que ciertamente estaba mucho más cerca de la verdad, pero su propia valoración de 100.000 habitantes (publ. 1959) parece ser demasiado alta. El orden de magnitud de la cifra de 1948 fue confirmado por un recuento de hombres de 1952 (38.460 Wiebe, 1978, p. 102), y un censo de 1963 (muestreando una casa de cada once) arrojó un total de 84.000 habitantes.

Un análisis conciso y crítico, con ajustes de diversas fuentes, permitió fijar la población de 1975 en unos 124.500 habitantes en invierno y 123.000 en verano (la migración invernal de las clases acomodadas a Kandahar continuó en este período). La migración del campo a la ciudad no fue insignificante durante estos años, se estimó que había agregado 12.000 personas entre 1963 y 1972. Pero tres cuartas partes del aumento de la ciudad fue el resultado del crecimiento natural (Wiebe, 1978, pp. 101-2 ). Este último, sin duda, fue la fuente casi exclusiva de crecimiento de la población hasta aproximadamente la década de 1930.

La composición étnica siguió siendo abrumadoramente pastún (alrededor del 83 por ciento). Los pastunes constituían la parte esencial de las clases superiores, tanto en la administración como en los asuntos comerciales. Ciertamente, su proporción había crecido de manera notable desde finales del siglo XIX, ya que constituían casi la totalidad de los recién llegados rurales. La proporción de la población de habla persa (f & amp # 257rsiv & amp # 257n), que seguía siendo doce chiitas, debe haber sido de alrededor del 13 por ciento en 1975 (los datos bastante imprecisos y confusos proporcionados por los observadores británicos en 1880 habían afirmado más de uno- cuarto hablantes de persa en ese momento, véase Gazetteer of Afghanistan V, págs. 244-45). La proporción de hindúes y sijs —que tenían sus propias escuelas privadas y se dedicaban principalmente al comercio internacional vendiendo telas y comerciando con oro, plata y cambio de moneda— ascendía a alrededor del 3 por ciento en ese momento. Los Haz & amp # 257ras, que trabajaban principalmente como sirvientes, representaban el uno por ciento, y los uzbekos del norte, que eran principalmente comerciantes de alfombras, eran aún menos.

La mayor parte de la población (alrededor de 75.000) todavía vivía dentro de las murallas de la Ciudad Vieja, que se había vuelto considerablemente más poblada desde finales del siglo XIX. Por lo tanto, en ausencia de cambios notables en los tipos de edificios, se estaba acercando al límite para la construcción de viviendas (ver arriba). Se desarrollaron nuevos barrios, a partir de la década de 1930, pero solo hacia el este y el oeste. Cualquier extensión hacia el norte estaba bloqueada por un gran cinturón de cementerios, y la extensión hacia el sur, por la proximidad del agua subterránea y la naturaleza a menudo pantanosa del suelo. Hacia el oeste, más allá de la Puerta de Herat, la "Ciudad Nueva" (Šahr-e Now) se estableció principalmente a partir de 1938, con sus edificios administrativos mezclados con urbanizaciones y bungalows independientes para las clases altas. Sin embargo, cualquier expansión en el noroeste, al norte de la carretera de Herat, fue bloqueada por la presencia de amplios terrenos militares y cuarteles, estos eran restos de los acantonamientos del ejército británico durante dos ocupaciones a largo plazo en el momento de las guerras anglo-afganas. .

A partir de 1954, por lo tanto, el desarrollo se dirigió hacia el este. Ya en la década de 1880, Amir & amp # 703Abd-al-Ra & amp # 7717m & amp # 257n había construido un parque con un pequeño palacio (Manzel-e B & amp # 257 & amp # 7713 a unos 2 km al noreste de la Ciudad Vieja. Este se convirtió en el punto focal de un nuevo barrio planificado de bungalows para las clases media y alta. Luego, a fines de la década de 1960, comenzó el desarrollo del proyecto de viviendas Mir Wais en la carretera de Herat, más allá de Šahr-e Now. espaciados más densamente que la construcción anterior En 1975, estos nuevos barrios occidental y oriental tenían poblaciones casi iguales: 23.000 al oeste y 22.500 al este (Wiebe, 1978, p. 103).

Tal desarrollo urbano terminó por alargar la ciudad desproporcionadamente en una forma rectangular que era relativamente estrecha, extendiéndose de este a oeste entre áreas no edificadas. En la década de 1970, resultó necesario controlar y corregir esta orientación desequilibrada. Se elaboró ​​un plan maestro (Wiebe, 1975, págs. 138-39), cuya idea principal era urbanizar las áreas rocosas y áridas de llanuras abiertas (dašt) no utilizadas para la agricultura, que estaban ubicadas al norte del canal Tarnak y la banda de cementerios, e incluso eventualmente eliminar a estos últimos. En este sector del norte, desde la década de 1960 había surgido la vivienda precaria que inevitablemente daría paso a la vivienda planificada. Además, la ciudad existente estaría rodeada por dos carreteras de circunvalación, entre las cuales se construirían nuevas áreas residenciales. Se iba a crear un nuevo y gran barrio industrial en el este, y se planificó otra nueva zona industrial para el oeste. Las áreas de la Ciudad Vieja para negocios y otras actividades urbanas permanecerían intactas, pero la densidad de los distritos residenciales se reduciría mediante la demolición de muchos edificios para hacer espacio para parques.

Este proyecto requirió la expropiación, a un gran costo, de varios kilómetros cuadrados de buena tierra irrigada en el sur y norte del canal de Tarnak, parecía difícil asegurar un suministro de agua suficiente para las nuevas subdivisiones. En conjunto, los requisitos financieros para completar el proyecto no se midieron con precisión. El proyecto solo complicó los problemas de infraestructura que ya habían sido difíciles de resolver antes. En el marco general de la modernización del Afganistán, Kandahar había recibido importantes inversiones para proyectos sanitarios (tres hospitales) y educativos, en un momento en que la tasa de alfabetización no superaba el 15% (en 1963, Wiebe, 1978, pág. 119). Sin embargo, todavía estaba muy por detrás de otras ciudades afganas en términos de infraestructura.

Kandahar, aunque rica en agua que corre por los canales tradicionales, se había mantenido casi totalmente fiel al antiguo sistema, mientras que la población se cuadruplicó en un siglo. En 1973, no había más de cuatro pozos profundos, y el suministro de agua potable se proporcionaba esencialmente por medios primitivos. En cuanto a la electrificación, dependía, aparte de unos pocos generadores diésel, de una central hidroeléctrica en el canal Ar & amp # 7713 & amp # 257b, cuya capacidad de 1.050 kW era muy inadecuada en la época de los bajos niveles de agua a finales de verano y otoño. La conexión a la nueva presa de Kajakay en el río Helmand no se llevó a cabo hasta mayo de 1977. En 1975, más de la mitad de las casas aún no estaban conectadas a la red.

La actividad económica de Kandahar fue objeto de un análisis ejemplar (Wiebe, 1976 y 1978) que no tiene parangón en otras ciudades afganas. En vísperas de la revolución comunista de 1978, las principales actividades aún se concentraban en la Ciudad Vieja, que albergaba a la gran mayoría de las industrias comerciales y artesanales, así como a la mayor parte de la población. Más de dos tercios (aproximadamente 3.600 del total de aproximadamente 5.600) de las tiendas y talleres de la ciudad se ubicaron allí. Las actividades comerciales y artesanales habían invadido gradualmente la mayor parte de las calles principales de la ciudad, comenzando desde el núcleo central inicial de la & amp # 269ah & amp # 257rsuq (ver Figura 3), y procediendo particularmente hacia el norte (Figura 4), hacia el área de la calle real. palacio (arg), donde se habían establecido la mayoría de los edificios administrativos. Las actividades laborales y de la vida estaban inextricablemente mezcladas, y la mayoría de los comerciantes y artesanos vivían detrás de sus tiendas o talleres. Solo algunos edificios del & amp # 269ah & amp # 257rsuq no tenían residencias.

Estos arreglos tendían a preservar formas muy tradicionales en Kandahar. No hubo una evolución clara hacia el desarrollo de nuevos barrios urbanos que se dedicaran a prácticas comerciales modernas o buscaran el comercio de importaciones de calidad de Occidente, mientras que estaban al alcance de los barrios residenciales (una separación que se encuentra comúnmente en las ciudades del Cercano y Medio Oriente). En general, el principio de organización jerárquica de actividades se mantuvo fiel al antiguo patrón de las ciudades musulmanas, con una disminución en el valor de los productos y servicios a medida que se avanza hacia la periferia desde el centro (& amp # 269ah & amp # 257rsuq), donde el se concentró el comercio de mercancías de gran valor. Las industrias artesanales fueron desplazadas en gran medida hacia la periferia (Toepfer, p. 21). El hecho de que los nuevos barrios de la ciudad se dividieran en dos áreas diferenciadas al este y al oeste de la Ciudad Vieja fue sin duda el responsable de esta situación, que contrasta con la simple asimetría bilateral que se gestaba en la mayoría de las ciudades musulmanas. Pero el carácter arcaico de la economía también había sido un factor determinante.

En cualquier caso, fue principalmente alrededor del casco antiguo de & amp # 269ah & amp # 257rsuq donde se llevaron a cabo las actividades más importantes y rentables, incluyendo muchos servicios de tipo moderno. Fue el lugar donde aparecieron por primera vez los raros edificios de varios pisos, así como donde los impuestos eran los más altos, como en las concurridas áreas comerciales que conducen hacia el arg (Figura 5). En la Ciudad Vieja, la separación profesional por la artesanía era todavía muy notoria, especialmente en lo que respecta al comercio de tejidos, orfebrería u orfebrería, y también a las industrias del hierro, el plomo y la madera (carpintería). El "Bazar de Kabul", ubicado al este de & amp # 269ah & amp # 257rsuq, era el centro de venta de objetos de oro y plata, así como alfombras. El "Bazar de Herat", al oeste de la rotonda central, estaba más diferenciado. El “Bazar Šek & amp # 257rpur”, en la gran avenida que conduce a la puerta sur, estaba más especializado en productos alimenticios.

Fuera de las murallas, se desarrollaron bazares y calles con tiendas y talleres a lo largo de las carreteras a Herat y Kabul y en el noreste, en la avenida Manzel-e B & amp # 257 & amp # 7713. Este desarrollo se encontró mucho menos en el sur, donde las tiendas permanecieron localizadas en las inmediaciones de las puertas que posteriormente dieron lugar a talleres de fabricación de tejas y alfarería, que utilizaban el material arcilloso en bruto de los suelos aluviales móviles de la zona. Diferentes sectores de la ciudad presentaron aspectos muy diversos. En el este, hacia la carretera de Kabul, aparecieron garajes y talleres de reparación de automóviles, así como muchas casas de té cerca de las paradas de autobús. También se construyeron allí varias casas de mercado (sar & amp # 257y), que albergaban mercancías, oficinas y también negocios que se dedicaban al comercio a larga distancia, especialmente el comercio mayorista de madera.

En el oeste, hacia Šahr-e Now, modernos hoteles, restaurantes, cines y bancos, así como tiendas de antigüedades para los extranjeros que los frecuentaban, mezclados con diversos negocios del barrio, dando a este sector el aspecto de un verdadero y moderno barrio comercial. que faltaba en la ciudad (ver arriba). Al sur, entre la puerta y el barrio de la teja, el comercio y la artesanía se orientaron especialmente a las necesidades de la clientela rural del oasis.

Dentro de este panorama general de actividades, la industria moderna ocupó una parte muy pequeña y Kandahar sigue siendo esencialmente una ciudad "preindustrial". La primera empresa fue una fábrica de lanas para los uniformes del ejército afgano, desarrollada en 1933 en el noreste de la ciudad y renovada en 1958-59 con ayuda polaca. Empleaba hasta 900 trabajadores en la década de 1960, pero solo 220 en 1972, y parecía obsoleto. Fue revivido y modernizado en 1973. Durante mucho tiempo fue la única empresa manufacturera de importancia. Otras instalaciones funcionaban de forma temporal y estacional, procesando los productos agrícolas del oasis: conservando frutas, haciendo mermeladas y jugos de frutas y secando pasas.

En 1979 se inauguró una nueva fábrica de tejidos de lana, con la ayuda del capital alemán. La construcción de una fábrica de tejidos de algodón se inició en 1977, a 15 km al este de la ciudad. Este estaba listo para comenzar en 1984, pero su actividad se vio paralizada por acontecimientos políticos y militares.

En general, Kandahar siguió siendo, sobre todo, un importante centro de propiedad territorial regional, la capital de las tierras pastunes del sur y la principal sede comercial y administrativa de todo el sur de Afganistán. En este papel, no fue cuestionado en la región entre Kabul y Herat, ambos ubicados a unos 500 km de distancia. Esta ciudad muy tradicional jugó un papel importante en la resistencia contra la revolución comunista y la ocupación de los soviéticos, cuyas fuerzas nunca pudieron realmente asegurar la ciudad y principalmente estaban estacionadas en el aeropuerto, que había sido construido en la década de 1960 con ayuda estadounidense. se encuentra a 16 km al sureste de la ciudad.

Para conocer la historia reciente de la ciudad, consulte vii, a continuación.

Vasudeva Saran Agrawala, “Nombres de lugares en las inscripciones de Darío”, Revista de la Sociedad Histórica de las Provincias Unidas (Lucknow) 13/1, 1940, págs. 8-19.

Jamal-ud-Din Ahmad y Muhammad Abdul Aziz, Afganistán. A Brief Survey, Londres, 1936. Mohammed Ali, Guide to Afghanistan, Kabul, 1938.

T. J. Arne, "Un plan de Qandahar", Imago Mundi 4, 1947, pág. 73.

H. W. Bellew, Del Indo al Tigris, Londres, 1874.

Ídem, Las razas de Afganistán, Calcuta y Londres, 1880.

C. E. Bosworth, “& amp # 7730andah & amp # 257r”, en EI2 IV, págs. 535-38. Olaf Kirkpatrick Caroe, The Pathans 550 A.C.– D.C. 1957, Londres, 1958.

Mountstuart Elphinstone, Un relato del reino de Caubul y sus dependencias en Persia, Tartaria e India, Londres, 1815.

Joseph Philippe Ferrier, Historia de los afganos, tr. Capitán William Jesse, Londres, 1858.

Idem, Voyages en Perse, dans l'Afghanistan, le Béloutchestan et le Turkestan, 2 vols., París, 1860.

Klaus Fischer, "Zur Lage von Kandahar an Landverbindungen zwischen Iran und Indien", Bonner Jahrbücher des Rheinischen Landesmuseums en Bonn 167, 1967, págs. 129-232.

George Forster, Un viaje de Bengala a Inglaterra. . . , 2 vols., Londres, 1798.

Diccionario geográfico de Afganistán V: Kandahar y el centro-sur de Afganistán, Graz, 1980. Erwin Grötzbach, Städte und Basare en Afganistán. Eine stadtgeographische Untersuchung, Wiesbaden, 1979.

Ídem, Afganistán. Eine geographische Landeskunde, Darmstadt, 1990.

Richard T. Hallock, Tabletas de fortificación de Persépolis, Chicago, 1969.

Ernst Herzfeld, Historia arqueológica de Irán, Londres, 1935.

Mo & amp # 7717ammad Ma & amp # 703 & amp # 7779um H & amp # 333tak, A & amp # 7717madš & amp # 257hi Kandah & amp # 257r, 2 vols., Kandahar, 2005.

Johannes Humlum, La géographie de l’Afghanistan étude d’un pays aride, Copenhague, 1959.

Isidoro de Charax, Stathmoi parthikoi, ed. y tr. Wilfred Schoff como estaciones partas por Isidoro de Charax. Un relato de la ruta comercial terrestre entre el Levante y la India en el siglo I a.C., Filadelfia, 1914.

Scott Levi, "India, Rusia y la transformación del comercio de caravanas de Asia central en el siglo XVIII Scott Levi", Revista de Historia Económica y Social de Oriente 42/4, 1999, págs. 519-48.

Harry Burnett Lumsden, La misión a Kandahar, con apéndices, Calcuta, 1860.

Charles Metcalfe MacGregor, Asia Central II. Una contribución al mejor conocimiento de la topografía, la etnología, los recursos y la historia de Afganistán, Calcuta, 1871.

J. Marquart y J. M. de Groot, “Das Reich Z & amp # 257bul und der Gott Z & amp # 363n vom 6.-9.

Jahrhundert ”, en Festschrift Eduard Sachau, ed. G. Weil, Berlín, 1915, págs. 248-92.

Charles Masson, Narrativa de varios viajes en Baluchistán, Afganistán y el Panjab, incluida una residencia en esos países de 1826 a 1838, 3 vols., Londres, 1842 repr. Graz, 1975.

(FNU) Masuch, “Nomadenzeltlager als Vorbild für afghanische Städtegründungen”, Technisches Gemeindeblatt 36, 1933, págs. 271-72.

Manfred Mayrhofer, Kurzgefasstes etymologisches Wörterbuch des Altindischen I, Heidelberg, 1956.

Daniel Schlumberger, L. Robert, A. Dupont-Sommer y E. Benveniste, "Une bilingue gréco-araméenne d’A & amp # 347oka", JA 246, 1958, págs. 1-48.

Ganda Singh, Ahmad Shah Durrani, padre del Afganistán moderno, Londres, 1959.

Niels Steensgaard, “La ruta a través de Quandahar: la importancia del comercio terrestre de la India a Occidente en el siglo XVII”, en Merchants, Companies, and Trade: Europe and Asia in the Early Modern Era, ed. Sushil Chaudhury y Michel Morineau, Cambridge, 1999, págs. 55-73.

Jean-Baptiste Tavernier, Los seis viajes de Jean Baptiste Tavernier. . . Première partie, 2 vols., Utrecht, 1712.

Helmuth Toepfer, "Los centros de Bazar de las capitales de tres provincias afganas", Revisión geográfica de Afganistán 10 / 1-2, 1971, págs. 17-23.

Victor Tscherikower, Die hellenistischen Städtegründungen von Alexander dem Grossen bis auf die Römerzeit, Leipzig, 1927.

Dietrich Wiebe, "Zum Problem stadtplanerischer Entscheidungsprozesse in Afganistán", Afganistán Journal 2, 1975, págs. 135-47.

Idem, “Die räumliche Gestalt der Altstadt von Kandahar. Ein kulturgeographischer Beitrag zum Problem der partiellen Modernisierung ”, Afganistán Journal 3, 1976, págs. 132-46.

Idem, Stadtstruktur und kulturgeographischer Wandel en Kandahar und Südafghanistan, Kieler Geographische Schriften 48, Kiel, 1978.

Charles Edward Yate, Khurasan y Sistan, Londres, 1900.

Publicado originalmente: 15 de diciembre de 2010

Última actualización: 20 de abril de 2012

Este artículo está disponible en forma impresa.
Vol. XV, Fasc. 5, págs. 466-475

Fuente, Encyclopædia Iranica
Sobre el proyecto, Encyclopædia Iranica


Ver el vídeo: Ataque Aéreo Sobre Irán Por Parte de y Francia! Ataque al Campo Petrolero de! (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Kazimuro

    ¿No puede ser aquí la culpa?

  2. Malkis

    la variante ideal

  3. Niel

    cool of course BUT the meaning of this miracle

  4. Nahar

    Pido disculpas por interferir, pero necesito un poco más de información.

  5. Humam

    Lo siento, eso ha interferido ... esta situación me es familiar. Es posible discutir. Escribe aquí o en PM.



Escribe un mensaje