Podcasts de historia

Guerriere Fr - Historia

Guerriere Fr - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Guerriere

El nombre de una rápida fragata británica de 49 cañones capturada y destruida en una batalla de media hora por la Constitución de la fragata estadounidense el 19 de agosto de 1812. Esta celebrada victoria encendió a la nación con nueva confianza y coraje al comienzo de la Guerra de 1812.

(Fr: t. 1.508, 1. 175 ', b. 45'6 "dph. 14'6", cpl. 400, a. 33
24 pdrs., 20 42 pdrs. )

El primer Guerriere fue la primera fragata construida en los Estados Unidos desde 1801. Se lanzó en el Navy Yard de Filadelfia el 20 de junio de 1814. Después de acondicionarse, se convirtió en el buque insignia de un escuadrón reunido en Nueva York al mando del capitán Stephen Decatur. Zarpó de Nueva York el 20 de mayo de 1815 para liderar el escuadrón y poner fin a los actos de piratería contra el comercio comercial estadounidense por parte de Argel y otros estados de Berbería.

El 17 de junio de 1815, frente a la costa argelina, la famosa fragata Constellation condujo la fragata Meshuda de 44 cañones bajo los cañones del buque insignia de Decatur, Guerriere. Con dos andanadas, la fragata americana condujo por debajo de todos los que no murieron o quedaron inutilizados en Meshuda y cubiertas. El buque insignia de la flota argelina, Meshuda, se rindió. Entre sus muertes se encontraba el oficial naval de mayor rango de Argel. Dos días después, Guerriere dirigió al escuadrón en la conducción del bergantín argelino de 22 cañones Estedio a tierra.

Guerriere llegó a Alders el 28 de junio de 1815, lista para actuar con su escuadrón para la captura de todos los barcos argelinos que entraran en puerto a menos que el Día ratificara los términos de un tratado de paz enviado por Decatur. El tratado se negoció a bordo de Guerriere el 30 de junio de 1815, poniendo fin al pago del tributo a Argel y exigiendo el pago completo de los perjuicios al comercio estadounidense.

Guerriere luego dirigió el escuadrón en una demostración de fuerza que resultó en un acuerdo de paz con Túnez el 13 de julio de 1815 y con Trípoli el 9 de agosto de 1815. Habiendo hecho cumplir la paz en menos de 6 semanas desde el momento de zarpar desde los Estados Unidos, se combinó con el Toda la fuerza naval reunida en Gibraltar bajo el mando del comodoro William Bainbridge. Los 18 buques de guerra, incluido el Independence, 5 fragatas, 2 balandras de guerra, 7 bergantines y 3 goletas, fue la flota más grande jamás reunida bajo la bandera estadounidense en el Mediterráneo hasta ese momento. Marcó el comienzo de una flota naval permanente en el Mediterráneo que se ha convertido en la poderosa VI Flota de hoy. Entonces, como hoy, la flota fue un factor poderoso para mantener la paz y fortalecer la diplomacia internacional de la nación.

Guerriere regresó a Nueva York el 12 de noviembre de 1815 y fue depositada en el Boston Navy Yard para reparaciones el 4 de marzo de 1816. Fue puesta de nuevo bajo el mando del capitán Thomas Macdonough el 22 de abril de 1818 para su acondicionamiento. El 24 de julio de 1818 se hizo a la mar, llevando al ministro estadounidense a Rusia a su nuevo puesto. Después de escalas en Gibraltar, Cowes y Copenhague, desembarcó al ministro estadounidense y su familia en Cronstadt, Rusia, el 17 de septiembre de 1818. Luego navegó por el Mediterráneo hasta el 26 de julio de 1819 cuando partió de Leghorn hacia Norfolk, Virginia, y llegó el 4 de octubre de 1819. Permaneció allí y fue colocada en ordinario el 8 de noviembre de 1820. Durante los siguientes 7 años sirvió como buque escuela en el Norfolk Navy Yard, entrenando clases de guardiamarinas antes del establecimiento permanente de una academia naval.

Guerriere terminó sus deberes en el barco escuela a fines de noviembre de 1828 cuando se le ordenó equiparse como el buque insignia de un escuadrón de la Armada de los EE. UU. Destinado al servicio en el Pacífico. Navegó el 13 de febrero de 1829, desembarcando pasajeros en Río de Janeiro antes de rodear el Cabo de Hornos hacia el Callao, Perú. En los dos años siguientes, supervisó el comercio estadounidense, incluida la flota ballenera, a lo largo de la costa occidental de América del Sur y hacia el oeste hasta las islas hawaianas. Partió del Callao el 8 de septiembre de 1831 y llegó a Norfolk el 29 de noviembre de 1831. Guerriere fue dado de baja el 19 de diciembre de 1831 y permaneció en el Norfolk Navy Yard hasta su disolución en 1841.


Constitución vs.Guerrière: Estados Unidos y # 8217s Coming Out Party


Las primeras andanadas de la Constitución derribaron el mástil de mesana de la fragata británica Guerriere (Michel Felice Corne / Comando de Historia y Patrimonio de la Armada).

El primer día de agosto de 1812, una húmeda y brumosa mañana de sábado en Boston, la fragata americana Constitución Esperaba sólo un viento favorable para salir al mar. Su capitán, Isaac Hull, había pasado la semana abasteciendo su barco y cada vez más ansioso por la ausencia de órdenes de Washington. Corrían rumores sobre el paradero del poderoso escuadrón británico que había perseguido y casi capturado a los Constitución frente a la costa de Nueva Jersey, dos semanas antes, un informe incluso colocó dos fragatas británicas en la propia bahía de Massachusetts, donde estarían en condiciones de sellar el puerto de Boston. Hull había enviado a Nueva York, donde el secretario de Marina Paul Hamilton le había ordenado originalmente, cualquier carta que pudiera haberle dirigido allí. Pero aparentemente ni Hamilton ni el comandante de su escuadrón, el capitán John Rodgers, le habían dejado instrucciones. El 28 de julio, Hull le escribió a Hamilton explicando su prisa por hacerse a la mar mientras todavía había una oportunidad, y esperando de nuevo que no estuviera excediendo su autoridad: "¿Debería ir al mar sin sus nuevas órdenes, y no debería contar con su aprobación? , Seré muy infeliz, porque le ruego que tenga la seguridad de que, al hacerlo, actuaré como en este momento creo que me ordenaría que lo hiciera ".

Con el Constitución& # 8216s sorprendente victoria sobre la fragata británica Guerrière Justo cuando se inició la Guerra de 1812, Estados Unidos anunció en voz alta su llegada como potencia naval.

Hull era hijo de un capitán mercante de Connecticut y, como muchos oficiales navales estadounidenses, también había comenzado su carrera en ese oficio. Pero era un comandante inusual incluso para los estándares de la infame marina estadounidense. Su enfoque novedoso para ser el capitán de un barco de guerra fue deleitarse sinceramente con el trabajo. Era bajo y regordete y, por apariencias externas, distaba mucho de tener una personalidad dominante. Cuando se le encargó a Gilbert Stuart que pintara su retrato, Stuart le comentó a otro artista que lo había pintado anteriormente: "Siempre parece como si estuviera mirando al sol y medio cerrando los ojos".

Hull se esforzó por evitar las confrontaciones personales y nunca se peleó en un duelo; le disgustaban los castigos corporales y rara vez ordenaba azotar a los hombres; escribió a su compañero capitán William Bainbridge cartas humorísticas sobre sus tribulaciones amorosas cuando era un soltero de 38 años, y sobre cuánto Ojalá tuviera dinero.

Pero para los oficiales y hombres que lo conocían, no había duda de su valentía o su habilidad para la navegación. En la Cuasi Guerra contra Francia, había dirigido una atrevida expedición que abordó y se apoderó de un corsario francés en el Caribe. En la Guerra Tripolitana, como teniente de la fragata del capitán Hugh G. Campbell Adams, había salvado al barco del desastre con su pensamiento rápido y acción decisiva. Campbell no era muy conocido como marinero, y cuando el barco comenzó a derivar rápidamente hacia las rocas en el puerto de Algeciras, cerca de Gibraltar, el capitán se quedó momentáneamente sin habla. Hull, que corría a cubierta vestido sólo con su camisón y con un par de pantalones a rayas, le arrebató la trompeta parlante de las manos a Campbell, emitió una rápida serie de órdenes para sacar el barco del peligro y, al ver el furioso asombro en el rostro de Campbell, se volvió hacia el capitán y le dijo: "Manténgase fresco, señor, y el barco será bajado". Y luego se puso tranquilamente los pantalones. La tripulación mantuvo la cara seria, pero pronto se escuchó una nueva frase en todo el barco: "¡Mantente fresco!"

La carta de Hull de Boston al secretario Hamilton cruzó en el correo con una de Washington escrita en la misma fecha. “A la llegada del Constitución en el puerto, he ordenado al comodoro Bainbridge que se haga cargo de ella —le ordenó el secretario a Hull—. "En consecuencia, le entregará la orden y procederá a este lugar". Si Hull tenía una idea de lo que se avecinaba o no, y dada la antigüedad de Bainbridge, su presencia en Boston y sus repetidas demandas para el mando de la Constitución u otra de las tres grandes fragatas de la pequeña marina estadounidense, era poco probable que Hull no lo hiciera; levó anclas el domingo 2 de agosto. la Nave sería bloqueada por una fuerza de Superiour, y probablemente no saldría durante meses ".

El puerto estaba lleno de pequeñas embarcaciones, 50 veleros a la vista que se destacaban del faro un poco más de las 6 de la mañana. Por la tarde, la tierra se perdió de vista.

Durante dos semanas, Hull apenas vio otra vela. El 15 de agosto el Constitución dispersó un grupo de barcos hacia el este en una larga persecución que comenzó al amanecer y lo llevó a 40 millas de Cape Race, Terranova. Un balandro de guerra británico corrió en libertad, pero a media tarde Constitución atrapado con un bergantín americano que había sido tomado como premio por el balandro, con un oficial de capitán británico y cinco marineros a bordo.

Los prisioneros le dijeron a Hull que el escuadrón británico estaba justo al este, en el borde de los Grandes Bancos de Terranova: sin que Hull lo supiera, el escuadrón había abandonado el área semanas antes para escoltar un convoy mercante de las Indias Occidentales y solo unos días antes. había regresado a Nueva York.

El 18 de agosto el Constitución se encontró con un corsario estadounidense cuya tripulación le dijo a Hull que habían visto un gran barco de guerra, solo, al sur, no muy lejos de ellos. Con la esperanza de enfrentarse al enemigo en igualdad de condiciones y ansioso por evitar toparse con todo el escuadrón, Hull decidió cambiar de rumbo hacia el sur a la primera oportunidad.

La fragata solitaria era la Guerrière, comandado por el Capitán James R. Dacres. Se había ido con el escuadrón a la mitad del Atlántico, pero luego fue separado y ordenado a Halifax para reponer provisiones y reacondicionamiento. De camino a Halifax, el Guerrière ya había encontrado y capturado varios buques mercantes estadounidenses, mejor suerte que el resto del escuadrón en sus semanas de navegación en aguas azules. El 10 de agosto, un bergantín mercante estadounidense, el Betsey, con destino a Boston desde Nápoles, Italia, con un cargamento de brandy, había llegado con el Guerrière en los bancos occidentales de Terranova. El capitán del Betsey, William B. Orne, fue tomado a bordo como prisionero y su barco fue enviado a Halifax como premio. El día después de tomar el Betsey, el Guerrière se detuvo y subió al bergantín mercante John Adams, con destino a Nueva York. Al descubrir que el barco navegaba con licencia británica, Dacres le dijo al capitán del bergantín que podía seguir su camino, pero no antes de escribir una entrada en el registro del barco: "Cap. Dacres, comandante de la fragata de su majestad británica Guerrière, de cuarenta y cuatro cañones, presenta sus saludos al comodoro Rodgers, del presidente de la fragata de los Estados Unidos, y estará muy feliz de conocerlo a él, oa cualquier otra fragata estadounidense de igual fuerza que el presidente, frente a Sandy Hook, con el propósito de tener unos minutos tête-à-tête ".

A las 2 de la tarde del 19 de agosto, el Constitución Divisó una vela a lo lejos de la proa de babor. Hull estaba en cubierta al instante, seguido rápidamente por casi todos los hombres a bordo. “Antes de que se pudieran pagar todas las manos, hubo una avalancha general en cubierta”, dijo el Able Seaman Moses Smith. “La palabra había pasado como un relámpago de hombre a hombre y todos los que pudieron salvarse vinieron en tropel como palomas de un lecho de red. Desde la cubierta de mástiles hasta la cubierta de cañones, desde allí hasta la cubierta de literas, todos los hombres se despertaron y se pusieron de pie. Todos los ojos se volvieron en la dirección de la extraña vela, y tan rápido como se pensaba, las velas se clavaron, de proa y popa.

los Guerrière divisó el barco estadounidense casi al mismo tiempo. En cubierta, Dacres le entregó a Orne su copa y le preguntó si era una fragata americana o francesa. Orne dijo que seguramente pensaba que era estadounidense, pero Dacres respondió que "actuó demasiado audaz para ser estadounidense". Dacres hizo una pausa y luego añadió: "Cuanto mejor se comporte, más honor ganaremos al llevarlo", e incluso le comentó a Orne que "estaría hecho de por vida" como el primer capitán británico en capturar una fragata estadounidense. La tripulación británica colgó en broma un barril de melaza en la red para sus futuros prisioneros: se decía que a los yanquis les gustaba un trago de melaza y agua conocido como switchel. Dacres permitió que 10 estadounidenses impresionados de la tripulación bajaran y, volviéndose cortésmente hacia Orne, el capitán le preguntó si le gustaría ir abajo también y ayudar al cirujano a atender a los heridos de la batalla, "como supongo que no desea para luchar contra tus propios compatriotas ".

Justo antes de dejar la cubierta, Orne vio que la gavia mayor retrocedía (la verga giraba de modo que la vela atrapaba el viento y controlaba el movimiento de avance del barco) mientras el Guerrière esperó para dejar que el estadounidense que se acercaba rápidamente bajara. Una bandera británica salió volando de cada tope y el tambor comenzó a redoblar para llevar a los hombres a sus aposentos.

Desde el Constitución estaba a barlovento, tenía varias ventajas teóricas en un compromiso de barco a barco. Un barco a sotavento, escorado lejos del viento, expuso una parte de su casco por debajo de la línea de flotación al disparo del enemigo en una acción cercana, el humo de los cañones de un barco de barlovento podría envolver a un oponente, oscureciendo la puntería de sus tripulaciones de artillería las velas de el barco en el lado de barlovento podría bloquear el viento y calmar el barco de sotavento, dificultando su maniobrabilidad. Pero sobre todo, el comandante del barco a barlovento tenía el poder de decisión que podía arrastrar y evitar una pelea, y un oponente igual a sotavento nunca podría interceptarlo y atraparlo, o podría usar el viento para dirigir un rumbo directo. para acercarse lo más rápido posible para acercarse al enemigo.

Eso planteaba sus propios riesgos: cuanto más directo era el ángulo de aproximación, más expuesta estaba la nave que se aproximaba a la andanada del enemigo, sin poder responder con la suya propia. Pero ese fue el curso que eligió Hull. Cuando se acercó el estadounidense, Dacres cambió varias veces su curso para disparar andanadas. El primero se quedó corto y otros subieron demasiado, y cada vez Hull ordenó a su barco que se inclinara ligeramente para tomar el fuego enemigo en el costado de la proa y evitar ser rastrillado por la vulnerable longitud de la cubierta. Los barcos generalmente iban a la batalla con solo gavias para evitar el peligro de que las velas se incendiaran con los tacos en llamas de sus propios cañones y para mantener al mínimo el número de trimmers necesarios, pero Hull ordenó más velas para cerrar rápidamente y traer su barco. justo al lado del enemigo. La tripulación estalló con tres vítores.

Con el Constitución llegando en el GuerrièreEn el cuarto de barlovento, los cañones de popa del barco británico empezaron a apuntar y algunos de sus disparos empezaron a contar. Varios hombres en el Constitución fueron derribados, y el teniente Charles Morris, impaciente, pidió permiso al capitán para disparar.

"No, señor", respondió Hull. Un silencio de muerte se cernía sobre el barco. "¡No disparar al azar!" Hull gritó. "Que cada hombre mire bien su objetivo". A las 6:05 p.m. la Constitución estaba justo al lado, a dos docenas de metros de distancia, a menos del alcance de un disparo de pistola. Luego vino la primera andanada estrepitosa de cada arma en el ConstituciónLado de estribor, disparó dos veces y disparó directamente a la cubierta y a los puertos de los cañones del enemigo.

Orne, agachado en la estrecha cabina debajo del GuerrièreLínea de flotación, escuchó "una tremenda explosión ... el efecto de su disparo pareció hacer que el Guerrière tambalearse y temblar como si hubiera recibido el impacto de un terremoto ". Casi instantáneamente se produjo un choque aún más tremendo. Y luego, cuando se disipó el humo del último disparo, los hombres de la Constitución estaban vitoreando como maníacos: GuerrièreEl palo de mesana se había ido por la borda.

“¡Huzzah muchachos! ¡La hemos convertido en un bergantín! " uno de los ConstituciónGritó la tripulación. "¡La próxima vez la haremos un balandro!" dijo otro. Hull, que literalmente se había roto los pantalones de vestir cuando saltó emocionado sobre un cofre de brazos para tener una mejor vista, exclamó: "Por Dios, ese barco es nuestro". La cabina del Guerrière instantáneamente se llenó de hombres heridos y moribundos, apenas dejando espacio para que los cirujanos trabajaran en la larga mesa en el centro sobre la que se arrodillaban o inclinaban. Desde las cubiertas de arriba, dijo Orne, la sangre se derramó como si se hubiera volcado una tina llena.

La mayoría de ConstituciónLas velas y los palos aún no estaban dañados y comenzó a avanzar. Hull ordenó que el barco se llevara a estribor para cruzar el GuerrièreArco. El barco británico intentó virar en paralelo para frustrar la maniobra, pero el arrastre de su mástil de mesana caído en el agua le impidió responder a su timón, y el Constitución comenzó a verter un fuego asesino, dos andanadas completas, en la proa de babor del enemigo. El tiro de uva (racimos de bolas que pesan un par de libras cada uno que se separan como el disparo de una escopeta cuando se dispara) barrió las cubiertas y derribó a los hombres mientras el tiro redondo seguía haciendo mella en el GuerrièreMástiles.

Para mantener el Guerrière de pasar por su popa y rastrillar el Constitución a su vez, el barco americano aguantó, pero el GuerrièreEl bauprés y la botavara cruzaron su alcázar y se enredaron en el aparejo mesana. Hombres apiñados en el castillo de proa del Guerrière preparándose para abordar o repeler a los huéspedes, y el teniente Morris rápidamente sugirió a Hull que llamara al ConstituciónTambién, y luego se unió a los hombres que corrían hacia la popa del barco preparándose para abordar al enemigo. Cuando Morris comenzó a enrollar unas cuantas vueltas de una sólida línea sobre el bauprés del enemigo para sujetar el barco con firmeza, una bala de mosquete le atravesó el abdomen y lo tiró a la cubierta, gravemente herido. El teniente William S. Bush, el capitán de la ConstituciónLos infantes de marina, saltaron a la barandilla casi en el mismo momento, espada en mano, gritando: "¿La abordo?" cuando fue perforado en la mejilla por una bala de mosquete que le atravesó la nuca, le rompió el cráneo y lo mató instantáneamente. El barril de melaza que cuelga sobre el Guerrière estaba lleno de agujeros y se vertió melaza sobre la cubierta. Durante la parte más cercana de la batalla, el ConstituciónLos artilleros dispararon cien rondas de cartuchos (cilindros llenos de balas, clavos, pernos, trozos de hierro viejo) que fueron incluso más letales que la metralla a corta distancia.

Aunque solo algunos de los GuerrièreAguantaban los cañones más avanzados, los marineros británicos dispararon uno de los cañones casi contra la ventana de la cabina del capitán en el Constitución y un fajo en llamas subió a bordo, provocando un incendio, pero los estadounidenses lo apagaron rápidamente. Marines en el ConstituciónLa punta de lanza mantuvo un aluvión constante de fusiles, disparando sobre el parapeto de hamacas apiladas en la red sobre las barandillas de ambos barcos, despejando el castillo de proa del enemigo e hiriendo a Dacres en la espalda mientras estaba de pie sobre las hamacas apiladas. . Hull estaba a punto de volver a subir al pecho de los brazos cuando un marinero lo agarró por el brazo. "¡No suba allí, señor, a menos que les quite los hisopos!" —dijo el marinero, señalando las charreteras de Hull, que lo convertían en un objetivo principal para los francotiradores.

El embarque todavía habría sido extremadamente arriesgado en este punto, los internos tuvieron que hacer su camino en fila india sobre el bauprés del Guerrière en un mar embravecido. Pero en rápida secuencia los barcos se partieron, el trinquete del barco británico cayó en una cascada de palos y aparejos sobre su costado de estribor, y luego el palo mayor también se fue. No quedó ni un mástil en el suelo. Guerrière pero el bauprés. Hull ordenó de inmediato que se llenaran y se llevaran las velas.

Durante media hora el Constitución se paró cerca mientras se reparaban sus aparejos. El sol se había puesto y era difícil ver si alguno de los colores del enemigo seguía ondeando, aunque los cañones se habían quedado en silencio. Orne se dirigió hacia el Guerrière's plataforma. La escena era "un infierno perfecto", dijo. La sangre estaba por todas partes, como un matadero. Los hombres tiraban a los muertos por la borda, pero muchos de los suboficiales y tripulantes habían irrumpido en el casillero de los espíritus y estaban gritando borrachos. El barco sin mástil, con nada más que un trozo de lona con aparejo de jurado que volaba desde el bauprés, yacía "rodando como un tronco en el abrevadero del mar", con la cubierta principal cañones bajo el agua. El agua que entraba por 30 agujeros se rompió a través de su costado debajo de la línea de flotación. Un estandarte británico todavía volaba desde el tocón del mástil de mesana, pero con un chasquido el astillero se lo llevó, llevándose consigo cualquier esperanza de llevar el barco por delante del viento y seguir luchando.

El barco estadounidense ahora se desgastaba y se encontraba al otro lado del GuerrièreArco, completando el cuadro de impotencia. Desde el Constitución un barco remaba bajo una bandera de tregua y el teniente George Read llamó al barco: "Deseo ver al oficial al mando". Dacres estaba de pie en la cubierta, pareciendo un poco aturdido. Read aclamado de nuevo: "Saludos del comodoro Hull, y desea saber si ha tocado su bandera".

Los oficiales británicos ya habían celebrado un consejo y acordaron que una mayor resistencia era inútil, pero Dacres parecía incapaz de pronunciar las fatídicas palabras. "Bueno, no lo sé", dijo finalmente, "nuestro mástil de mesana se ha ido, nuestro mástil mayor se ha ido, y en general, se puede decir que hemos tocado nuestra bandera". Read preguntó si los estadounidenses podían enviar a su cirujano para que les prestara ayuda. —Bueno, supongo que tenía a bordo su propio negocio naval lo suficiente para todos sus oficiales médicos —respondió Dacres.

"Oh, no", dijo Read, "sólo tenemos siete heridos, y se vistieron hace media hora". Luego, Dacres se volvió hacia Orne y le dijo: "Cómo nuestras situaciones se han revertido repentinamente: ahora eres libre y yo soy un prisionero".

El capitán británico se cruzó en el barco para presentar su espada a Hull y rendirse formalmente. "Tus hombres son un grupo de tigres", le dijo a Hull con asombro. Ni un solo disparo había destruido el Constitución las bajas fueron siete muertos, siete heridos. El barco británico informó oficialmente de 15 muertos y 62 heridos, pero Orne estaba seguro de que al menos 25 tripulantes más estaban muertos, sus cuerpos arrojados por el costado o arrastrados a la muerte con la caída de los mástiles. La victoria estadounidense había durado 25 minutos y la precisión del fuego estadounidense había sido decisiva. Hull más tarde destacaría como elogio a sus marineros negros: "Nunca tuve mejores luchadores ... se desnudaron hasta la cintura y lucharon como demonios, aparentemente insensibles al peligro, y poseídos por la determinación de vencer a los marineros blancos".

Toda la noche, el ConstituciónLos barcos iban y venían sacando a los prisioneros. Al amanecer, la condición de la Guerrière Era evidente que estaba desesperado. Hull declaró que el barco era "un naufragio perfecto", y se apresuró a sacar a los heridos restantes antes de que se hundiera. Dos metros de tablazón habían sido derribados por completo en un lugar debajo de la línea de flotación, había cinco pies de agua en la bodega y las bombas no podían mantener el ritmo. A las 3 de la tarde los dos capitanes observaban en silencio desde el ConstituciónEl alcázar cuando el bote del teniente Read comenzó a remar hacia atrás por última vez, y minutos más tarde la fragata británica estaba en llamas por la carga de hundimiento que Read había establecido, sus cañones disparándose en sucesión cuando el calor de las llamas los alcanzó en ese momento, incluso antes de que Read pudo subir a bordo, hubo un silencio momentáneo seguido de un rugido ensordecedor. Era como esperar a que un volcán entrara en erupción, Moses Smith recordó el alcázar, inmediatamente sobre la revista, se elevó hacia el cielo en una sola pieza y se rompió en fragmentos, y el GuerrièreTodo el casco se partió en dos. Segundos después, todo el barco desapareció bajo la superficie del mar.

A su regreso a Boston a fines de agosto, Hull y su tripulación fueron aclamados en todo el país como héroes por haber asegurado la primera victoria naval de Estados Unidos sobre los poderosos británicos. La gente de Boston organizó un banquete para los oficiales y el Congreso otorgó a los oficiales y al equipo 50.000 dólares. los Constitución se ganó el apodo de "Old Ironsides", gracias a los marineros que hablaron de las balas de cañón británicas rebotando en su casco durante la batalla.

A Hull le esperaba la noticia de que su hermano, que dirigía el negocio familiar, había muerto mientras el Constitución había estado en el mar. Citando asuntos urgentes, entregó el mando al comodoro Bainbridge. Terminó la guerra a cargo del astillero naval en Portsmouth, New Hampshire.

Dacres, después de un breve período como prisionero de guerra, y una corte marcial superficial en Halifax, en la que fue absuelto y declarado inocente de la pérdida de su barco, regresó al servicio en la Royal Navy con el mando en gran parte sin incidentes de otro. fragata durante la duración de la guerra.

Un siglo después del final de la guerra, Henry Adams, nieto y bisnieto de presidentes estadounidenses y uno de los primeros historiadores verdaderamente profesionales de la nación, escribió una historia brillante, escéptica y, a menudo, perversamente humorística, de la administración de James Madison que presentó la Guerra de 1812 como un conflicto en gran parte indeciso que no logró ninguno de sus objetivos declarados y parecía más el producto del liderazgo débil y las vacilaciones políticas de Madison que cualquier otra cosa.

Sin embargo, si bien era cierto que la guerra en tierra fue un triste estancamiento y el tratado que puso fin al conflicto no fue formalmente más que un regreso al statu quo ante, la capacidad de la Marina de los EE. UU. Para mantenerse firme durante casi tres años contra la potencia marítima más poderosa. en la tierra produjo una de esas ondas de choque psicológicas que cambian el mundo para siempre. Fue otro Adams, el hermano mayor de Henry, Charles F. Adams Jr., un ex general de la Guerra Civil y quizás un juez más astuto de la política práctica de la guerra, quien señaló la esencia del asunto. Con sólo una ligera hipérbole, Charles Adams fechó el momento exacto del nacimiento de Estados Unidos como potencia mundial en el miércoles 19 de agosto de 1812 a las 6:30 p.m. Guerrière golpeó su bandera al Constitución.

Adaptado de Lucha peligrosa, por Stephen Budiansky. Copyright © 2011 por Stephen Budiansky. Publicado por acuerdo con Alfred A. Knopf, una editorial de The Knopf Doubleday Publishing Group, una división de Random House, Inc.


Constitución & Guerriere

George Ropes, Jr. (1788-1819), hijo de un capitán de barco de Salem, Massachusetts, fue un consumado artista marítimo, paisajista y comercial. A la edad de 13 años se había convertido en alumno de Michele Felice Cornè, uno de los principales artistas napolitanos del arte marítimo estadounidense de la época. Las cuerdas pronto produjeron algunas de las pinturas populares marítimas más emblemáticas de la época. Sin embargo, pocos estadounidenses de esa época tenían la riqueza o el ocio para apoyar las artes, y Ropes se vio obligado a ganar dinero pintando carteles y entrenadores después de la muerte de su padre. Sin embargo, cuando pintó barcos, generalmente para capitanes de mar y comerciantes adinerados, lo hizo con el mayor cuidado y atención a los detalles.

Lo que Ropes representa aquí con una claridad de gema es uno de los compromisos más famosos de la historia naval estadounidense. El 19 de agosto de 1812, USS Constitución conoció y derrotó a HMS Guerriere, una fragata británica de 38 cañones al mando del capitán James Richard Dacres. Aunque relativamente intrascendente en términos estratégicos generales del resultado de la Guerra de 1812, la sorprendente victoria proporcionó un impulso moral muy necesario para el público estadounidense que aún se tambalea por la rendición de Detroit por parte del Ejército de los EE. UU. Y otros fracasos a lo largo de la frontera canadiense. ConstituciónEl éxito también pulió la reputación de la Marina de los EE. UU., Lo que demuestra que la fuerza incipiente era tan profesional y competente como la poderosa Royal Navy británica, la armada más grande del mundo en ese momento.

No es de extrañar que George Ropes eligiera esta famosa pelea como tema de estas cuatro notables pinturas. Los detalles finos y la representación cuidadosa de los barcos y el mar, junto con el título en negrita debajo, no son solo presunciones artísticas, sino una declaración de orgullo patriótico.

Creador
George Cuerdas, Jr.

fecha de creacion
1813

Medio
Óleo sobre tabla

Dimensiones
[H] 15 1/2 pulg. [W] 21 pulg. [D] 1 pulg.

Numero de catalogo
2094.1-4

Línea de crédito
Colección del Museo USS Constitution.

Condiciones de uso

/>
Este trabajo tiene la licencia de Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin derivaciones 3.0 Unported.


La campana de un barco jugó un papel crucial para el cronometraje a bordo de un barco, y se tocaba cada media hora para marcar el paso del tiempo en cada reloj. Esta campana supuestamente fue eliminada de HMS Guerriere y se utiliza como sustituto de ConstituciónCampana, que fue destruida durante la batalla del 19 de agosto de 1812. La historia de la campana como premio de Guerriere data solo de 1897 y no está confirmado por relatos de primera mano. Un artículo publicado en el Boston Daily Advertiser el 21 de octubre de 1897 afirmaba que la campana “se envió a un montón de chatarra y se vendió entre un montón de tiendas navales condenadas, entre 1812 y 1816 ... El comprador fue SH Smith, quien la llevó a Providence [Rhode Island] y lo colocó en el campanario de la fábrica en Lincoln [la fábrica de algodón & # 8216Butterfly & # 8217 en Saylesville, Rhode Island construida alrededor de 1815], donde cuelga hoy ". Otras fuentes afirman que la campana fue retirada en 1835, durante uno de ConstituciónOtras reparaciones. La campana ciertamente ha tenido un gran servicio, posiblemente durante muchos años antes de 1812 y después, ya que hay evidencia dentro de la campana de uso regular.

La campana está inscrita con el nombre de su fabricante y la fecha: "ME FECIT PIETER SEEST AMSTELODAM ANNO 1765". Pieter Seest nació en Hadersleben (ahora Holstein, Alemania) alrededor de 1715. Se convirtió en capataz de la fábrica de campanas y cañones de la ciudad de Ámsterdam, operada bajo arrendamiento a Braamcamp, Dibbetz & amp van Aalst. En 1770 fue nombrado director de la fundición. Guerriere fue construido en Cherburgo, Francia en 1799 y comenzó como una fragata en la Armada francesa. Ámsterdam estaba bajo control francés en ese momento, por lo que es posible que Pieter Seest haya comandado la campana para equipar la nueva fragata. La fragata británica HMS Blanche capturado Guerriere en 1806.

Creador
Pieter Seest

fecha de creacion
1765

Medio
Latón, ron

Dimensiones
[H] 24 pulg.

Numero de catalogo
1954.1

Línea de crédito
Colección del Museo USS Constitution. Regalo de Paul Nicholson.

Condiciones de uso

/>
Esta obra está autorizada bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin derivaciones 3.0 Unported.


"Old Ironsides"

¡Ay, derriba su bandera hecha jirones!
Hace mucho que ondea en lo alto
Y muchos ojos han bailado para ver
Ese estandarte en el cielo
Debajo sonó el grito de batalla,
Y estalló el rugido del cañón
El meteoro del aire oceánico
¡No barrerá más las nubes!

Su mazo, una vez rojo con la sangre de los héroes,
Donde se arrodilló el enemigo vencido,
Cuando los vientos se apresuraban sobre la inundación
Y las olas eran blancas abajo
Ya no sentirás la pisada del vencedor,
O conocer la rodilla conquistada
Las arpías de la orilla tocarán
¡El águila del mar!

Oh, mejor que su Hulk destrozado
Debería hundirse debajo de la ola
Sus truenos sacudieron las profundidades poderosas,
Y debería estar su tumba
Clava al mástil su santa bandera,
Pon cada vela raída
Y dásela al Dios de las tormentas,
¡El relámpago y el vendaval!


Guerriers Solaires - Dark Souls - fr

Les Guerriers solaires sont un Serment de Dark Souls. C'est l'un des plus populaires, qui se concentre sur les alliances coopératives et qui a pour vedette le PNJ Solarius d'Astora.

Prêter Serment

  1. Normalement il est nécessaire d'avoir 25 puntos en Foi pour entrer dans le serment. Cette règle peut être contournée si vous avez aidé suffisamment de joueurs lors de coopérations (moins cinq points en Foi nécessaire par coopération réussie). Par exemple, en ayant aidé trois joueurs, vous n'aurez besoin que de 10 en Foi pour prêter serment.
  2. Allez à l'Autel Solaire situé sous le Dragon rouge au Village des morts-vivants.
  3. A cet endroit, la statue brisée (ou Solarius d'Astora, selon l'avancement de la quête principale) vous proposra de rejoindre le serment. Si rien ne se passe, c'est que vous ne remplissez pas les exige las condiciones.

Effets du serment

  • Les joueurs apparaissent sous forme de spectre doré quand ils sont invoqués à partir d'une stéatite de marque blanche.
  • Battre un boss sous forme de spectre doré donnera à tous les joueurs de la partie une Médaille solaire.
  • Les joueurs sous ce serment peuvent se rejoindre plus facilement durant les parties en ligne.
  • Si vous faites partie du serment, votre personnage apprendra l'emote "Praise the Sun" et le fera automatiquement lorsqu'il sera invoqué dans le monde d'un autre joueur. Vous pouvez aussi recevoir ce geste sans entrer dans le serment, en activant l'Autel.

Augmenter son rang

En offrant un certain nombre de Médailles solaires à l'Autel situé dans la Paroisse des Mort-vivants, vous pourrez augmenter votre rang :


Guerriere Fr - History

The tune tells the tale of a battle that took place some 600 miles East of Boston during the War of 1812 on August 19, 1812. According to legend it was during this battle the Constitution earned her nickname, Old Ironsides. An observer is said to have noted that British shot bounced off the ship and cried, "Huzzah! Her sides are made of iron!"

According to Burl Ives, after the battle Captain Hull of the Constitution refused to take the sword of Captain Dacres in surrender. Instead he took his hat and wore it in his next fight against the British. The two men later met in Rome as friends.

The tune also appears in Malcolm Laws Native American Balladry. It oft-times has been told,
That the British seamen bold
Could flog the tars of France
So neat and handy, Oh!
But they never met their match,
Till the Yankees did them catch
Oh, the Yankee boys for fighting
Are the dandy, Oh!

The Guerriere, a frigate bold,
On the foaming ocean rolled
Commanded by proud Dacres,
The grandee, Oh!
With as choice a British crew
As ever a rammer drew
Could flog the Frenchmen
Two to one so handy, Oh!

When the frigate hove in view,
Says proud Dacres to his crew,
Come clear the ship for action
And be handy, Oh!
To the weather-gage, boys, get her.
And to make his men fight better
Gave them to drink, gunpowder
Mixed with brandy, Oh!

Then Dacres loudly cries,
Make this Yankee ship your prize,
You can in thirty minutes,
Neat and handy, Oh!
Twenty-five's enough, I'm sure,
And if you'll do it in a score
I'll treat you to a double
Share of brandy, Oh!

The British shot flew hot,
Which the Yankees answered not
Till they got within the distance
They called handy, Oh!
Now, says Hull unto his crew,
Let us see what we can do,
If we take this boasting Briton
We're the dandy, Oh!

The first broadside we poured
Carried her mainmast by the board
Which made this lofty frigate
Look abandoned, Oh!
Then Dacres shook his head,
And to his officers said,
Lord! I didn't think those Yankees
Were so handy, Oh!

Our secon told so well
That their fore and mizzen fell,
Which doused the royal ensign
Neat and handy, Oh!
By George! says he, We're done!
And they fired a lee gun
While the Yankees struck up
Yankee Doodle Dandy, Oh!

Then Dacres came on board
To deliver up his sword.
Tho'loth was he to part with it,
It was so handy, Oh!
¡Oh! Keep your sword, says Hull,
For it only makes you dull,
Cheer up, and let us have
A little brandy, Oh!


Constitución del USS

The USS CONSTITUTION was the first ship commissioned by the U.S. Navy. Throughout her entire service life she was never boarded by hostile forces. To this day the USS CONSTITUTION can be viewed in the harbor of Boston, MA. Click here for a photo tour of the CONSTITUTION is Boston.

back to top go to the end of the page

History of USS CONSTITUTION:

CONSTITUTION, one of six frigates authorized by act of Congress, approved 27 March 1794, was designed by Joshua Humphreys, and built at Hartt's Shipyard, Boston, Mass., under the supervision of George Claghorn with Captain Samuel Nicholson as inspector. She was launched on 21 October 1797 and christened by Captain James Sever.

Into the trim frigate's construction went timbers from States ranging from Maine to Georgia, as well as copper bolts and spikes supplied by Paul Revere. A ship of beauty, power, and speed thus was fashioned as a national expression of growing naval interest, and a symbol auguring the dedication, courage, and achievement of American fighting men and ships.

CONSTITUTION put to sea on 23 July 1798, commanded by Captain Samuel Nicholson, the first of many illustrious commanding officers. Following patrols along the Eastern Seaboard she became flagship on the Santo Domingo station, making several captures including the 24-gun NIGER, the SPENCER, and the letter-of-marque SANDWICH. At war's end, CONSTITUTION returned to the Charleston Navy Yard where she was placed in ordinary.

In 1803 amid growing demand for tribute and increasing seizures by the Barbary pirates, CONSTITUTION was recommissioned under Captain Edward Preble and sailed as flagship of the Mediterranean Squadron on 14 August. Preble took command of the squadron and vigorously brought the war to Tripoli, executing well-laid plans with brilliant success. On CONSTITUTION's decks tactics for destroying the captured frigate, PHILADELPHIA, were laid as well as those for blockading and assaulting the fortifications of Tripoli. The small United States fleet on 3 and 7 August 1804 bombarded the enemy's ships and shore batteries with telling results.

Commodore Samuel Barron and later Captain John Rodgers were next to command the squadron and CONSTITUTION, continuing to blockade and take prizes. Naval action thus generated a favorable climate for the negotiation of peace terms with Algiers. After the Tunisians agreed to similar terms in August, CONSTITUTION spent 2 years patrolling in maintenance of the peace. She sailed for home under Captain Hugh Campbell and arrived Boston in November 1807. Placed out of commission, the frigate was repaired in the succeeding 2 years.

In August 1809 she was recommissioned and became flagship of the North Atlantic Squadron, Commodore J. Rodgers, and in 1810 Isaac Hull was appointed her captain. The following year she carried U.S. Minister, Joel Barlow, to France and returned to Washington in March 1812 for overhaul. War with Britain impended and CONSTITUTION was readied for action. On 20 June 1812 the declaration of war was read to her assembled crew and on 12 July she took to sea under Captain Hull to rejoin the squadron of Commodore J. Rodgers.

On 17 July CONSTITUTION sighted five ships in company supposing them to be Rodger's squadron, Hull attempted to join up. By the following morning, however, the group was identified as a powerful British squadron which included the frigates GUERRIERE and SHANNON. The wind failed, becalming within range of the enemy who opened fire. Disaster threatened until Captain Hull astutely towed, wetted sails, and kedged to draw the ship slowly ahead of her pursuers. For 2 days all hands were on deck in this desperate and successful attempt at escape, a splendid example of resolute command, superior seamanship, and indefatigable effort.

During the war, CONSTITUTION ran the blockade at Boston on seven occasions and made five cruises ranging from Halifax, Nova Scotia, south to Guiana and east to Portugal. She captured, burned, or sent in as prizes nine merchantmen and five ships of war. Departing Boston on 2 August she sailed to the coast of Nova Scotia, where she captured and destroyed two British trading ships. Cruising off the Gulf of St. Lawrence on 19 August, she caught sight of GUERRIERE, a fast British frigate mounting 49 guns. GUERRIERE opened the action, pouring out shot which fell harmlessly into the sea or glanced ineffectively from the hull of CONSTITUTION whose cheering crew bestowed on her the famous nickname "OLD IRONSIDES," which has stirred generations of Americans. As the ships drew abreast, Hull gave the command to fire and successive broadsides razed GUERRIERE's mizzen mast, damaging her foremast, and cut away most of her rigging. GUERRIERE's bowsprit fouled the lee rigging of CONSTITUTION, and both sides attempted to board, but the heavy seas prevented it. As the ships separated GUERRIERE fired point blank into the cabin of CONSTITUTION and set it on fire, but the flames were quickly extinguished. GUERRIERE's foremast and mainmast went by the board and she was left a helpless hulk.

The flag of GUERRIERE was struck in surrender and when the Americans boarded her they found her in such a crippled condition that they had to transfer the prisoners and burn her. It was a dramatic victory for America and for CONSTITUTION. In this battle of only half an hour the United States "rose to the rank of a first-class power" the country was fired with fresh confidence and courage and union among the States was greatly strengthened.

CONSTITUTION, Commodore William Bainbridge, stood out from Boston on 26 October. On 29 December 1812 she added to her conquest the British 38-gun frigate JAVA whom she engaged off the coast of Brazil. Despite loss of her wheel early in the fighting, CONSTITUTION fought well. Her superior gunnery shattered the enemy's rigging, eventually dismasting JAVA, and mortally wounding her captain. JAVA was so badly damaged that she, too, had to be burned. The seemingly invincible "OLD IRONSIDES" returned to Boston late in February for refitting and her wounded commander was relieved by Captain Charles Stewart.

CONSTITUTION departed on 31 December for a cruise in the Windward Islands. On 15 February she seized and destroyed the schooner PICTOU and 9 days later chased the schooner PIQUE who escaped. She also captured three small merchantmen on this cruise, characteristically successful despite a close pursuit by two British frigates along the coast of Massachusetts. CONSTITUTION moored safely at Boston only to be bottled up for nearly 9 months by the vigorous British blockade.

In December 1814 CONSTITUTION braved the forces of the enemy, and headed southeast. She seized the merchant brig LORD NELSON and later captured SUSANNAH with a rich cargo on 16 February 1815. Four days later she gave close chase to the frigate CYANE and the sloop LEVANT bound for the West Indies. CONSTITUTION opened the action firing broadsides as the contestants drew apart she maneuvered adroitly between the two, fighting each separately and avoiding raking by either. In less than an hour CYANE struck her colors and soon thereafter LEVANT surrendered. Sailing in company with her prizes, CONSTITUTION encountered a British squadron which gave chase but was able to retake only LEVANT. En route to New York, she received confirmation of the ratification of peace terms and on 15 May arrived.

Ordered to Boston, she was placed in ordinary for 6 years, undergoing extensive repair. In May 1821 she returned to commission, serving as flagship of the Mediterranean Squadron, under Commodore Jacob Jones, and guarding United States shipping until 1823. A second cruise on that station lasted from 1823 through July 1828, with a succession of commanding officers including Captain Thomas Macdonough and Daniel Patterson.

A survey in 1830 disclosed CONSTITUTION to be unseaworthy. Congress, considering the projected cost of repairs, relegated her for sale or scrapping. Public sentiment, engendered partly by the dramatization of her history in Oliver Wendell Holmes' memorable poem, elicited instead an appropriation of money for reconstruction which was begun in 1833 at Boston, where once again she was captained by the redoubtable Isaac Hull.

Returned to commissioned status in 1835, she served well in the ensuing 20 years in a variety of missions. In March 1835 she sailed to France where she embarked the U.S. Minister to France, Edward Livingston, for return to the States. In August she entered upon a 3-year tour as flagship of Commodore Jesse Elliott in the Mediterranean protecting trade and maintaining good relations. She served as flagship for the South Pacific Squadron from 1839 to 1841 and for the home station from November 1842 to February 1843. In March 1844 she began a memorable 30-month circumnavigation of the globe while under the command of Captain John Percival.

The fall of 1848 brought a resumption of duty as flagship of the Mediterranean Squadron, Commodore W. C. Bolton. Decommissioned briefly in 1851 she sailed under Captain John Rudd in 1852 to patrol the west coast of Africa in quest of slavers until June 1855.

Five years of decommissioned status followed. In August 1860 she was assigned to train midshipmen at Annapolis, and during Civil War at Newport, R.I. Among her commanding officers in this period are listed Lieutenant Commanders David D. Porter, and George Dewey.

In 1871 CONSTITUTION underwent rebuilding at Philadelphia she was commissioned again in July 1877 to transport goods to the Paris Exposition.

Once more she returned to duty as a training ship, cruising from the West Indies to Nova Scotia with her youthful crews. In January 1882 she was placed out of commission and in 1884 was towed to Portsmouth, N.H., to become a receiving ship. Celebration of her centennial year brought her to Boston in 1897 where she was retained in decommissioned status.

A public grateful for her protective services once again rescued her from imminent destruction in 1905 and she was thereafter partially restored for use as a national museum. Twenty years later, complete renovation was initiated with the financial support of numerous patriotic organizations and school children.

On 1 December 1917, CONSTITUTION was renamed OLD CONSTITUTION to permit her original name to be assigned to a projected battle cruiser. Given first to CC 1 (renamed LEXINGTON) then to CC 5 (originally named RANGER), the name CONSTITUTION was restored to "OLD IRONSIDES" on 24 July 1925, after the battle cruiser program had been canceled under the Washington naval treaty. CONSTITUTION (CC 5) was some 13.4 percent complete at the time of her cancellation.

On 1 July 1931, amid a 21-gun salute, CONSTITUTION was recommissioned. The following day she sailed on a triumphant tour of 90 United States' ports along the Atlantic, Pacific, and Gulf coasts, where more than 4,600,000 people visited her. On 7 May 1934 she returned to Boston Harbor, the site of her building. Classified IX 21 on 8 January 1941, an act of Congress in 1954 made the Secretary of the Navy responsible for her upkeep. The Navy reclassificated the CONSTITUTION again from IX 21 to "none" 1 September 1975. Since then, the ship is listed as USS CONSTITUTION on the Naval Vessel Register.

In the late 1990s, the CONSTITUTION completed a 44-month restoration to prepare her for her 200th anniversary 21 October 1997.

USS CONSTITUTION Image Gallery:

The photos below were taken by me on August 25, 2010, during a visit to the USS CONSTITUTION at Boston, MA.


Battle with HMS Guerriere

USS Constitución, under the command of Captain Isaac Hull, sailed from Boston on August 2, 1812 and steered for the blustery waters southeast of Halifax, Nova Scotia. After two weeks of daily gun drills in preparation for combat, Hull and his crew sighted the British frigate HMS Guerriere, under the command of Captain James Richard Dacres, on the afternoon of August 19, 1812.

Como Guerriere closed to within a mile of Constitución, the British hoisted their colors and released a broadside, but the cannonballs fell short. The crew asked Hull for permission to return fire, but he refused so as not to waste the first broadside. Soon, however, Constitución slid alongside her opponent and Hull gave command to fire. The battle commenced. Constitución’s thick hull, composed of white oak planking and live oak frames, proved resilient to enemy cannonballs. During the engagement, an American sailor was heard exclaiming, “Huzza! Her sides are made of iron! See where the shot fell out!” Boarding parties were summoned as the ships came together, and Lieutenant William Sharp Bush, shot while attempting to board Guerriere, became the first United States Marine Corps officer to be killed in battle. After intense combat, the severely damaged Guerriere that was forced to surrender.

The next morning, Hull made the difficult decision to scuttle Guerriere. Constitución sailed for Boston and arrived on August 30. News of Constitución‘s victory quickly spread through town and throngs of cheering Bostonians greeted Hull and his crew. A militia company escorted Hull to a reception at the Exchange Coffee House and more dinners, presentations and awards followed in the ensuing weeks, months, and years. USS Constitución, for her impressive strength in battle, earned the nicknamed “Old Ironsides.”


La femme guerrière semble avoir une forte affection pour le mécanicien et vice versa. Tout d'abord, on la voit essayer en vain de le dissuader de faire partie de la défense du camion-citerne. Plus tard, après qu'elle ait été blessée par le pistolet à fléchettes de Wez et qu'elle soit tombée sur le côté de la remorque, le mécanicien tente désespérément de la récupérer, mais les 2 finiront entrainés hors du véhicule.


Ver el vídeo: 10 GUERRIÈRES HÉROÏQUES et LÉGENDAIRES à travers les âges (Mayo 2022).