Podcasts de historia

Destructor de flota clase 'G'

Destructor de flota clase 'G'

Destructor de flota clase 'G'


Los destructores de flota de clase 'G' se construyeron en 1935 y fueron diseñados para participar en las tareas normales de la flota y la protección de convoyes. De los nueve barcos que se construyeron, solo el HMCS Ottawa sobrevivió a la guerra, 3 fueron alcanzados por minas en 1939-41, dos se perdieron durante la evacuación de Dunkerque (HMS Grenade a la aeronave y HMS Grafton al U-62). Ocho de estos barcos fueron construidos para la Royal Navy, HMS Gallant, HMS Gipsy, HMS Glowworm, HMS Grenade, HMS Grenville, HMS Greyhound, HMS Garland y HMS Griffin. Uno fue construido para la Royal Canadian Navy, HMCS Ottawa. Cuando el Ottawa original se perdió en 1943, Griffin pasó a llamarse HMCS Ottawa para servir en la Royal Canadian Navy. La clase puede reclamar crédito (al menos parcial) por hundir cuatro submarinos: U-407, U621, U-678 y U-984. El destructor de flota clase 'G' tiene un desplazamiento estándar de 1360 latas, un complemento de 138, cuatro cañones de 4.7 pulgadas, ocho tubos de torpedos y lanzadores de carga de profundidad. Tenían una velocidad máxima de 35 nudos.

Destructor de flota clase 'G' - Historia

Brevemente: Un destructor británico de entreguerras, comparable en rendimiento con algunos de los otros destructores tempranos que ya están presentes en War Thunder.

El HMS Grafton se estableció en agosto de 1934 como el quinto barco de nueve destructores de clase G construidos por astilleros británicos en los años de entreguerras. Casi dos años después, en marzo de 1936, el barco se completó y se unió a las filas de la Royal Navy.

El HMS Grafton pasó sus primeros días de servicio como parte de la 1ª Flotilla de Destructores que operaba en el Mediterráneo. Durante la Guerra Civil Española, el HMS Grafton ayudó a hacer cumplir la política de no intervención junto con los buques de guerra de otras naciones.

Durante el estallido de la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939, el HMS Grafton estaba siendo reacondicionado en Malta, y fue llamado de regreso a aguas británicas en octubre siguiente. A principios de 1940, Grafton se sometió a un trabajo de revisión menor antes de ser asignado a convoyes de escolta que se dirigían a Noruega.

Al mismo tiempo, la situación de guerra en Francia parecía desesperada con el inicio del Asedio de Calais. La Operación Dynamo, el esfuerzo aliado de evacuar a las tropas aisladas de Dunkerque, comenzó poco después. HMS Grafton respondió a la llamada y ayudó a evacuar las tropas desde el 27 de mayo de 1940.

Sin embargo, dos días después, el HMS Grafton vio a los supervivientes del destructor HMS Wakeful, hundido anteriormente, y se detuvo para comenzar los esfuerzos de rescate. Estacionaria, Grafton se presentó como presa fácil para cualquier atacante. Muy pronto, se encontró en la mira del submarino alemán U-62.

Aunque severamente dañado por el ataque del torpedo, el HMS Grafton permaneció a flote el tiempo suficiente para que sus sobrevivientes fueran rescatados por el destructor HMS Ivanhoe. Al darse cuenta de la magnitud de sus daños, se tomó la decisión de hundir al HMS Grafton con los disparos de Ivanhoe. Después del bombardeo, el HMS Grafton se hundió rápidamente hasta el fondo, marcando el final de su vida útil y su contribución a la Segunda Guerra Mundial.

En War Thunder, el HMS Grafton estará entre los primeros destructores que los jugadores podrán obtener después de progresar a través de algunos de los primeros rangos. El barco es operado por una tripulación bastante pequeña de 146 marineros. El sistema de propulsión del barco & rsquos está generando 34.000 caballos de fuerza, lo que lleva al barco a una velocidad máxima de 31,5 nudos (58 km / h).

El armamento principal del HMS Grafton es, una vez más, comparable al diseño de destructor contemporáneo. Compuesto por cuatro cañones de 4,7 pulgadas (120 mm) repartidos en monturas individuales en la proa y después del final del barco, el Grafton tiene un golpe respetable y es capaz de enfrentarse cómodamente a destructores de rango similar y embarcaciones más pequeñas. Para peces más grandes, Grafton también está equipado con dos lanzadores de torpedos cuádruples de 21 pulgadas (533 mm) montados en el medio de los barcos para obtener excelentes ángulos de disparo en ambos lados. La protección antiaérea consta de solo dos torretas de ametralladoras pesadas Vickers cuádruples situadas detrás del barco y el puente rsquos. Por lo tanto, se recomienda a los futuros capitanes del HMS Grafton que se mantengan cerca de los barcos aliados con mejores capacidades AA para mantenerse a salvo de los ataques aéreos.

El HMS Grafton estará disponible durante el CBT de War Thunder & rsquos Royal Navy para todos los aspirantes a comandantes de este buque como destructor británico de rango III. ¡Asegúrate de probar el HMS Grafton a medida que avanzas en las filas de la Royal Navy y ten cuidado con los ataques con torpedos! ¡Todas las manos en el mazo!


Destructor, Navy Tactical Grid Systems Top $ 5.5B FY 22 Lista sin fondos de la Marina

Un segundo destructor y la financiación para la red táctica emergente de la Armada están en la parte superior de la lista de deseos no financiada de la Armada para el Congreso, según una copia del informe revisado por USNI News el martes.

Tras el lanzamiento del viernes de un modesto plan de construcción naval de ocho barcos de $ 22,6 mil millones que reservó fondos para un solo destructor Arleigh Burke, la Marina quiere $ 1,66 mil millones adicionales para un segundo DDG.

“Financiar un segundo barco en el año fiscal 22 respalda la realización de una compra de varios barcos en el último año del contrato actual [de adquisición de varios años]”, se lee en una explicación del complemento en el informe sin clasificar.

El viernes, el director de presupuesto de la Marina, el contralmirante John Gumbleton, dijo a USNI News que comprar un solo destructor “era absolutamente una cuestión de asequibilidad, donde el objetivo del departamento era equilibrar la primera prioridad, que era la inversión en la recapitalización de Columbia [misiles balísticos submarinos] . "

Al renunciar al segundo destructor, la Armada incurriría en una multa de $ 33 millones por no cumplir con las estipulaciones del contrato que celebró con los constructores navales Huntington Ingalls Industries y General Dynamics en 2018, dijo Gumbleton a USNI News.

En segundo lugar en la lista de prioridades está la contribución de la Marina al Comando y Control Conjunto de Todos los Dominios (JADC2) liderado por la Fuerza Aérea por $ 53,9 millones: la Red Táctica de la Armada.

La solicitud “financia el desarrollo, la prueba y el campo de la línea de base del Sistema Automatizado de Redes Digitales (ADNS), la Capacidad de Participación Cooperativa (CEC) como servicio (CaaS), la Adquisición del Procesador de Datos de Señal (SDP) de la CEC y la Distribución de Información Multifuncional Terminales del sistema (MIDS) ”, se lee en la justificación en la lista no financiada.

Más abajo en la lista de prioridades se encuentran $ 87 millones para equipos de comunicaciones y navegación para la flota de logística de combate, además de $ 108,9 millones para repuestos para los radares de doble banda AN / SPY-3 a bordo del portaaviones USS. Gerald Ford (CVN-78) y el trío de destructores de misiles guiados clase Zumwalt.

Las prioridades octava y novena de la solicitud dirigen el dinero hacia el mantenimiento.

El servicio quiere $ 222.2 millones para la “reparación de 86 fuselajes y 489 motores y módulos de motor para aviones E-2, E-6B, F / A-18E / F / G, MH-60R / S y P-8A. Se requiere un mayor financiamiento debido al aumento de las tasas de capacidad de misión en todos los tipos / modelos / series ".

La Marina también quiere $ 207 millones para “mantenimiento de barcos programado para el primer trimestre del año fiscal 23, en el año fiscal 22, para mejorar el inicio y finalización puntuales de las disponibilidades de los astilleros privados. [Esto] [a] permite a la Flota mejorar los programas de mantenimiento y adjudicar contratos de mantenimiento para la reparación del barco 120 días antes del inicio de la disponibilidad y permite que la base industrial del astillero privado solicite piezas de larga duración, realice la planificación, prediga los requisitos de la fuerza laboral y esté mejor preparado para empezar a trabajar a tiempo ".

En aviación, el número 13 en la lista es $ 535 millones para cinco F-35C Lighting II Joint Strike Fighters adicionales que elevarían el total a 20 para la solicitud del año fiscal 2022.

La Marina también está solicitando al Congreso 191 millones de dólares para un avión de alerta temprana aerotransportada E2-D Advanced Hawkeye adicional y 334,4 millones de dólares para cuatro nuevos aviones de entrega a bordo CMV-22B Osprey de rotor basculante.

“Las adquisiciones programadas actuales dan como resultado 44 aviones. Cuatro aviones adicionales permiten a USN lograr el requisito de combate de 48 aviones según las tasas de capacidad de misión CMV-22 esperadas antes de que la línea de producción se apague y respalde la modernización de la flota de logística aérea de portaaviones de la Armada a medida que el USN pasa del legado C-2A al CMV. -22B. [Esto es] [e] esencial para el reabastecimiento del ala aérea del futuro y el apoyo logístico de las operaciones marítimas distribuidas ”, se lee en la solicitud.

La Marina también está pidiendo $ 305.8 millones para comenzar a reemplazar el antiguo C-130T de la Marina por el C-130J actualizado.

“El C-130 Hércules es la única plataforma logística aérea orgánica intra-teatro de la Armada capaz de proporcionar una capacidad de carga de gran tamaño (incluidos todos los módulos del motor F-35) para apoyar a las Fuerzas Navales desplegadas hacia adelante en reabastecimiento, rearme, reabastecimiento y Reconstituir. [Esto] [s] respalda el requisito de suministro de suministros de guerra de Carrier Strike Group y Expeditionary Strike Group, además de servir como un conector de logística aérea fundamental desde el Puerto aéreo de desembarco (APOD) hasta la entrega a bordo del transportista / entrega vertical a bordo (COD / VOD) destacamentos ”, se lee en el informe.

El crucero de misiles guiados clase Ticonderoga USS Chosin (CG-65) se prepara para amarrar el 24 de junio de 2014. US Navy Photo

Además, la Marina está solicitando $ 72.2 millones para manejar trabajos inesperados en las modernizaciones de los cruceros USS de la clase Ticonderoga. Cowpens (CG-63), USS Gettysburg (CG-64), USS Chosin (CG-65), USS Vicksburg (CG-69) y USS Cabo San Jorge (CG-71).

“Se necesitan fondos para proporcionar esfuerzos de restauración del sistema imprevistos, equipos de prueba, apoyo al centro de guerra y servicios de capacitación individual avanzada (AIT) para cascos, mecánicos y eléctricos (HM y ampE) / sistemas de combate / comando, control, comunicaciones, computadoras e inteligencia (C4I) instalaciones resultantes del trabajo de crecimiento recientemente descubierto y las demoras generales en la ejecución del programa desde que se entregó el PB22 a la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB) ”, de acuerdo con la solicitud.

El año pasado, la Marina presentó una lista de deseos de $ 5.4 mil millones, con un segundo barco de ataque de clase Virginia encabezando la solicitud. El Congreso agregó el barco al proyecto de ley de gastos final del año fiscal 2021.


Destructor de flota clase 'G' - Historia

Bennett (DD 473) deposita humo químico y de chimenea en las Islas Shortland, 1944.

Introducido en 1942, el de 2.100 toneladas Fletcher-los destructores de clase formaron el núcleo de la fuerza de destructores de la Armada de los EE. UU. y rsquos a partir de 1943.

los Fletcher el diseño permitió aumentos significativos sobre las clases anteriores en casco, armamento, maquinaria, municiones, provisiones y almacenamiento de combustible.

Con 2.050 toneladas de desplazamiento estándar y aproximadamente 2.900 toneladas a plena carga, el Fletchers eran significativamente más grandes que cualquier clase anterior de destructores estadounidenses. Autorizado para el año fiscal 1941, la construcción de los primeros barcos ya estaba en marcha cuando Estados Unidos entró en la guerra. En un programa de emergencia para ampliar la capacidad, se modernizaron algunos astilleros y se pusieron en funcionamiento otros nuevos. Con el tiempo, once astilleros lanzaron 175 barcos durante los siguientes 32 meses y, a decir verdad, la clase de destructor más numerosa completada por cualquier armada. También fueron los primeros destructores estadounidenses equipados con radar tal como se construyeron.

CONSTRUCCIÓN

Anterior. El ritmo de la construcción de destructores estadounidenses se aceleró con el tiempo de guerra. Fletcher clase. Establecido a partir de 1941, todos los 175 FletcherSe completaron entre junio de 1942 y febrero de 1945, se lanzaron un promedio de 212 días después de la colocación de la quilla y se pusieron en servicio después de un promedio de 152 días más o 364 días en total y mdash casi un 10% más rápido que la repetición. Bensonarena Gleaves que les precedió. Próximo.

Los primeros 25 barcos se ordenaron el 28 de junio y el 1 de julio de 1940 (el primer día del año fiscal de 1941), y el DD 445 pertenecía realmente al grupo del 1 de julio. USS bautizado Fletcher, llevó varias características de diseño de las clases anteriores, como una casa piloto redondeada. El énfasis posterior en la defensa antiaérea condujo a un puente rediseñado o & ldquosquare & rdquo para mejorar las líneas de visión en todos los sentidos, comenzando con Brownson (DD 518). Así, había dos grupos de 2100 toneladas: un tercio (58) eran barcos & ldquohigh- & rdquo o & ldquoround-bridge & rdquo, dos tercios, (117) eran barcos & ldquolow- & rdquo o & ldquosquare-bridge & rdquo.

Construcción (arriba) y disposición después de la Segunda Guerra Mundial (abajo).

Mientras tanto, la Marina siguió mirando hacia el futuro. En septiembre de 1941 solicitó estudios para un destructor con mayor capacidad antiaérea. En mayo de 1942, antes del primer Fletcher incluso fue comisionado, aprobó un barco de seis cañones en el que el Fletchers & rsquo cinco montajes individuales de 5 pulgadas fueron reemplazados por tres gemelos de 5 pulgadas y mdashthe 2,200 toneladas Allen M. Sumner clase, con un 20% más de potencia de fuego en un Fletcher casco ensanchado por 14 pulgadas. Por VJ Day, 67 Sumners & mdash55 destructores y 12 conversiones de destructor-minador y mdashplus 45 naves de una variante de producción alargada, inicialmente conocida como la clase de 2,200 toneladas & ldquolong hull & rdquo y más tarde como la Engranaje clase. Juntas, estas clases dominaron la fuerza destructora de la Armada de los EE. UU. Durante los siguientes 25 años.

Autorización por año fiscal.

Como los primeros barcos grandes en aparecer y porque había muchos de ellos, sin embargo, el FletcherLos s son recordados como la clase de destructores de la Armada de los EE. UU. de la guerra del Pacífico. Allí, los primeros vieron acción en las batallas nocturnas de superficie en las Islas Salomón, muchos lucharon en Leyte y todos se completaron a tiempo para las asignaciones de inspección de la flota y bombardeo en tierra y el notorio piquete de radar anti-kamikaze en Okinawa. Mientras que 19 se perdieron y seis sufrieron daños irreparables, 44 obtuvieron diez o más estrellas de servicio, 19 recibieron la Mención de Unidad de la Marina y 16 recibieron la Mención de Unidad Presidencial.

Unas 2100 toneladas servían frente a Corea en la década de 1950 y algunas incluso frente a Vietnam en la década de 1960. Treinta y dos fueron transferidos a las armadas de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Alemania, Grecia, Italia, Japón, Corea, México, Perú, España, Taiwán y Turquía.

Referencias: Bauer y Roberts, Friedman, Raven, Hearn.

Ciento setenta y cinco Fletcher- Se pusieron en servicio destructores de clase de once constructores entre el 4 de junio de 1942 y el 22 de febrero de 1945.

Para 1971, todos los barcos que quedaban en la Marina de los EE. UU. Habían sido desmantelados, pero no fue hasta 2001 México y rsquos. Cuitl y aacutehuac, el primero John Rodgers y el ultimo activo Fletcher, jubilado. A pesar de que se habló de devolverla a los Estados Unidos como barco museo, fue condenada en 2010 como abandonada y peligrosa para la navegación y desguazada en 2010 & ndash2011.

Cuatro Fletchers se han conservado en exhibición pública. En Grecia, el primero Charrette, renombrado Velos (& ldquoArrow & rdquo), es una atracción popular. En los Estados Unidos, Los Sullivan en Buffalo, Kidd (bellamente restaurado a la configuración de finales de la Segunda Guerra Mundial) en Baton Rouge, y Cassin Young, atracado al otro lado del muelle de la fragata USS Constitución en Boston Navy Yard, Charlestown, Massachusetts, están abiertos al público.


Destructor de flota clase 'G' - Historia

La evolución del Benson y Gleaves (Livermore) perpetuaron un patrón establecido con las clases de 1.500 toneladas, es decir, diseños similares preparados por dos fuentes, Bethlehem y Gibbs & amp Cox, con un pequeño número de barcos autorizados en cada año fiscal.

Construido sobre un casco de las mismas dimensiones que el anterior Sims clase, pero con los cuartones aumentados para transportar 50 & ndash60 toneladas adicionales de maquinaria, la principal innovación de las 1.620 toneladas de diseño simultáneo. Benson (DD 421) y 1,630 toneladas Gleaves (DD 423) era maquinaria organizada en dos unidades y cada unidad consistía en una sala de bomberos con su propia chimenea y una sala de máquinas para reducir el riesgo de que un solo golpe de torpedo pudiera paralizar un barco (una característica que lleva al historiador John Reilly a clasificarlos como los primeros & ldquof 4th generación & rdquo destructores estadounidenses).

los Bensons se construyeron en los astilleros de Bethlehem en Quincy, Massachusetts, Staten Island, Nueva York, San Francisco y San Pedro, California, e inicialmente en tres astilleros navales. Externamente, estos barcos se identificaban fácilmente por sus pilas de lados y ldquoflat & rdquo.

Barcos del Gleaves clase (inicialmente conocida como la Livermore clase porque el diseño se estandarizó con Livermore, DD 429) se construyeron en Federal, Bath, Seattle-Tacoma y cinco astilleros navales. Utilizaron turbinas Westinghouse, GE y Allis-Chalmers y pudieron ser identificadas por sus pilas & ldquoround & rdquo.

De un vistazo, por lo tanto, el Bensonarena Gleaves aparecieron como versiones de dos pilas de la Sims. La traca escarpada aerodinámica en la cubierta del castillo de proa elevada era la misma, al igual que el puente en todos excepto en los últimos 10 barcos construidos en Federal Shipbuilding & amp Dry Dock Co. Kearny, Nueva Jersey, y los 10 barcos construidos en Seattle-Tacoma Shipbuilding. Si bien los nuevos barcos también llevaban dos montajes de tubo de torpedo de línea central quíntuples en lugar del Simsrsquo montajes cuádruples, esta no era una característica de reconocimiento y la única forma fácil de diferenciar las dos nuevas clases entre sí era que el Bensons tenían pilas de lados planos mientras que el Gleavesy rsquo eran redondos.

Se autorizaron ocho barcos en cada uno de los tres años fiscales, 1938, & rsquo39 y & rsquo40. Inicialmente se ordenaron cuatro barcos: DD 421 y ndash422 (el futuro Benson y Mayonesa) fueron diseñados y construidos en Bethlehem Quincy DD 423 & ndash424 (el futuro Gleaves y Niblack) fueron diseñados por Gibbs & amp Cox y construidos en Bath Iron Works. Belén, el postor más bajo, se adjudicó un contrato para la elaboración de planos detallados, a los que los cuatro barcos restantes de la asignación del año fiscal 38, Madison, Lansdale, Hilary P. Jones y Charles F. Hughes, también se construyeron en los astilleros navales de Boston, Charleston y Puget Sound.

La Oficina de Ingeniería de la Armada y rsquos tenía la intención de que todos estos barcos incorporaran maquinaria de propulsión probada de alta presión y alta temperatura originada con el Mahan class & mdashuntil Bethlehem, que tenía un excelente historial pero sin experiencia con dicha maquinaria, solicitó cambios de diseño que, según afirmó (y los análisis posteriores confirmaron) resultarían igualmente eficientes. La oficina estaba disgustada con este "diseño bastardo", pero procedió a la luz de la alternativa de una demora inaceptable. Por lo tanto, de los barcos del año fiscal 1938 (DD 421 y ndash428), seis fueron construidos para el Belén (Benson) diseño y dos (DD 423 y ndash424) para Gibbs & amp Cox (Gleaves) diseño.

Mientras tanto, la oficina solicitó un cambio de diseño propio y mdash aumentando la temperatura de 700 ° C a 825 ° C para los siguientes barcos de Gibbs & amp Cox, conocido durante la Segunda Guerra Mundial como el Livermore clase para el barco líder, DD 429. Bath, sin embargo, actuó lo suficientemente rápido para incorporar este cambio en sus dos primeros barcos. Hoy, por lo tanto, toda la clase de barcos diseñados por Gibbs & amp Cox se identifica como el Gleaves class & mdash comenzando con los dieciséis barcos de los años fiscales 1939 y 1940 (DDs 429 y ndash444), ya que la oferta de Bethlehem & rsquos para construir más barcos con su propia maquinaria fue rechazada.

CONSTRUCCIÓN

Anterior. los Bensonarena Gleaves llegó en dos lotes. La construcción de los primeros 24, financiada en los años fiscales 1938 y ndash40, comenzó antes de que los Estados Unidos previeran ser arrastrados a la Segunda Guerra Mundial. Fueron botados después de un promedio de 364 días y se unieron a la flota en julio de 1941 después de un promedio de 191 días más para un total de 556 días, una reducción de más del 15 por ciento con respecto al anterior. Sims clase y en casi 2/3 del tiempo de los 1.500 toneladas y líderes en tiempo de paz.

Setenta y dos & ldquorepeat & rdquo Bensonarena Gleaves se establecieron a partir de diciembre de 1940 y se lanzaron después de un promedio de 244 días. Llegaron a partir de octubre de 1941 después de un promedio de 155 días equipados con entregas que alcanzaron su punto máximo a mediados de 1942 a un promedio de 399 días desde el lanzamiento, menos de 3/4 del tiempo del primer grupo y menos de la mitad del tiempo de las 1.500 toneladas. . Próximo.

Estos 24 barcos, organizados en Escuadrones de Destructores SIETE, ONCE y TRECE podrían haber sido el final de los pedidos de 1.620 y 1.630 toneladas: para el año fiscal 1941, se autorizaron inicialmente ocho destructores más grandes & mdashDDs 445 & ndash452, los primeros barcos de las 2.100 toneladas Fletcher clase. Sin embargo, a partir de diciembre de 1940, cuando se acercaba la guerra y se preveía que Fletcher la producción no aumentaría tan rápidamente como se desea, repita Gleaves (y, según sea necesario para una rápida movilización, repita Bensons) fueron autorizados en tres grupos más, sus números de casco se mezclan con los de seguimiento Fletcher pedidos.

Todos estos barcos de repetición se ordenaron con solo cuatro de 5 pulgadas / 38 debido a graves problemas de peso superior con los barcos iniciales. Así diferenciados, fueron lanzados como el Bristol (DD 453) clase y, menos el barco líder (ya adjunto a DesRon 13) y Barton, se organizaron en escuadrones de destructores 10, 12 y 14 & ndash19. Sin embargo, esta distinción también desapareció cuando los primeros 24 Benson y Gleaves se modificaron para que coincidieran de la siguiente manera (ver también ARMAMENT):

  • Barcos en DesRon 11 (DesDiv 21, que permaneció en el Atlántico, y DesDiv 22, los primeros barcos de la clase desplegados en el Pacífico) y mdashand DesRon 13 retuvo diez tubos de torpedo pero aterrizó su montura No. 3 de 5 pulgadas, mientras aumentaba su .50 cal de armamento para doce cañones.
  • Los barcos asignados a DesRon 7 aterrizaron sus montajes de tubos de torpedos y agregaron cuatro ametralladoras cal .50.

CONVERSIONES

PÉRDIDAS

DECORACIONES

DE LA POSGUERRA

Algunos barcos volvieron a poner en servicio para la Guerra de Corea. Otros doce fueron trasladados al extranjero y mdashBuchanan, Lansdowne, Lardner y McCalla a Turquía en 1949 Eberle y Ludlow a Grecia en 1951 Ellyson y Macomb a Japón en 1954 y Benson, Hilary P. Jones y Rodman a Taiwán en 1954 & ndash55 seguido de Plunkett en 1959. Algunos duraron en servicio hasta la década de 1970.


USS Picking (DD-685), destructor clase Fletcher, marineros, torretas de armas

Constructor: Bethlehem Shipbuilding Corporation, Staten Island, N.Y.

Establecido: 24 de noviembre de 1942

Asignado: 21 de septiembre de 1943

Retirado: 20 de diciembre de 1945

Nueva puesta en servicio: 26 de enero de 1951

Retirado: 6 de septiembre de 1969

Destino: hundido como objetivo, 27 de febrero de 1997

Clase y tipo: destructor clase Fletcher

Alcance: 6.500 millas náuticas (12.000 km 7.500 millas) a 15 nudos (28 km / h 17 mph)

5 × 5 pulg. (127 mm) / 38 cal. pistolas

Tubos de torpedo de 10 × 21 pulgadas (533 mm)

El USS Picking (DD-685), un destructor de clase Fletcher, era un barco de la Armada de los Estados Unidos llamado así por Sherwood Picking (1890-1941), un comandante de submarino durante la Primera Guerra Mundial.

Fue dada de baja en Mare Island en 1969, no en Long Beach. Yo era parte del equipo de desmantelamiento.

Construcción y puesta en servicio

Picking (DD-685) fue establecido el 24 de noviembre de 1942 por Bethlehem Steel Co., Inc., Staten Island, NY, lanzado el 1 de junio de 1943 patrocinado por la Sra. Sherwood Picking y encargado el 21 de septiembre de 1943, el comandante Raymond S. Lamb en mando.

Después de la sacudida de las Bermudas, Picking procedió a través del Canal de Panamá a Dutch Harbor, Alaska, donde llegó el 28 de diciembre de 1943 para servir con la Flota del Pacífico Norte, Escuadrón Destructor 49. Bombardeó Paramushiro, Kuriles, el 4 de febrero de 1944, Isla Matsuwa, Kuriles, 13 de junio y Paramushiro nuevamente el 26 de junio. En agosto viajó a San Francisco, California para su mantenimiento, y luego a Hawai, llegando a Pearl Harbor el día 31, donde se unió a la 3ª Flota. Escoltando transportes de ataque, llegó a la isla de Manus el 3 de octubre.

Asignada a la Séptima Flota, examinó los desembarcos del sur en Leyte el 20 de octubre. Mientras escoltaba transportes descargados con destino a Hollandia, Nueva Guinea, salpicó un avión el 24 de octubre. Tras la noticia de la batalla frente a la isla de Samar, Picking se apresuró a brindar protección. Ella y Hale salpicaron un avión el 25 de octubre. Después de la Batalla del Golfo de Leyte, escoltó al Monte Olimpo y Auriga a la isla Manus y regresó a Leyte el 20 de noviembre para proteger los convoyes aliados que traían refuerzos.

Tras el reabastecimiento en Manus, Picking proporcionó protección antiaérea para la cabeza de playa en el golfo de Lingayen, Filipinas, el 9 de enero de 1945. Inspeccionó los aterrizajes en San Antonio, Filipinas el 29 de enero y proporcionó apoyo de fuego y protección de pantalla cuando las tropas desembarcaron en Mariveles el 15 de febrero. y el Corregidor el 16 de febrero.

Tras el reabastecimiento en Leyte, el destructor llegó a Kerama Retto, Ryukyus el 26 de marzo, y examinó los transportes durante los aterrizajes esa mañana. Asignada al servicio de apoyo de fuego el 1 de abril, bombardeó vigorosamente las posiciones japonesas en Okinawa. Salpicó dos aviones enemigos el 6 de abril, otro el 9 de abril y salvó a un aviador de la Armada el 17 de abril. Rescató a los supervivientes del destructor Longshaw, frente a Naha, Okinawa, el 18 de mayo. Relevada de sus deberes de apoyo de fuego el 7 de junio, sirvió como piquete de radar hasta el 23 de junio cuando zarpó hacia Saipán. Tras su regreso a San Francisco al final de la guerra, Picking dio de baja el 20 de diciembre de 1945 y entró en la Flota de Reserva del Pacífico en San Diego.

En respuesta a la Guerra de Corea, Picking volvió a entrar en servicio el 26 de enero de 1951. Después de su servicio fuera de Newport, Rhode Island, llegó a Yokosuka, Japón, el 4 de mayo de 1953. Frente a Corea, operó con las Fuerzas de Tarea 77 y 95, realizando bombardeos en tierra con 95 y salvó un aviador naval. Una vez cumplido el deber coreano, partió de Sasebo, Japón, el 5 de agosto, y procedió a través del Canal de Suez a Boston y llegó el 2 de octubre.

Después de las operaciones en Estados Unidos en 1954, zarpó el 5 de enero de 1955 para el servicio europeo y mediterráneo. Operando desde Derry, Irlanda del Norte, estudió las técnicas de escolta de convoyes británicos y luego sirvió en la 6.a Flota, antes de regresar a Newport el 26 de mayo.

Transferida a la Flota del Pacífico, llegó a Long Beach, California, el 15 de abril de 1956. Partió el 5 de junio para un período de servicio con la 7ª Flota, que incluía una patrulla de Taiwán, y regresó a Long Beach el 18 de noviembre. Partió de Long Beach el 13 de agosto, hizo otra gira por el Lejano Oriente y regresó el 24 de enero de 1958. En su siguiente despliegue de WestPac, del 8 de octubre de 1958 al 27 de marzo de 1959, operó con un grupo de cazadores-asesinos antisubmarinos dirigido por el portaaviones Yorktown . Durante esta gira, llevó suministros de emergencia a la ciudad japonesa de Koniya, dañada por el fuego. En el otoño participó en ejercicios antisubmarinos con fuerzas canadienses frente a la costa oeste. De enero a junio de 1960, y de agosto de 1961 a febrero de 1962, realizó dos implementaciones más de WestPac. Durante la crisis de los misiles cubanos de octubre de 1962, escoltó al portaaviones Ranger. Las operaciones y el entrenamiento de la costa este llenaron 1963.

Desplegada en la Séptima Flota el 13 de marzo de 1964, realizó tareas de escolta frente a Vietnam en respuesta al incidente del Golfo de Tonkin antes de regresar a Long Beach el 2 de octubre. Navegando hacia WestPac el 10 de julio de 1965, llegó a la estación Dixie frente a Vietnam el 11 de septiembre. Durante septiembre y noviembre, bombardeó posiciones enemigas en Vietnam del Sur. Regresó a Long Beach el 16 de diciembre. Tras el entrenamiento y las operaciones locales en 1966, partió hacia WestPac el 27 de diciembre. Bombardeó áreas militares, navales y logísticas enemigas en Vietnam del Norte y del Sur, y destruyó varias embarcaciones logísticas en las aguas costeras de Vietnam del Norte. El entrenamiento frente a la costa oeste en guerra antisubmarina y artillería terminó en 1967. En febrero de 1968 partió hacia WestPac y llegó a la estación Yankee el 25 de abril. Tras el servicio de apoyo de disparos frente a Vietnam del Sur y un regreso a la estación Yankee, llegó a Long Beach el 17 de agosto.

Después de cumplir con sus deberes con la Flota del Pacífico en 1969, Picking dio de baja el 6 de septiembre de 1969 en Long Beach, California, y entró en la Flota de Reserva. [1] Fue eliminada de la lista de la Marina el 1 de marzo de 1975 y hundida como blanco el 27 de febrero de 1997.

Picking recibió cinco estrellas de batalla por el servicio de la Segunda Guerra Mundial. y una estrella de batalla por el servicio coreano.


Barco de combate litoral clase Independencia

El buque de combate litoral clase Independence es el segundo de los dos LCS. Al igual que su contraparte de la clase Freedom, la clase Independence estará equipada con nuevos módulos para ciertas misiones.

Son únicos por su diseño trimarán, que le confiere múltiples cascos. Al igual que la clase Freedom, pueden llevar un helicóptero MH-60R / S Seahawk o dos Fire Scouts MQ-8B

Actualmente hay seis LCS Independence en servicio activo, con siete más en construcción.


Destructores y escoltas de destructores

Destructores y escoltas de destructores. El destructor moderno (DD) es un buque de guerra de propósito general capaz de realizar una guerra de superficie, subterránea y antiaérea. Los destructores evolucionaron a partir de barcos diseñados para destruir torpederos que amenazaban a los acorazados a finales del siglo XIX. Al igual que la expansión horizontal de las fortificaciones alrededor de los castillos para protegerlos de los cañones, los destructores de torpederos formaron un anillo defensivo alrededor de las naves capitales y se enfrentaron a los torpederos más allá del alcance de los torpedos. Para el cambio de siglo, los destructores montaron torpedos y reemplazaron el barco torpedero.

La introducción del submarino durante la Primera Guerra Mundial resultó en la necesidad de destructores para escoltar convoyes y cazar submarinos. La escasez de destructores llevó a un conflicto por los recursos de construcción naval de EE. UU. El almirante William S. Sims, comandante de las fuerzas navales estadounidenses en Europa, no estuvo de acuerdo con el jefe de operaciones navales (CNO), el almirante William S. Benson, sobre la continua asignación de recursos de construcción naval a las naves capitales. Estos acorazados proporcionarían a los Estados Unidos una superioridad naval sobre Gran Bretaña, considerada por Benson como un rival de posguerra. Los Sims anglófilos argumentaron con éxito que la primera prioridad era la victoria en el Atlántico, y se cambiaron los recursos para construir destructores y otros barcos antisubmarinos.

Después de la guerra, el acorazado siguió siendo el estándar del poder naval. Dado que ningún submarino había hundido ningún acorazado moderno, los submarinos se descartaron en gran medida. El destructor regresó a su misión de antes de la guerra de ataque y defensa con torpedos. Cuando el presidente Franklin D. Roosevelt reinició la construcción de buques de guerra en virtud de la Ley Nacional de Recuperación Industrial (1933), el almirante William V. Pratt, el CNO, identificó a los destructores como la primera prioridad de construcción desde que los construidos durante la Primera Guerra Mundial se acercaban a la obsolescencia y la construcción de capital. Los barcos fueron prohibidos por la Limitación de Armas Navales de Washington (1922) y el Tratado Naval de Londres (1930). La Marina de los Estados Unidos encargó 114 destructores de entreguerras en tres clases principales antes del ataque a Pearl Harbor en diciembre de 1941, otros 67 de estos diseños de la década de 1930 se completaron durante los dos primeros años de la guerra.

En el otoño de 1939, la marina comenzó a trabajar en el diseño de & # x201CDestroyer 1941 & # x201D & # x2014the 175 & # x2010ship Fletcher clase que soportaría la peor parte de la acción destructora de la Segunda Guerra Mundial. los Fletchers eran barcos grandes, diseñados como buques de ataque con torpedos, con una misión secundaria de defensa antisubmarina de la flota de batalla. Muchos oficiales superiores estaban preocupados por el tamaño cada vez mayor de tales destructores, pero el aumento de la capacidad requería barcos más grandes. Además de sus torpedos, Fletchers estaban equipados con cañones de 5 pulgadas de doble propósito (antiaéreo y antisuperficie), así como cañones antiaéreos de 40 mm y 20 mm para mejorar su supervivencia en una guerra en la que el avión estaba demostrando su ascendencia.

Conocidos como & # x201Ctin botes & # x201D debido a la ausencia de blindaje, los destructores confiaban en su alta velocidad (hasta 40 nudos) para sobrevivir. Pero la velocidad no había logrado proteger a los cruceros de batalla británicos en la Batalla de Jutlandia de 1916, y los destructores sin blindaje demostraron ser igualmente vulnerables a los disparos, torpedos, bombas y ataques kamikazes durante la Segunda Guerra Mundial. Se hundieron setenta y uno de los destructores estadounidenses. En 1944, el Fletchers se unieron a los más grandes Gearing / Verano& # x2013class barcos con un énfasis aún mayor en la defensa aérea.

En la Marina de los EE. UU. Posterior a & # x20101945, el destructor continuó protegiendo la nave capital & # x2014 ahora el portaaviones & # x2014, que llegó con más énfasis en la guerra antiaérea y un énfasis secundario en la guerra antisubmarina. El desarrollo de misiles y sensores de superficie & # x2010to & # x2010aire aumentó el tamaño de los diseños de destructores de posguerra. los Forrest ShermanLos destructores de clase & # x2013 (1953) desplazaron casi 5.000 toneladas, aproximadamente un aumento de cinco veces con respecto a los destructores producidos en masa & # x2010 de la Primera Guerra Mundial. Charles F. Adams class of guided missile destroyers (1958) were nearly as large.

Adm. Hyman Rickover pushed for a nuclear‐propelled navy, which led to the construction of nuclear‐powered destroyers (DLGNs) and cruisers to escort the new nuclear‐powered aircraft carriers. Adm. Elmo Zumwalt, CNO in 1970�, viewed the increasing complexity, size, and cost of U.S. destroyers (now approaching the size of World War II cruisers) with alarm. Zumwalt advocated a “high‐low” mix of ships but ran afoul of Rickover's political clout. Zumwalt was able to shepherd the “low𠄎nd” FFG𠄇 class of guided missile frigates (ships smaller than destroyers and designed for convoy escort) into production. But “purebred” destroyers continued to increase in size and cost. los Abeto class (1975) weighed in at 7,800 tons, and its hull design was large enough to be used for the CG� class of Aegis air defense cruisers.

The navy's most recent destroyers, the Arleigh Burke (DDG�) class (1991), are large, capable ships, and like the Fletchers that Adm. Arleigh Burke commanded during World War II, are designed for three𠄍imensional warfare, using sophisticated sensors and weapons, including cruise missiles, to strike targets above, on, and under the sea.
[See also Aircraft Carriers Battleships Cruisers Torpedo Boats World War I: Naval Operations in World War II: Naval Operations in.]


Destroyers (DD)

The destroyer of World War II was a fast unarmored warship of 1000 to 3000 tons displacement. It was typically armed with four- to five-inch (10 to 13 cm) guns, torpedoes, antisubmarine weapons, and light antiaircraft weapons for point defense.

Destroyers were originally developed to protect capital ships from torpedo boats. This required rapid-firing weapons and enough speed, range, and sea keeping ability to accompany and screen the larger ships. With the advent of the submarine, the destroyer became the principal antisubmarine screening ship, and depth charges and sound gear were added to its inventory. During the First World War, the sound gear took the form of sensitive hydrophones, which could detect noises from a nearby submerged submarine. Most of the major powers had independently developed sonar, which uses an active signal to more precisely locate submarines, by the start of the Second World War.

The antisubmarine mission continued through World War II, but destroyers proved to be the workhorses of the fleet. Their main gun armament shifted to dual-purpose weapons useful against aircraft (of which the best was the U.S. 5”/38 gun) and Allied destroyers acquired sophisticated radars. This gave them a significant antiaircraft escort capability. Because of their shallow draft, destroyers were useful for shore bombardment, because they could get in close to shore for accurate gunnery.

The proper role of destroyers was debated vigorously between the world wars. In the U.S. Navy, the younger officers commanding the destroyers favored smaller, faster ships with heavy torpedo armament suitable for an offensive role, while the older officers favored ships that sacrificed some speed for good sea keeping and endurance, making them more suitable for screening the battle line. Destroyers were also needed to act as scouts for the battle fleet, since Congress had provided almost no funding for the light cruisers that usually filled the scouting role in other navies. The British were even more aware of the conflicting requirements for their destroyer forces, since their destroyers were seen both as offensive torpedo craft to wreck an enemy battle line, as screening vessels to protect their own battle line, and as escort vessels for Britain's vast overseas trade.

American destroyers built before the war were almost universally top heavy and very uncomfortable for their crews. Friedman (2004) attributes this to poor coordination between the Bureau of Construction and Repair and the Bureau of Engineering, which shared responsibility for ship design. The two were merged in 1940 into the Bureau of Ships, which seems to have resolved the problem: The Fletchers, built during the war, were stable and very capable ships. Japanese destroyers were also very capable and did not suffer from stability problems, largely because the Japanese had learned this lesson from the Tomozuru Incident, in which a torpedo boat capsized in a typhoon in the 1930s. (Two pre-war American destroyers would capsize in a typhoon late in the war.) American destroyers had powerful antiaircraft armament but miserable torpedoes, while Japanese destroyers were almost the opposite, with poor antiaircraft and the best torpedo in the world — the Long Lance. British destroyers started the war with even worse antiaircraft defenses than the Japanese, but better torpedoes than the Americans, and they excelled at antisubmarine warfare.

Much of the difference between American and Japanese destroyers was a reflection of different naval doctrine. Whereas the Americans had settled on balanced designs, suitable for defensive screening roles as well as torpedo attacks against the enemy, the Japanese clung to torpedo attack as the primary mission of the destroyer for much longer. Their role in Decisive Battle Doctrine was to throw the American battle line into as much confusion as possible prior to the decisive gun duel with the Japanese battle line.

American destroyers were designed to have a cruising radius of 5,500 nautical miles (10,200 km) with operations in the Pacific in mind. However, when steaming at their maximum speed of better than 30 knots, destroyers consumed fuel prodigiously. American practice was to maintain an equally lavish fleet train with enough tanker support to keep the destroyers going. The Japanese, with fewer tankers, often refueled their destroyers from the larger warships in the task force, a practice occasionally used by the Americans as well.

The British, faced with both tight naval budgets and the constraints imposed by the naval disarmament treaties between the wars, settled on a strategy of constructing both powerful destroyers to operate with the fleet and less expensive ships that could be mass produced in the great numbers needed for commerce protection. The latter were often rated as corvettes, sloops, or frigates rather than destroyers. The treaty limits on cruiser construction led to greater reliance on powerful destroyers to replace cruisers as protection from enemy surface raiders. Anticipating that their fleets might have to sail great distances to the theater of operations (the British already had Japan in mind), the screening role of destroyers received greater emphasis, and by 1932 all new British destroyers were being equipped with ASDIC (sonar). British destroyers were also designed so that they could be equipped at short notice with Two-Speed Destroyer Sweep (TSDS), a form of minesweeping gear usable at high speed by destroyers escorting a task force. However, the British were slow to adopt a main destroyer battery with significant antiaircraft capability, persuading themselves first that this was incompatible with good antisurface capability and then that a maximum gun elevation of less than 40 degrees was adequate for guns meant to fire at approaching aircraft that were still some distance away. However, by the time war broke out in the Pacific, the British were constructing destroyers with meaningful antiaircraft capability.

The Japanese began the war with 110 destroyers while the Americans had 68 destroyers in the Pacific, the British had just 8 in the Far East, the Dutch had 7, and the Australians had 2. However, while the Japanese constructed an additional 33 destroyers during the war, the Americans alone deployed an additional 302 destroyers to the Pacific before the surrender. Japanese destroyer losses were relatively heavy during the Solomons campaign, and Allied intelligence was quick to appreciate that the Japanese were suffering from a serious destroyer shortage in early 1943. This prompted Nimitz to issue an order on 13 April that destroyers be given higher target priority by submarines (second only to capital ships) in order to aggravate the Japanese destroyer shortage.

Destroyer Missions. American destroyers found themselves employed in four main roles during the war. As anticipated in prewar planning, they screened task forces, but primarily in an antiaircraft role rather than against light surface forces. They played a major role in shore bombardment, a mission also anticipated in prewar planning, but not nearly to the extent that actually took place. Antisubmarine operations were also far more important than anticipated. Finally, destroyers were a major part of what we would now call surface action groups in the Solomons and elsewhere, employing their torpedoes, not against the enemy battle line, but against enemy light surface forces. This mission was almost completely unanticipated.

One aspect of antiaircraft screening that became increasingly prominent under the kamikaze threat was radar picket duty. Fighter director teams had begun working from destroyers as early as late 1943. During the battle of Okinawa, destroyers were stationed 75 miles (120 km) from the fleet and close enough to each other to allow fighter directors to "hand off" control of fighters to neighboring destroyers as needed. However, the destroyers were not close enough for mutual support against either air or surface attack, and, as casualties mounted, picket destroyers began to be paired and to be supported by landing craft armed with antiaircraft weapons. Eventually each picket group was assigned a section of 12 fighters for local combat air patrol. Even this could not always prevent casualties, and consideration was given to converting submarines to radar pickets that could submerge after reporting incoming strikes. A better idea was Cadillac, a sophisticated (for its day) airborne early warning radar, which was not deployed in time to see combat operations, but was part of the plan for an invasion of Kyushu.

American destroyers were somewhat weak on antisubmarine armament prior to the war. The standard QC sonar could not be produced in sufficient quantity to equip the destroyers with two sets, as originally planned, and most had a single QC set throughout the war. The standard antisubmarine armament in 1941 was just two depth charge tracks with five Mark 7 depth charges each. As war approached and the need for a stronger antisubmarine armament became clearer, many of the older destroyers gave up a bank of torpedo tubes or a 5" gun mount (or both) in order to ship up to eight depth charge throwers and many more depth charges. Atlantic destroyers had priority, and few of the prewar Pacific destroyers shipped more than four depth charge throwers.

By the time the Pacific War was underway, most U.S. Navy officers had concluded from British experience in the Mediterranean that ". as carriers of torpedoes, destroyers now were secondary to submarines and torpedo planes" (Friedman 2004). As a result, dual-purpose gun armament was given higher priority than torpedo armament on the Allen M. Sumners and subsequent classes. By the time units of these classes were deployed, the Japanese Navy had been so whittled down that aircraft and submarines were indeed the major threat but, in the meanwhile, there had been numerous torpedo actions in the Solomons and elsewhere. This played a role in the decision to continue arming destroyers with torpedoes in the postwar era.

The rule of thumb at the start of the Pacific War was that destroyers should have a top speed about 70 percent greater than the battle line. By the time the war ended, the fast battleships and carriers making up the core of the fleet were capable of better than 30 knots, and destroyers were barely keeping a 5-knot speed advantage. Cruising range was also a serious concern. One solution was nuclear propulsion, but it was the helicopter that would restore tactical mobility to the screen of surface groups.


How 1 U.S. World War II Destroyer Charged a Japanese Armada of 4 Battleships

Thus did Lt. Cmdr. Robert W. Copeland, captain of the destroyer-escort Samuel B. Roberts address his crew over the ship’s public address system on October 25, 1944 as he prepared to turn his ship around and charge straight towards a Japanese armada consisting of eleven destroyers, eight cruisers, and four battleships.

Copeland wasn’t exaggerating. Amongst the foes facing Roberts and other ships in Task Force 74.4.3 (“Taffy 3”) was the Yamato, the largest battleship ever built, with three triple 18.1” gun turrets. At 65,000 tons, the battleship alone out-grossed all six escort carriers, three destroyers and four destroyer-escorts in Taffy 3.

The small ships in Taskforce 74.4 were only supposed to cover a nearby invasion fleet in Leyte Gulf against sporadic air and submarine attacks. However, the day before Admiral ‘Bull’ Halsey had redeployed the fast battleships also covering the beachhead to assist in a night-ambush of an approaching Japanese fleet at the Suriago Strait. He assumed that a separate Japanese fleet under Admiral Takeo Kurita approaching from the west had been driven off by heavy air attacks.

This assumption proved fatally inaccurate. Kurita’s powerful ships began potting shells at the Taffy 3’s escort carriers at 7 AM. To buy time for the slow carriers as they fled eastwards, Read Admiral Clifton Sprague had the escorting destroyers and destroyer-escorts (anti-submarine frigates) lay down a dense smokescreen using generators in their smokestacks. (The critical actions of the carriers and their aircraft are detailed in a companion article.)

If naval warfare were likened to chess, World War II-era destroyers were surely pawns: numerous, expandable and versatile frontline fighters that excelled at protecting more valuable ships from encroaching enemies.

The 114-meter-long Fletcher-destructores de clase Heermann, Hoel y Jonhston grossed only 2,500 tons fully loaded and were dubbed “tin cans” due to their lack of armor. Each was armed with ten torpedo tubes and five turreted 5” 38-caliber dual-purpose with a maximum range of ten miles that could fire rapidly and accurately thanks to their Mark 37 radar-assisted fire control systems. However, they had little chance of penetrating the thick armor belts on Japanese cruisers and battleships

The small 1,700-ton John C. Butler-class destroyer escorts (anti-submarine frigates) had just two 5” guns and three torpedo tubes for anti-ship armaments. However, just a few hits below the water line from 825-pound warheads of Mark 15 torpedoes could threaten even a battleship. But these only had an effective range of three to five miles—and the further away they were launched, the more time the target had to evade them.

The destroyer Johnston was first to engage the Japanese fleet, zig-zagging wildly to evade incoming shells as she lay a 1.5-mile long curtain of smoke. Her captain Commander Ernest Evans then decided to a charge Kurita’s fleet head-on.

Over the next five minutes, the Johnston unleashed 500 shells into the heavy cruiser Kumano as she closed to unleash a full spread of ten torpedoes. Narrowly missing the battleship Kongo, one blasted the bow clean off the Kumano, taking her out of the fight.

Abruptly, the Yamato slammed six 18.1” and 6” armor-piercing shells into Johnston’s bridge. Fortunately, these penetrated straight through the unarmored vessel rather than detonating, but still mangled Evan’s left hand, left the search radar tattered in fragments on the deck, and disabled power to three of his five gun turrets. Evans managed to steer into a nearby squall for cover to effectuate repairs.

The destroyer Hoel was even less fortunate, her bridge destroyed by a 6.1” salvo early on, wounding her captain and knocking out her radio.

By 7:15, Taffy 3 too had found respite in a nearby sea squall. But Sprague knew the further east he sailed, the farther he was from hoped-for reinforcements. He decided he had to turn south—but needed a distraction to prevent the faster Japanese ships from simply heading off his carriers. So around 7:40 AM he instructed the escorts to close for a torpedo run—a seemingly suicidal act that was immortalized as The Last Stand of the Tin Can Sailors in a book by James Hornfischer.

This occasioned Copeland’s speech on the destroyer-escort Samuel Roberts, which pressed forward at flank speed, her guns silent to avoid being spotted. Despite taking a shell to the mast for her trouble, she closed within two miles of the heavy cruiser Chokai and unleashed her three torpedoes—one of which blasted away the Chokai’s stern.

The already wounded Hoel managed to release half her torpedoes at maximum range but was then shot to pieces, with her guns knocked out and engine damaged. Despite limping at half speed, her injured captain Leon Kintberger circled around to launch a second salvo. Combined with torpedoes fired by the Heermann, these forced the Yamato to disengage with evasive maneuvers, removing the deadliest enemy ship from the battle.

Now surrounded by Japanese ships, the Hoel sustained forty hits from various naval guns, flooding her engine room and setting fire to her ammunition stores. Still, the battered destroyer continued exchanging fire with Japanese cruisers until she capsized at 8:55—leaving behind only eighty-six surviving crew out of the 339-man crew.

Having expended his deadliest weapons, Roberts rejoined the carriers only to bump into the cruiser Chikuma laying broadsides into the vulnerable flat-tops. The escort closed for a gun duel with the Tono-class cruiser grossing nine times its, pummeling it with rapid-fire anti-aircraft guns and over 600 five-inch shells in thirty-five minutes. Combined with fire from the roving Heermann—the attack set Chokai’s bridge on fire.

Soon, several cruisers and all four battleships were lobbing 8”, 14” and 18” shells at the Roberts as she weaved evasively at twenty-eight knots. The little vessel’s outrageous fortune could not last. An 8” shells damaged one of her boilers, reducing speed by 60 percent, and one of her’s overheated and exploded.

Finalmente, el Kongo tore a twelve-meter-long hole in the Robert’s engine room with three 14” shells. At 9:35 Copeland finally gave the order to abandon ship. 120 of her over 200 crew managed to escape.

los Heermann too was engaged by both the Chikuma y Tono, sustaining 8” shell impacts that destroyed her wheelhouse. She managed to withdraw behind the cover of a smoke screen.

The hobbled and now torpedo-less Johnston too joined the charge. Closing within four miles of Kongo, she struck the battleship fifteen times before ducking back into the smoke to dodge return fire. She then “crossed the t” of a squadron of seven Japanese destroyers—pitting her full five-gun battery against only the frontal guns of the Japanese vessels. Raked by 5” shells, the entire squadron peeled away to the west and opted to launch long-range torpedo attacks.

The battle by then had become a confused smoke-filled melee, with numerous near-collisions between the American escorts.

Finally, around 9 AM Kongo got the drop on the Jonhston again, crippling her engines with her 14” guns. Unable to maintain the high speeds necessary to dodge shellfire, Japanese guns redirected their fire at her instead of the elusive carriers. Johnston was completely dead in the water by 9:40 AM—by which time the Kurita had ordered the withdrawal of the Japanese fleet, believing Taffy 3’s destroyers and escort carriers to be cruisers and fleet carriers.

Evans finally ordered to abandon ship at 9:45. The Japanese destroyer Yukikaze fired a final killing blow, her captain reportedly saluting the sinking ship as he steamed by. 270 of the 330-man crew made it into the water—but only half were recovered from the water two days later. Evans was not among them.

Of the destroyer, only the heavily-damaged Heermann survived. Besides the doomed Roberts, the destroyer escorts Dennis, John C. Butler y Raymond survived charge, having released all their torpedoes and expended their 5’ shells. Of over 1,500 Americans that died in the Battle of Samar, most came from the escorts.

In a seemingly hopeless fight, the tin can sailors had willingly tackled far more powerful warships—damaging, delaying and distracting them to help save vulnerable aircraft carriers with over nine hundred crew each. The free-wheeling gallantry of their bold act of sacrifice remains one of the most extraordinary incidents in naval history.

Sébastien Roblin holds a master’s degree in conflict resolution from Georgetown University and served as a university instructor for the Peace Corps in China. He has also worked in education, editing, and refugee resettlement in France and the United States. He currently writes on security and military history for War Is Boring.

List of site sources >>>