Podcasts de historia

El presidente Johnson absuelto en el juicio político del Senado

El presidente Johnson absuelto en el juicio político del Senado


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Al final de un juicio histórico de dos meses, el Senado de los Estados Unidos no logra condenar al presidente Andrew Johnson por los cargos de juicio político que la Cámara de Representantes le impuso tres meses antes. Los senadores votaron 35 culpables y 19 no culpables por el segundo artículo del juicio político, un cargo relacionado con su violación de la Ley de Tenencia en el cargo en el año anterior. Diez días antes, el Senado tampoco había condenado a Johnson por otro artículo de acusación, el 11, votando idénticos 35 para la condena y 19 para la absolución. Debido a que ambos votos se quedaron cortos, por un voto, de la mayoría de dos tercios necesaria para condenar a Johnson, fue declarado no culpable y permaneció en el cargo.

LEER MÁS: ¿Cuántos presidentes de EE. UU. Se han enfrentado a un juicio político?

Cuando estalló la Guerra Civil en 1861, Johnson, un senador estadounidense de Tennessee, fue el único senador de un estado en proceso de secesión que permaneció leal a la Unión. La carrera política de Johnson se basó en su defensa de los intereses de los sureños blancos pobres contra las clases terratenientes; de su decisión de oponerse a la secesión, dijo: “Malditos sean los negros; Estoy luchando contra esos aristócratas traidores, sus amos ". Por su lealtad, el presidente Abraham Lincoln lo nombró gobernador militar de Tennessee en 1862, y en 1864 Johnson fue elegido vicepresidente de los Estados Unidos.

Juramentado como presidente después del asesinato de Lincoln en abril de 1865, el presidente Johnson promulgó una política de Reconstrucción indulgente para el Sur derrotado, que incluía una amnistía casi total a los ex Confederados, un programa de restauración rápida del estado de los Estados Unidos para los estados separados y la aprobación de nuevos gobiernos locales del Sur, que pudieron legislar "códigos negros" que preservaron el sistema de esclavitud en todo menos en el nombre. El Congreso, dominado por los republicanos, se opuso en gran medida al programa de reconstrucción de Johnson y aprobó la "Reconstrucción radical" anulando repetidamente los vetos del presidente. Bajo la Reconstrucción Radical, los gobiernos locales del Sur dieron paso al gobierno militar federal, y a los hombres afroamericanos del Sur se les concedió el derecho constitucional al voto.

En marzo de 1867, con el fin de debilitar aún más la autoridad de Johnson, el Congreso aprobó la Ley de Tenencia de la Oficina sobre su veto. La ley prohibía al presidente destituir a los titulares de cargos federales, incluidos los miembros del gabinete, que habían sido confirmados por el Senado, sin el consentimiento del Senado. Fue diseñado para proteger a los miembros del gabinete de Johnson, como el secretario de Guerra Edwin M. Stanton, quien fue designado durante la administración de Lincoln y fue un aliado principal de los llamados republicanos radicales en el Congreso. En el otoño de 1867, Johnson intentó probar la constitucionalidad de la ley reemplazando a Stanton con el general Ulysses S. Grant. Sin embargo, la Corte Suprema de los Estados Unidos se negó a pronunciarse sobre el caso y Grant devolvió la oficina a Stanton después de que el Senado aprobó una medida en protesta por el despido.

El 21 de febrero de 1868, Johnson decidió deshacerse de Stanton de una vez por todas y nombró al general Lorenzo Thomas, un individuo mucho menos favorable al Congreso que Grant, como secretario de guerra. Stanton se negó a ceder, atrincherado en su oficina, y la Cámara de Representantes, que ya había discutido el juicio político después de la primera destitución de Stanton por parte de Johnson, inició un proceso formal de juicio político contra el presidente. El 24 de febrero, la Cámara votó 11 artículos de acusación contra el presidente Johnson. Nueve de los artículos citaban sus violaciones de la Ley de permanencia en el cargo; uno citó su oposición a la Ley de Asignaciones del Ejército de 1867 (diseñada para privar al presidente de su posición constitucional como comandante en jefe del Ejército de los Estados Unidos); y uno acusó a Johnson de traer “a la desgracia, el ridículo, el odio, el desprecio y el reproche al Congreso de los Estados Unidos” a través de ciertos discursos controvertidos.

El 13 de marzo, de acuerdo con las reglas establecidas en la Sección 3 del Artículo I de la Constitución de los Estados Unidos, comenzó el juicio político del presidente Johnson en el Senado. El presidente del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, Salmon P. Chase, presidió los procedimientos, que se describieron como teatrales. El 16 de mayo y nuevamente el 26 de mayo, el Senado votó sobre los cargos presentados contra el presidente Johnson. En ambas ocasiones, la votación fue 35 para la condena y 19 para la absolución, y siete republicanos moderados se unieron a 12 demócratas para votar en contra de lo que era un caso débil para el juicio político. La votación no alcanzó la mayoría de dos tercios y Johnson permaneció en el cargo. Sin embargo, optó por no buscar la reelección en la lista demócrata. En noviembre, Ulysses S. Grant, que apoyó las políticas de reconstrucción radical de los republicanos, fue elegido presidente de los Estados Unidos.

En 1875, después de dos postulaciones fallidas, Johnson ganó la reelección al Congreso como senador de Estados Unidos por Tennessee. Murió menos de cuatro meses después de asumir el cargo, a la edad de 66 años. Cincuenta y un años después, la Corte Suprema de Estados Unidos declaró inconstitucional la Ley de Tenencia en el cargo en su fallo en Myers contra Estados Unidos.

LEER MÁS: ¿Qué sucede en un juicio político en el Senado?


Donald Trump, absuelto en un histórico juicio político, el expresidente de los Estados Unidos dice que su movimiento `` acaba de comenzar ''

Washington: Donald Trump fue absuelto el sábado de incitar al horrible ataque al Capitolio de los EE. UU., Concluyendo un histórico juicio político que le ahorró la primera condena de un presidente actual o anterior de EE. UU., Pero expuso la fragilidad de las tradiciones democráticas de EE. UU. Y dejó una nación dividida por venir. a aceptar la violencia provocada por su presidencia derrotada.

Apenas un mes después del mortal motín del 6 de enero que asombró al mundo, el Senado se reunió para una rara sesión de fin de semana para emitir su veredicto, votando mientras las tropas armadas de la Guardia Nacional continuaban en sus puestos fuera del emblemático edificio.

El juicio rápido, el primero de un expresidente en la nación, mostró con crudeza y conmovedor detalle cuán peligrosamente cerca habían estado los invasores de destruir la profunda tradición nacional de una transferencia pacífica del poder presidencial después de que Trump se negara a conceder las elecciones. Al reunirse frente a la Casa Blanca, desató una multitud de partidarios para "luchar como el infierno" por él en el Capitolio, justo cuando el Congreso certificaba la victoria del demócrata Joe Biden. Cuando cientos irrumpieron en el edificio, algunos con equipo táctico participando en sangrientos combates con la policía, los legisladores huyeron para salvar sus vidas. Cinco personas murieron.

El veredicto, en una votación de 57 a 43, es casi seguro que influirá no solo en el futuro político del ex presidente, sino también en el de los senadores que juraron brindar justicia imparcial como jurados. Siete republicanos se unieron a todos los demócratas para condenar, pero estaba lejos del umbral de dos tercios requerido.

El resultado después del levantamiento deja sin resolver las divisiones desgarradoras de la nación sobre el tipo de política de Trump que condujo al ataque interno más violento contra una de las tres ramas del gobierno de Estados Unidos.

“Senadores, estamos en un diálogo con la historia, una conversación con nuestro pasado, con una esperanza para nuestro futuro”, dijo la Representante Madeleine Dean, D-Pa. uno de los fiscales de la Cámara en los alegatos finales.

“Lo que hacemos aquí, lo que se nos pide a cada uno de nosotros aquí, en este momento será recordado”.

Trump, impenitente, dio la bienvenida a su segunda absolución de juicio político y dijo que su movimiento "apenas ha comenzado". Calificó el juicio como "otra fase más de la mayor caza de brujas en la historia de nuestro país".

Aunque fue absuelto del único cargo de incitación a la insurrección, fue fácilmente el mayor número de senadores que votaron para encontrar a un presidente de su propio partido culpable de un cargo de juicio político por delitos graves y faltas.

Para declarar culpable a Trump, participaron los senadores republicanos Richard Burr de Carolina del Norte, Bill Cassidy de Luisiana, Susan Collins de Maine, Lisa Murkowski de Alaska, Mitt Romney de Utah, Ben Sasse de Nebraska y Patrick Toomey de Pensilvania.

Incluso después de votar a favor de la absolución, el líder republicano Mitch McConnell condenó al expresidente como “responsable práctica y moralmente” de la insurrección. McConnell sostuvo que Trump no pudo ser condenado porque se había ido de la Casa Blanca.

El juicio se había confundido momentáneamente cuando los senadores el sábado de repente quisieron considerar a posibles testigos, particularmente en lo que respecta a las acciones de Trump mientras la mafia se amotinaba. Los procedimientos prolongados podrían haber sido especialmente perjudiciales para la nueva presidencia de Biden, retrasando significativamente su agenda legislativa emergente. En medio de la aguda crisis del COVID-19, la Casa Blanca de Biden está tratando de acelerar el alivio de la pandemia en el Congreso.

Biden apenas ha intervenido en los procedimientos y pasó el fin de semana con su familia en el retiro presidencial en Camp David, Maryland.

El juicio de casi una semana ha entregado una narrativa sombría y gráfica de los disturbios y sus consecuencias de una manera que los senadores, la mayoría de los cuales huyeron por su propia seguridad ese día, reconocen que todavía se están enfrentando.

Los fiscales de la Cámara de Representantes han argumentado que Trump fue el "incitador en jefe" que avivó una campaña de meses con un patrón orquestado de retórica violenta y afirmaciones falsas que llamaron la "gran mentira" que desató a la mafia. Cinco personas murieron, incluido un alborotador al que dispararon y un oficial de policía.

Los abogados de Trump respondieron que las palabras de Trump no tenían la intención de incitar a la violencia y que el juicio político no es más que una "caza de brujas" diseñada para evitar que vuelva a ocupar el cargo.

Los senadores, que anunciaban sus votos desde sus escritorios en la misma cámara que la turba había saqueado, no solo eran jurados sino también testigos. Solo al ver los videos gráficos, los alborotadores que gritaban amenazadoramente por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el vicepresidente Mike Pence, quien presidía el recuento de certificaciones de enero, los senadores dijeron que comenzaron a comprender cuán peligrosamente cerca estaba el país del caos.

Muchos senadores mantuvieron sus votos cerrados hasta los momentos finales del sábado, particularmente los republicanos que representan a los estados donde el ex presidente sigue siendo popular. La mayoría de ellos finalmente votó a favor de la absolución, dudando de si Trump era totalmente responsable o si el juicio político es la respuesta adecuada.

“Solo mire lo que los republicanos se han visto obligados a defender”, dijo el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer. "Mira lo que los republicanos han decidido perdonar".

El republicano en segundo lugar, John Thune de Dakota del Sur, reconoció: "Es una votación incómoda", y agregó: "No creo que haya un buen resultado para nadie".

En los argumentos finales, el defensor principal Michael van der Veen enfatizó un argumento que los senadores republicanos también adoptaron: que todo era un "juicio político falso".

"Señor. Trump es inocente de los cargos en su contra ”, dijo van der Veen. "El acto de incitación nunca sucedió".

La Cámara acusó a Trump por el único cargo de incitación a la insurrección una semana después de los disturbios, pero el Senado no estaba en sesión completa y McConnell rechazó las solicitudes de los demócratas para reunirse rápidamente para el juicio. En una semana, Biden tomó posesión, Trump se fue y Pelosi envió el artículo de juicio político al Senado días después, iniciando el proceso.

La confusión del sábado se produjo cuando los senadores querían escuchar pruebas sobre las acciones de Trump durante el motín, después de que los fiscales dijeron que no hizo nada para detenerlo.

Las historias frescas de la noche a la mañana se habían centrado en el representante Jaime Herrera Beutler del estado de Washington, quien dijo en un comunicado que Trump había rechazado una petición del líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, para que detuviera a los alborotadores.

Varios senadores republicanos votaron a favor de considerar testigos. Lindsey Graham de Carolina del Sur cambió su voto para unirse a ellos en esa votación de 55-45.

Pero con el Senado enfrentándose a un juicio prolongado y la defensa lista para llamar a muchos más testigos, la situación se resolvió cuando la declaración de Herrera Beutler sobre la llamada se leyó en voz alta en el expediente para que los senadores la consideraran como prueba. Como parte del acuerdo, los demócratas retiraron su deposición planificada de la congresista y los republicanos abandonaron su amenaza de llamar a sus propios testigos. También acordaron incluir la marca de tiempo del senador republicano Mike Lee de una llamada de Trump alrededor del momento en que se evacuó a Pence, minutos después de que Trump envió un tweet crítico de su vicepresidente.

Los juicios de acusación son raros, los senadores se reúnen como la corte de acusación sobre un presidente solo cuatro veces en la historia de la nación, para Andrew Johnson, Bill Clinton y ahora dos veces para Trump, el único que ha sido acusado dos veces. No ha habido condenas.

A diferencia del juicio político de Trump el año pasado en el caso de Ucrania, un cargo complicado de corrupción y obstrucción por sus intentos de que el aliado extranjero desenterrara suciedad sobre el entonces rival de campaña Biden, este trajo un golpe emocional que se muestra en videos gráficos del asedio. que puso al descubierto la vulnerabilidad inesperada del sistema democrático.

Al mismo tiempo, el juicio de este año incluyó advertencias similares de los fiscales de que Trump debe rendir cuentas porque ha demostrado repetidamente que no tiene límites. Si no se controla, probará aún más las normas de comportamiento cívico, incluso ahora que está fuera de la oficina y sigue contando con seguidores leales, dijeron.


Senador Cruz: En el juicio al Senado, el presidente Trump será absuelto

WASHINGTON, DC - El senador estadounidense Ted Cruz (republicano por Texas), presidente del subcomité del Senado sobre la Constitución, apareció hoy en Fox News '& lsquoAmerica's Newsroom' con Bill Hemmer y el programa de Hugh Hewitt para discutir sus expectativas para el juicio político del Senado. . A continuación se muestran extractos de las entrevistas.

Cuando se le preguntó sobre el juicio político del Senado, el senador Cruz dijo:

"Creo que al final de este proceso, estos artículos de acusación serán descartados. Y creo que va a terminar, no con un despido, sino con un veredicto de inocencia. Y la forma en que funciona en el Senado, cuando viene a votar el veredicto, vota en cada artículo, y cada senador votará & lsquoguilty 'o & lsquonot culpable'. La razón por la que esto termina con una absolución es muy simple: la Cámara no ha alcanzado el umbral constitucional."

Él continuó:

"La Constitución especifica para el juicio político de un presidente que tienes que demostrar soborno, traición u otros delitos graves y faltas. No lo han hecho. De hecho, esta es la primera vez en la historia de nuestro país que un presidente ha sido acusado sin siquiera una acusación de conducta criminal. No han alegado en estos artículos de acusación que el presidente violó ninguna ley penal. No han alegado que haya violado ninguna ley civil. Ni siquiera han alegado que el presidente tenga una multa por exceso de velocidad. Y por esa razón, esto no cumple con el estándar constitucional de delitos graves y faltas. Entonces, el final de este proceso será una absolución y creo que probablemente sea en un par de semanas ".

En el programa de Hugh Hewitt, el senador Cruz discutió la importancia de garantizar que el presidente Trump tenga la oportunidad de presentar su defensa:

"En lo que respecta a los testigos, Estoy abierto a la posibilidad de que el Senado escuche a los testigos, en particular por la forma en que House se condujo. Fue una prueba unilateral del lado de la Cámara. Negaron a la minoría la posibilidad de llamar a testigos en la Cámara. Eso era contrario a los precedentes que se establecieron tanto con el juicio político de Clinton como con el juicio político de Nixon. Esta vez, los demócratas de la Cámara de Representantes decidieron que solo sería unilateral. Solo traerían testigos de cargo. No permitirían que la Casa Blanca los interrogara. Y así era completamente una baraja de cartas de un solo lado.

"En el Senado, si el presidente quiere llamar a testigos en su defensa, creo que el Senado debería dejar que el presidente lo haga. Si la [Casa Blanca] quiere llamar a Hunter Biden, si la [Casa Blanca] quiere llamar al denunciante, el debido proceso dicta que tiene la oportunidad de presentar su defensa ".

Vea la entrevista completa del senador Cruz en Fox News aquí. Escuche la entrevista completa del senador Cruz en el programa de Hugh Hewitt aquí.


1868 & # 8211 El presidente de los Estados Unidos, Andrew Johnson, fue absuelto durante el juicio político del Senado, por un voto

La primera votación del Senado en el juicio político del presidente Andrew Johnson se llevó a cabo en 16 de mayo de 1868. El artículo XI se denominó & # 8220omnibus article & # 8221 porque combinaba todos los cargos contra el presidente. Como resultado de 19 votaciones & # 8220 No culpable & # 8221 y 35 votaciones & # 8220 Culpable & # 8221, el Senado se quedó a 1 voto por debajo de la mayoría de dos tercios requerida para la destitución. Después de un receso de 10 días, el Senado volvió a reunirse y votó sobre los artículos II y III. En cada caso, el resultado fue idéntico: Johnson no fue culpable por un solo voto. Luego, el Senado votó a favor de poner fin al juicio.

En el 1868 Johnson el proceso de destitución juicio, el asediado presidente fue sólo uno votar lejos de ser destituido de su cargo por cada uno de los tres cargos presentados a un votar. Hubo 11 artículos en total de el proceso de destitución, pero el Senado votado aplazar el juicio cuando estaba claro que el votación sería el mismo para cada carga restante.


Senado vota para absolver a Trump en histórico juicio político

Los gerentes de juicio político de la Cámara, encabezados por el representante Jamie Raskin, demócrata por Maryland, salen de la Cámara del Senado en el Capitolio al final del quinto día del segundo juicio político del ex presidente Donald Trump, el sábado 13 de febrero de 2021 , en Washington. El Senado absolvió a Donald Trump de incitar el ataque del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos, cerrando su juicio y otorgando al expresidente una histórica segunda victoria en la corte de acusación. (Foto AP / J. Scott Applewhite) AP

WASHINGTON (AP) - El sábado, el Senado absolvió a Donald Trump de incitar el horrible ataque al Capitolio de los Estados Unidos, concluyendo un histórico juicio político que expuso la fragilidad de las tradiciones democráticas de Estados Unidos y dejó a una nación dividida para aceptar la violencia provocada por su presidencia derrotada.

Apenas un mes después del mortal motín del 6 de enero que asombró al mundo, el Senado se reunió para una rara sesión el sábado para emitir su veredicto, votando mientras las tropas armadas de la Guardia Nacional continuaban en sus puestos fuera del emblemático edificio.

El juicio rápido, el primero de un ex presidente en la nación, mostró cuán peligrosamente cerca habían estado los invasores de destruir la profunda tradición de la nación de una transferencia pacífica del poder presidencial después de que Trump se negó a conceder las elecciones. Al reunirse frente a la Casa Blanca, desató una multitud de partidarios para "luchar como el infierno" por él en el Capitolio, justo cuando el Congreso certificaba la victoria del demócrata Joe Biden. Cuando cientos irrumpieron en el edificio, algunos con equipo táctico participando en sangrientos combates con la policía, los legisladores huyeron para salvar sus vidas. Cinco personas murieron.

El veredicto, en una votación de 57 a 43, es casi seguro que influirá no solo en el futuro político del ex presidente, sino también en el de los senadores que juraron brindar justicia imparcial como jurados. Siete republicanos se unieron a todos los demócratas para condenar, pero estaba lejos del umbral de dos tercios requerido.

El veredicto después del levantamiento deja sin resolver las divisiones desgarradoras de la nación sobre el tipo de política de Trump que condujo al ataque interno más violento contra una de las tres ramas del gobierno de Estados Unidos.

“Senadores, estamos en un diálogo con la historia, una conversación con nuestro pasado, con una esperanza para nuestro futuro”, dijo la representante Madeleine Dean, D-Pa. uno de los fiscales de la Cámara en los alegatos finales.

“Lo que hacemos aquí, lo que se nos pide a cada uno de nosotros aquí en este momento será recordado. La historia nos ha encontrado ".

Trump, impenitente, dio la bienvenida a su segunda absolución de juicio político y dijo que su movimiento "apenas ha comenzado". Calificó el juicio como "otra fase más de la mayor caza de brujas en la historia de nuestro país".

Aunque fue absuelto, fue fácilmente el mayor número de senadores que votaron para encontrar a un presidente de su propio partido culpable de un cargo de juicio político.

Para declarar culpable a Trump, participaron los senadores republicanos Richard Burr de Carolina del Norte, Bill Cassidy de Louisiana, Susan Collins de Maine, Lisa Murkowski de Alaska, Mitt Romney de Utah, Ben Sasse de Nebraska y Patrick Toomey de Pensilvania.

El juicio se había confundido momentáneamente cuando los senadores de repente quisieron considerar a los posibles testigos, un enfrentamiento de horas el sábado que detuvo el impulso hacia una votación. Los procedimientos prolongados serían políticamente riesgosos, particularmente para la nueva presidencia de Biden y su agenda legislativa emergente. El juicio se produjo en medio de la aguda crisis de COVID-19 y la Casa Blanca de Biden tratando de acelerar el alivio de la pandemia en el Congreso.

Biden apenas ha intervenido en los procedimientos y pasó el fin de semana con su familia en el retiro presidencial en Camp David, Maryland.

Muchos senadores mantuvieron sus votos cerrados hasta los momentos finales, particularmente los republicanos ahora empujados al estatus de minoría. Los demócratas tomaron un estrecho control del Senado con elecciones de segunda vuelta en Georgia el 5 de enero, el día antes del asedio.

El juicio de casi una semana ha entregado una narrativa sombría y gráfica de los disturbios y sus consecuencias de una manera que los senadores, la mayoría de los cuales huyeron por su propia seguridad ese día, reconocen que todavía se están enfrentando.

Los fiscales de la Cámara de Representantes han argumentado que Trump fue el "incitador en jefe" que avivó una campaña de meses y orquestó un patrón de retórica violenta y afirmaciones falsas que desató a la mafia. Cinco personas murieron, incluido un alborotador al que dispararon y un oficial de policía.

Los abogados de Trump respondieron que las palabras de Trump no tenían la intención de incitar a la violencia y que el juicio político no es más que una "caza de brujas" diseñada para evitar que vuelva a ocupar el cargo.

Solo al ver los videos gráficos, los alborotadores que gritaban amenazadoramente por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el vicepresidente Mike Pence, quien presidía el recuento de votos, los senadores dijeron que comenzaron a comprender cuán peligrosamente cerca estaba el país del caos.

Muchos republicanos que representan a estados donde el expresidente sigue siendo popular dudan de si Trump fue totalmente responsable o si el juicio político es la respuesta adecuada.

En los alegatos finales, el fiscal principal Michael van der Veen se recuperó del argumento procesal que los senadores republicanos han adoptado en su propio razonamiento del caso lo que él dijo es un "juicio político falso".

"Señor. Trump es inocente de los cargos en su contra ”, dijo Michael van der Veen. "El acto de incitación nunca sucedió".

La Cámara de Representantes acusó a Trump por el único cargo de incitación a la insurrección una semana después del motín, el voto más bipartidista de un juicio político presidencial.

La demora del sábado se produjo cuando los senadores querían escuchar pruebas sobre las acciones de Trump durante los disturbios.

Historias frescas de la noche a la mañana centradas en Rep. Jaime Herrera Beutler, del estado de Washington, quien dijo en un comunicado el viernes por la noche que Trump rechazó una petición del líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, para detener a los alborotadores.

Cincuenta y cinco senadores votaron a favor de considerar testigos, entre ellos Susan Collins de Maine, Lisa Murkowski de Alaska, Ben Sasse de Nebraska y Mitt Romney de Utah. Una vez que lo hicieron, Lindsey Graham de Carolina del Sur cambió su voto para unirse a ellos en la votación 55-45.

Pero ante un juicio prolongado con la defensa preparada para llamar a muchos más testigos, la situación se resolvió cuando la declaración de Herrera Beutler sobre la llamada se leyó en voz alta en el expediente para que los senadores la consideraran como prueba. Como parte del acuerdo, los demócratas retiraron su deposición planificada y los republicanos abandonaron su amenaza de llamar a sus propios testigos.

Los juicios de acusación son raros, los senadores se reúnen como la corte de acusación sobre un presidente solo cuatro veces en la historia de la nación, para Andrew Johnson, Bill Clinton y ahora dos veces para Trump, el único que ha sido acusado dos veces.

A diferencia del juicio político de Trump el año pasado en el asunto de Ucrania, un cargo complicado de corrupción y obstrucción por sus intentos de que el aliado extranjero desenterrara suciedad sobre el entonces rival de campaña Biden, este trajo un golpe emocional que se muestra en videos gráficos del asedio. que puso al descubierto la vulnerabilidad inesperada del sistema democrático.

Al mismo tiempo, el juicio de este año incluyó advertencias similares de los fiscales que suplicaron a los senadores que Trump debe rendir cuentas porque ha demostrado repetidamente que no tiene límites. Si no se controla, probará aún más las normas de comportamiento cívico, incluso ahora que está fuera de la oficina y sigue contando con seguidores leales.

"Este juicio, en el análisis final, no se trata de Donald Trump", dijo el fiscal principal, el representante Jamie Raskin, demócrata por Maryland. "Esta prueba trata sobre quiénes somos".


Donald Trump absuelto, denunciado en histórico juicio político

Donald Trump fue absuelto el sábado de incitar al horrible ataque al Capitolio de los EE. UU., Concluyendo un histórico juicio político que le ahorró la primera condena de un presidente de EE. UU., Pero expuso la fragilidad de las tradiciones democráticas de EE. UU. Y dejó a una nación dividida para llegar a un acuerdo. la violencia provocada por su presidencia derrotada.

Apenas un mes después del motín mortal del 6 de enero que asombró al mundo, el Senado se reunió para una rara sesión de fin de semana para emitir su veredicto, votando mientras las tropas armadas de la Guardia Nacional continuaban en sus puestos fuera del emblemático edificio.

El juicio rápido, el primero de un expresidente en la nación, mostró cuán peligrosamente cerca habían estado los invasores de destruir la profunda tradición de la nación de una transferencia pacífica del poder presidencial después de que Trump se negó a conceder las elecciones. Al reunirse frente a la Casa Blanca, desató una multitud de partidarios para "luchar como el infierno" por él en el Capitolio, justo cuando el Congreso certificaba la victoria del demócrata Joe Biden. Cuando cientos irrumpieron en el edificio, algunos con equipo táctico participando en sangrientos combates con la policía, los legisladores huyeron para salvar sus vidas. Cinco personas murieron.

El veredicto, en una votación de 57 a 43, es casi seguro que influirá no solo en el futuro político del ex presidente, sino también en el de los senadores que juraron brindar justicia imparcial como jurados. Siete republicanos se unieron a todos los demócratas para condenar, pero estaba lejos del umbral de dos tercios requerido.

El resultado después del levantamiento deja sin resolver las desgarradoras divisiones de la nación sobre el tipo de política de Trump que condujo al ataque interno más violento contra una de las tres ramas del gobierno de Estados Unidos.

“Senadores, estamos en un diálogo con la historia, una conversación con nuestro pasado, con una esperanza para nuestro futuro”, dijo la Representante Madeleine Dean, D-Pa. uno de los fiscales de la Cámara en los alegatos finales.

“Lo que hacemos aquí, lo que se nos pide a cada uno de nosotros aquí en este momento será recordado”.

Trump, impenitente, dio la bienvenida a su segunda absolución de juicio político y dijo que su movimiento "apenas ha comenzado". Calificó el juicio como "otra fase más de la mayor caza de brujas en la historia de nuestro país".

Aunque fue absuelto del único cargo de incitación a la insurrección, fue fácilmente el mayor número de senadores que votaron para encontrar a un presidente de su propio partido culpable de un cargo de juicio político por delitos graves y faltas.

Para declarar culpable a Trump, participaron los senadores republicanos Richard Burr de Carolina del Norte, Bill Cassidy de Louisiana, Susan Collins de Maine, Lisa Murkowski de Alaska, Mitt Romney de Utah, Ben Sasse de Nebraska y Patrick Toomey de Pensilvania.

Incluso después de votar a favor de la absolución, el líder republicano Mitch McConnell condenó al expresidente de "práctica y moralmente responsable" de la insurrección. Trump no pudo ser condenado porque estaba fuera de su cargo, sostuvo McConnell.

El juicio se había confundido momentáneamente cuando los senadores el sábado repentinamente quisieron considerar a posibles testigos, particularmente con respecto a las acciones de Trump mientras la turba se amotinaba. Los procedimientos prolongados podrían haber sido especialmente perjudiciales para la nueva presidencia de Biden, retrasando significativamente su agenda legislativa emergente. En medio de la aguda crisis del COVID-19, la Casa Blanca de Biden está tratando de acelerar el alivio de la pandemia en el Congreso.

Biden apenas ha intervenido en los procedimientos y pasó el fin de semana con su familia en el retiro presidencial en Camp David, Maryland.

El juicio de casi una semana ha entregado una narrativa sombría y gráfica de los disturbios y sus consecuencias de una manera que los senadores, la mayoría de los cuales huyeron por su propia seguridad ese día, reconocen que todavía se están enfrentando.

Los fiscales de la Cámara de Representantes han argumentado que Trump fue el "incitador en jefe" que avivó una campaña de meses, y orquestó un patrón de retórica violenta y afirmaciones falsas que llamaron la "gran mentira" que desató a la mafia. Cinco personas murieron, incluido un alborotador al que dispararon y un oficial de policía.

Los abogados de Trump respondieron que las palabras de Trump no tenían la intención de incitar a la violencia y que el juicio político no es más que una "caza de brujas" diseñada para evitar que vuelva a ocupar el cargo.

Los senadores, que anunciaban sus votos desde sus escritorios en la misma cámara que la turba había saqueado, no solo eran jurados sino también testigos. Solo al ver los videos gráficos, los alborotadores que gritaban amenazadoramente por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el vicepresidente Mike Pence, quien presidía el recuento de certificaciones de enero, los senadores dijeron que comenzaron a comprender cuán peligrosamente cerca estaba el país del caos.

Muchos senadores mantuvieron sus votos cerrados hasta los momentos finales del sábado, particularmente los republicanos que representan a los estados donde el ex presidente sigue siendo popular. La mayoría de ellos finalmente votó a favor de la absolución, dudando de si Trump era totalmente responsable o si el juicio político es la respuesta adecuada.

“Solo mire lo que los republicanos se han visto obligados a defender”, dijo el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer. "Mira lo que los republicanos han decidido perdonar".

El segundo senador republicano de Dakota del Sur, John Thune, reconoció después: “Es una votación incómoda. No creo que haya un buen resultado para nadie ".

En los alegatos finales, el principal abogado defensor Michael van der Veen se apoyó en el argumento procesal que los senadores republicanos han adoptado en su propio razonamiento del caso lo que él dijo es un "falso juicio político".

"Señor. Trump es inocente de los cargos en su contra ”, dijo Michael van der Veen. "El acto de incitación nunca sucedió".

La Cámara acusó a Trump por el único cargo de incitación a la insurrección una semana después del motín, el voto más bipartidista de un juicio político presidencial.

La demora del sábado se produjo cuando los senadores querían escuchar pruebas sobre las acciones de Trump durante el motín, después de que los fiscales dijeron que no hizo nada para detenerlo.

Las historias frescas de la noche a la mañana se centraron en el representante Jaime Herrera Beutler del estado de Washington, quien dijo en un comunicado el viernes por la noche que Trump rechazó una petición del líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, para detener a los alborotadores.

Varios senadores republicanos votaron a favor de considerar testigos. Lindsey Graham of South Carolina changed his vote to join them on that 55-45 vote.

But facing a prolonged trial with defense poised to call many more witnesses, the situation was resolved when Herrera Beutler’s statement about the call was read aloud into the record for senators to consider as evidence. As part of the deal, Democrats dropped their planned deposition and Republicans abandoned their threat to call their own witnesses.

Impeachment trials are rare, senators meeting as the court of impeachment over a president only four times in the nation’s history, for Andrew Johnson, Bill Clinton and now twice for Trump, the only one to be twice impeached.

Unlike last year’s impeachment trial of Trump in the Ukraine affair, a complicated charge of corruption and obstruction over his attempts to have the foreign ally dig up dirt on then-campaign rival Biden, this one brought an emotional punch displayed in graphic videos of the siege that laid bare the unexpected vulnerability of the democratic system.

At the same time, this year’s trial carried similar warnings from the prosecutors pleading with senators that Trump must be held accountable because he has shown repeatedly he has no bounds. Left unchecked, he will further test the norms of civic behavior, even now that he is out of office still commanding loyal supporters.

“This trial in the final analysis is not about Donald Trump,” said lead prosecutor Rep. Jamie Raskin, D-Md. “This trial is about who we are.”


Donald Trump acquitted in Senate impeachment trial

The Republican-controlled Senate on Wednesday ruled President Trump not guilty of abuse of power and obstruction of Congress, rejecting Democrats’ five-month impeachment crusade as weak and saying the president’s fate is better decided at the ballot box.

Though the outcome was never much in doubt, Sen. Mitt Romney, Utah Republican, did make history by becoming the first senator ever to vote to convict a president in his own party.

He joined Democrats in condemning Mr. Trump for abuse of power, but they were in the minority, and Mr. Trump was acquitted on a 52-48 vote. Mr. Romney did side with Mr. Trump and fellow Republicans for the obstruction vote, which was defeated by 53-47. Both were well shy of the two-thirds needed to convict and oust the president.

“The U.S. Senate was made for moments like this,” said Majority Leader Mitch McConnell, Kentucky Republican, who worked closely with the White House to orchestrate the president’s acquittal.

Mr. Trump went to Twitter to say he would make a public statement at noon Thursday to “discuss our Country’s VICTORY on the Impeachment Hoax!”

White House press secretary Stephanie Grisham said the vote was full vindication and exoneration of the president.

“As we have said all along, he is not guilty. The Senate voted to reject the baseless articles of impeachment, and only the president’s political opponents — all Democrats, and one failed Republican presidential candidate — voted for the manufactured impeachment articles,” she said, referencing Mr. Romney’s unsuccessful 2012 bid for president.

Mr. Trump was only the third president to be impeached. No president has been convicted and removed, though President Nixon resigned before he could be impeached.

Throughout Mr. Trump’s trial, some Democrats said his behavior was worse than Nixon’s.

They said Wednesday that the acquittal was meaningless because the Senate voted last week to reject proposals to call new witnesses or subpoena documents. Democrats said witnesses would have proved their case.

Republicans countered that House Democrats, who led the impeachment push, had a chance to pursue witnesses but rushed their process to meet a political deadline. Republican senators said they wouldn’t rescue the House from its own failings.

The vote, while clearing the president, did little to ease the deep divisions in Congress that have persisted since before Mr. Trump took office.

House Democrats said they will continue to investigate Mr. Trump. Judiciary Committee Chairman Jerrold Nadler, New York Democrat, said some committee is likely to subpoena former National Security Adviser John R. Bolton, who has written a book that reportedly backs much of the impeachment case against Mr. Trump.

Senate Republicans, meanwhile, say they too will investigate — though their focus is on former Vice President Joseph R. Biden and his son Hunter, whose position on the board of a Ukrainian energy company is at the crux of the impeachment saga.

After Mr. Biden expressed an interest in running for the Democratic nomination to battle Mr. Trump in the election this November, the president asked Ukraine to investigate the Bidens. He also wanted President Volodymyr Zelensky to turn over any documents that would back up a theory that Ukraine meddled in the 2016 elections. At the same time, the White House put a hold on almost $400 million in military assistance to Ukraine.

House Democrats said that was an abuse of power, and they voted Dec. 18 to impeach him. They added a second article accusing Mr. Trump of obstruction of Congress after he blocked documents and witnesses they had subpoenaed in their investigation. No Republicans joined the Democrats in impeaching the president.

Senate Democrats said the case was obvious and rose to the level of high crimes and misdemeanors — the standard the Constitution sets for impeachment. But the impeachment push was also freighted with years of frustration with Mr. Trump’s behavior, starting with the 2016 presidential campaign.

“You cannot be on the side of this president and be on the side of truth. And if we are to survive as a nation, we must choose the truth,” said Senate Minority Leader Charles E. Schumer, New York Democrat.

“If the truth doesn’t matter, if the news you don’t like is ‘fake,’ if cheating in an election is acceptable, if everyone is as wicked as the wickedest among us, then hope for the future is lost,” he said.

House Speaker Nancy Pelosi, a California Democrat who reversed herself to back impeachment last year, pointed to Mr. Romney’s defection and said Wednesday’s vote was still a victory of sorts.

“He is the first president in history to face a bipartisan vote to convict him in the Senate,” she said. “A full 75% of Americans and many members of the GOP Senate believe the president’s behavior is wrong. But the Senate chose instead to ignore the facts, the will of the American people and their duty to the Constitution.”

Some prominent Republican senators said Mr. Trump’s demand for investigations of political rivals was “inappropriate,” though none of them other than Mr. Romney thought his actions merited impeachment.

Mr. Romney called it “an appalling abuse of public trust.”

“What he did was not perfect. No, it was a flagrant assault on our electoral rights, our national security and our fundamental values,” he said.

Donald Trump Jr. said Senate Republicans should expel Mr. Romney from their ranks for his apostasy.

Mr. McConnell downplayed the idea, though he acknowledged he was “disappointed” with Mr. Romney’s defection.

Mr. Romney became the first senator ever to vote to convict a president in his own party. All 12 Democrats in the chamber voted to acquit President Andrew Johnson in 1868, and all Democrats voted to acquit President Clinton in 1999.

Democrats were unified again Wednesday.

Sens. Joe Manchin III of West Virginia, Kyrsten Sinema of Arizona and Doug Jones of Alabama, all of whom had been eyed as potential acquittal votes, backed conviction on both articles of impeachment.

Analysts said Mr. Jones likely sealed his doom in Alabama, a deep-red state where he is running for reelection this year.

Mr. Jones fired off a fundraising email Wednesday touting his vote.

“I didn’t consult my party or polling. I took my constitutional oaths seriously,” he told supporters. “That isn’t going to make Mitch McConnell or the extremists he supports in Washington happy, but it was the right thing to do.”

The politics of impeachment appear to be tilting against Democrats.

Mr. Trump’s job approval rating has soared 9 percentage points in Gallup’s polling since late September, when Mrs. Pelosi announced the impeachment inquiry.

Meanwhile, Mr. Biden’s political fortunes have sunk as his son’s dealings in Ukraine have drawn scrutiny.

Mr. McConnell said impeachment also has dented Democrats in the most contested Senate races this year.

“This was a political loser for them. They initiated it. They thought this was a great idea, and at least for the short term it has been a colossal political mistake,” the Kentucky Republican said.


May 26, 2015

Rendering of the impeachment trial for Andrew Johnson in 1868 that was published in Frank Leslie's Illustrated Newspaper. (Wikimedia Commons)

Suscribirse a La Nación

Obtener La Nación’s Weekly Newsletter

By signing up, you confirm that you are over the age of 16 and agree to receive occasional promotional offers for programs that support La Nación’s journalism. You can read our Política de privacidad aquí.

Join the Books & the Arts Newsletter

By signing up, you confirm that you are over the age of 16 and agree to receive occasional promotional offers for programs that support La Nación’s journalism. You can read our Política de privacidad aquí.

Suscribirse a La Nación

Support Progressive Journalism

Sign up for our Wine Club today.

Johnson had been impeached ostensibly for removing Lincoln-appointed Secretary of War Edwin Stanton from office without Congressional approval, as required by a bill Congress had passed to prevent just such an action. The real fight, however, was about the course of Reconstruction in the South: the white supremacist Johnson wanted to allow the Southern states back into the Union with scarcely a slap on the wrist, while the Radical Republicans who controlled Congress sought to ensure black political rights.

&ldquoAt no time was the editorial position of La Nación well defined&rdquo on the question of Johnson&rsquos impeachment, William M. Armstrong, the biographer of founding editor E.L. Godkin, once wrote. The magazine wavered over whether to support the proceedings at all, first opposing and then enthusiastically endorsing them, before ultimately shrugging its shoulders and saying everyone should hang. This editorial (&ldquoThe Result of the Trial,&rdquo E.L. Godkin, May 21, 1868) predicting the president&rsquos imminent acquittal says that Johnson deserved conviction, but the Radicals who had orchestrated the proceedings were demagogues and no less worthy of removal from office than the man who stood accused of abusing the powers of the presidency. In 1868, La Nación was moving rapidly away from its abolitionist origins, becoming more dismissive of Reconstruction as it began to be convinced by largely specious reports of corrupt and inept governments rising to power, on the strength of the black vote, in the South.

The issue of the impeachment trial was no doubt important as regards the actual political situation but the greatest of all questions for the American people is, whether amongst all the troubles and changes of this and coming ages the popular respect for the forms of law, for judicial purity and independence, can be maintained. As long as it can, all will go well, whatever storms blow whenever the belief becomes general that a court of justice, and especially a &ldquoHigh Court,&rdquo can be fairly used, whenever the majority please, as the instrument of their will, it will make little difference what its judgment will be or who fills the Presidential chair.

Marcar La Nación&rsquos 150th anniversary, every morning this year The Almanac will highlight something that happened that day in history and how La Nación lo cubrió. Obtenga The Almanac todos los días (o todas las semanas) suscribiéndose al boletín por correo electrónico.

Richard Kreitner Twitter Richard Kreitner es un escritor colaborador y autor de Romperlo: secesión, división y la historia secreta de la unión imperfecta de Estados Unidos. Sus escritos se encuentran en www.richardkreitner.com.

The Almanac Today in history&mdashand how La Nación lo cubrió.


Trump acquitted, denounced in historic impeachment trial

In this image from video, Republican senators and staff talk on the floor after a vote on the motion to allow witnesses in the second impeachment trial of former President Donald Trump (Senate Television via AP)

Metadata:

Share this post:

WASHINGTON (AP) — Donald Trump was acquitted Saturday (Feb. 13) of inciting the attack on the U.S. Capitol, concluding a historic impeachment trial that spared him the first-ever conviction of a current or former U.S. president.

Barely a month since the deadly Jan. 6 riot, the Senate convened for a rare weekend session to deliver its verdict, voting while armed National Guard troops continued to stand their posts outside the building.

The verdict, on a vote of 57-43, is all but certain to influence not only the former president’s political future but that of the senators sworn to deliver impartial justice as jurors. Seven Republicans joined all Democrats to convict, but it was far from the two-thirds threshold required.

“Senators, we are in a dialogue with history, a conversation with our past, with a hope for our future,” said Rep. Madeleine Dean, D-Pa., one of the House prosecutors in closing arguments.

“What we do here, what is being asked of each of us here, in this moment, will be remembered.”

Trump welcomed his second impeachment acquittal and said his movement “has only just begun.” He called the trial “yet another phase of the greatest witch hunt in the history of our country.”

Though he was acquitted of the sole charge of incitement of insurrection, it was the largest number of senators ever to vote to find a president of their own party guilty of an impeachment count of high crimes and misdemeanors.

Voting to find Trump guilty were GOP Sens. Richard Burr of North Carolina, Bill Cassidy of Louisiana, Susan Collins of Maine, Lisa Murkowski of Alaska, Mitt Romney of Utah, Ben Sasse of Nebraska and Patrick Toomey of Pennsylvania.

Even after voting to acquit, the Republican leader Mitch McConnell condemned the former president as “practically and morally responsible” for the insurrection. McConnell contended Trump could not be convicted because he was gone from the White House.

In a statement issued several hours after the verdict, President Joe Biden highlighted the bipartisan nature of the vote to convict as well as McConnell’s strong criticism of Trump. In keeping with his stated desire to see the country overcome its divisions, Biden said everyone, especially the nation’s leaders, has a duty “to defend the truth and to defeat the lies.”

“That is how we end this uncivil war and heal the very soul of our nation. That is the task ahead. And it’s a task we must undertake together,” said Biden, who had hardly weighed in on the proceedings during the week.

The trial had been momentarily thrown into confusion when senators Saturday suddenly wanted to consider potential witnesses, particularly concerning Trump’s actions as the mob rioted. Prolonged proceedings could have been especially damaging for Biden’s new presidency, significantly delaying his emerging legislative agenda. Coming amid the searing COVID-19 crisis, the Biden White House is trying to rush pandemic relief through Congress.

The nearly weeklong trial delivered a grim and graphic narrative of the riot and its consequences in ways that senators, most of whom fled for their own safety that day, acknowledge they are still coming to grips with.

House prosecutors have argued that Trump was the “inciter in chief” stoking a months-long campaign with an orchestrated pattern of violent rhetoric and claims they called the “big lie” that unleashed the mob. Five people died, including a rioter who was shot and a police officer.

Trump’s lawyers countered that Trump’s words were not intended to incite the violence and that impeachment is nothing but a “witch hunt” designed to prevent him from serving in office again.

Many senators kept their votes closely held until the final moments on Saturday, particularly the Republicans representing states where the former president remains popular. Most of them ultimately voted to acquit, doubting whether Trump was fully responsible or if impeachment is the appropriate response.

“Just look at what Republicans have been forced to defend,” said Senate Majority Leader Chuck Schumer. “Look at what Republicans have chosen to forgive.”

The second-ranking Republican, John Thune of South Dakota, acknowledged, “It’s an uncomfortable vote,” adding, “I don’t think there was a good outcome there for anybody.”

In closing arguments, lead defender Michael van der Veen emphasized an argument that Republican senators also embraced: that it was all a “phony impeachment show trial.”

“Mr. Trump is innocent of the charges against him,” van der Veen said. “The act of incitement never happened.”

The House impeached Trump on the sole charge of incitement of insurrection one week after the riot, but the Senate was not in full session and McConnell refused requests from Democrats to convene quickly for the trial. Within a week Biden was inaugurated, Trump was gone and Pelosi sent the article of impeachment to the Senate days later, launching the proceedings.

The turmoil on Saturday came as senators wanted to hear evidence about Trump’s actions during the riot, after prosecutors said he did nothing to stop it.

Fresh stories overnight had focused on Rep. Jaime Herrera Beutler of Washington state, who said in a statement that Trump had rebuffed a plea from House Republican leader Kevin McCarthy to call off the rioters.

Several Republican senators voted to consider witnesses. Lindsey Graham of South Carolina changed his vote to join them on that 55-45 vote.

But with the Senate facing a prolonged trial and the defense poised to call many more witnesses, the situation was resolved when Herrera Beutler’s statement about the call was read aloud into the record for senators to consider as evidence. As part of the deal, Democrats dropped their planned deposition of the congresswoman and Republicans abandoned their threat to call their own witnesses. They also agreed to include GOP Sen. Mike Lee’s time stamp of a call from Trump around the time Pence was evacuated, minutes after Trump sent a tweet critical of his vice president.

Impeachment trials are rare, senators meeting as the court of impeachment over a president only four times in the nation’s history, for Andrew Johnson, Bill Clinton and now twice for Trump, the only one to be twice impeached. There have been no convictions.


Trump acquitted, denounced in historic impeachment trial

Democratic House impeachment managers from left, Rep. David Cicilline, D-R.I., Rep. Eric Swalwell, D-Calif., Rep. Jamie Raskin, D-Md., and Rep. Joe Neguse, D-Colo.,walk out of the Senate Chamber in the Capitol at the end of the fifth day of the second impeachment trial of former President Donald Trump, Saturday, Feb. 13, 2021, in Washington. The Senate has acquitted Donald Trump of inciting the Jan. 6 attack on the U.S. Capitol, bringing his trial to a close and giving the former president a historic second victory in the court of impeachment. (AP Photo/J. Scott Applewhite)

WASHINGTON &mdash Donald Trump was acquitted Saturday of inciting the horrific attack on the U.S. Capitol, concluding a historic impeachment trial that spared him the first-ever conviction of a current or former U.S. president but exposed the fragility of America&rsquos democratic traditions and left a divided nation to come to terms with the violence sparked by his defeated presidency.

Barely a month since the deadly Jan. 6 riot that stunned the world, the Senate convened for a rare weekend session to deliver its verdict, voting while armed National Guard troops continued to stand their posts outside the iconic building.

The quick trial, the nation&rsquos first of a former president, showed in raw and emotional detail how perilously close the invaders had come to destroying the nation&rsquos deep tradition of a peaceful transfer of presidential power after Trump had refused to concede the election. Rallying outside the White House, he unleashed a mob of supporters to &ldquofight like hell&rdquo for him at the Capitol just as Congress was certifying Democrat Joe Biden&rsquos victory. As hundreds stormed the building, some in tactical gear engaging in bloody combat with police, lawmakers fled for their lives. Five people died.

The verdict, on a vote of 57-43, is all but certain to influence not only the former president&rsquos political future but that of the senators sworn to deliver impartial justice as jurors. Seven Republicans joined all Democrats to convict, but it was far from the two-third threshold required.

The outcome after the uprising leaves unresolved the nation&rsquos wrenching divisions over Trump&rsquos brand of politics that led to the most violent domestic attack on one of America&rsquos three branches of government.

&ldquoSenators, we are in a dialogue with history, a conversation with our past, with a hope for our future,&rdquo said Rep. Madeleine Dean, D-Pa. one of the House prosecutors in closing arguments.

&ldquoWhat we do here, what is being asked of each of us here, in this moment, will be remembered.&rdquo

Trump, unrepentant, welcomed his second impeachment acquittal and said his movement &ldquohas only just begun.&rdquo He slammed the trial as &ldquoyet another phase of the greatest witch hunt in the history of our Country.&rdquo

Though he was acquitted of the sole charge of incitement of insurrection, it was easily the largest number of senators to ever vote to find a president of their own party guilty of an impeachment count of high crimes and misdemeanors.

Voting to find Trump guilty were GOP Sens. Richard Burr of North Carolina, Bill Cassidy of Louisiana, Susan Collins of Maine, Lisa Murkowski of Alaska, Mitt Romney of Utah, Ben Sasse of Nebraska and Patrick Toomey of Pennsylvania.

Even after voting to acquit, the Republican leader Mitch McConnell condemned the former president as &ldquopractically and morally responsible&rdquo for the insurrection. McConnell contended Trump could not be convicted because he was gone from the White House.

In a statement issued several hours after the verdict, Biden highlighted the bipartisan nature of the vote to convict as well as McConnell&rsquos strong criticism of Trump. In keeping with his stated desire to see the country overcome its divisions, Biden said everyone, especially the nation&rsquos leaders, have a duty &ldquoto defend the truth and to defeat the lies.&rdquo

&ldquoThat is how we end this uncivil war and heal the very soul of our nation. That is the task ahead. And it&rsquos a task we must undertake together,&rdquo said Biden, who had hardly weighed in on the proceedings during the week.

The trial had been momentarily thrown into confusion when senators Saturday suddenly wanted to consider potential witnesses, particularly concerning Trump&rsquos actions as the mob rioted. Prolonged proceedings could have been especially damaging for Biden&rsquos new presidency, significantly delaying his emerging legislative agenda. Coming amid the searing COVID-19 crisis, the Biden White House is trying to rush pandemic relief through Congress.

The nearly weeklong trial has delivered a grim and graphic narrative of the riot and its consequences in ways that senators, most of whom fled for their own safety that day, acknowledge they are still coming to grips with.

House prosecutors have argued that Trump&rsquos was the &ldquoinciter in chief&rdquo stoking a months-long campaign with an orchestrated pattern of violent rhetoric and false claims they called the &ldquobig lie&rdquo that unleashed the mob. Five people died, including a rioter who was shot and a police officer.

Trump&rsquos lawyers countered that Trump&rsquos words were not intended to incite the violence and that impeachment is nothing but a &ldquowitch hunt&rdquo designed to prevent him from serving in office again.

The senators, announcing their votes from their desks in the very chamber the mob had ransacked, were not only jurors but also witnesses. Only by watching the graphic videos &mdash rioters calling out menacingly for House Speaker Nancy Pelosi and Vice President Mike Pence, who was presiding over the January certification tally &mdash did senators say they began to understand just how perilously close the country came to chaos.

Many senators kept their votes closely held until the final moments on Saturday, particularly the Republicans representing states where the former president remains popular. Most of them ultimately voted to acquit, doubting whether Trump was fully responsible or if impeachment is the appropriate response.

&ldquoJust look at what Republicans have been forced to defend,&rdquo said Senate Majority Leader Chuck Schumer. &ldquoLook at what Republicans have chosen to forgive.&rdquo

The second-ranking Republican, John Thune of South Dakota, acknowledged, &ldquoIt&rsquos an uncomfortable vote,&rdquo adding, &ldquoI don&rsquot think there was a good outcome there for anybody.&rdquo

In closing arguments, lead defender Michael van der Veen emphasized an argument that Republican senators also embraced: that it was all a &ldquophony impeachment show trial.&rdquo

& ldquoMr. Trump is innocent of the charges against him,&rdquo said van der Veen. &ldquoThe act of incitement never happened.&rdquo

The House impeached Trump on the sole charge of incitement of insurrection one week after the riot, but the Senate was not in full session and McConnell refused requests from Democrats to convene quickly for the trial. Within a week Biden was inaugurated, Trump was gone and Pelosi sent the article of impeachment to the Senate days later, launching the proceedings.

The turmoil on Saturday came as senators wanted to hear evidence about Trump&rsquos actions during the riot, after prosecutors said he did nothing to stop it.

Fresh stories overnight had focused on Rep. Jaime Herrera Beutler of Washington state, who said in a statement that Trump had rebuffed a plea from House Republican leader Kevin McCarthy to call off the rioters.

Several Republican senators voted to consider witnesses. Lindsey Graham of South Carolina changed his vote to join them on that 55-45 vote.

But with the Senate facing a prolonged trial and the defense poised to call many more witnesses, the situation was resolved when Herrera Beutler&rsquos statement about the call was read aloud into the record for senators to consider as evidence. As part of the deal, Democrats dropped their planned deposition of the congresswoman and Republicans abandoned their threat to call their own witnesses. They also agreed to include GOP Sen. Mike Lee&rsquos time stamp of a call from Trump around the time Pence was evacuated, minutes after Trump sent a tweet critical of his vice president.

Impeachment trials are rare, senators meeting as the court of impeachment over a president only four times in the nation&rsquos history, for Andrew Johnson, Bill Clinton and now twice for Trump, the only one to be twice impeached. There have been no convictions.

Unlike last year&rsquos impeachment trial of Trump in the Ukraine affair, a complicated charge of corruption and obstruction over his attempts to have the foreign ally dig up dirt on then-campaign rival Biden, this one brought an emotional punch displayed in graphic videos of the siege that laid bare the unexpected vulnerability of the democratic system.

At the same time, this year&rsquos trial carried similar warnings from the prosecutors that Trump must be held accountable because he has shown repeatedly he has no bounds. Left unchecked, he will further test the norms of civic behavior, even now that he is out of office still commanding loyal supporters, they said.


Ver el vídeo: Biden pronuncia su primer discurso como presidente ante la Asamblea General en la ONU (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Mibei

    Creo que este es el pensamiento magnífico.

  2. Ina

    En mi opinión. Te equivocas.

  3. Adney

    El portal es excelente, sin embargo, se nota que algo necesita ser ajustado.

  4. Tamam

    Excelente idea, de acuerdo contigo.

  5. Akinoran

    Respuesta rápida)))

  6. Alpheus

    Creo que el tema es muy interesante. Charlemos contigo en PM.

  7. Ina

    ¡buena idea!



Escribe un mensaje