Podcasts de historia

Narkeeta I - Historia

Narkeeta I - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Narkeeta I
(Remolcador de vapor # 3: dp. 192, 1. 92'6 ", b. 21 '; dr. 8' (media); s.
11,5 k .; cpl. 9; cl. Wahneta)

El primero, Varkeeta, remolcador de vapor n. ° 3, fue instalado en abril de 1891 por City Point Iron Works, Boston, Mass., Lanzado el 11 de febrero de 1892; aceptado por la Marina en el Navy Yard, Boston, el 12 de marzo de 1892; y encargado el 14 de abril de 1892.

Narkeeta, un remolcador de acero de dos masas sirvió a la Marina, prestando servicios aparentemente mundanos, pero ali importantes, de remolque y arrastre, hasta 1923. Operando principalmente en el área de Nueva York, ayudó en el movimiento eficiente de embarcaciones más grandes dentro y fuera de esa congestionada. puerto durante dos guerras, la Guerra Hispanoamericana y la Primera Guerra Mundial. Desarmada en abril de 1923, permaneció en Nueva York hasta que fue vendida, el 28 de octubre de 1926, a Joseph F. O'Boyle.


NARKEETA TIMBER COMPANY INC contra JENKINS

NARKEETA TIMBER COMPANY, INC. Y Lavon McCallum contra Velma JENKINS, Representante Personal del Patrimonio de Floyzell Hill, Johnny Mosley y Fannie Mosley.

Nº 1999-CA-01099-SCT.

Decidido: 30 de noviembre de 2000

¶ 1. Narkeeta Timber Co., Inc. y Lavon McCallum solicitan a este Tribunal que sostenga como cuestión de primera impresión que, de conformidad con el estatuto de reparto de responsabilidad del agraviante de Mississippi, el Código de Mississippi Ann. § 85-5-7 (1999), la responsabilidad colectiva conjunta y solidaria de todos los acusados ​​que contribuyen a una pérdida es del cincuenta por ciento. En otras palabras, Narkeeta y McCallum sostienen que el estatuto no autoriza a un demandante prevaleciente a recuperar el cincuenta por ciento de su indemnización de cada acusado. Estamos de acuerdo con esta lectura de este estatuto y por lo tanto revertimos y rendimos.

HECHOS Y PROCEDIMIENTOS A CONTINUACIÓN

¶ 2. El 3 de enero de 1995, aproximadamente a las 6:30 p.m., Floyzell Hill conducía una camioneta Chevrolet 1988 hacia el sur por la U.S. Highway 45 en el condado de Noxubee. Fannie Mosley y su hijo Johnny Mosley, dos de los apelados aquí, eran pasajeros de la camioneta de Hill. Lavon McCallum, mientras estaba en el curso y alcance de su empleo con Narkeeta Timber Company, Inc., conducía un tractor propiedad de Waters International Truck, tirando de un remolque cargado con postes de troncos en el carril en dirección norte de la autopista 45. Aproximadamente veinticinco millas al sur de la escena del accidente, McCallum descubrió que una escasez de electricidad había causado que sus luces traseras fallaran, por lo que condujo con las luces de emergencia encendidas en el camino a la planta de Weyerhaeuser en Columbus. Theron Koehn, otro acusado en este caso, fue detenido en su camioneta en la intersección de Old Macon Road y Highway 45 esperando para girar hacia el norte por la Highway 45. Koehn testificó que observó que el tractor con remolque conducido por McCallum disminuía la velocidad y destellaba por error. concluyó como una señal de giro en un aparente intento de salir de la autopista 45 y entrar en Old Macon Road. Bajo esta suposición errónea, Koehn giró su camioneta desde Old Macon Road hacia la autopista 45. Desafortunadamente, McCallum continuó a través de la intersección y chocó con la parte trasera de la camioneta de Koehn, cuya fuerza impulsó la camioneta de Koehn hacia el carril en dirección sur de la autopista 45. y directamente en la camioneta de Hill. Como resultado de la colisión, los Mosley sufrieron múltiples heridas y Hill murió varios días después en un hospital cercano.

¶ 3. Después del accidente, se presentaron tres demandas por separado, una para cada uno de los ocupantes de la camioneta de Hill. Velma Jenkins es la representante personal de la herencia de Hill y una apelada en el presente. Koehn, Narkeeta y McCallum fueron los acusados ​​en cada uno de los tres casos a continuación. Antes del juicio, los casos se consolidaron y se juzgaron hasta un veredicto. El jurado falló a favor de cada uno de los demandantes.

¶ 4. El jurado otorgó $ 1,500,000 al patrimonio de Hill, $ 500,000 a Johnny Mosley y $ 51,066 a Fannie Mosley. El laudo total del jurado a favor de los demandantes y en contra de cada uno de los acusados ​​es de $ 2,051,066. El jurado respondió a interrogatorios especiales y determinó que Koehn tenía el ochenta por ciento (80%) de culpa y que Narkeeta, en virtud de su empleado McCallum, tenía el veinte por ciento (20%) de culpa por las lesiones y daños de los demandantes. El 17 de septiembre de 1997 se dictaron las sentencias definitivas y se presentaron ante el tribunal de circuito. Los veredictos y la indemnización monetaria total permanecen inalterados y no están en cuestión en esta apelación. Se denegaron las mociones para JNOV o, alternativamente, para un nuevo juicio y remisión. El 30 de enero de 1998, Narkeeta presentó una moción para autorizar al secretario de circuito a cancelar los juicios contra McCallum y Narkeeta. Después de una audiencia sobre el asunto, el Tribunal de Circuito del Condado de Noxubee emitió una opinión y una orden de memorando en la que denegó la moción de Narkeeta y McCallum de autorizar al secretario de circuito a cancelar los juicios en su contra.

¶ 5. El 18 de junio de 1999, Narkeeta y McCallum presentaron su notificación de apelación. El tema actual involucra el pago de la sentencia. Narkeeta y McCallum han pagado $ 925,533 y ahora buscan que la sentencia en su contra sea desestimada como satisfecha, argumentando que el pago de ellos, junto con un pago de $ 100,000 por Koehn, los libera de cualquier otra obligación para con los Mosley y Jenkins de conformidad con el Código de Miss.Code. Ana. § 85-5-7. Específicamente, Narkeeta y McCallum argumentan que:

EL TRIBUNAL DE CIRCUITO ERRÓ COMO UNA CUESTIÓN DE DERECHO AL REQUERIR QUE McCALLUM Y NARKEETA PAGAN $ 100,000 ADICIONALES SOBRE LOS $ 925,533 YA PAGADOS YA QUE EL RESULTADO SERÍA TANTAMO PARA DETENER A ESTOS DEMANDADOS CONJUNTAMENTE Y MUY RESPONSABLES HASTA TAN EXTREMO RECUPERAR MÁS DEL 50% DE SUS DAÑOS RECUPERABLES BAJO MISS. CÓDIGO ANN. § 85-5-7 (2).

¶ 6. Revisamos cuestiones de derecho de novo. Donald contra Amoco Prod. Co., 735 So.2d 161, 165 ¶ 7 (Miss.1999). Por lo tanto, no estamos obligados a aplazar la orden del tribunal de primera instancia que denegó la moción de Narkeeta y McCallum de cancelar la sentencia.

¶ 7. Ambas partes afirman que se trata de una cuestión de primera impresión, por lo que se nos pide que interpretemos a la señorita Código Ann. § 85-5-7. Si el lenguaje de un estatuto es sencillo e inequívoco, la construcción es superflua y no se permitirá:

La regla principal de construcción es determinar la intención de la legislatura a partir del estatuto en su conjunto y del lenguaje utilizado en él. Cuando el estatuto es simple e inequívoco, no hay lugar para la construcción, pero cuando es ambiguo, el tribunal, al determinar la intención legislativa, puede mirar no solo el lenguaje utilizado sino también su trasfondo histórico, su tema y los propósitos. y objetivos por lograr. Finalmente, todas las presunciones e intenciones deben ser satisfechas a favor de la validez de una ley, y su inconstitucionalidad debe aparecer más allá de toda duda razonable antes de que sea declarada nula.

Clark contra State ex rel. Miss. State Med. Ass'n, 381 So.2d 1046, 1048 (Miss. 1980).

¶ 8. El estatuto en cuestión en este caso es la Srta. Code Ann. § 85-5-7, que establece en la parte pertinente que:

(2) [E] n cualquier acción civil basada en culpa, la responsabilidad por daños causados ​​por dos (2) o más personas será conjunta y solidaria solo en la medida necesaria para que la persona que sufre la lesión, muerte o pérdida recupere el cincuenta por ciento. (50%) de sus daños recuperables.

(3) Salvo que se disponga lo contrario en los incisos (2) y (6) de esta sección, en cualquier acción civil basada en culpa, la responsabilidad por daños causados ​​por dos (2) o más personas será solo de varios, y no conjunta y varios y un asalariado del agravio responderán únicamente por la cuantía de la indemnización que se le atribuya en proporción directa a su porcentaje de culpa. Al evaluar los porcentajes de culpa, un empleador y el empleado del empleador o un mandante y el agente del mandante serán considerados como un (1) demandado cuando la responsabilidad de dicho empleador o mandante haya sido causada por el acto u omisión ilícito o negligente del empleado o agente.

(4) Cualquier acusado que sea considerado responsable en forma conjunta en virtud de esta sección, tendrá derecho a contribuir contra otros copartícipes del agravio. Un acusado será responsable de la contribución a otros responsables de agravios conjuntos solo por el porcentaje de culpa atribuido a dicho acusado.

Evolución de la responsabilidad solidaria

¶ 9. Mississippi sigue la responsabilidad conjunta y solidaria, que es un método para determinar la distribución de la pérdida entre el demandante y múltiples infractores. En 1910, Mississippi adoptó un estándar de negligencia comparativa pura, pero en 1952, los infractores obtuvieron un derecho limitado de contribución entre ellos si todos los infractores eran nombrados como demandados y ninguno llegaba a un acuerdo antes de que se dictara un juicio conjunto. H. Wesley Williams, III, 1989 “Reforma” de agravios en Mississippi: Modificación de responsabilidad solidaria y adopción de contribuciones comparativas, 13 Miss. C.L. Rev. 133, 151 (1992). Con el fin de solucionar el problema de la falta de contribución entre los culpables conjuntos, Mississippi instituyó una práctica de terceros en virtud de la Regla de Procedimiento Civil de Mississippi 14. Sin embargo, la utilidad de la Regla 14 se redujo en gran medida si un infractor conjunto no tenía un derecho sustantivo de contribución tal como responsabilidad derivada o secundaria del tercero demandado frente al tercero demandante. Srta. R. Civ. P. 14 cmt. En resumen, antes de 1989, los demandantes tenían la opción de demandar a uno, todos o un grupo selecto de infractores y cobrar la totalidad de los daños y perjuicios de las partes demandadas. Hall contra Hilbun, 466 So.2d 856, 879 (Misisipí 1985). Los demandantes podrían recuperar el monto total de la indemnización de cualquier autor de daños, sin importar la asignación de la culpa. Identificación.

¶ 10. El 1 de julio de 1989, la Legislatura promulgó el Código de Miss. Ann. § 85-5-7 (1999) en el que modificó el estado de derecho anterior con respecto al monto de los daños por los cuales un infractor podría ser considerado responsable. Bajo el antiguo sistema, teníamos responsabilidad solidaria hasta el 100% de la sentencia. Contrariamente a la declaración del Tribunal en Hunter, § 85-5-7 no suprime la responsabilidad conjunta y solidaria por hasta el 50% de las lesiones del demandante y la reemplaza con responsabilidad solidaria. Estate of Hunter contra General Motors Corp., 729 So.2d 1264, 1274 (Miss. 1999). Más bien, § 85-5-7, por su lenguaje expreso, suprime la responsabilidad solidaria en más del 50% de la sentencia y deja intacta la responsabilidad solidaria hasta el 50% de la sentencia.

Aplicación al caso instantáneo

¶ 11. Narkeeta ha admitido que, si Koehn no hubiera pagado un centavo, se habría visto obligado a pagar el 50% de la sentencia de acuerdo con el estatuto. Por ejemplo, Narkeeta habría sido responsable solidariamente hasta el 50% de la sentencia. Esto es consistente con el lenguaje del estatuto. Sin embargo, el estatuto también establece que la responsabilidad por el 50% no es meramente múltiple, sino conjunta y solidaria. Aquí, Koehn ya pagó $ 100,000. Si la responsabilidad del 50% es verdaderamente conjunta, es decir, compartida entre los infractores, Koehn y Narkeeta comparten la responsabilidad hasta el 50% de la sentencia. Aplicando este razonamiento, si dos partes deben algo juntas, el hecho de que una de las partes pague una parte necesariamente disminuye la cantidad adeudada por la otra. Si obligáramos a Narkeeta a pagar el 50% independientemente de lo que pagó Koehn, dejaríamos sin sentido el término “mancomunada y solidaria” y quedaríamos simplemente con una responsabilidad solidaria.

¶ 12. Narkeeta y McCallum han pagado $ 925,533 del fallo y Koehn ha pagado $ 100,000. Esto eleva la cantidad total pagada a $ 1,025,533. Esto es exactamente el 50% de la sentencia de $ 2,051,066 contra los acusados. Implementando el estatuto aquí, estos acusados ​​son solidariamente responsables hasta por el 50% de la sentencia. Por lo tanto, Narkeeta y McCallum cumplieron con la sentencia en su contra porque el 50% del total de la sentencia se pagó a los demandantes. Por lo tanto, están liberados de cualquier otra obligación para con los Mosley y Jenkins de conformidad con el Código de Miss Ann. § 85-5-7.

¶ 13. Después de revisar los hechos de este caso y la ley aplicable, encontramos que el tribunal de circuito incurrió en error como cuestión de derecho al desestimar la moción de Narkeeta y McCallum de cancelar las sentencias en su contra. Por estas razones, revertimos la sentencia que niega la moción de Narkeeta y McCallum de autorizar al secretario de circuito a cancelar las sentencias en su contra, y dictamos aquí que las sentencias contra McCallum y Narkeeta están satisfechas y canceladas.

¶ 15. Creyendo que la interpretación de la mayoría del estatuto contraviene el precedente judicial establecido, la política pública firme y la intención de la Legislatura de promulgar el estatuto, disiento respetuosamente. El objetivo de la ley de agravios es proteger los derechos y privilegios de las personas contra actos ilícitos de otros y restaurar a la parte lesionada a una posición tan buena como la que ocupaba antes del agravio. 86 C.J.S. Agravios § 2, en 625-26 (1997). Cualquier decisión judicial o legislativa relativa a la responsabilidad extracontractual requiere un equilibrio de intereses en competencia y una decisión política sobre qué parte debe asumir los riesgos de un agraviante inmune o insolvente. Identificación. en 627.

¶ 16. Narkeeta está esencialmente tratando de utilizar el pago de Koehn como si fuera un acuerdo para reducir su parte proporcional de responsabilidad por la sentencia conjunta, pidiendo a este Tribunal que tome una decisión política de que la víctima cargue con la peor parte de Koehn, en gran parte insolvente. . A través de la interpretación de la mayoría, los infractores evitan sufrir las consecuencias de sus acciones por una suma de $ 100.000 de dinero adeudado a las víctimas inocentes que nunca verán. No creo que la Legislatura tuviera la intención de que el estatuto permitiera a un autor de daños utilizar el pago de otro como una ganancia inesperada, privando así a la parte agraviada de una recuperación más completa. Creo que la participación de la mayoría resultará en una interpretación del estatuto que funciona en conflicto con los preceptos básicos de la ley de responsabilidad civil y, en última instancia, con el interés público.

¶ 17. Como se señaló en la opinión de la mayoría, Mississippi sigue la teoría de la responsabilidad conjunta y solidaria al determinar la distribución de pérdidas entre los infractores. El estatuto en cuestión, Miss Code Ann. § 85-5-7 (1999), modificó la regla de distribución para permitir que dos o más infractores sean juzgados y se dicte un laudo del jurado en su contra sin el temor de ser responsables por el monto total de la indemnización. Señorita Código Ann. § 85-5-7 (2). Además, el estatuto limita la responsabilidad de pago del causante del daño al cincuenta por ciento de los daños recuperables si la culpa proporcional del causante es del cincuenta por ciento o menos. Señorita Código Ann. § 85-5-7 (3). Según la subsección (3), Narkeeta y McCallum se consideran un acusado a los efectos de la responsabilidad. Es importante recordar que el estatuto no limita a los demandantes al cincuenta por ciento de recuperación. En cambio, limita el pago de cada infractor contra el cual se dicta un juicio conjunto al cincuenta por ciento del veredicto total. Es más:

El efecto principal de § 85-5-7 es que suprime la responsabilidad conjunta y solidaria hasta el 50% de las lesiones del demandante y la reemplaza con una responsabilidad solidaria hasta esta cantidad. Por lo tanto, el estatuto sirve para reducir la medida en que un acusado puede ser considerado responsable de la negligencia de otro.

Estate of Hunter contra General Motors Corp., 729 So.2d 1264 (¶ 35) (Miss.1999).

¶ 18. Narkeeta insta a este Tribunal a interpretar a la Srta. Código Ann. § 85-5-7 para sostener que la responsabilidad colectiva solidaria de todos los acusados ​​que contribuyeron a la pérdida es del cincuenta por ciento en lugar de que cada parte sea considerada individualmente responsable por el cincuenta por ciento de la sentencia. Narkeeta apoya esta posición enfatizando que el estatuto no establece claramente que un demandante tiene derecho al cincuenta por ciento de cada acusado.

¶ 19. Es necesario un entendimiento definitivo de los términos “responsabilidad solidaria” y “responsabilidad solidaria” antes de profundizar más en el argumento. La “responsabilidad varias” es una responsabilidad separada y distinta de la responsabilidad de otro en la medida en que se pueda entablar una acción independiente sin la acumulación de otras. La “responsabilidad solidaria”, por otro lado, describe la responsabilidad que un individuo o empresa comparte con otros infractores o asume individualmente sin los demás.

¶ 20. Aunque esta es la primera oportunidad para que este Tribunal interprete el lenguaje de nuestro estatuto de reparto, el Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito de los Estados Unidos, en un caso no citado por ninguna de las partes en esta apelación, aventuró un “Erie-adivina ”En cuanto a cómo decidiríamos un tema similar. Krieser contra Hobbs, 166 F.3d 736, 739 (5th Cir.1999) ver Erie R. Co. contra Tompkins, 304 U.S. 64, 58 S.Ct. 817, 82 L.Ed. 1188 (1938). Krieser cuestionó si un acusado que no había llegado a un acuerdo tenía derecho a un crédito pro-tanto por un monto del acuerdo ofrecido por un autor del daño conjunto. Krieser, 166 F.3d en 745. Aunque se distingue del caso en el bar, el razonamiento detrás de la decisión de Krieser es sólido y totalmente aplicable. El tribunal de Krieser se basó en gran medida en el lenguaje encontrado en McBride contra Chevron USA, 673 So.2d 372, 380 (Miss.1996), que no se aplicó § 85-5-7 porque el incidente ocurrió antes de la fecha de vigencia del estatuto, donde este El tribunal consideró los métodos de reducción de veredictos tanto en el arreglo primero como en el primero en la culpa. Identificación. Al tratar de determinar el método más justo de reducción de veredicto en los casos en que un jurado emite un veredicto contra un infractor después de que un codemandado o infractor conjunto llega a un acuerdo, sostuvimos que “un acusado cuya negligencia causó lesiones a otra persona no debería poder escapar de la responsabilidad por su negligencia por la casualidad que un coacusado ha llegado a un acuerdo antes del juicio ". Identificación.

¶ 21. En este caso, ninguno de los acusados ​​llegó a un acuerdo, sin embargo, Koehn pagó los límites de su seguro inmediatamente después del juicio. Este ideal -que a los demandantes no se les debe negar la recuperación cuando uno de los infractores se instala antes de que finalice el juicio- es instructivo para articular el tema de política pública que tenemos ante nosotros hoy. La política pública que subyace a este problema en Mississippi se explicó mejor en Pruett v.Ciudad de Rosedale, cuando este Tribunal dijo:

Uno de los intereses primordiales de los miembros de una sociedad organizada y civilizada es que se les brinde protección contra daños a sus personas, propiedades y carácter. La extensión lógica de ese interés es que, si se inflige daño injustamente a un individuo en dicha sociedad, debe tener la oportunidad de obtener una reparación razonable y adecuada contra el malhechor, ya sea para reparar el daño infligido o para proporcionar una compensación por el mismo. Si el estado ha de servir adecuadamente al interés público, debe esforzarse, a través de sus leyes, para lograr los objetivos de proteger a las personas y proporcionarles los remedios adecuados por los daños que les han infligido injustamente. Mientras el estado no lo haga, funcionará en conflicto con el interés público y el bien público.

Pruett v. City of Rosedale, 421 So.2d 1046, 1048-49 (Miss. 1982) (citando Nieting v. Blondell, 306 Minn. 122, 235 N.W.2d 597, 602-03 (1975)). Aquí, el jurado determinó que Narkeeta era responsable en un veinte por ciento. Por lo tanto, la afirmación de Narkeeta de que es solidariamente responsable ante los demandantes por el veinte por ciento o $ 410,213.20 de la sentencia conjunta es correcta bajo la subsección (3), que es la cantidad de daños que se le asigna en proporción directa a su porcentaje de culpa. Sin embargo, la recuperación bajo el estatuto no se limita a la subsección (3). Narkeeta también es responsable ante los demandantes por el cincuenta por ciento de los daños recuperables o $ 1,025,533 bajo la subsección (2). Nuevamente, debemos recordar que el estatuto no limita la recuperación total de un demandante al cincuenta por ciento del fallo. Simplemente limita el pago de cada deudor del fallo al cincuenta por ciento del veredicto total.

¶ 22. Narkeeta argumenta que § 85-5-7 (4), que permite la contribución entre infractores que comparten la carga del juicio conjunto, es un remedio inadecuado para el acusado menos culpable. El meollo del argumento de Narkeeta en contra de confiar en esta sección para que los infractores menos culpables recuperen los pagos de las sentencias conjuntas más allá de su parte proporcional de responsabilidad es que el coacusado más culpable probablemente sea insolvente (de lo contrario, el demandante habría presentado una demanda de recuperación contra este coacusado), y por lo tanto, el coacusado menos culpable que pagó más de su parte proporcional tendría un reclamo inútil de contribución contra el coacusado más culpable. Si bien esta subsección puede no siempre ser útil para obtener contribuciones de los coacusados, la Legislatura la promulgó para solucionar el problema histórico de la falta de contribución.

¶ 23. Después de revisar los hechos de este caso y la ley aplicable, creo que el tribunal de circuito no incurrió en error como cuestión de derecho al negar la moción de Narkeeta y McCallum de cancelar las sentencias en su contra. Cada acusado contra quien se dicte una sentencia conjunta es responsable de hasta el cincuenta por ciento de la sentencia a pesar de su responsabilidad proporcional. Si su parte proporcional es inferior al cincuenta por ciento, como en el caso de este caso, entonces un acusado que haya pagado más de su parte proporcional de la sentencia conjunta puede solicitar una contribución contra un infractor con quien comparte una sentencia conjunta. Es mejor que los culpables luchen entre sí por la parte desproporcionada de los derechos de contribución que evitar que la víctima inocente recupere la mayor parte de su juicio posible. Por estas razones, afirmaría la sentencia del tribunal de primera instancia.


De nuestro archivo: el remolcador oceánico de acero Narkeeta (YT-3)

Métodos de construcción para construir el remolcador oceánico de acero Narkeeta (YT-3) en 1892 no se desvió de los estándares como puede implicar esta fotografía. La mampostería del remolcador no fue una prueba de construcción con materiales no estratégicos, sino más bien un esquema de camuflaje experimental. Las rayas negras sobre el fondo blanco producían un efecto gris suave a distancias moderadas. Se aplicaron parches negros más grandes a las áreas que generalmente reflejaban la luz. La visibilidad de la nave se redujo cuando la luz estaba detrás del observador. ¿Por qué no la pintaron de gris claro?

Ésta y otras fotografías están disponibles como impresiones a través del Archivo Fotográfico del Instituto Naval. Puede realizar pedidos o dejar mensajes las 24 horas del día al 1-800-233-8764, comunicarse con [email & # 160protected] o visitar nuestro sitio web,


Narkeeta I - Historia

El USS Hancock, un transporte de 8500 toneladas (desplazamiento), fue construido en Glasgow, Escocia, en 1879 como el barco de vapor comercial Arizona. Fue comprada por el Departamento de Guerra de los Estados Unidos durante la Guerra Hispanoamericana de 1898 y sirvió como Transporte del Ejército hasta noviembre de 1902, cuando fue transferida a la Armada. Puesto en servicio a finales de ese mes, Hancock navegó por Sudamérica desde California hasta Nueva York, y fue dado de baja en marzo de 1903. Después del trabajo de conversión, fue puesto de nuevo en servicio en septiembre para comenzar casi una década como Buque de Recepción del Navy Yard de Nueva York.

En septiembre de 1913, Hancock partió de Nueva York hacia Filadelfia, Pensilvania, para prepararse para el transporte marítimo. En 1914 llevó a los infantes de marina desde y hacia México y apoyó las operaciones en Haití y la República Dominicana. El barco continuó sirviendo en el área del Caribe durante los próximos años. Entre los servicios que realizó estaba el transporte de hombres y material del crucero blindado Memphis, que había naufragado en Santo Domingo en agosto de 1916. En marzo de 1917, Hancock estuvo presente cuando Estados Unidos tomó posesión de las Islas Vírgenes.

Cuando Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial en abril de 1917, Hancock se apoderó de dos mercantes alemanes internados en las Islas Vírgenes. En mayo tomó posesión de dos más en San Juan, Puerto Rico, remolcando uno de ellos al Navy Yard de Filadelfia. Su siguiente asignación, durante junio y julio de 1917, fue llevar a los militares estadounidenses a través del Atlántico a Francia. Después de completar esa misión, Hancock reanudó su servicio en la región de las Indias Occidentales y el Golfo de México. En abril-agosto de 1920 viajó a Escocia con marineros que iban a tripular el antiguo acorazado alemán Ostfriesland y el crucero Frankfurt durante sus viajes a los Estados Unidos. Cuando la Armada implementó su sistema alfanumérico de números de casco en julio de 1920, fue designada AP-3.

Después de algunos meses de más servicio de transporte entre la costa este de los EE. UU. Y las Indias Occidentales, y un viaje a través del Canal de Panamá a San Francisco, California, en mayo de 1921 Hancock fue a las islas hawaianas para convertirse en el barco de recepción en Pearl Harbor. Fue empleada en esta tarea estacionaria durante cuatro años, en algún momento recibió la designación IX-12, luego regresó a California remolcada en julio de 1925. Desarmado a principios de septiembre de 1925, el USS Hancock se vendió en mayo de 1926.

Esta página presenta y proporciona enlaces a todas las opiniones que tenemos sobre el USS Hancock (1902-1926, más tarde AP-3 y IX-12).

Si desea reproducciones de mayor resolución que las imágenes digitales presentadas aquí, consulte: & quot Cómo obtener reproducciones fotográficas & quot.

Haga clic en la fotografía pequeña para abrir una vista más grande de la misma imagen.

USS Hancock (1902-1926, más tarde AP-3)

Frente a Mare Island Navy Yard, California, a principios del siglo XX.

Cortesía de Donald M. McPherson, 1976.

Fotografía del Comando de Historia y Patrimonio Naval de EE. UU.

Imagen en línea: 74 KB 740 x 600 píxeles

USS Hancock (1902-1926, más tarde AP-3)

Frente a Mare Island Navy Yard, California, a principios del siglo XX.

Cortesía de Donald M. McPherson, 1976.

Fotografía del Comando de Historia y Patrimonio Naval de EE. UU.

Imagen en línea: 86KB 740 x 590 píxeles

USS Hancock (1902-1926, más tarde AP-3), a la izquierda

Atado en el Navy Yard de Nueva York, Brooklyn, Nueva York, alrededor de mayo de 1908, mientras se desempeñaba como Barco de Recepción allí.
Tug Narkeeta (Steam Tug # 3, más tarde YT-3) pasa en primer plano a la derecha.
Más allá de Hancock hay una chimenea del USS Baltimore, luego en reserva, la Oficina Ejecutiva y luego el Cuartel de la Marina.
Tenga en cuenta que los costados de Hancock, en medio y en popa, se han construido para recibir el servicio del barco.

Cortesía de M.S. Brainard, 1982.

Fotografía del Comando de Historia y Patrimonio Naval de EE. UU.

Imagen en línea: 57KB 740 x 465 píxeles

USS Hancock (1902-1926, más tarde AP-3)

Como el barco receptor en el Navy Yard de Nueva York alrededor de 1910, cuando el acorazado clase Connecticut en la distancia correcta recibió sus dos mástiles de jaula.
La imagen original está impresa en cartulina postal. Consulte la foto n. ° NH 105913-A para ver el reverso de esta tarjeta, con un mensaje sin fecha de un marinero a su hermana, la Sra. Edgar Hallett de Dorchester (Boston), Massachusetts, sobre su servicio en la sala de dinamo del barco.
Una segunda postal, con una fotografía idéntica, permanece en posesión del donante. Con matasellos de Hancock el 2 de diciembre de 1910, presenta un mensaje del mismo marinero a su madre, la Sra. Martha McCreedy, también de Dorchester, sobre su asignación al barco durante los próximos cinco meses.

Donación del Capitán Stephen S. Roberts, USNR (Retirado), 2008.

Fotografía del Comando de Historia y Patrimonio Naval de EE. UU.

Imagen en línea: 54 KB, 740 x 470 píxeles

USS Hancock (1902-1926, más tarde AP-3)

Fotografía fechada el 9 de marzo de 1914.

Cortesía de Jim Kazalis, 1981.

Fotografía del Comando de Historia y Patrimonio Naval de EE. UU.

Imagen en línea: 46 KB 740 x 450 píxeles

USS Hancock (1902-1926, más tarde AP-3)

Atracado en Vera Cruz, México, 1914.
La imagen original está impresa en cartulina postal (& quotAZO & quot).
El reverso de la tarjeta original está inscrito, en tinta: & quot; La casa del Regt. Base First Advance. Cuerpo de Marines de EE. UU. & Quot.

Donación de Charles R. Haberlein Jr., 2009.

Fotografía del Comando de Historia y Patrimonio Naval de EE. UU.

Imagen en línea: 111KB 900 x 580 píxeles

USS Hancock (1902-1926, más tarde AP-3)

`` En acción '', circa 1914-1917.
Ella parece estar haciendo saludos en esta foto, que fue propiedad de N. Moser, Nueva York, e impresa en una tarjeta postal (& quotAZO & quot).
Observe la ola de proa fuertemente retocada que se aleja del destructor & quotthousand-ton & quot parcialmente visible a la derecha.

Donación de Charles R. Haberlein Jr., 2008.

Fotografía del Centro Histórico Naval de EE. UU.

Imagen en línea: 86KB 740 x 465 píxeles

USS Hancock (1902-1926, más tarde AP-3)

En el Navy Yard de Filadelfia, Pensilvania, 1915-1916.

Colección del teniente comandante Abraham DeSomer, donada por Myles DeSomer, 1975.

Fotografía del Comando de Historia y Patrimonio Naval de EE. UU.

Imagen en línea: 75 KB, 740 x 575 píxeles

USS Hancock (1902-1926, más tarde AP-3)

En el puerto con los marines abarrotando sus cubiertas, alrededor de 1916.

Colección de Eugene Bennett, donada por su hija, Jene B. Hart, septiembre de 1988.


Pistola de fuego n.

Esta era la tripulación de Yultats que estaban ocupados en erigir una pistola de fuego monstruosa en un balcón justo encima de la cabeza de Starr.

La primera ola de ataque llegó a toda velocidad, aullando como perros tras su rastro. Los cogió desprevenidos. Su pistola de fuego arrojó una larga ráfaga de gas. El gas inflamable unido explosivamente con el oxígeno del aire, extendió una amplia hoja de llamas sobre los hombres que se acercaban. Hubo un aullido de dolor, gritos repentinamente silenciados y media docena de cuerpos crispados cayeron torpemente sobre la roca. El resto retrocedió apresuradamente.

Los labios del hombre se endurecieron. Su mano tiró rápidamente hacia su cinturón, y ahora su propia pistola de fuego escupió una emanación crepitante. Otros seguían su ejemplo. Siguieron varios momentos de histeria, durante los cuales las gotas líquidas se dividieron y volvieron a dividirse, pero a medida que las llamas disminuyeron casi simultáneamente por las armas bajas, una sensación de peligro inexorable se apoderó de ellas, ya que numerosas manchas líquidas menores se arremolinaron hacia adelante.

Sus ojos se entrecerraron en astutas rendijas de maldad, mientras soltaba la pistola de fuego en la funda a su lado.

Se encontró con una pistola de fuego en las manos. Lo apuntó a las vides. El fuego amarillo carmesí saltó hacia adelante.


La historia de la ecocardiografía.

Tras una breve revisión del desarrollo de los ultrasonidos médicos desde mediados de la década de 1930 hasta mediados de la de 1950, se describe la colaboración entre Edler y Hertz que comenzó en Lund en 1953. Usando un detector de fallas ultrasónico industrial, obtuvieron ecos variables en el tiempo de forma transcutánea desde el interior del corazón. Las primeras aplicaciones clínicas de la ecocardiografía en modo M se centraron en la evaluación de la válvula mitral a partir de las formas de las ondas correspondientes. Posteriormente, las distintas grabaciones en modo M se relacionaron con sus orígenes anatómicos. El método luego se estableció como una herramienta de diagnóstico y fue adoptado por investigadores fuera de Lund, inicialmente en China, Alemania, Japón y los EE. UU. Y, posteriormente, en todo el mundo. La difusión de la ecocardiografía en la práctica clínica dependía de la disponibilidad comercial oportuna de equipos adecuados. El descubrimiento de la ecocardiografía de contraste a fines de la década de 1960 validó aún más la técnica y amplió la gama de aplicaciones. La ecocardiografía bidimensional se demostró por primera vez a finales de la década de 1950, con sistemas mecánicos en tiempo real y, a principios de la década de 1960, con sondas intracardíacas. Le siguió la ecocardiografía transesofágica, a fines de la década de 1960. La ecocardiografía bidimensional de acción de parada gozó de una breve boga a principios de la década de 1970. Sin embargo, fue la demostración de Bom en Rotterdam de la ecocardiografía bidimensional en tiempo real utilizando una matriz de transductores lineales lo que revolucionó y popularizó el tema. Luego, el escáner de sector de matriz en fase, que había sido demostrado a fines de la década de 1960 por Somer en Utrecht, se aplicó a estudios cardíacos desde mediados de la década de 1970 en adelante. Satomura había demostrado el uso del efecto Doppler ultrasónico para detectar el movimiento de los tejidos en Osaka a mediados de la década de 1950 y la técnica se aplicó poco después en el corazón, a menudo en combinación con la grabación en modo M. El desarrollo del método Doppler pulsado a finales de la década de 1960 abrió nuevas oportunidades para la innovación clínica. La revisión finaliza con una mención a la ecocardiografía Doppler color. (Correo electrónico:


Esperanza, a través de la historia C13Originals

Bienvenido a Hope, Through History, con el autor e historiador ganador del premio Pulitzer y más vendido, Jon Meacham y dirigido y producido por Cadence13, en asociación con The HISTORY® Channel. HTH explora algunos de los momentos más históricos y difíciles de la historia estadounidense, y cómo esta nación lidió con estos momentos, el impacto de estos momentos y cómo atravesamos estos momentos como una nación unificada. La primera temporada analiza los momentos críticos en torno a la pandemia de gripe de 1918, la Gran Depresión, la Segunda Guerra Mundial, la epidemia de polio y la crisis de los misiles cubanos. Estas historias de crisis (el término se origina en los escritos de Hipócrates, como un momento en el curso de una enfermedad en el que un paciente vive o muere) son ricas, y están en nuestra propia hora 2020 de pandemia y cámara lenta, pero indiscutiblemente un pánico real. , es útil volver a relacionarse con las historias de cómo los líderes y los ciudadanos han reaccionado en medio de la tensión y el tumulto. Las vicisitudes de la historia siempre nos desafían de formas nuevas y, a menudo, confusas que están en la naturaleza de las cosas. Sin embargo, como dijo una vez Winston Churchill, "El futuro es incognoscible, pero el pasado debería darnos esperanza", la esperanza de que el ingenio humano, la razón y el carácter puedan combinarse para salvarnos del abismo y mantenernos en un camino, en otro frase de Churchill, a las amplias tierras altas iluminadas por el sol.


Barcazas de hormigón (clases YO-144 y YOG-40): Fotografías

Haga clic en la fotografía pequeña para abrir una vista más grande de la misma imagen.

Probablemente mostrado después de haber sido sacado flotando del muelle de su edificio el 13 de octubre de 1942 por Concrete Ship Constructors.
The first concrete barge built for the U.S. government since 1920 and the lead ship of her class, she remained a Maritime Commission vessel until commissioning as USS YOG-85 in August 1943.

Photo No. None
Source: Shipscribe

Concrete Ship Constructors, National City, Calif.

The company's facilities on 9 March 1943, including Building Docks Nos. 1 and 2 and the Outfitting Dock.
The ships at the outfitting dock are YOG-41 , Concrete No.1 , YO-144 , and YOG-40 , probably in that order from left to right. Two hulls are taking shape in the building docks, of which the more advanced, YOG-42 , was floated out later in the month.

Photo No. 19-N-42143
Source: U.S. National Archives (RG-19-LCM)

Under tow in San Diego Harbor on 12 March 1943 shortly after completion by her builder, Concrete Ship Constructors.
The tugs are Narkeeta (YT-133, later YTM-133) on the left and YMT-1 (later YTL-86) on the right. The deckhouse amidships is probably a pumproom.

Photo No. 19-N-42120
Source: Arthur D. Baker III

Under tow in San Diego Harbor on 12 March 1943 shortly after completion by her builder, Concrete Ship Constructors.
The tugs are probably Wenonah (YT-148, later YTB-148) on the left and YMT-3 (later YTL-88) and a sister (either YMT-1 or YMT-12) on the right.

Photo No. 19-N-42130
Source: Arthur D. Baker III

Under tow in San Diego Harbor on 14 June 1943 shortly after completion by her builder, Concrete Ship Constructors.
The tug to starboard is probably Wenonah (YT-148, later YTB-148). The stern of Pocahontas (YT-266, later YTB-266) is barely visible to port beyond the barge's rudder.

Photo No. 19-N-47838
Source: Arthur D. Baker III

Under tow in San Diego Harbor on 14 June 1943 shortly after completion by her builder, Concrete Ship Constructors.
The tug is Pocahontas (YT-266, later YTB-266). The function of the additional deckhouse with the smokestack (absent on YO-144 ) just forward of the pumproom has not been determined, but it is not for propulsion.

Photo No. 19-N-48080
Source: Arthur D. Baker III

Under tow in San Diego Harbor on 14 June 1943 shortly after completion by her builder, Concrete Ship Constructors.
The tug is Wenonah (YT-148, later YTB-148). The original photo caption states that this barge was originally named Concrete No. 6 , but this name does not appear in other sources.

Photo No. 19-N-47837
Source: Arthur D. Baker III

Probably shown during her launching (floating out) ceremony on 16 May 1943.

Photo No. None
Source: Courtesy Tim Doyle

Shown on 29 May 1943 after being floated out of her building dock.

Photo No. None
Source: Courtesy Tim Doyle

Probably shown in commission in late May 1943.
She is fully fitted out and is flying a jack on the bow.

Photo No. None
Source: Courtesy Tim Doyle

Probably shown in commission in late May 1943.
Her massive draft is fully evident in this view.

Photo No. None
Source: Courtesy Tim Doyle

Probably shown at her launching ceremony on 6 September 1943.
The elaborate ceremony appears to involve representatives of five countries including the U.S., U.K., USSR, and Republic of China plus a band and onlookers from the workforce and the community.

Photo No. None
Source: Courtesy Tim Doyle

In service at an advance base in the Pacific with an LST alongside, probabley to receive diesel fuel.


TOLDSON v. ANDERSON TULLY CO

Lee Dell TOLDSON, Appellant, v. ANDERSON-TULLY CO. and Liberty Mutual Insurance Company, Inc., Appellees.

No. 98-CC-00078 COA.

Decided: November 24, 1998

¶ 1. Lee Dell Toldson, the claimant, appeals the decision of the Warren County Circuit Court affirming the Workers' Compensation Commission and the administrative law judge's decision to deny Mr. Toldson workers' compensation benefits. Mr. Toldson seeks benefits for an injury to his left knee and for loss of wage-earning capacity that he asserts are the result of an on-the-job accident while he was employed with Anderson Tully Company. We find that there was substantial evidence presented upon which the administrative law judge could find that Mr. Toldson was not entitled to permanent partial disability benefits. Therefore, we affirm the ruling of the circuit court.

¶ 2. Mr. Toldson filed a petition to controvert a workers' compensation claim on August 29, 1995. Therein, Mr. Toldson claimed that he was entitled to workers' compensation benefits arising from an injury he sustained in an admittedly compensable on-the-job injury. Anderson Tully Company and Liberty Mutual Insurance Company, the employer and carrier, filed an answer on September 13, 1995, admitting that Mr. Toldson sustained an injury to his right knee.

¶ 3. On September 27, 1995, Mr. Toldson filed an amended petition to controvert alleging that on April 13, 1995, he also injured his left knee. The employer and carrier answered the amended petition to controvert disputing an on-the-job injury to left knee.

¶ 4. Mr. Toldson, a dry slip puller with Anderson Tully, was involved in an on-the-job accident when a board came off a table and hit him in the right leg on April 13, 1995. Mr. Toldson initially testified that he reported his accident and injury of both knees to Todd Wilson, his supervisor. He also stated that he did not mention the left knee injury to Dr. Easterling, whom he saw on April 17, 1995, because his right knee hurt more. At one point, Mr. Toldson testified that he experienced pain in his left knee and that he mentioned pain in both knees to Dr. Daniel Dare, the orthopedic surgeon who performed surgery on both of his knees in 1995. However, during later testimony and upon cross-examination, Mr. Toldson admitted that he only reported an injury to his right knee to his supervisor and treating physicians.

¶ 5. After examining Mr. Toldson, Dr. Dare stated that he diagnosed Mr. Toldson with an osteochondral injury to the medial femoral condyle and recommended and performed arthroscopic surgery on his right knee. Thereafter, he put Mr. Toldson in a rehabilitation program. In November 1995, Dr. Dare stated that Mr. Toldson reached maximum medical recovery with a 15% permanent partial impairment rating translating into a fifty (50%) percent loss of industrial use to his right knee.

¶ 6. Dr. Dare testified that the first complaint he ever received from the claimant about a left knee injury was in October 1995. Mr. Toldson scheduled an appointment to have his left knee evaluated in November 1995. During that visit, Mr. Toldson told Dr. Dare that he injured both knees in the April 1995 workplace accident. Although Dr. Dare informed Mr. Toldson that his left knee injury was not at that time considered under workers' compensation, he scheduled Mr. Toldson for surgery in late November and performed the same for his left knee. Dr. Dare stated that if the patient's history was truthful, then it was likely that the same accident caused both injuries. However, after Dr. Dare reviewed Mr. Toldson's medical history, he identified conflicting claims about the origin of his injuries. Dr. Dare opined that the medical history taken closer to the time of the accident was probably more reliable. Dr. Dare further testified that it was unusual for a patient to have a condition present and go for any length of time without comment or complaint especially when he was being treated for a similar problem. Dr. Dare also stated that the left knee injury was likely the result of twisting type accident.

¶ 7. A year after Mr. Toldson's injury, he was seen and evaluated by Dr. Van Temple, an orthopedist. Dr. Temple testified that it was not only inconsistent, but improbable that if both knees were injured in the same occurrence that one knee would become symptomatic much later in time than the other one. Dr. Temple also agreed that it was improbable that Mr. Toldson's left knee injury would go unnoticed for any length of time and that it was likely the result of a twisting type accident.

¶ 8. Mr. Toldson testified that he had not worked full time since his accident of April 13, 1995. However, when asked where and when he sought employment, Mr. Toldson only gave vague answers.

¶ 9. A hearing was held on a motion for immediate medical treatment for Mr. Toldson's left knee injury. Mr. Toldson was the only witness at this hearing. The administrative law judge held the motion in abeyance until the hearing on the merits. At the hearing on the merits held on August 30, 1996, the administrative law judge entered an order determining Mr. Toldson sustained a fifty percent (50%) industrial loss of use of the right lower extremity and was entitled to be compensated for temporary total disability from June 6, 1995 through November 29, 1995 at the rate of $221.61 a week. Additionally, Mr. Toldson received permanent partial disability benefits in the amount of $221.61 a week for eighty-seven and one-half (87.5) weeks based on the finding that he had a fifty percent (50%) industrial loss of use of the right lower extremity. Furthermore, the administrative law judge denied Mr. Toldson's motion for immediate medical treatment for his left lower extremity. Thereafter, the Full Commission affirmed the administrative law judge's order in toto. The Warren County Circuit Court affirmed the Full Commission's decision, and this appeal was taken.

¶ 10. Appellate review of workers' compensation claims is a narrow one. The standard of review utilized by this Court when considering an appeal of a decision of the Workers' Compensation Commission is well settled. The Mississippi Supreme Court has stated that “[t]he findings and order of the Workers' Compensation Commission are binding on this Court so long as they are ‘supported by substantial evidence.’ ” Vance v. Twin River Homes, Inc., 641 So.2d 1176, 1180 (Miss.1994) (quoting Fought v. Stuart C. Irby Co., 523 So.2d 314, 317 (Miss.1988)). As stated in Delta CMI v. Speck, 586 So.2d 768, 772-73 (Miss.1991):

Under settled precedent, courts may not hear evidence in compensation cases. Rather, their scope of review is limited to a determination of whether or not the decision of the commission is supported by the substantial evidence. If so, the decision of the commission should be upheld. The circuit courts act as intermediate courts of appeal. The Supreme Court, as the circuit courts, acts as a court of review and is prohibited from hearing evidence or otherwise evaluating evidence and determining facts ․ “[W]hile appeals to the Supreme Court are technically from the decision of the Circuit Court, the decision of the commission is that which is actually under review for all practical purposes.”

As stated, the substantial evidence rule serves as the basis for appellate review of the commission's order. Indeed, the substantial evidence rule in workers' compensation cases is well established in our law. Substantial evidence, though not easily defined, means something more than a “mere scintilla” of evidence, and that it does not rise to the level of “a preponderance of the evidence.” It may be said that it “means such relevant evidence as reasonable minds might accept as adequate to support a conclusion. Substantial evidence means evidence which is substantial, that is, affording a substantial basis of fact from which the fact in issue can be reasonably inferred.”

¶ 11. Claimant bears the general burden of proof of establishing every essential element of the claim, and it is not sufficient to leave the matter to surmise, conjecture, or speculation. Fought, 523 So.2d at 317 Flintkote Co. v. Jackson, 192 So.2d 395, 397 (Miss.1966) Narkeeta, Inc. v. McCoy, 247 Miss. 65, 69, 153 So.2d 798, 800 (1963) V. Dunn, mississippi Workers' Compensation, § 265 (3d ed.1982).

¶ 12. The claimant, as a general proposition, has the burden of proof. He must meet this burden by showing an accidental injury arising out of and in the course of his employment and a causal connection between the injury and the claimed disability.

Narkeeta, 247 Miss. at 69, 153 So.2d at 800. Claimant also has the burden of showing that he sought but was unable to obtain work in similar or other jobs. Barnes v. Jones Lumber, 637 So.2d 867, 869-70 (Miss.1994).

¶ 13. This Court considers the essential components of a compensation case as stated in Penrod Drilling Co. v. Etheridge, 487 So.2d 1330 (Miss.1986):

1. The claimant generally bears the burden of proof to show an injury arising out of employment, and a causal connection between the injury and the claimed disability

2. The Commission is the trier of facts, judges the credibility of witnesses, and facts supported by substantial evidence should be affirmed by the circuit court

3. Unless prejudicial error is found, or the verdict is against the overwhelming weight of the evidence the Commission's order should be affirmed.

Id. at 1332 (citing Strickland v. M.H. McMath Gin, Inc., 457 So.2d 925, 928 (Miss.1984)).

¶ 14. This Court will reverse only where a Commission order is clearly erroneous and contrary to the weight of the credible evidence. Id. see also Hedge v. Leggett & Platt, Inc., 641 So.2d 9, 12 (Miss.1994). We are not permitted to re-weigh the evidence to determine where, in our opinion, the preponderance of the evidence lies. Lanterman v. Roadway Exp., Inc., 608 So.2d 1340, 1345 (Miss.1992). Moreover, “[t]his Court will overturn a Commission decision only for an error of law, or an unsupportable finding of fact.” Georgia Pacific Corp. v. Taplin, 586 So.2d 823, 826 (Miss.1991) (citations omitted). Therefore, this Court will not overturn a Commission decision unless it finds that the Commission's decision was arbitrary and capricious. Id. see also Walker Mfg. Co. v. Cantrell, 577 So.2d 1243, 1247 (Miss.1991) (finding that where court finds credible evidence supporting Commission decision, it cannot interfere with that decision any more than with cases from other administrative bodies). Therefore, we must examine the record and be satisfied that substantial evidence existed upon which the Commission could base its decision.

¶ 15. After careful review of the record, we have concluded that substantial evidence existed to warrant the Full Commission's decision to deny Mr. Toldson additional benefits. Under the principles of Flintkote, Mr. Toldson bears the burden to prove the essential elements of his claim by competent, credible evidence which is beyond speculation and conjecture. Mr. Toldson waited nearly four months before he claimed that his left knee was also injured in the accident that caused the injury to his right knee. After Mr. Toldson's testimony, the employer and carrier presented substantial evidence to support a finding that Mr. Toldson was not entitled to additional benefits for his left knee injury including testimony by two orthopedists Dr. Daniel Dare and Dr. Van Temple.

¶ 16. Under Narkeeta, Mr. Toldson had to prove that his injury arose out of and in the course of his employment. Both doctors testified that it was unlikely that his left knee injury occurred after the April 13, 1995 accident. However, both doctors also stated in their depositions, and the Full Commission agreed, that if both of his knees were injured in the same accident that it is improbable that Mr. Toldson would have waited to report the left knee injury. Additionally, Mr. Toldson testified that he had tried to seek other employment although he was unclear where and when he applied for employment. Since the order of the Workers' Compensation Commission is supported by findings of fact and is not clearly erroneous nor contrary to the weight of credible evidence, this Court will affirm the circuit court's decision affirming the Full Commission's order denying Mr. Toldson additional benefits.

¶ 17. THE JUDGMENT OF THE CIRCUIT COURT OF WARREN COUNTY IS AFFIRMED AND COSTS OF THIS APPEAL ARE TAXED TO THE APPELLANT.


Narkeeta, MS

Narkeeta was located between Porterville and Ennondale on the M&O railroad, presently under another title, north of the Sucarnochee creek. Seems this town started developing in the mid to late 1800's and became a busy place but had difficulty growing because of the location and the economy.

I have a map of the old town that locates several buildings and businesses, the railroad, and Masonic hall. There was a rail spur that was planned and partially completed, that ran from Gainsville, Alabama to Narkeeta and connected with the M&O. From information gathered, the town more or less became vacant in the depression (1920) as people moved away. One person I talked with said he was working with the railroad when the last mail was delivered there in 1925. Since he and I spoke two years ago, he has passed in death.

There are several old foundations made of cement still on the site but unfortunately the land has become privately owned and permission is not granted to go there. This is in part why I have stopped my research and exploring on site. I am sure there are more avenues to research but as time passes, information is more difficult to obtain.

This isn't much information but shared in hopes that some one else may read this and add to it.
Saludos,
David Easterling

Cities & Towns

The USGenWeb Project
MSGenWeb

Contáctenos
Questions or Comments?

If you have questions or problems with this site, email the County Coordinator, Marsha Bryant. Please to not ask for specfic research on your family. I am unable to do your personal research. I do not live in MS and do not have access to additional records.


Ver el vídeo: Martika, Toy Soldiers, Festival de Viña 1991 (Mayo 2022).