Podcasts de historia

Alexander Dubcek

Alexander Dubcek



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Alexander Dubcek nació en Eslovaquia en 1921. Cuando era niño, su familia se mudó a la Unión Soviética. Regresó a Checoslovaquia al estallar la Segunda Guerra Mundial y como miembro del Partido Comunista luchó en el movimiento de resistencia contra el ejército alemán.

Después de la guerra, Dubcek ascendió gradualmente en la jerarquía del partido y finalmente se convirtió en secretario del Partido Comunista Eslovaco.

A principios de la década de 1960, el país sufrió una recesión económica. Antonin Novotny, presidente de Checoslovaquia, se vio obligado a hacer concesiones liberales y en 1965 introdujo un programa de descentralización. La característica principal del nuevo sistema era que las empresas individuales tendrían más libertad para decidir precios y salarios.

Estas reformas tardaron en tener un impacto en la economía checa y, en septiembre de 1967, Dubcek presentó una larga lista de quejas contra el gobierno. El mes siguiente hubo grandes manifestaciones contra Novotny.

En enero de 1968, el Comité Central del Partido Checoslovaco aprobó un voto de censura a Antonin Novotny y fue reemplazado por Dubcek como secretario del partido. Gustav Husak, un partidario de Dubcek, se convirtió en su suplente. Poco después Dubcek pronunció un discurso donde afirmó: "Tendremos que eliminar todo lo que estrangula la creatividad artística y científica".

Durante lo que se conoció como la Primavera de Praga, Dubcek anunció una serie de reformas. Esto incluyó la abolición de la censura y el derecho de los ciudadanos a criticar al gobierno. Los periódicos comenzaron a publicar revelaciones sobre la corrupción en las altas esferas. Esto incluyó historias sobre Novotny y su hijo. El 22 de marzo de 1968, Novotny dimitió como presidente de Checoslovaquia. Ahora fue reemplazado por un partidario de Dubcek, Ludvik Svoboda.

En abril de 1968, el Comité Central del Partido Comunista publicó un ataque detallado al gobierno de Novotny. Esto incluyó su pobre historial en materia de vivienda, nivel de vida y transporte. También anunció un cambio completo en el papel del miembro del partido. Criticó la visión tradicional de que los miembros se vean obligados a brindar obediencia incondicional a la política del partido. En cambio, declaró que cada miembro "no sólo tiene el derecho, sino el deber de actuar de acuerdo con su conciencia".

El nuevo programa de reforma incluyó la creación de comités de empresa en la industria, el aumento de los derechos de los sindicatos para negociar en nombre de sus miembros y el derecho de los agricultores a formar cooperativas independientes.

Consciente de lo ocurrido durante el levantamiento húngaro, Dubcek anunció que Checoslovaquia no tenía intención de cambiar su política exterior. En varias ocasiones pronunció discursos en los que afirmó que Checoslovaquia no abandonaría el Pacto de Varsovia ni pondría fin a su alianza con la Unión Soviética.

En julio de 1968, el liderazgo soviético anunció que tenía pruebas de que la República Federal de Alemania estaba planeando una invasión de los Sudetes y pidió permiso para enviar al Ejército Rojo para proteger Checoslovaquia. Dubcek, consciente de que las fuerzas soviéticas podrían utilizarse para poner fin a la Primavera de Praga, rechazó la oferta.

El 21 de agosto de 1968, Checoslovaquia fue invadida por miembros de los países del Pacto de Varsovia. Para evitar el derramamiento de sangre, el gobierno checo ordenó a sus fuerzas armadas que no resistieran la invasión. Dubcek y Ludvik Svoboda fueron llevados a Moscú y, después de reunirse con Leonid Brezhnev y Alexsei Kosygin, anunciaron que después de una "discusión libre y de camaradas", Checoslovaquia abandonaría su programa de reformas.

En abril de 1969, Dubcek fue reemplazado como secretario del partido por Gustav Husak. Al año siguiente fue expulsado del partido y durante los siguientes 18 años trabajó como empleado en un almacén de madera en Eslovaquia.

Después del colapso del gobierno comunista en noviembre de 1989, Dubcek fue elegido presidente de la Asamblea Federal. Fue galardonado con el Premio Sajarov de la Paz y su libro, La invasión soviética, fue publicado en 1990. A esto le siguió su autobiografía, La esperanza es lo último que se pierde.

Alexander Dubcek murió como resultado de un accidente automovilístico en 1992.

La primavera y el verano de 1942 fueron probablemente el peor período de terror interno en Eslovaquia. También fue el momento de la deportación masiva de judíos eslovacos a los campos de exterminio en Polonia. Entre marzo y octubre de ese año, 58.000 fueron enviados por la fuerza a Auschwitz y otros campos; la mayoría de ellos nunca regresó. Las cárceles eslovacas también estaban llenas de oponentes políticos, entre ellos cientos de comunistas.

El Partido Comunista Eslovaco se vio muy afectado de nuevo en abril de 1943, cuando se arrestó a todo el cuarto grupo de liderazgo ilegal, junto con ochenta altos funcionarios. La dirección de Moscú del Partido Comunista de Checoslovaquia envió a Eslovaquia a dos instructores, uno de los cuales, Karol Smidke, formó el quinto y último Comité Central clandestino en el verano de 1943.

Después de Barbarroja y Pearl Harbor, la marea de guerra se volvió lentamente contra el Eje. En agosto y septiembre de 1942, Gran Bretaña y el gobierno francés en el exilio declararon inválido el Pacto de Munich, y poco después el gobierno checoslovaco en Londres fue reconocido por los tres principales aliados: la URSS, los Estados Unidos y el Reino Unido. En febrero de 1943, Alemania perdió la batalla de Stalingrado y los aliados occidentales pronto desembarcaron en Italia. En Eslovaquia, como en otras partes de la Europa dominada por los alemanes, la esperanza volvía a aumentar.

El Programa de Acción ni siquiera abordó la posibilidad de una iniciativa independiente en política exterior; por ahora esto era un tema secundario. Se centró por completo en problemas domésticos, políticos, económicos o culturales. Incluso en estas áreas, sin embargo, los soviéticos estaban acostumbrados a entrometerse. Era obvio que no estaban contentos de que el programa se hubiera redactado sin su consejo y consentimiento.

El programa declaró el fin de las formas dictatoriales, sectarias y burocráticas. Dijo que tales prácticas habían creado una tensión artificial en la sociedad, antagonizando a diferentes grupos sociales, naciones y nacionalidades. Nuestra nueva política tenía que basarse en la cooperación democrática y la confianza entre los grupos sociales. Los estrechos intereses profesionales o de otro tipo ya no podían tener prioridad. La libertad de reunión y asociación, garantizada en la constitución pero no respetada en el pasado, debe ponerse en práctica. En este ámbito, no debería haber limitaciones extralegales.

El programa proclamó el regreso a la libertad de prensa y propuso la adopción de una ley de prensa que excluiría claramente la censura previa a la publicación. Las opiniones expresadas en los medios de comunicación de masas debían ser libres y no confundirse con los pronunciamientos oficiales del gobierno.

Se debía garantizar la libertad de circulación, incluido no solo el derecho de los ciudadanos a viajar al extranjero, sino también su derecho a permanecer en el extranjero durante mucho tiempo, o incluso de forma permanente, sin ser etiquetados como emigrantes. Debían establecerse normas legales especiales para reparar todas las injusticias pasadas, tanto judiciales como políticas.

Mirando hacia una nueva relación entre los checos y los eslovacos, habría una federalización de la República, una renovación total de las instituciones nacionales eslovacas y salvaguardias compensatorias para la minoría eslovaca en la dotación de personal de los organismos federales.

En el ámbito económico, el programa exigía una completa descentralización e independencia administrativa de las empresas, así como la legalización de la pequeña empresa privada, especialmente en el sector de servicios.

Esta propuesta, debo decir, fue inmediatamente vista por los soviéticos como el comienzo de un retorno al capitalismo. Brezhnev hizo esta acusación directamente durante una de nuestras conversaciones en los próximos meses. Respondí que necesitábamos un sector privado para mejorar la situación del mercado y facilitar la vida de las personas. Brezhnev inmediatamente me dijo bruscamente: "¿Pequeños artesanos? ¡Lo sabemos! ¡Su señor Bata también era un pequeño zapatero, hasta que puso en marcha una fábrica!". Aquí estaba el viejo canon leninista sobre la pequeña producción privada que crea el capitalismo "todos los días y todas las horas". No se podía hacer nada para cambiar la paranoia dogmática de los soviéticos.

Ni mis aliados ni yo contemplamos jamás un desmantelamiento del socialismo, incluso cuando nos separamos de varios principios del leninismo. Seguíamos creyendo en un socialismo que no podía divorciarse de la democracia, porque su razón fundamental era la justicia social. También creíamos que el socialismo podría funcionar mejor en un entorno orientado al mercado, con importantes elementos de empresa privada. Muchas formas legítimas de propiedad, principalmente cooperativa y comunal, no se habían utilizado de manera efectiva, principalmente debido a la imposición de restricciones estalinistas.

Ayer, 20 de agosto de 1968, alrededor de las 23:00 horas, los ejércitos de la Unión Soviética, la República Popular de Polonia, la República Democrática Alemana, la República Popular de Hungría y la República Popular de Bulgaria cruzaron las fronteras de la República Socialista Checoslovaca. . Ocurrió sin el conocimiento del Presidente de la República, del Presidente de la Asamblea Nacional, del Primer Ministro y del Primer Secretario del Comité Central del CPCz, y de todos estos órganos.

El Presidium del Comité Central del PCCh se reunía en estas horas y discutía los preparativos del XIV Congreso del Partido. El Presidium hace un llamamiento a todos los ciudadanos de nuestra República para que mantengan la calma y no se resistan a la entrada de las fuerzas armadas. Por lo tanto, ni nuestro ejército, las fuerzas de seguridad ni las milicias populares han recibido la orden de defender el país.

El Presidium cree que este acto contradice no solo todos los principios de las relaciones entre los países socialistas, sino también las normas básicas del derecho internacional.

Todos los altos cargos del Estado, del PCCh y del Frente Nacional permanecen en sus funciones, a las que fueron elegidos como representantes del pueblo y de los miembros de sus organizaciones, de acuerdo con las leyes y demás estatutos vigentes en la República Socialista Checoslovaca. República.

Los funcionarios constitucionales convocan para sesión inmediata a la Asamblea Nacional y al gobierno de la República, y el Presidium del CPCz convoca una reunión plenaria del Comité Central del CPCz para abordar la situación.

La puerta principal se abrió de nuevo y entraron algunos oficiales superiores de la KGB, incluido un coronel muy bajito y muy condecorado y un intérprete soviético que había conocido antes en alguna parte; Creo que había estado en Praga unas semanas antes con el mariscal Yakubovsky. El pequeño coronel rápidamente sacó una lista de todos los funcionarios del Partido Comunista checoslovaco presentes y nos dijo que nos estaba tomando "bajo su protección". De hecho, estábamos protegidos, sentados alrededor de esa mesa: cada uno de nosotros tenía una metralleta apuntando a la parte posterior de la cabeza.

Me llevaron al Kremlin alrededor de las 11:00 p.m. Hora de Moscú, el viernes 23 de agosto. Mi reloj se había detenido en algún lugar de los subcarpatos, así que solo tenía una vaga idea de qué hora era. Hoy, sin embargo, puedo reconstruir una cronología bastante precisa de esos días basada en documentos y testimonios.

En el Kremlin, no me dieron tiempo para lavar el polvo y la suciedad de los tres días anteriores. Me llevaron directamente a "una reunión", como la llamó uno de los hombres de la KGB. Recuerdo una puerta alta, una antecámara detrás, otra puerta y luego una gran oficina con una mesa rectangular. Allí vi a los cuatro hombres más responsables de la invasión criminal de mi país: Brezhnev, Kosygin, Podgorny y Voronov.

Leonid Brezhnev: Acordemos no enterrarnos en el pasado, sino discutir con calma, partiendo de la situación que se ha desarrollado, para encontrar una solución que funcione en beneficio del Partido Comunista checoslovaco para que pueda actuar, normalmente. e independientemente según las líneas establecidas por la Declaración de Bratislava. Sea independiente. No queremos y no estamos pensando en más intervenciones. Y que la dirección trabaje de acuerdo con los principios de las sesiones plenarias de enero y mayo del Comité Central del Partido Comunista de Checoslovaquia. Lo hemos dicho en nuestros informes y estamos dispuestos a afirmarlo nuevamente. Por supuesto, no podemos decir que esté de buen humor. Pero tu estado de ánimo no es el punto. Debemos orientar con sensatez y sobriedad nuestras conversaciones hacia la búsqueda de una solución. Se puede afirmar rotundamente que el incumplimiento de las obligaciones fijas impulsó a cinco países a tomar medidas extremas e inevitables. La secuencia de hechos que se ha materializado confirma enteramente que a tus espaldas (de ninguna manera queremos decir que estabas a la cabeza) los poderes de derecha (simplemente los llamaremos antisocialistas) prepararon tanto el congreso como sus acciones. . Las estaciones de metro y los escondites de armas han salido a la luz. Todo esto ha salido ahora. No queremos presentar reclamos contra usted personalmente, que es culpable. Puede que ni siquiera te hayas dado cuenta; los poderes de derecha son lo suficientemente amplios como para haberlo organizado todo 'Quisiéramos encontrar las soluciones más aceptables que sirvan para estabilizar el país, normalizando un partido obrero sin vínculos con la derecha y normalizando un gobierno obrero libre de esos Enlaces.

No necesitamos ocultarnos unos a otros que si encontramos la mejor solución, todavía necesitaremos tiempo para la normalización. Nadie debería tener la ilusión de que todo de repente se volverá color de rosa. Pero si encontramos la solución correcta, entonces pasará el tiempo y todos los días nos traerán éxitos, comenzarán conversaciones y contactos materiales, el olor se disipará y la propaganda y la ideología comenzarán a funcionar con normalidad. La clase obrera comprenderá que, a espaldas del Comité Central y la dirección del gobierno, los derechistas se preparaban para transformar Checoslovaquia de una república socialista a una burguesa. Todo eso está claro ahora. Comenzarán las conversaciones sobre asuntos económicos y de otro tipo. La salida de tropas, etcétera, comenzará según principios materiales. No hemos ocupado Checoslovaquia, no pretendemos mantenerla bajo "ocupación", pero esperamos que sea libre y emprenda la cooperación socialista acordada en Bratislava. Sobre esa base, queremos hablar con usted y encontrar una solución viable. Si es necesario, también con el camarada Cernik. Si guardamos silencio, no mejoraremos la situación y no libraremos a los pueblos checo, eslovaco y ruso de tensiones. Y cada día que pasa, los derechistas encenderán emociones chovinistas contra todos los países socialistas y, en primer lugar, contra la Unión Soviética. En tales circunstancias, sería imposible retirar las tropas; no es una ventaja para nosotros. Es por estos motivos, sobre esta base, que nos gustaría llevar a cabo las conversaciones, para ver qué piensa, cuál es la mejor manera de actuar. Estamos listos para escuchar. No tenemos diktat; busquemos otra opción juntos.

Y le agradeceríamos mucho que expresara libremente diferentes opciones, no solo para ser contrarias, sino para encontrar con calma la opción adecuada. Lo consideramos un comunista y socialista honorable. En Cierna tuviste mala suerte y hubo una avería. Dejemos todo lo que pasó a un lado. Si empezamos a preguntar cuál de nosotros tenía razón, no nos llevará a ninguna parte. Pero hablemos en base a lo que es, y en estas condiciones debemos encontrar una salida a la situación, lo que estás pensando y lo que debemos hacer.

Alexander Dubcek: Es difícil para mí, dado el viaje y mi mal humor, explicar de inmediato mi opinión sobre por qué debemos llegar a una solución sobre la situación real que se ha presentado. Camaradas Brezhnev, Kosygin, Podgorny y Voronov, no sé cuál es la situación en casa. En el primer día de la llegada del ejército soviético, los otros camaradas y yo estábamos aislados y luego nos encontramos aquí, sin saber nada. ... Solo puedo conjeturar lo que pudo haber sucedido. En los primeros momentos, los miembros del Presidium que estaban conmigo en el Secretariado fueron llevados al Comité Central del Partido bajo el control de las fuerzas soviéticas. A través de la ventana vi a varios cientos de personas reunidas alrededor del edificio y se podía escuchar lo que gritaban: "¡Queremos ver a Svoboda!". "¡Queremos ver al presidente!" "¡Queremos a Dubcek!" Escuché una serie de lemas. Después de eso hubo disparos. Fue lo último que vi. A partir de ese momento no sé nada y no puedo imaginar lo que está pasando en el país y en el Partido.

Como comunista que tiene una gran responsabilidad en los acontecimientos recientes, estoy seguro de que, no solo en Checoslovaquia, sino en Europa, en todo el movimiento comunista, esta acción nos traerá las consecuencias más amargas en el colapso y la amarga disensión dentro de la filas de partidos comunistas en países extranjeros, en países capitalistas.

Así, los asuntos que nos ocupan y la situación me parece muy compleja, aunque hoy fue la primera vez que leí los periódicos. Solo puedo decir, piensa en mí lo que quieras, he trabajado durante treinta años en el Partido y toda mi familia se ha dedicado todo a los asuntos del Partido, a los asuntos del socialismo. Que pase lo que me vaya a pasar. Espero lo peor para mí y me resigno.


Renuncia el arquitecto de la Primavera de Praga en Checoslovaquia

Alexander Dubcek, el líder comunista que lanzó un amplio programa de reformas liberales en Checoslovaquia, se ve obligado a renunciar como primer secretario por las fuerzas soviéticas que ocupan su país. El acérrimo prosoviético Gustav Husak fue nombrado líder checoslovaco en su lugar, restableciendo una dictadura comunista autoritaria en el estado satélite soviético.

La tendencia hacia la liberalización en Checoslovaquia comenzó en 1963, y en 1968 alcanzó su punto culminante después de que Dubcek reemplazara a Antonin Novotny como primer secretario del partido. Introdujo una serie de reformas políticas y económicas de gran alcance, incluida una mayor libertad de expresión y el fin de la censura estatal. El esfuerzo de Dubcek & # x2019s para establecer & # x201Ccomunismo con rostro humano & # x201D se celebró en todo el país y el breve período de libertad se conoció como la & # x201CPrague Spring & # x201D.

El 20 de agosto de 1968, la Unión Soviética respondió a las reformas de Dubcek con la invasión de Checoslovaquia por 600.000 tropas del Pacto de Varsovia. Praga no estaba ansiosa por ceder, pero la resistencia estudiantil dispersa no era rival para los tanques soviéticos. Las reformas de Dubcek & # x2019 fueron derogadas y el líder fue reemplazado por Gustav Husak, incondicionalmente prosoviético, quien restableció un régimen comunista autoritario en el país.

En 1989, cuando los gobiernos comunistas se replegaron en Europa del Este, Praga volvió a ser escenario de manifestaciones a favor de reformas democráticas. En diciembre de 1989, el gobierno de Husak & # x2019 accedió a las demandas de un parlamento multipartidista. Husak dimitió y, por primera vez en dos décadas, Dubcek volvió a la política como presidente del nuevo parlamento, que posteriormente eligió al dramaturgo Vaclav Havel como presidente de Checoslovaquia. Havel había alcanzado la fama durante la Primavera de Praga y, tras la represión soviética, sus obras fueron prohibidas y su pasaporte confiscado.


Alexander Dubček

Por qué famoso: Dubček fue el líder de Checoslovaquia desde enero de 1968 hasta que fue derrocado tras la invasión de su país por el Pacto de Varsovia.

Durante su mandato, intentó crear una política llamada "socialismo con rostro humano" reduciendo algunas de las restricciones comunistas en el país e introduciendo aspectos de democracia y desregulación económica.

Estas reformas no fueron apoyadas por la Unión Soviética, de la cual Checoslovaquia era un estado satélite. Después de meses de conversaciones, los soviéticos y sus aliados del Pacto de Varsovia invadieron Checoslovaquia en agosto de 1968, derrocando a Dubček al año siguiente, que más tarde fue expulsado del Partido Comunista.

Nacimiento: 27 de noviembre de 1921
Lugar de nacimiento: Uhrovec, Checoslovaquia (ahora Eslovaquia)

Fallecimiento: 7 de noviembre de 1992 (70 años)
Causa de la muerte: Lesiones sufridas en un accidente automovilístico


Alexander DubcekUn resumen de la biografía histórica.

La pareja que se convertiría en los padres de Alexander Dubcek se conocieron como emigrantes en los Estados Unidos, pero se vieron obligados a regresar a Europa después de que Dubcek se negara, por razones pacifistas, a servir en el ejército de los Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial. Alexander Dubcek nació en la parte eslovaca de Checheslovaquia el 27 de noviembre de 1921.

Posteriormente, la familia se estableció en Rusia, donde Dubcek senior, un ebanista de profesión, se unió al partido comunista y trabajó en fábricas en varias ciudades durante los años anteriores a 1938 cuando los Dubcek regresaron a Eslovaquia. Este fue el año en que la Alemania nazi de Adolf Hitler tomó el control de Checoslovaquia.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Alexander Dubcek estuvo activo como guerrillero comunista en oposición a la ocupación nazi; su hermano estuvo igualmente activo y como resultado perdió la vida.

Después de la guerra, Chequeslovaquia fue uno de los varios estados de Europa oriental que quedaron bajo el dominio de la Rusia soviética. Alexander Dubcek trabajaba en una fábrica y era secretario de los comités comunistas locales. A principios de la década de 1950, fue nombrado miembro del comité central del Partido Comunista Eslovaco, estaba estudiando derecho y poco después tenía un empleo de tiempo completo como político y también realizó estudios políticos en Moscú. En 1964 ascendió a la presidencia del Partido Comunista Eslovaco.

Después de 1964, Alexander Dubcek comenzó a adoptar puntos de vista económicos poco convencionales y liberales para un alto funcionario comunista en el sentido de que veía un papel sustancial para las empresas privadas. También comenzó a asociarse abiertamente con intelectuales y artistas. En 1967, varios intereses en Checoslovaquia lo apoyaron para lograr la destitución del líder comunista checoslovaco Novotny, con el resultado de que él mismo fue nombrado líder del comunismo checoslovaco a principios de 1968.

Dubcek pronto autorizó el levantamiento de los controles sobre los medios de comunicación, los sindicatos, las empresas económicas y los tribunales. Hubo muchas extensiones de la liberalización en la política, la economía y las artes que dieron lugar a la llamada Primavera de Praga, donde las libertades civiles parecían florecer en un estado que todavía se declaraba oficialmente comunista.

La Unión Soviética se alarmó por la naturaleza y la velocidad de las reformas patrocinadas por Dubcek y lo invitó a considerar la posibilidad de controlarlas: se alcanzó un aparente compromiso a mediados de agosto pero, varios días después, el ejército soviético invadió. A raíz de esto, se anularon las reformas que se habían llevado a cabo y Dubcek se vio obligado a dejar el cargo.

En 1989, el sistema en el que la Rusia soviética había patrocinado el comunismo en Europa del Este colapsó sustancialmente. Dubcek fue invitado a convertirse en líder del Partido Socialdemócrata y se desempeñó durante un tiempo como presidente del parlamento checoslovaco.

En el evento, la influencia de Dubcek en los acontecimientos se vio truncada por su muerte el 7 de noviembre de 1992.


Bilingüismo y multiculturalismo

El gobierno de Dubček implementó la mayoría de las recomendaciones de la Comisión Federal sobre Bilingüismo y Biculturalismo a través de la Ley de Idiomas Oficiales (Ley No. 293/1969), que hizo del checo y el eslovaco los idiomas oficiales co-iguales del gobierno federal. El gobierno de Dubček también anunció una "Política de multiculturalismo" el 8 de febrero de 1971, que reconocía que, si bien Checoslovaquia era un país de dos idiomas oficiales, reconocía una pluralidad de culturas: "una política multicultural dentro de un marco bilingüe". Esto molestó a partes de la opinión pública en Eslovaquia, que creía que desafiaba la afirmación de Checoslovaquia de los eslovacos como un país de dos naciones.

Politicas sociales

Se realizaron aumentos sustanciales en las prestaciones de la seguridad social, como las prestaciones por enfermedad y accidentes, las pensiones, las prestaciones por desempleo, las asignaciones para vivienda, las asignaciones básicas de subsistencia y las asignaciones familiares y las asignaciones para manutención. En el primer presupuesto del gobierno, las prestaciones por enfermedad se incrementaron en un 8,4%, las pensiones para las viudas de guerra en un 20%, las pensiones para los heridos de guerra en un 18% y las pensiones de jubilación en un 5%. Numéricamente, las pensiones aumentaron un 6,4% (1970), un 5,2% (1971) y un 7,9% (1972). En 1969, el gobierno amplió las prestaciones de maternidad y la licencia de maternidad de 22 a 26 semanas (Ley núm. 188/1969).

Reforma educativa

En educación, el gobierno de Dubček buscó ampliar las oportunidades educativas para todos los checoslovacos. El gobierno presidió un aumento en el número de maestros, se introdujeron generosos estipendios públicos para que los estudiantes cubrieran sus costos de vida y las universidades checoslovacas se convirtieron de escuelas de élite en instituciones de masas. El gasto en investigación y educación se incrementó en casi un 200% entre 1969 y 1976.

Entre 1970-71, los planificadores iniciaron una reforma educativa, acortando el ciclo primario (základní škola) de nueve a ocho años y estandarizar los planes de estudio dentro del sistema de educación secundaria para ambos gimnasios (gymnázia) y escuelas vocacionales (odborná škola), y todos los libros de texto y material instructivo por debajo del nivel universitario eran gratuitos (devueltos al final del semestre). La Ley de educación (Ley núm. 157/1971) fue aprobada por la Cámara de Diputados con el apoyo bipartidista de los partidos populares checoslovaco y eslovaco.

La matrícula se abolió para todas las universidades públicas en 1971 y el número de estudiantes universitarios aumentó de 30.000 a 65.000. Los intensos esfuerzos para mejorar el nivel educativo de las mujeres y el número de mujeres que completaron un curso de educación superior aumentaron en un 93 por ciento entre 1970 y 1980.

Reforma de la asistencia sanitaria y el bienestar

En el campo de la atención de la salud, se introdujeron varias medidas para mejorar la calidad y disponibilidad de la atención de salud. Una reforma del seguro médico (Ley núm. 79/1970) amplió el seguro médico obligatorio a los autónomos, al tiempo que incluyó a psicoterapeutas y psicoanalistas no médicos en el programa nacional de seguro médico (Federativní zdravotní pojišťovna, Compañía Federativa de Seguros de Salud). Se incluyó el tratamiento preventivo y se modificó el límite de ingresos para el seguro de enfermedad obligatorio, que ahora se indexaría a los cambios en el nivel salarial. También se introdujo el derecho a la detección médica del cáncer.

La Ley de atención de la salud de las personas (Ley Nº 220/1970) definió las obligaciones a nivel federal y estatal, los establecimientos de salud y los usuarios de los servicios de salud y el principio de atención de la salud. Hizo que el derecho a la atención hospitalaria fuera legalmente vinculante (derechos que ya se disfrutaban en la práctica), abolió los plazos para la atención hospitalaria, introdujo el derecho a la asistencia domiciliaria en condiciones específicas y también introdujo el derecho a la licencia para ausentarse del trabajo y las prestaciones en efectivo en caso de enfermedad del niño. La ley también aseguró el suministro de hospitales y redujo el costo de la atención hospitalaria, definió el financiamiento de la inversión hospitalaria como una responsabilidad pública, los estados individuales emitieron planes para el desarrollo hospitalario y el gobierno federal asumió el costo de la inversión hospitalaria cubierta en el planes, tarifas de atención hospitalaria basadas únicamente en los costos de funcionamiento, hospitales para garantizar que los subsidios públicos junto con los pagos de los fondos de seguro para los pacientes cubran los costos totales.

El estado de bienestar checoslovaco se expandió significativamente desde una posición que ya era una de las más importantes del mundo durante su mandato. Se llevó a cabo un ambicioso programa redistributivo, con ayuda especial para los discapacitados, los inmigrantes, las familias monoparentales mal pagadas y los ancianos. Varios cambios de política aumentaron la tasa básica de reemplazo de la pensión de vejez del 42% del salario promedio en 1969 al 57%.

La política energética

Dubček creía firmemente en la energía nuclear como forma necesaria de energía. Durante su primer mandato como primer ministro se activaron dos centrales nucleares: la primera en Bohunice en Eslovaquia (activada el 25 de diciembre de 1972).

Reformas laborales

Las reformas de Dubček en el mercado laboral tenían como objetivo fortalecer los derechos de los trabajadores tanto en el hogar como en el lugar de trabajo y aumentar la seguridad laboral. La Ley de enfermedad de 1971 (Ley núm. 79/1971) prevé la igualdad de trato de trabajadores y empleados en caso de incapacidad para trabajar y garantiza el pago continuo de los salarios de los trabajadores discapacitados por enfermedad. Todos los empleados de la unidad de trabajo (con la excepción de las mujeres que reciben prestaciones de maternidad y las personas empleadas de forma temporal e insignificante) recibieron un reclamo legal incondicional contra su empleador para el pago continuo de su salario bruto durante un período de 6 semanas, como también en En el caso de un tratamiento de spa aprobado por un Fondo de Seguro, el Fondo asumirá el coste total del mismo.

Industria, infraestructura y vivienda

Dubček, quien había planteado la cuestión del desarrollo económico desigual en las regiones checas y Eslovaquia durante su tiempo en la Cámara de Diputados, había identificado la erradicación de las disparidades entre Chequia y Eslovaquia como uno de los principales objetivos del gobierno de Dubček. Esto se lograría mediante un proceso de intensa industrialización e inversión en la industria eslovaca. El Plan de Desarrollo Regional de 1970 (Ley Nº 147/1970) preveía aumentar el porcentaje de las inversiones totales del estado destinadas al desarrollo regional eslovaco del 32,33% entre 1961-1970 al 34% entre 1971-1980. Una ley de urbanización y ordenación del territorio (ley núm. 287/1973) abordaría la planificación a más largo plazo de la urbanización en consonancia con la industrialización.

El resultado de la industrialización iniciada en la década de 1950 y que se intensificó en la de 1970 fue una economía altamente industrializada con énfasis en productos semielaborados, productos de ingeniería, metalurgia y armamento. Eslovaquia no solo amplió las ganancias en la producción industrial durante la década de 1960, sino que las superó rápidamente. A finales de la década de 1970, su producción industrial alcanzó la paridad con la de las tierras checas. En la década de 1970, la relación entre la inversión bruta y la renta nacional representaba entre el 37% y el 39% de la renta nacional en Eslovaquia, en comparación con el 26% y el 28% en Chequia. La producción industrial de la ingeniería aumentó de 20 000 millones de Kcs en 1969 a 40 000 millones de Kcs en 1976 y 60 000 millones en 1980. A finales de la década, Checoslovaquia se había convertido en el décimo exportador de armas del mundo, el mayor exportador de armas del mundo. exportador de aviones de entrenamiento a reacción y uno de los principales productores de tanques, vehículos blindados y una serie de otros productos militares. Las industrias de armas checas se especializaron en aviones, armas pequeñas, aviónica y equipos de radar, mientras que Eslovaquia, con alrededor del 60 por ciento de la producción total de la industria de defensa checoslovaca, se centró en armas convencionales pesadas como tanques, vehículos blindados, artillería y otros productos militares.

Aunque los planificadores eslovacos se apresuraron a notar que la inversión de capital seguía rezagada, estaba claro que la participación de Eslovaquia en la producción industrial había crecido enormemente. La parte de la renta nacional per cápita de Eslovaquia aumentó de poco más del 60% de la de Chequia en 1948 a casi el 80% en 1968, y el poder adquisitivo per cápita eslovaco igualó al de los checos en 1971. Entre 1969 y 1979, la proporción eslovaca de el servicio civil y el ejército se duplicaron, mientras que una mejora general en los servicios, especialmente en salud y educación, acompañó al crecimiento industrial de Eslovaquia. In the mid-1980s, the number of physicians per capita slightly exceeded that for the Czech lands, whereas in 1948 it had been two-thirds the Czech figure. From 1948 to 1983, the number of students in higher education in Slovakia per 1,000 inhabitants increased from 47% of the Czech figure to 119%, while the number of university students per member of teaching staff had in 1972 reached 8.6 in Slovakia compared to 8.3 in Czechia.

The Urban Housing Plan of 1969 (Act No. 301/1969) expanded the existing housebuilding programme of panel houses, or Paneláks (Czech: panelový dům, Slovak: panelový dom). Bewteen 1970 and 1980 a record 821,000 public housing apartments had been constructed. Increases were made in public housing subsidies, as characterised by a 36% increase in the social housing budget in 1970 and by the introduction of a programme for the construction of 200,000 public housing units (1971). From 1970 to 1971, an 18.1% increase in building permits for social housing units was made.

The pace of construction of highways under the motorway construction programme (Act No. 286/1963) increased between 1969 and 1973. Work on the Prague–Brno section of D1 had started in 1967, mainly using the old route from first attempt, and by 1971 the 41 km long Prague–Šternov segment was completed. In the Slovakian part of the motorway construction, the 14 km long Ivachnová – Liptovský Mikuláš section of D1 was initiated in 1971 (finished in 1977), while the 29 km long Bratislava – Malacky section of D2 was completed in November 1974.

Law reform

A May 1970 criminal law reform (Act No. 138/1970) abolished the death penalty for all crimes and instituted a mandatory sentence of imprisonment for life. All sentences of death were subsequently commuted to sentences of life imprisonment.


Velvet Revolution [ edit | editar fuente]

During the Velvet Revolution of 1989, he supported the Public against Violence (VPN) and the Civic Forum. On the night of 24 November, Dubček appeared with Václav Havel on a balcony overlooking Wenceslas Square, where he was greeted with uproarious applause from the throngs of protesters below and embraced as a symbol of democratic freedom. Several onlookers even chanted, "Dubček na hrad!" ("Dubček to the Castle"—i. e., Dubček for President). He disappointed the crowd somewhat by calling the revolution a chance to continue the work he had started 20 years earlier, and prune out what was wrong with Communism by that time the demonstrators in Prague wanted nothing to do with Communism of any sort. Later that night, Dubček was on stage with Havel at the Laterna Magika theatre, the headquarters of Civic Forum, when the entire leadership of the Communist Party resigned, in effect ending Communist rule in Czechoslovakia. & # 914 & # 93

Dubček was elected Chairman of the Federal Assembly (the Czechoslovak Parliament) on 28 December 1989, and re-elected in 1990 and 1992.

At the time of the overthrow of Communist party rule, Dubček described the Velvet Revolution as a victory for his humanistic socialist outlook. In 1990, he received the International Humanist Award from the International Humanist and Ethical Union. He also gave the commencement address to the graduates of the Class of 1990 at The American University in Washington, D.C. it was his first trip to the United States. & # 915 & # 93

In 1992, he became leader of the Social Democratic Party of Slovakia and represented that party in the Federal Assembly. At that time, Dubček passively supported the union between Czechs and Slovaks in a single Czecho-Slovak federation against the (ultimately successful) push towards an independent Slovak state.


BIBLIOGRAFÍA

Dubček, Alexander. Hope Dies Last: The Autobiography of Alexander Dubček. New York, 1993.

Golan, Galia. Reform Rule in Czechoslovakia: The Dubček Dubc Era, 1968–1969. Cambridge, U.K., 1973.

Henderson, Karen. Slovakia: The Escape from Invisibility. London, 2002.

Kalvoda, Josef. "The Rise and Fall of Alexander Dubček." Nationalities Papers 8 (1980): 211–217.

Kirschbaum, Stanislav J. A History of Slovakia: A Struggle for Survival. New York, 1995.


Dubcek Honored at Funeral Rites

The people of Czechoslovakia paid their last respects Saturday to Alexander Dubcek, whose 1968 bid to reform communism is admired in an age when the communist system is passing into history.

The 70-year-old Dubcek died Nov. 7, six weeks after his chauffeur-driven car skidded off a rain-slick highway en route to Prague for a meeting of the federal Parliament.

It was his brave attempt to reshape communism while party leader in 1968 for which Czechoslovaks honored him. The period of hope and vigor known as the “Prague Spring,” and Dubcek’s struggle to create “socialism with a human face,” was crushed by a Soviet-led invasion.

“I feel very touched by him because he suffered a lot for us,” said one tearful mourner, a middle-aged chemist who gave her name as Maria. “I feel connected with him from my youth.”

Even Dubcek’s opponents in the fight over whether Czechoslovakia should split into two nations paid homage to the man.

“Alexander Dubcek in his life became part of our history,” said Slovak Premier Vladimir Meciar, a supporter of independence for Slovakia, which will take place Jan. 1.

Dubcek was kicked out of the Communist Party in 1969 and went into seclusion in the 1970s and ‘80s. But he re-emerged during the 1989 revolution and served in the symbolic post of president of the Parliament until June.

Thousands waited two hours or more in blustery weather to pass by Dubcek’s flag-draped coffin as it lay in state Friday at the National Theater in Bratislava, soon to be the capital of independent Slovakia, the poorer, more rural, eastern third of Czechoslovakia.

Mourners also filled the theater square during the funeral Saturday. Inside the gilded hall, the stage was blanketed with wreaths.

But the backdrop to the funeral was the tension surrounding the division of Czechoslovakia.

Dubcek had spurned the Slovak nationalists’ offer to be a figurehead for Slovakia, although his international prestige could have brought needed credibility and a moderating influence. His Social Democrat party failed to win enough seats in June elections for a place in the Slovak Parliament, and there was bitterness among pro-independence leaders that Dubcek did not fight for national rights.

Nonetheless, Slovak politicians took pains in their eulogies to portray Dubcek as a Slovak hero.

Former Czechoslovak President Vaclav Havel, a Czech who also opposed the breakup, attended the funeral. But there was no sign of Vaclav Klaus, the Czech premier with whom Meciar is negotiating the division.


Super Slovaks: Alexander Dubček and “socialism with a human face”

This year marks 100 years since the birth of Alexander Dubček. To some, Dubček is the greatest of all Slovaks. He is certainly one of the most internationally recognised. Dubček is also one of the Super Slovaks featured in an exciting, new book which presents the history of Slovakia through the biographies of 50 significant characters.

The question is – is it possible to understand the history of a nation through the stories of famous individuals? Let’s take Dubček as an example.

Firstly, the story of Dubček helps us understand the motivations of those thousands of Slovaks who tried to escape poverty by emigrating to foreign lands. Dubček’s parents first emigrated to the US, but the American Dream did not come true for them and so they left Chicago in 1921 to return to Slovakia. They left once again, this time to the USSR.

Alexander was born later that year in the same little house in the village of Uhrovec where another great Slovak, Ľudovít Štúr had been born over 100 years earlier. Such a coincidental link highlights another truth about Slovakia – that in such a small nation, people share all kinds of connections and you can often bump into someone you know in unlikely places. “It’s one big village!“ as people are likely to remark on such occasions.

So, yes, we can begin to understand history through the stories of individuals. Super Slovaks presents other famous Slovaks from Svätopluk to Peter Sagan and each beautifully illustrated biography combines to tell the history of Slovakia. It has been written by a team of Slovak and international historians and will be enjoyed by expats interested in learning about Slovak history, as well as younger readers who can enjoy it independently, or with parents.

The book is also proving popular with Slovaks abroad who want to share their culture with younger family members. The bilingual text means that it can also be a language learning tool. The thought-provoking questions after each biography encourage active engagement with the characters and will be sure to prompt discussion.

By David Keys, Zuzana Palovic and Gabriela Bereghazyova

Art work by Lucia Grejtáková

Co-founded by authors Zuzana Palovic and Gabriela Bereghazyova, Global Slovakia is a Bratislava-based not-for-profit organization that seeks to promote Slovakia on the global stage and foster a constructive discussion about the country’s past history, current events and future perspectives. You can also follow them on Facebook!

Don’t forget to support our Super Slovaks – Book Campaign!


Ver el vídeo: What is Alexander Dubček?, Explain Alexander Dubček, Define Alexander Dubček (Agosto 2022).