Podcasts de historia

El presidente Lyndon Johnson firma la Ley de Embellecimiento de Carreteras

El presidente Lyndon Johnson firma la Ley de Embellecimiento de Carreteras


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El 22 de octubre de 1965, el presidente Lyndon B. Johnson firma la Ley de Embellecimiento de Carreteras, que intenta limitar las vallas publicitarias y otras formas de publicidad exterior, así como los depósitos de chatarra y otros desórdenes antiestéticos a lo largo de las carreteras interestatales de Estados Unidos.

La ley también alentó la “mejora escénica” al financiar los esfuerzos locales para limpiar y decorar los espacios verdes a ambos lados de las carreteras. "Este proyecto de ley enriquecerá nuestro espíritu y restaurará una pequeña medida de nuestra grandeza nacional", dijo Johnson en la ceremonia de firma del proyecto de ley. “La belleza pertenece a todas las personas. Y mientras yo sea presidente, lo que ha sido divinamente dado a la naturaleza no será tomado imprudentemente por el hombre ".

La Ley de Embellecimiento de Carreteras fue en realidad el proyecto favorito de la primera dama, Lady Bird Johnson. Ella creía que la belleza tenía una utilidad social real: limpiar los parques de la ciudad, deshacerse de los anuncios desagradables, plantar flores y ocultar los depósitos de chatarra, pensó, haría de la nación un lugar mejor no solo para mirar sino para vivir.

“El tema del Embellecimiento es como una madeja de lana enredada”, escribió en su diario. "Todos los hilos están entretejidos: recreación y contaminación y salud mental y la tasa de criminalidad y tránsito rápido y embellecimiento de carreteras y la guerra contra la pobreza y los parques ... todo conduce a algo más".

Muchos activistas urbanos, junto con otras personas que estaban comenzando a pensar seriamente en las consecuencias de la mala gestión ambiental de la nación, apoyaron los esfuerzos de la Sra. Johnson.

Los grupos empresariales, los contaminadores y los anunciantes, por otro lado, no estaban tan emocionados. Los cabilderos de la Outdoor Advertising Association of America y sus aliados republicanos lograron diluir significativamente el proyecto de ley de embellecimiento de carreteras. Las empresas que tuvieron que retirar sus vallas publicitarias fueron recompensadas generosamente por el gobierno.

Aún así, el proyecto de ley de Johnson era importante: declaraba que la naturaleza, incluso las franjas de naturaleza a lo largo de los bordes de las carreteras del país, era frágil y valía la pena preservar, una idea que todavía tiene un gran poder en la actualidad.


LBJ firma la Ley de Embellecimiento de Carreteras, 22 de octubre de 1965

En este día de 1965, el presidente Lyndon B. Johnson, sentado en el Salón Este de la Casa Blanca, promulgó la Ley de Embellecimiento de Carreteras, apodada "Proyecto de ley de Lady Bird". Fue el proyecto favorito de la primera dama, Lady Bird Johnson, quien sostuvo que los hermosos alrededores y las calles limpias harían de Estados Unidos un mejor lugar para vivir. (Uno de sus dichos favoritos era: "Donde florecen las flores, también lo hace la esperanza").

La ley exigía un mayor control de la publicidad exterior, incluida la eliminación de ciertos tipos de letreros, a lo largo del todavía creciente Sistema de Carreteras Interestatales del país, así como del sistema de carreteras primarias de ayuda federal existente. La legislación también cubría las áreas rurales, y el gobierno federal pagaba el 75 por ciento del costo de compensar a los propietarios que debían renunciar a la señalización debido a la ley. (Los letreros continuaron permitiéndose en áreas comerciales e industriales).

La aprobación de la ley coincidió con un momento en que la construcción del nuevo Sistema de Autopistas Interestatales eludió las carreteras estadounidenses clave a un ritmo rápido.

Después de la promulgación de una enmienda en 1978, defendida por la industria de la publicidad en vallas publicitarias, la ley también requería una compensación en efectivo por los letreros retirados según las ordenanzas locales y las leyes de zonificación. Los críticos afirmaron que la enmienda, combinada con la disminución de las asignaciones del Congreso, paralizó los esfuerzos para eliminar vallas publicitarias antiestéticas.

Estos puntos de vista fueron respaldados por un estudio de 1985 de la Oficina de Contabilidad General. Si bien el gasto de más de $ 200 millones en fondos federales desde 1965 resultó en la eliminación de 587,000 letreros, incluido el 91 por ciento de los ilegales, el estudio encontró que 172,000 letreros restantes eran ilegales o no conformes. Quitar los 124.000 letreros disconformes erigidos antes de la ley costaría alrededor de $ 427 millones, dijo la agencia, una perspectiva desalentadora porque los fondos federales se habían reducido a $ 2 millones para el año fiscal 1984.


El presidente Lyndon Johnson firma la Ley de Embellecimiento de Carreteras - HISTORIA

DOCUMENTOS:
Comentarios del presidente al firmar la Ley de Embellecimiento.

El presidente anuncia que no se presentará a la reelección.

Selección del Diario de Lady Bird sobre la decisión del presidente de no postularse.

TEMAS EN FOCO :
El cortejo de LBJ (sección I.)
Asesinato de JFK (sección III.)
La gira Whistle-Stop (sección III.)
La campaña de embellecimiento (sección IV.)
Su Centro de Flores Silvestres (sección V.)


"La fealdad es tan espantosa", dijo una vez Lady Bird Johnson. "Un poco de belleza, algo que es encantador, creo, puede ayudar a crear armonía que disminuirá las tensiones".

Esa creencia, que la belleza puede mejorar la salud mental de una sociedad, y su determinación de hacer de Estados Unidos un lugar más hermoso se convirtió en el verdadero legado de Lady Bird. A lo largo de su tiempo en la Casa Blanca, luchó para hacer más hermosas las ciudades estadounidenses plantando flores o agregando bancos en los parques y quitando vallas publicitarias y depósitos de chatarra de las carreteras del país.

Los esfuerzos de Lady Bird en estas áreas la empujaron más hacia la arena política que cualquier Primera Dama antes que ella. Incluso Eleanor Roosevelt, el modelo a seguir declarado por Lady Bird, no se había sentado en una sesión de estrategia legislativa ni se le habían asignado asignaciones para influir en los votos del Congreso. Lyndon Johnson, sin embargo, apoyó los esfuerzos de Lady Bird y parecían ser los suyos, promoviendo sus proyectos en sus discursos sobre el estado de la Unión o durante las reuniones del gabinete.

La propia Lady Bird consideraba que su trabajo de conservación y embellecimiento estaba profundamente entrelazado con la agenda de la Gran Sociedad del presidente Johnson.

"Pasar al tema del embellecimiento es como recoger una madeja de lana enredada", escribió en su diario el 27 de enero de 1965. "Todos los hilos están entretejidos: recreación y contaminación y salud mental, y la tasa de criminalidad y tránsito rápido. y embellecimiento de carreteras, y la guerra contra la pobreza, y parques - nacionales, estatales y locales. Es difícil enganchar la conversación en una línea recta, porque todo conduce a otra cosa & quot.

Lady Bird centró gran parte de sus esfuerzos en limpiar Washington, DC, creyendo que embellecer la ciudad capital en ruinas podría convertirse en un ejemplo para otras ciudades del país. El Distrito se había estado derrumbando durante mucho tiempo a medida que la pobreza y las tensiones raciales devoraban sus vecindarios y Lady Bird creía que tales mejoras solo podrían ayudar a la población.

En febrero de 1965, Lady Bird envió una invitación a posibles donantes y activistas para que asistieran a una reunión en la Casa Blanca para "estimular un nuevo interés en hacer que nuestra ciudad sea realmente hermosa para las personas que viven aquí y vienen aquí".

Los voluntarios y los miembros del personal de la Sociedad por una Capital Nacional Más Bella se dividieron rápidamente en dos campos sobre cómo abordar un proyecto de este tipo. Algunos creían que el dinero debería canalizarse hacia áreas de alto tráfico y lugares donde los turistas pasaban la mayor parte del tiempo. Otros insistieron en que los centros urbanos de Washington necesitaban los recursos para parques infantiles e infraestructura general.

Lady Bird apoyó a los dos campamentos y les permitió operar por separado.

"Mi criterio para el proyecto es que reciba el máximo uso, que se pueda mantener fácilmente y que el deseo emane del barrio y su gente", dijo.

Muchos filántropos destinaron sus donaciones a ubicaciones específicas en mente. Una miembro activa, Mary Lasker, centró sus esfuerzos en el embellecimiento del centro y las zonas turísticas con la donación de miles de dólares y árboles y plantas.

“En pocas palabras, su programa es 'masas de flores donde pasan masas'. Agua, luces y colores, masa de flores, esas cosas la embellecen ", escribió Lady Bird en su diario después de una reunión.

Walter Washington, por otro lado, fue otro participante activo que se centró en el centro de la ciudad de Washington. Fue director ejecutivo de la Autoridad de Vivienda de la Capital Nacional y más tarde fue elegido alcalde durante el mandato de Johnson. Describió uno de sus programas como "un intento de motivar a los niños, jóvenes, adultos y unidades familiares en un programa a largo plazo de auto-participación para mejorar la apariencia física de la comunidad".

También reunió a los niños de las escuelas secundarias y primarias para "limpiar, arreglar, pintar y plantar".

Lady Bird también quería "hacer un escaparate de belleza en el Mall, que sería utilizado por el pueblo estadounidense, en lugar de simplemente mirarlo". Tome los pequeños triángulos y cuadrados que abundan en Washington, ahora bastante estériles excepto por una ramita de hierba desanimada, y tal vez un banco tambaleante, y coloque arbustos y flores en ellos, con la ayuda voluntaria de asociaciones de vecinos o empresas comerciales (tomaría algunos recortes de burocracia para hacer eso) tal vez tengamos un comité voluntario de arquitectos paisajistas para elaborar planos, de modo que podamos tener continuidad y buen gusto y una sabia elección de plantas. & quot

Washington ganó cientos de parques y plantó miles de narcisos, azaleas y cornejos durante el mandato de Lady Bird que perduran hasta el día de hoy.

Lady Bird también consideró que sus proyectos de embellecimiento ayudaban a calmar a la nación en un momento en que la guerra de Vietnam, los derechos civiles y otros temas políticos muy cargados fomentaban la división. Lady Bird creía que un país más limpio y hermoso podría calmar a la gente y unirla.

Llevando su misión a todo el país

Lady Bird y su esposo habían conducido muchas veces desde su casa en Texas hasta Washington, DC, y se habían sentido frustrados por el creciente número de depósitos de chatarra y vallas publicitarias en el camino. En su discurso sobre el estado de la Unión en 1965, el presidente Johnson abordó el tema diciendo & quot; se debe hacer un esfuerzo nuevo y sustancial en el paisaje de las carreteras para proporcionar lugares de relajación y recreación dondequiera que pasen nuestras carreteras & quot ;.

El sistema de carreteras interestatales se construyó en gran parte durante la administración de Eisenhower, y la industria de las vallas publicitarias ha estado en auge desde entonces. En 1958, el Congreso aprobó un proyecto de ley de carreteras que otorgaba a los estados un medio por ciento adicional de financiamiento si controlaban las vallas publicitarias, pero el incentivo parecía ineficaz para evitar que las carreteras estuvieran cubiertas de vallas publicitarias.

Lady Bird quería las carreteras libres de vallas publicitarias y depósitos de chatarra, y llenas de jardines verdes y flores silvestres.

"El sentimiento público va a generar regulación", dijo a los periodistas, "así que no hay una dieta sólida de vallas publicitarias en todas las carreteras".

El poder de la industria de las vallas publicitarias, sin embargo, fue un partido difícil para la Casa Blanca y la batalla para aprobar la Ley de Embellecimiento de Carreteras fue feroz.

El presidente Johnson le dijo a su gabinete y a los miembros del personal: `` Sabes que amo a esa mujer y ella quiere la Ley de Embellecimiento de la Carretera '', dijo, cuando parecía que el proyecto de ley no se aprobaría, y `` por Dios, lo conseguiremos para ella ''. él dijo.

El eventual proyecto de ley fue un compromiso entre la Casa Blanca y la Outdoor Advertising Association of America. Declaró que las vallas publicitarias serían prohibidas y cotizadas, excepto en aquellas áreas de uso comercial e industrial. "Una mayor presión de la industria provocó una enmienda adicional que requería que el gobierno proporcionara una" compensación justa "a los propietarios por perder sus vallas publicitarias.

Los críticos dijeron que el proyecto de ley estaba tan diluido cuando se aprobó que hizo más daño que bien al paisaje. Sin embargo, la legislación se consideró una victoria para el equipo de Johnson y para los esfuerzos de embellecimiento de Lady Bird.

En una de sus últimas reuniones con la Society for a More Beautiful National Capital, Lady Bird habló de los logros.

“Durante los últimos tres años, las personas en esta sala han producido casi dos millones y medio de dólares para tomar medidas para hacer que la capital de esta nación sea más habitable y más hermosa. Tu obra no solo es disfrutada por los tres millones de personas que viven y trabajan en esta ciudad, también la pueden ver los diecisiete millones de visitantes que vienen aquí cada año, y nuestro trabajo ha inspirado a otras ciudades del país '', dijo al grupo. . “Este ha sido uno de los manantiales más hermosos que puedo recordar en la historia de Washington. También ha sido uno de los más conmovedores y graves. Ese hecho subraya la urgencia de mejorar nuestro medio ambiente para todas las personas ''.


La producción de Lady Bird había sido financiada en parte por el generoso apoyo de La Fundación Brown, Inc., Houston La Fundación Belo La Fundación Marian y Speros Martel, Inc. Sr. Ralph S. O'Connor El Fondo Marjorie Kovler y la Fundación Ms. para Mujeres.


El presidente Lyndon Johnson firma la Ley de Embellecimiento de Carreteras - HISTORIA

Discursos y otros usos de los medios de Lyndon B. Johnson,
36o presidente de los Estados Unidos,
11/22/63 - 1/20/69

El sitio más completo es Conversaciones telefónicas en Lyndon Baines Johnson Library. Sus archivos de audio de muestra de lanzamiento de conversaciones telefónicas contienen 6 extractos de los primeros años.
Es posible que primero valga la pena ver selecciones extraídas en American RadioWorks de Steven Smith y Kate Ellis, White House Tapes - The President Calling con secciones sobre los presidentes Kennedy, Johnson y Nixon. The President Calling - Lyndon B. Johnson tiene cuatro páginas y temas, cada uno con material explicativo sobre el método único de persuasión telefónica de Johnson. Se incluyen & quot; Historias en profundidad & quot sobre la desgarradora transición de noviembre de 1963 titulada The Sudden President luego viene The Road from Selma en 1965 la aparición de la Ley de Derechos Electorales y luego The Vietnam Dilemma (habla por sí misma, con algo de esto de 1964 cuando Johnson rechazó públicamente cualquier intención de ampliar la participación estadounidense allí).
Miller Center of Public Affairs - Presidential Recordings Program e History and Politics Out Loud también tienen muchos extractos esclarecedores.
A continuación se presentan algunos ejemplos destacados de Johnson en el teléfono de estas cuatro fuentes, desglosados ​​por fecha (s) de los hechos.

24-29 / 11/63 - Conversaciones telefónicas seleccionadas sobre la Comisión Especial para Investigar el Asesinato del Presidente John F. Kennedy (Comisión Warren), 24-29 de noviembre de 1963 Fuente: LBJ en el Despacho Oval de History and Politics Out Loud

14/12/63 - LBJ explica su filosofía económica al presidente de la CEA, Walter Heller, un vestigio influyente de la fuente de la Administración Kennedy: Miller Center of Public Affairs - Presidential Recordings Program in Transcript & amp Audio Highlight Clips

14/05/64 - LBJ sobre la Ley de Oportunidades Económicas al congresista clave Phil Landrum (D-Ga.), Fuente de audio: Miller Center of Public Affairs - Programa de grabaciones presidenciales en transcripciones y clips de audio destacados

23/7/64 - LBJ y el senador Eastland de Mississippi (archienemigo de los derechos civiles) sobre los tres trabajadores de derechos civiles asesinados allí en 1964 fuente: Miller Center of Public Affairs - Programa de grabaciones presidenciales

29/7/64 - LBJ vende la guerra contra la pobreza a su amigo y escéptico demócrata de Texas George Mahon Fuente: Miller Center of Public Affairs - Programa de grabaciones presidenciales en transcripciones y clips de audio destacados

30/7/64 - Guerra contra la pobreza y la tensión racial en el norte urbano con el representante Frank Smith de Mississippi (un raro aliado de Mississippi que trató de restar importancia a la política racial), fuente de audio: Miller Center of Public Affairs - Programa de grabaciones presidenciales en transcripción & amp; Clips de resaltado de audio

5/11/64 - LBJ compara la guerra contra la pobreza con la abolición de la esclavitud, con el senador Joseph Clark (destacado defensor de los derechos civiles demócratas, de Pensilvania), fuente de audio: Miller Center of Public Affairs - Programa de grabaciones presidenciales en transcripción y audio destacado Clips

3/1/65 - Conversaciones telefónicas publican archivos de audio de muestra - Adam Clayton Powell, fuente mp3 o ram: Conversaciones telefónicas en la biblioteca Lyndon Baines Johnson

24/12/65 - El alcalde Daley de Chicago y el Programa de Acción Comunitaria de la Guerra contra la Pobreza (como un aspecto de la Guerra que no amaban los alcaldes urbanos, por decir lo mínimo), fuente de audio: Centro Miller de Asuntos Públicos - Programa de Grabaciones Presidenciales en Transcripción y clips de audio de amplificación

2/1/66 - LBJ, Eugene McCarthy y Vietnam, 1966 conversación con el hombre que se convirtió en el primero en competir contra LBJ en 1968 como candidato pacifista, fuente de audio: Miller Center of Public Affairs - Presidential Recordings Program in Transcript & amp Audio Resaltar clips

Todos Las transcripciones de las conferencias de prensa están disponibles en Presidential News Conferences de The American Presidency Project.


Comentarios en la firma de la Ley de Embellecimiento de Carreteras de 1965.

Secretario Gardner, distinguidos miembros de la dirección del Congreso y miembros del Congreso, y todos los demás amantes de la belleza:

A Estados Unidos le gusta pensar en sí mismo como una nación fuerte, incondicional y en expansión. Se identifica con gusto con los productos de sus propias manos. Con frecuencia señalamos con orgullo y confianza los productos de nuestro gran sistema de libre empresa: administración y mano de obra.

Estos son y deberían ser un motivo de orgullo para todos los estadounidenses. Sin duda, son la fuente de la fuerza estadounidense. Son verdaderamente la fuente de la riqueza estadounidense. En realidad, son parte del alma de Estados Unidos.

Pero hay más en Estados Unidos que el poderío industrial en bruto. Y cuando pasas por lo que yo he pasado en las últimas 2 semanas, piensas constantemente en cosas así. Ya no ingresa sus computadoras y trata de contar sus riquezas.

Hay una parte de América que estuvo aquí mucho antes de que llegáramos, y estará aquí, si la preservamos, mucho después de nuestra partida: los bosques y las flores, las praderas abiertas y la pendiente de las colinas, las altas montañas, el el granito, la piedra caliza, el caliche, los senderos sin marcar, los pequeños arroyos sinuosos ... bueno, esta es la América que ninguna ciencia o habilidad puede recrear o duplicar.

Esta América es la fuente de la grandeza de Estados Unidos. También es otra parte del alma de Estados Unidos.

Cuando era pequeño, la tierra misma era vida. Y cuando el día parecía particularmente duro y amargo, la tierra siempre estaba allí tal como la había dejado la naturaleza: salvaje, accidentada, hermosa y cambiante, siempre cambiante.

Y realmente, ¿cómo se mide la emoción y la felicidad que le llega a un niño del viejo pozo de natación en los días felices de antaño, cuando solía inclinarme sobre él el viejo sicomoro, el cebo de un anzuelo que se arroja en el ¿Arroyo para pescar un pez astuto, o mirar un elegante ciervo que salta sin apenas un carcaj sobre una cerca de roca que fue derribada por un colono hace cien años o más?

¿Cómo se valora realmente la vista de la noche que se ve atrapada en los ojos de un niño mientras está tendido en la hierba espesa mirando el millón de estrellas que nunca vemos en estas ciudades abarrotadas, respirando los sonidos de la noche y el pájaros y el aire puro y fresco, mientras que en sus oídos están los grillos y el viento?

Bueno, en los últimos años creo que Estados Unidos lamentablemente ha descuidado esta parte de la herencia nacional de Estados Unidos. Hemos colocado un muro de civilización entre nosotros y entre la belleza de nuestra tierra y de nuestro campo. En nuestro afán por expandirnos y mejorar, hemos relegado la naturaleza a un rol de fin de semana, y la hemos desterrado de nuestra vida diaria.

Bueno, creo que somos una nación más pobre por eso, y es algo de lo que no estoy orgulloso. Y es algo sobre lo que voy a hacer algo. Porque mientras sea su presidente, por elección de su pueblo, no elijo presidir el destino de este país y ocultar a la vista lo que Dios con gusto le ha dado.

Y es por eso que hoy hay una gran alegría real dentro de mí y dentro de mi familia, al reunirnos aquí en este histórico Salón Este para firmar la Ley de Embellecimiento de Carreteras de 1965.

Ahora, este proyecto de ley hace más que controlar la publicidad y los depósitos de chatarra a lo largo de los miles de millones de dólares de carreteras que la gente ha construido con su dinero: dinero público, no dinero privado. Hace más que darnos las herramientas para diseñar el paisaje de algunas de esas carreteras.

Este proyecto de ley devolverá las maravillas de la naturaleza a nuestra vida diaria.

Este proyecto de ley enriquecerá nuestro espíritu y restaurará una pequeña medida de nuestra grandeza nacional.

Mientras recorría George Washington Memorial Parkway de regreso a la Casa Blanca ayer por la tarde, vi la naturaleza en su estado más puro. Y pensé en el cuadro de honor de nombres - muchos de ustedes están hoy sentados aquí en la primera fila - que hicieron esto posible. Y mientras pensaba en usted, que había ayudado y se había enfrentado a la codicia privada por el bien público, miré esos cornejos que se habían puesto rojos y los arces que eran escarlatas y dorados. En un patrón de marrón y amarillo, las mejores galas de Dios estaban en su máxima expresión. Y ni un solo pie de él fue estropeado por una sola construcción u obstrucción hecha por el hombre, antiestética, sin carteles publicitarios, sin camiones viejos y en mal estado, sin depósitos de chatarra. Bueno, los médicos no podían recetarme un medicamento mejor, y eso es lo que le dije a mi cirujano mientras conducíamos.

Este proyecto de ley no representa todo lo que queríamos. No representa lo que necesitamos. No representa lo que exige el interés nacional. Pero es un primer paso y habrá otros pasos. Porque aunque debemos arrastrarnos antes de caminar, vamos a caminar.

Recuerdo la feroz determinación de un hombre al que admiraba mucho, un gran líder de un gran pueblo, Franklin D. Roosevelt. En 1936 libró una batalla campal con intereses privados cuyo objetivo era la ganancia privada. Y recordaré por mucho tiempo las palabras que creo que hizo eco en el Madison Square Garden, cuando declaró a la Nación que las fuerzas del egoísmo no solo habían encontrado su rival, sino que estas fuerzas habían encontrado a su amo.

Bueno, no te he pedido que vengas hoy aquí para decirte que tengo el deseo de dominar a nadie. Pero hasta que el reloj marque la última hora del tiempo que se me asigna como Presidente por voto de todo el pueblo de este país, nunca me apartaré del deber que exige mi cargo ni de la vigilancia que requiere mi juramento.

Y esta administración no tiene ningún deseo de castigar o sancionar a ninguna industria privada, ni a ninguna empresa privada, ni a ningún grupo, ni a ninguna organización de asociaciones complejas en esta Nación. Pero no les vamos a permitir que se inmiscuyan en su propio objetivo privado especializado en la confianza pública en general. La belleza pertenece a todas las personas. Y mientras sea presidente, lo que ha sido divinamente dado a la naturaleza no se lo quitará el hombre imprudentemente.

Este Congreso es un agradecimiento por el proyecto de ley que nos ha entregado. Ojalá pudiera haber sido más, pero también me doy cuenta de que hay otros puntos de vista que deben tenerse en cuenta en nuestro sistema de controles y contrapesos.

Los nietos de aquellos de ustedes en este país que hoy se han burlado y ridiculizado de nosotros, algún día señalarán con orgullo a los servidores públicos que están aquí en esta sala, que dieron su suerte al pueblo.

Y a menos que pierda mi suposición, la historia recordará en su cuadro de honor a aquellos de ustedes a quienes la cámara enfoca hoy en esta sala, quienes se pusieron de pie y fueron contados cuando se pasó la lista que decía que vamos a preservar al menos una parte. de lo que Dios nos dio.

Nota: El presidente habló a las 2:16 p.m. en el East Room de la Casa Blanca. En sus palabras de apertura se refirió a John W. Gardner, Secretario de Salud, Educación y Bienestar.

Según fue promulgada, la Ley de Embellecimiento de Carreteras de 1965 es la Ley Pública 89-285 (79 Stat. 1028).

El 13 de agosto de 1965, la Casa Blanca hizo público un informe al presidente del Secretario del Interior anunciando su orden de restringir la publicidad exterior en terrenos públicos adyacentes a las carreteras.

El informe decía: "Me complace informar que estoy emitiendo órdenes que se extienden a 1,000 pies la distancia mínima a la que se pueden colocar carteles o exhibiciones publicitarias en terrenos públicos administrados por la Oficina de Administración de Tierras de este Departamento.

"El mínimo de 1,000 pies todavía nos permite prohibir tales letreros, independientemente de la distancia, y está establecido para aquellos letreros aceptables que no son monstruosidades o que no afectan la vista natural del público. ¿La restricción actual es de 660 pies? (1 Comp. Semanal Pres. Docs., P. 91)

El 4 de noviembre de 1965, la Casa Blanca anunció la primera asignación de fondos federales a los estados en el marco del programa de embellecimiento de carreteras. La suma de $ 6 millones se asignó para el control de depósitos de chatarra y publicidad exterior, y $ 60 millones se asignaron para paisajismo y mejora escénica.

El comunicado declaró que los fondos se gastarían según los procedimientos del programa cooperativo de carreteras federal-estatal. Los estados, que iniciarían proyectos y supervisarían el trabajo, serían reembolsados ​​más tarde por el 75 por ciento de los costos de controlar la publicidad exterior y los depósitos de chatarra y por el 100 por ciento del costo del trabajo de jardinería (1 Weekly Comp. Pres. Docs., P. 459).
Véanse también los ítems 54, 277.


Historia de la señal de la autopista azul

Estos letreros comenzaron a aparecer después de que el presidente Lyndon B. Johnson promulgara la Ley de Embellecimiento de Carreteras en 1965. Esta ley puso límites a la cantidad de vallas publicitarias que los estados podían colocar a lo largo de las carreteras. La ley fue diseñada para eliminar el spam de las carreteras y hacerlas más atractivas visualmente para los conductores, pero fue un duro golpe para las empresas que dependían de las vallas publicitarias de las carreteras para su publicidad.

Los estados comenzaron a colocar letreros azules en las carreteras para ayudar a las empresas locales a anunciar sus servicios sin obstruir la carretera con vallas publicitarias llamativas. Como beneficio adicional para las empresas, agregar su logotipo a los letreros fue más barato que sacar una valla publicitaria completa al costado de la carretera.


Cómo la Casa Blanca se volvió verde: el legado ambiental del presidente Lyndon B. Johnson y Lady Bird Johnson

¿Qué administración presidencial estadounidense del siglo pasado tiene el historial más sólido en la preservación del medio ambiente y la belleza natural? ¿Los presidentes Theodore o Franklin Roosevelt, quienes crearon el Sistema Nacional de Refugios de Vida Silvestre (protegiendo 230 millones de acres) y establecieron el Cuerpo de Conservación Civil, poniendo a 2.5 millones de personas a trabajar en la construcción de senderos y plantando árboles, respectivamente? Presidente Kennedy, ¿quién creó Cape Cod National Seashore? Presidente Nixon, ¿quién firmó la Ley de Aire Limpio y creó la EPA? Presidente Obama, ¿quién ha liderado los esfuerzos internacionales para abordar el cambio climático?

¿O fue el presidente quien organizó una Conferencia de la Casa Blanca sobre Belleza Natural y habló de manera conmovedora sobre la importancia de un medio ambiente limpio en su primer mensaje sobre el Estado de la Unión?

Civilian Conservation Corps y ndash Camp Roosevelt, Camp No. 1. Imagen: Colección Everett

De hecho, el presidente de los EE. UU. Con el historial medioambiental más sólido (especialmente centrado en la conservación de la tierra y la protección de la belleza natural) es el presidente Lyndon B. Johnson, quien junto con su activista primera dama, Lady Bird Johnson y mdash, promulgaron más de 300 medidas de conservación en la ley, estableciendo las bases legales de cómo protegemos la tierra, el agua y el aire de la nación y los rsquos.

Al crecer en la década de 1960, descubrí que el presidente Johnson era una figura enorme. Desafortunadamente, lo asocié principalmente con el comienzo y el crecimiento de la Guerra de Vietnam, un atolladero que se hizo más profundo a lo largo de su administración. Pero recientemente, y en particular con el 50 aniversario de su firma de la Ley de Embellecimiento de Carreteras (conocida en un principio como & ldquoLady Bird & rsquos Law & rdquo) el 22 de octubre, mi aprecio por el legado ambiental del presidente y la primera dama Johnson se ha profundizado.

El presidente Johnson firma la Ley de Embellecimiento de Carreteras. Imagen: Colección de oficinas fotográficas de la Casa Blanca

Lyndon Baines Johnson, o LBJ, fue vicepresidente durante la presidencia de John F. Kennedy, tras una larga carrera en la política estatal de Texas y en ambas cámaras del Congreso de los Estados Unidos. Se convirtió en presidente después de que Kennedy fuera asesinado el 22 de noviembre de 1963. Él, su esposa y sus dos hijas se mudaron a la Casa Blanca poco después y fue elegido presidente en noviembre de 1964.

La esposa del presidente Johnson, nacida Claudia Alta Taylor en 1912 y apodada & ldquoLady Bird & rdquo por su niñera, había pasado gran parte de su infancia en los prados y bosques de Karnack, Texas. Asistió y se graduó de St. Mary & rsquos College en Dallas y de la Universidad de Texas en Austin. Ella y el futuro presidente se conocieron y se casaron en 1934.

Hay mucha especulación sobre por qué el presidente y Lady Bird Johnson estaban tan interesados ​​en el medio ambiente y la belleza natural que algunos piensan que tiene sus raíces en la pérdida de su madre por parte de la Sra. Johnson & rsquos a una edad muy temprana, después de lo cual encontró consuelo en el flores y plantas alrededor de la casa de su infancia. El presidente Johnson & mdash, quien encabezó la aprobación de una innovadora legislación de derechos civiles y muchas otras importantes leyes de política nacional de la & ldquoGreat Society & rdquo & m, reconoció con timidez el papel de su esposa como instigadora, inspiración y defensora de gran parte de su legislación ambiental.

El historial medioambiental del presidente Johnson & rsquos se estableció pronto. Solo un año después de haber jurado como presidente a bordo del Air Force One, transmitió una filosofía fuerte y profética sobre la importancia de un medio ambiente limpio y mejorado en su discurso sobre el estado de la Unión, en enero de 1965:

La Belleza de America

& ldquoDurante más de tres siglos, la belleza de Estados Unidos ha sostenido nuestro espíritu y ha ampliado nuestra visión. Debemos actuar ahora para proteger este patrimonio. En una nueva y fructífera asociación con los estados y las ciudades, la próxima década debería ser un hito en la conservación. Debemos hacer un esfuerzo masivo para salvar el campo y establecer un legado verde para el mañana, más parques grandes y pequeños, más costas y espacios abiertos que los que se han creado durante cualquier otro período de nuestra historia nacional. Se debe hacer un esfuerzo nuevo y sustancial en el paisaje de las carreteras para proporcionar lugares de relajación y recreación dondequiera que corran nuestras carreteras.

Dentro de nuestras ciudades, se necesitan programas imaginativos para decorar las calles y transformar áreas abiertas en lugares de belleza y recreación.

Buscaremos poder legal para prevenir la contaminación de nuestro aire y agua antes de que suceda. Intensificaremos nuestro esfuerzo para controlar los desechos dañinos, dando primera prioridad a la limpieza de nuestros ríos más contaminados. Incrementaremos la investigación para aprender mucho más sobre el control de la contaminación.

Esperamos hacer del Potomac un modelo de belleza aquí en la capital y preservar tramos vírgenes de algunas de nuestras vías fluviales con un proyecto de ley de Wild Rivers.

Más ideas para una América hermosa surgirán de una Conferencia de la Casa Blanca sobre Belleza Natural que pronto llamaré. & Rdquo

Menos de dos meses después, a instancias de su esposa y ayudantes, incluido Nash Castro, enlace de la Casa Blanca y subdirector regional de Parques de la Capital Nacional para el Servicio de Parques Nacionales y mdash, el presidente Johnson y presidente voluntario, Laurance S. Rockefeller, convocó a una reunión sin precedentes y nunca antes vista. imitated &ldquoWhite House Conference on Natural Beauty.&rdquo More than 800 people attended the two-day conference, held in late May. Castro, now 96, remembers the conference was so large they planned to hold it on the White House South Lawn. However, as Castro recalled in a recent phone interview, &ldquothe heavens opened up and we had to squeeze 800 people indoors&mdashPresident Johnson stood at the door like a shepherd, herding the guests, saying &lsquoCome on in&mdashhurry up.&rsquo &rdquo

Recently, the nonprofit organization Scenic America hosted a two-day event in Washington, heralding the accomplishments of Lyndon and Lady Bird Johnson and Laurance Rockefeller. In a draft report (discussed below), they note &ldquoThe Governors of 35 states subsequently [to the 1965 White House Conference] convened statewide natural beauty conferences. A wave of citizen action followed, dedicated to neighborhood improvement, protection of the countryside and preservation of historic sites.&rdquo

The conference was both preceded by and paved the way for many legislative and executive accomplishments, foremost among them the Highway Beautification Act, the Land and Water Conservation Fund (which uses offshore oil and gas leases instead of taxes as a funding source), the Clean Water Act, the Wilderness Act, the Endangered Species Act, the Wild and Scenic Rivers Act and many more, including the creation of 47 new national parks.

Lady Bird Johnson first became known for the beautification of Washington via the Committee for a More Beautiful Capital, which she formed in 1964 with the help of philanthropist Mary Lasker Washington Post publisher Katherine Graham philanthropist Brooke Astor Assistant Secretary of State Kathleen Louchheim architects Nathaniel Owings and Edward Durell Stone Laurance S.Rockefeller and other donors. Castro can still recite the precise accomplishments: I million daffodils planted throughout the city 10,000 azaleas planted on Pennsylvania Ave 1,000 dogwoods and a large portion of the cherry trees on Hains Point (part of a total of 3,800 cherry trees planted by 1965, which compose the annual, festive cherry blossom splendor for which the capitol is now known).

Lady Bird Johnson and two young people standing among blooming white azaleas. Image: LBJ Library/ Robert Knudsen Lady Bird Johnson plants pansies as Sec. Stewart Udall and others look on. Image: LBJ Library/ Robert Knudsen

Lady Bird Johnson&rsquos best-known accomplishment may be the Highway Beautification Act, a piece of legislation her husband fought for and which was mockingly referred to by Senator Bob Dole as &ldquoLady Bird&rsquos Law.&rdquo Castro and others recall how President Johnson promised a dinner and reception at the State Department, featuring a cameo from actor Fredric March. Despite Republican objections, the bill was finally passed, and the Congress got their promised reception very late at night.

Beyond the Washington political intrigue and drama worthy of a &ldquoHouse of Cards&rdquo episode, the Highway Beautification Act, though watered down somewhat by the billboard industry, led to the control of outdoor advertising, the removal of certain types of signs along the interstate highways, and the removal or screening of junkyards. It also encouraged scenic enhancement, which led to the requirement that a certain percentage of federal funds on highway projects be used for planting native flowers, plants and trees. Never resting on her laurels (or her azaleas), Mrs. Johnson made forays out to the national parks across the country on at least 11 separate trips, often with Castro and the media in tow, calling attention to the need to conserve, protect and enhance natural beauty.

Lady Bird Johnson dedicates California&rsquos Highway 1 as the country&rsquos first scenic highway. Image: LBJ Library/ Robert Knudsen

What drove Lady Bird Johnson in her mission to beautify an entire nation, from hardscrabble inner-city neighborhoods to vast national parks and highway systems?

Warrie Price, a very close family friend to the Johnson family (and roommate to first daughter, Lynda Johnson Robb, while they were freshmen at the University of Texas), recalls that natural beauty and plant life was &ldquopart of [Lady Bird Johnson&rsquos] DNA as a child in Karnack&hellipOutdoor life was her companion, partner, best friend.&rdquo According to Price, the &ldquotragic ascension&ldquo to the White House &ldquoput [Lady Bird Johnson] in a place where she decided that she would be a &lsquodoer&rsquo nationally.&rdquo (Interestingly, Price herself went on to move to New York City from her home in San Antonio, where she also became a &ldquodoer&rdquo and led the creation of The Battery Conservancy, whose features include a spectacular perennial wild garden. Fellow San Antonians Elizabeth Barlow Rogers and Robert Hammond would create the Central Park Conservancy and Friends of the High Line&mdashboth urban repositories of great natural beauty&mdashrespectively. This prompts one to ask: What was in the water in San Antonio?

At the conclusion of the Johnson administration in 1968, the president presented his wife with a plaque adorned with 50 pens used to sign 50 laws related to natural beauty and conservation, and inscribed: &ldquoTo Lady Bird, who has inspired me and millions of Americans to try to preserve our land and beautify our nation. With Love from Lyndon.&rdquo

After leaving the White House, Mrs. Johnson focused on Texas, leading the creation of a 10-mile trail around Town Lake in Austin (later renamed Lady Bird Lake) and promoting the beautification of Texas highways by awarding prizes for the best use of native Texas plants to enhance scenery. Her culminating action on behalf of nature was the creation of the National Wildflower Research Center in 1982, the year she turned 70. The Center, later moved to a new location in the Hill Country southwest of Austin, opened in 1995 as the Lady Bird Johnson Wildflower Center. The world-renowned organization, now spread across more than 279 acres, has more than 700 plant species on display and provides programs for adults and children. Alongside the American Society of Landscape Architects, the center also played a lead role in the development of the &ldquoSustainable Sites&rdquo program, a rating system for sustainable landscape design similar to LEED for architecture.

So what would President and Mrs. Johnson think now, as partisan politics and fringe political movements work to strip environmental legislation of its power, to sell off federal lands for profit and exploitation, and to hold hostage the renewal of the Land and Water Conservation Fund, which expired in September 2015 due to Congressional inaction?

Happily and hopefully, the environmental legacy and passion for public-private partnerships between citizens and government continues to inspire citizens and nonprofit groups. On the occasion of the 50th anniversary of both the White House Conference on Natural Beauty and the Highway Beautification Act, Scenic America convened a conference and is working on a plan whose recommendations include increasing funding for the Land and Water Conservation Fund establishing a national inventory of parks and open spaces restoring the defunct National Scenic Byways Program undergrounding overhead wires and enacting federal and state legislation to prohibit the removal of trees to increase billboard visibility, among many conservation-oriented action plans. Other major groups, including The Trust for Public Land and The Nature Conservancy, are working as a coalition to press Congress to reauthorize and fully fund the Land and Water Conservation Fund. And as we all travel on highways and enjoy beautiful views of fields of wildflowers, we can remember with appreciation a White House that cared passionately about native plants, vibrant parks, a clean and healthy environment, and the values of natural beauty.

Before and after tree cutting on Interstate 95 in Jacksonville, Fla. Image: Scenic America Billboards along an otherwise scenic I-85 in Georgia allowed because of a nearby business. Image: Scenic America

Adrian Benepe
New York City

About the Writer: Adrian Benepe

Adrian Benepe has worked for more than 30 years protecting and enhancing parks, gardens and historic resources, most recently as the Commissioner of Parks & Recreation in New York City, and now on a national level as Senior Vice President for City Park Development for the Trust for Public Land.


Beautification in Action

The first category of projects were classified as environmental improvements. The efforts included the mobilization of neighborhood and school groups to address causes, advocacy for the expansion of Washington, D.C.’s mass transit system, the introduction of nature into the urban core, and the renovation of historic buildings. Working with community and school groups, Lady Bird Johnson established Project Pride to reduce litter in neighborhoods. Task forces made efforts to repair the conditions of the Potomac and Anacostia Rivers. Groups cleaned the shorelines and tributaries of the many small creeks and streams. 8

The next step was the development of a series of pocket parks in the adjoining neighborhoods. Trees were planted along the medians of avenues, street sidewalks, and NPS-maintained small park reservations in order to create an urban canopy and improve the visual and air quality of the city. Vacant buildings were rehabilitated, rather than torn down, and converted to community and recreational facilities, preserving architectural heritage and strengthening neighborhoods by providing meeting spaces.

Flowers in a City

The second category of projects focused on matters of aesthetics. These efforts included rehabilitating existing parks, preparing plans for previously unimproved parcels, creating visitor facilities and activating urban spaces, developing design guidelines and standards, and improving pedestrian circulation.

Johnson believed that the most successful projects should include “masses of color where the masses pass.” Working with the National Park Service in the monumental core, along parkways, and on select avenues in the city, large swaths of mass plantings were installed that created a high visual contrast from the surrounding environment. Tightly spaced plants in beds of organic forms ensured the desired effect by creating blocks of color. The selection of different varieties ensured a gradual play of color. Daffodils lined the region’s parkways and monument grounds, while clusters of azaleas introduced color to Pennsylvania Avenue, NW.

Robert Knudsen, LBJ Library, White House Photo Office collection (D1112-10)

In other small parks and triangular reservations, the National Park Service installed floral displays. Smaller in scale than mass plantings, floral displays had seasonal planting plans, rotating between varieties of tulips in the spring, an eclectic mix of perennials and annuals in the summer, with a conclusion of vibrant chrysanthemums in the autumn. The most noted example is the Floral Library, located south of the Washington Monument. This library of flowers adds color to the monument grounds, and serves as an example or demonstration garden for different types of tulips and plants.

NPS Photo / NCR Photo Library

For a more lasting impact, Lady Bird Johnson advocated for the further greening and softening of the city by planting trees. At predetermined entrances to the city, or ‘gateways,’ including Rosslyn Circle and the Baltimore Washington Parkway, landscape plans consisting of flowering trees and shrubs were developed and planted in order to create a hospitable welcome to the city. The effort also included adding understory plantings of flowering dogwood and redbud trees to provide splashes of spring color along the George Washington Memorial Parkway.

Following in the example of First Lady Helen Taft, Johnson added cherry trees around the Tidal Basin to fill the gaps where they were lost, and introduced a planting of cherry trees around the edge of Hains Point. Other improvements included the roadway median of Pennsylvania Avenue, SE, where an allee of deciduous magnolias were planted, and the creation of pedestrian malls along F Street NW and M Street SW made by converting the medians into tree lined plaza spaces, that provided needed shade and afforded passive recreation opportunities.

Beyond the introduction of new floral material, Beautification also embraced improvements to hardscape - or, the more substantial built environment. In order to make spaces more inviting, the National Park Service introduced new site furniture, including benches, trash receptacles, and information kiosks, and installed new pathways, sidewalks, and plaza spaces. To further activate these spaces, water features were installed to add both movement and sound. Examples range from the modern-designed Haupt Fountains in President’s Park to the former large water jet placed at the end of Hains Point. In select Capitol Hill parcels, such as Lincoln Park and Stanton Park, new playground equipment was installed in order to better serve the community. 9

The Haupt Fountain is an example of the landscape features that were introduced to activate city spaces.

Highway Beautification Act: Celebrating 50 years of a beautiful drive

Big Sur >> The pristine drive through Big Sur to Morro Bay might have been a lot different without the Highway Beautification Act. The historic legislation that limited billboards, junkyards and other unsightly development to commercial and industrial sites turns 50 this week.

Its anniversary will be commemorated Monday at the iconic Bixby Creek Bridge.

On Oct. 22, 1965, President Lyndon Baines Johnson signed the Highway Beautification Act into law. His wife, Lady Bird, had pushed hard for the legislation, as an effort to preserve the natural beauty of roadside America.

To celebrate the occasion, the first lady traveled to Big Sur. She christened Highway 1 California’s first State Scenic Highway, and stationed a plaque at the Bixby Creek Bridge.

Half a century later, first daughter Luci Baines Johnson, 68, continues her mother’s legacy. She will rededicate the first lady’s plaque at the Bixby Creek Bridge Scenic Overlook on Monday afternoon.

“It is just a great honor to be invited back to Bixby Bridge and to see my mother’s work, and to celebrate it,” she said. “My mother’s work for the environment was so much more than just beautification. It was all about awakening a nation’s conscience to the importance of the natural world, and celebrating it, and sharing it, and preserving it, and protecting it.”

Rep. Sam Farr will join Johnson at Monday’s rededication. His father, Sen. Fred Farr, was also on the Bixby Bridge 50 years ago and became the nation’s first Highway Beautification System coordinator.

Johnson said she is grateful to Farr.

“It’s just a real gift to know that two families who’ve been active in public life and began a mighty movement 50 years ago are still committed,” she said. “One generation passing the baton to another.“

For Monterey, the Highway Beautification Act was landmark environmental legislation, said Jim Shivers, a spokesman for Caltrans District 5, ranging from Santa Barbara to Santa Cruz. It led to “more thorough environmental review” of new transit projects, he said. The Highway Beautification Act ensures “that when people drive these scenic highways, that they’re visually pleasing, that the travelers don’t come across a number of signs or billboards or development, which allows them to enjoy the coast in the way it’s always been.”


October 22, 1965 President Lyndon Johnson signs Highway Beautification Act

On October 22, 1965, President Lyndon B. Johnson signs the Highway Beautification Act, which attempts to limit billboards and other forms of outdoor advertising, as well as junkyards and other unsightly roadside messes, along America’s interstate highways.

The act also encouraged “scenic enhancement” by funding local efforts to clean up and landscape the green spaces on either side of the roadways. “This bill will enrich our spirits and restore a small measure of our national greatness,” Johnson said at the bill’s signing ceremony. “Beauty belongs to all the people. And so long as I am President, what has been divinely given to nature will not be taken recklessly away by man.”

The Highway Beautification Act was actually the pet project of the first lady, Lady Bird Johnson. Beauty, she believed, had real social utility: Cleaning up city parks, getting rid of ugly advertisements, planting flowers and screening junkyards from view, she thought, would make the nation a better place not only to look at but to live.

“The subject of Beautification is like a tangled skein of wool,” she wrote in her diary. “All the threads are interwoven—recreation and pollution and mental health and the crime rate and rapid transit and highway beautification and the war on poverty and parks … everything leads to something else.”

Many urban activists, along with a number of other people who were beginning to think seriously about the consequences of the nation’s poor environmental stewardship, supported Mrs. Johnson’s efforts.

Business groups, polluters and advertisers, on the other hand, were not so thrilled. Lobbyists for the Outdoor Advertising Association of America and their Republican allies managed to water down the highway-beautification bill significantly: Companies who had to take down their billboards were compensated handsomely by the government, for example and the law’s enforcement provisions were weak.

Still, Johnson’s bill was important: It declared that nature, even just the strips of nature along the country’s roadsides, was fragile and worth preserving, an idea that still holds great power today.



Comentarios:

  1. Avital

    Como la falta de gusto

  2. Lumumba

    es la pieza de valor

  3. Ashwyn

    Estoy emocionado también con esta pregunta. Dígame, por favor, ¿dónde puedo leer al respecto?



Escribe un mensaje