Podcasts de historia

Congreso de Panamá - Historia

Congreso de Panamá - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Simon Bolivar

El presidente John Quincy Adams apoyó la participación de Estados Unidos en el Congreso de Panamá. El propósito de esta convención, convocada por Simón Bolívar, fue promover la unidad entre los países de las Américas. La oposición de los conservadores del sur retrasó tanto la confirmación de los delegados estadounidenses que les fue imposible asistir.


El presidente Adams anunció en su discurso inaugural que las nuevas repúblicas libres de América del Sur habían invitado a los Estados Unidos a enviar un representante a una reunión de un Congreso para consultas y acciones sobre objetos de interés común.

Adams anunció que había aceptado la invitación, con la estipulación de que los delegados no harían nada que violara la neutralidad de Estados Unidos. Adams luego envió un mensaje al Congreso de que había aceptado la invitación, y pensó que eso era competencia del ejecutivo. Adams, sin embargo, solicitó la opinión del Congreso y la confirmación de los comisionados.


El Océano Pacífico en la Historia

La actitud del gobierno ruso hacia Alaska, por F. A. Golder El comercio de pieles en el desarrollo del noroeste, por F. W. Howay El océano occidental como determinante en la historia de Oregon, por J. Schafer Las vías fluviales del Pacífico noroeste, por C. B. Bagley. Los planes monárquicos del general San Martín, de Larrabure y Unanue Las primeras exploraciones del padre Garcés en la vertiente del Pacífico, de HE Bolton Influencia británica en México, 1822-1826, de WR Manning Las reformas de Joseph Gálvez en la Nueva España, de HI Priestly . La "guardia de casa" de 1861, por H. Davis La fundación de San Francisco, por C. E. Chapman

Intrusión francesa en Nuevo México, 1749-1752, por HE Bolton Mezcla de discursos en Nuevo México, por la expedición de AM Espinosa St. Vrain en el Gila en 1826, por TM Marshall Las causas del fracaso del intento de Otermin de reconquistar Nuevo México, 1681- 1682, por CW Hackett La ascendencia y familia de Juan de Oñate, por Beatrice Q Cornish. Los primeros intentos de Japón de establecer relaciones comerciales con México, por K Asakawa Nueva Zelanda y el Océano Pacífico, por J. M. Brown

Discursos pronunciados en las sesiones generales: El conflicto de las naciones europeas en el Pacífico, por HM Stephens La participación de España en la historia del Océano Pacífico, por R. Altamira y Crevea La historia de California, por JF Davis The American inte-oceanic canal, un bosquejo histórico de la idea del canal, por RJ Taussig El canal de Panamá, por T. Roosevelt. - Artículos leídos en las sesiones especiales: Discurso de apertura, por LM Guerrero La estructura social y las ideas del derecho entre los primeros pueblos filipinos y un código penal prehispánico recientemente descubierto de las Islas Filipinas, por JA Robertson Troubles de un Gobernador inglés de las Islas Filipinas, por KC Leebrick Los chinos en las Filipinas, por CH Cunningham El gobernador general de Filipinas bajo España y Estados Unidos, por DP Barrows

Fecha añadida 2018-01-26 19:50:29 Código de barras D01325781R Bookplateleaf 0004 Número de llamada DU29 .P3 1915 Cámara Canon EOS 5D Mark II Identificador externo urna: oclc: registro: 1050263375 Foldoutcount 0 Identificador pacificoceaninhi02pana Identificador-arca arca: / 13960 / t4dp0mv62 Factura 41 Lccn 17005822 Ocr ABBYY FineReader 11.0 (OCR extendido) Progresión de página lr Páginas 564 Ppi 350 Fecha de republicación 20180213191146 Fecha de republicación 20180213191146 asociado durham.archive.org Scanningcenter durham

Vinculando los océanos Atlántico y Pacífico

La idea de crear un pasaje de agua a través del istmo de Panamá para unir los océanos Atlántico y Pacífico se remonta al menos al siglo XVI, cuando el rey Carlos I de España llamó a su gobernador regional para inspeccionar una ruta a lo largo del río Chagres. La realización de una ruta de este tipo a través del terreno montañoso y selvático se consideró imposible en ese momento, aunque la idea seguía siendo tentadora como un posible atajo desde Europa hasta el este de Asia.

Francia fue finalmente el primer país en intentar la tarea. Liderado por el Conde Ferdinand de Lesseps, el constructor del Canal de Suez en Egipto, el equipo de construcción inició la construcción de un canal al nivel del mar planificado en 1880. Los franceses pronto comprendieron el desafío monumental que tenían por delante: junto con las incesantes lluvias que causaron fuertes deslizamientos de tierra, no existían medios eficaces para combatir la propagación de la fiebre amarilla y la malaria. De Lesseps se dio cuenta tardíamente de que un canal a nivel del mar era demasiado difícil y reorganizó los esfuerzos hacia un canal de esclusas, pero se retiraron los fondos del proyecto en 1888.


El Canal de Panamá y otros eventos mundiales

El mayor logro del presidente Roosevelt fue el Canal de Panamá. Dentro de cien o quinientos años, cuando la mayoría de sus otros actos sean olvidados, dirán de él: "Fue el hombre que cavó el Canal de Panamá".

Detrás de la apertura de esta gran vía fluvial de océano a océano se esconde una maraña de diplomacia y política internacional como solo un Roosevelt podría resolver. Cortó el nudo gordiano.

En un discurso en la Universidad de California, en 1911, mientras el Canal aún estaba en el edificio, dijo:

"Estoy interesado en el Canal de Panamá porque lo inicié. Si hubiera seguido métodos tradicionales y conservadores, debería haber presentado un documento de estado digno de probablemente doscientas páginas al Congreso, y el debate habría continuado todavía. Pero yo tomó la Zona del Canal, y dejé que el Congreso debatiera, y mientras el debate continúa, ¡el Canal también lo hace! "

Veamos, brevemente, la situación a la que se enfrentó en 1904.

En el istmo de Panamá, una empresa francesa había gastado cientos de millones en tratar de "cavar la zanja", solo para abandonar la tarea. De Lesseps, quien se hizo famoso al abrir el Canal de Suez, lo perdió nuevamente en Panamá. Pero la empresa francesa todavía tenía la franquicia en virtud de un tratado con Colombia, que entonces era propietaria de Panamá.

Además de complicar la situación, Inglaterra y Estados Unidos llegaron a un acuerdo conjunto para construir un canal a través del Istmo. Y como si todo esto fuera poco, se estaba considerando activamente otra ruta a través de Nicaragua.

Afortunadamente, Roosevelt tenía un secretario de Estado sumamente capaz en John Hay, que se quemó mucho para conseguir que los tratados se corrigieran. La ruta de Nicaragua finalmente se abandonó Inglaterra renunció a sus derechos de tratado en Panamá y Francia acordó vender sus concesiones y maquinaria por $ 40,000,000. Solo quedaba la cuestión de hacer un tratado satisfactorio con Colombia. Sin embargo, era más fácil decirlo que hacerlo, ya que ese país tenía un gobierno notoriamente inestable, e incluso entonces había un dictador en el poder.

"No se puede hacer más un acuerdo con Colombia", dijo Roosevelt más tarde, "de lo que se puede clavar gelatina de grosella en la pared y la falla no se debe al clavo, se debe a la gelatina".

Maroquín, el dictador colombiano, había aceptado un nuevo acuerdo con Estados Unidos, en lugar del anterior con Francia, pero luego, creyendo que podía "detenernos", envió un mensaje a su Senado para que rechazara el tratado. Nuestro país luego volvió a considerar un canal a través de Nicaragua.

En esta coyuntura se produjo otra de las revoluciones esporádicas en el sur. El propio Roosevelt enumera con cierto humor cincuenta de esos brotes que ocurrieron en Colombia y sus alrededores en el mismo número de años. Esta vez fue Panamá quien se deshizo del yugo colombiano.

Roosevelt vio en esta revolución una oportunidad para conseguir su canal. Ordenó al crucero Nashville que se dirigiera a Panamá para salvaguardar nuestros intereses. Colombia envió un ejército de 450 hombres, al mando de cuatro generales, para sofocar la revolución, y durante el tiroteo que siguió, un chino murió. Gracias a nuestro respaldo moral, la revolución tuvo éxito y dos días después la República de Panamá fue reconocida por Estados Unidos. Dos semanas después se redactó un tratado con la nueva República que nos permitió cavar el canal.

Naturalmente, hubo una gran oposición, especialmente por parte de los enemigos de Roosevelt, a este procedimiento. Dijeron que era prepotente e inconstitucional. Pero, de hecho, probablemente fue la única forma en que se pudo haber puesto en marcha el Canal.

"El pueblo de Panamá era una unidad en el deseo del Canal", dijo Roosevelt más tarde, "y en el deseo de derrocar el dominio de Colombia ... Cuando se rebelaron, rápidamente utilicé a la marina para prevenir a los bandidos, que habían tratado de detener nosotros, de pasar meses de inútil derramamiento de sangre en la conquista del Istmo, al daño duradero del Istmo, de nosotros y del mundo ".

Años después, bajo otra administración, se firmó un nuevo tratado con Colombia y se ofrecieron $ 25.000.000 como un bálsamo a su dignidad oficial.

Mientras tanto, aunque la olla internacional seguía hirviendo y hirviendo, Roosevelt siguió adelante vigorosamente con su zanja cavando. Tuvo la suerte de tener a dos hombres capaces como sus asistentes principales & # 8212Dr. Gorgas, un ingeniero sanitario que cambió la Zona del Canal de un distrito infestado de mosquitos y con fiebre amarilla a uno de limpieza y salud, y el coronel Goethals, un eminente ingeniero civil en el ejército, que llevó la obra de construcción hasta su finalización triunfal.

Unos meses después de iniciada la obra, el propio Roosevelt fue a Panamá para ver cómo avanzaba la obra. Al llegar allí, rechazó las invitaciones para comer y beber, y en su lugar pasó tres días bajo la lluvia tropical y el barro inspeccionando todo. Se subió a las monstruosas palas de vapor. Caminó millas con Goethals. Pasó otro de sus tiempos de "bravucón" y regresó a Washington satisfecho de que el trabajo estaba en manos competentes.

Mientras aún luchaba con la cuestión de Panamá, surgió otro gran problema internacional que exigía solución.

La guerra entre Rusia y Japón había llegado a un final sin gloria, en lo que a Rusia se refería. Sus fuerzas terrestres no habían sido rival para las japonesas, mientras que su flota, que zarpó alrededor de las costas de la India, a miles de millas de sus aguas natales, se hundió o se dispersó en la memorable batalla del Mar de Japón.

En el verano de 1905, Roosevelt presentó su cargo de mediador en la guerra y ambas partes aceptaron. Enviaron representantes a este país, que se reunieron en Portsmouth, New Hampshire.

Sin embargo, desde el principio parecía un punto muerto. Los japoneses, reclamando la victoria, exigieron una indemnización. Los rusos, señalando sus recursos inmensamente superiores, dijeron que apenas habían comenzado a luchar y que la lucha debería continuar, si se exigía un centavo de indemnización.

Todo el verano discutieron, y todos los involucrados lo abandonaron como un mal trabajo, es decir, todos excepto Theodore Roosevelt. Solo apretó las mandíbulas firmemente y siguió intentándolo. Hizo que los comisionados se reunieran con él individual y colectivamente en su casa de Sagamore Hill y en el yate presidencial Mayflower.

Por fin, sus esfuerzos se vieron coronados por el éxito. Los japoneses se retiraron de su posición con respecto a una indemnización y se firmó un tratado en septiembre.

Este evento se sumó inmensamente no solo al prestigio de Roosevelt en el exterior, sino también al de Estados Unidos. Hasta ese momento nos habíamos mantenido al margen de los asuntos del Viejo Mundo y, por lo tanto, no se nos consideraba una "potencia mundial".

Roosevelt dio ahora un paso más para impresionar esta nueva posición en el resto del mundo. Decidió, en 1907, enviar una flota de acorazados alrededor del mundo.

Al leer esta simple oración, el lector no puede tener idea del furor que causó. La gente tímida en casa dijo que provocaría la guerra con Japón. Otros dijeron que estaba excediendo sus derechos constitucionales, como en Panamá. El Congreso dijo que costaría demasiado dinero. En el extranjero, los críticos navales se burlaron de la idea y dijeron que la mitad de nuestros barcos se dejarían para reparaciones antes de que el viaje estuviera a medio completar.

Roosevelt siguió adelante tranquilamente, asumiendo toda la responsabilidad del crucero. Admitió que ni siquiera había consultado a su gabinete.

"En una crisis", sostuvo, "el deber de un líder es liderar y no refugiarse detrás de la sabiduría generalmente tímida de una multitud de concejales".

Roosevelt fue, de hecho, nuestro primer gran apóstol de la preparación. Fue una de las doctrinas dominantes de su vida. Insistió en que la nación que no se mostró preparada invitó al ataque, mientras que la que estaba armada permaneció en paz. Respecto al crucero de la flota, dijo:

"Mi propósito principal era impresionar al pueblo estadounidense y este propósito se logró por completo. El crucero causó una impresión muy profunda en el extranjero y alardear de lo que hemos hecho no impresiona a las naciones extranjeras en absoluto, excepto desfavorablemente, pero los logros positivos sí lo hacen y los dos Los logros estadounidenses que realmente impresionaron a los pueblos extranjeros durante la primera docena de años de este siglo fueron la excavación del Canal de Panamá y el crucero de la flota de batalla alrededor del mundo ".

La flota zarpó en noviembre de 1907, un escuadrón de dieciséis acorazados y una flotilla de torpederos. Fueron enviados al Pacífico a través del Estrecho de Magallanes (el Canal aún no estaba terminado), de allí a Sand Francisco, y a través de Nueva Zelanda y Australia.

Desde Australia, la flota se dirigió a Filipinas y de allí a China y Japón. Los "jingos" que habían estado tratando de crear problemas entre Japón y Estados Unidos estaban amargamente decepcionados por el resultado de nuestra visita allí. Los japoneses fueron cortesía en sí mismos, y nuestros oficiales navales se fueron de allí muy encantados.

La flota regresó a casa a través del Océano Índico, el Canal de Suez y el Mar Mediterráneo. Aquí se detuvieron el tiempo suficiente para ayudar a los que sufrieron el terremoto de Messina, lo que hicieron de la manera más eficaz. De allí prosiguieron a través del Atlántico hasta los puertos de origen, donde se les concedió una bienvenida real.

"No quedó ningún barco en ningún puerto", dice Roosevelt con orgullo, "y apenas hubo deserción. La flota practicó incesantemente durante el viaje, tanto con armas como en tácticas de batalla, y regresó a casa como un instrumento de combate mucho más eficiente que cuando empezó, dieciséis meses antes ".


El presidente Roosevelt decide construir el Canal de Panamá

LA FORMACIÓN DE UNA NACIÓN - un programa en inglés especial de Voice of America.

Theodore Roosevelt se convirtió en presidente de los Estados Unidos en 1901. Creía firmemente en la expansión del poder estadounidense en el mundo. Para hacer esto, quería una armada fuerte. Y quería una forma de que la marina navegara rápidamente entre los océanos Atlántico y Pacífico. Roosevelt decidió construir esa vía fluvial.

Soy Maurice Joyce. Hoy, Richard Rael y yo contamos la historia del Canal de Panamá. Durante muchos años, la gente había soñado con construir un canal a través de América Central para unir los océanos Atlántico y Pacífico. El lugar más probable estaba en el punto más delgado de la tierra: Panamá. Otro posible lugar estaba al norte: Nicaragua. El presidente Roosevelt nombró un comité para decidir qué lugar sería mejor.

Los ingenieros dijeron que costaría menos completar un canal que se había iniciado en la década de 1880 en Panamá. Pero Estados Unidos tendría que comprar el terreno y los derechos de construcción a una empresa francesa. El precio fue alto: más de cien millones de dólares.

Entonces, el comité decidió que sería menos costoso, en general, construir un canal en Nicaragua. La propuesta fue al Congreso de los Estados Unidos para su aprobación y la Cámara de Representantes aprobó rápidamente un proyecto de ley para construir el canal de Nicaragua. Luego, la empresa francesa redujo el precio de la tierra y los derechos de construcción en Panamá. Decidió que algo de dinero era mejor que nada de dinero.

El presidente Roosevelt estaba complacido. Dio su apoyo al plan de Panamá. Sin embargo, cuando el Senado inició el debate, parecía que el plan de Nicaragua ganaría.

Luego, un volcán explotó en la zona del caribe. Una ciudad fue destruida. Treinta mil personas murieron. Pronto, los informes dijeron que otro volcán se había activado y estaba amenazando a una ciudad. El volcán estaba en Nicaragua. El presidente de Nicaragua negó que hubiera volcanes activos en su país. Pero uno de los sellos postales de Nicaragua mostraba la imagen de un volcán en explosión.

Ese pequeño sello debilitó el apoyo al canal de Nicaragua. En cambio, el Senado aprobó un proyecto de ley para un canal de Panamá. La Cámara de Representantes cambió su decisión anterior. Se aprobó el proyecto de ley del Senado, en ese momento Panamá era un estado de Colombia. Las negociaciones del canal entre Estados Unidos y Colombia no fueron bien. Después de nueve meses, Estados Unidos amenazó con terminar las conversaciones y comenzar las negociaciones con Nicaragua. La amenaza funcionó.

En enero de 1903, Colombia firmó un tratado que permitía a los Estados Unidos construir el Canal de Panamá. El tratado le dio a Estados Unidos una zona de canales. Este era un pedazo de tierra de diez kilómetros de ancho a través de Panamá. Estados Unidos podría utilizar la zona del canal durante cien años. A cambio, pagaría a Colombia diez millones de dólares, más doscientos cincuenta mil dólares al año.

El Senado de los Estados Unidos aprobó el tratado en dos meses. El Senado colombiano lo rechazó. El gobierno colombiano exigió más dinero y el presidente Roosevelt estaba furioso. Vio el problema en términos de política mundial. no simplemente la soberanía de Colombia. Dijo: "No creo que se deba permitir que Colombia bloquee permanentemente una de las futuras vías de la civilización". Roosevelt estaba listo para hacerse cargo de Panamá para construir el canal.

Eso no fue necesario. Se estaba planeando una revuelta en Panamá para lograr la independencia de Colombia. Estados Unidos no hizo promesas de apoyar a los rebeldes. Pero quería que los rebeldes tuvieran éxito.

En virtud de un antiguo tratado, Colombia le había otorgado a Estados Unidos el derecho de evitar interferencias en los viajes a través de Panamá. Ahora, Estados Unidos utilizó el antiguo tratado para evitar la interferencia de las tropas colombianas. Varios buques de guerra estadounidenses fueron enviados a Panamá. El líder local de la revuelta panameña fue Manuel Amador. Amador contó con el apoyo de la empresa francesa que aún poseía los derechos para construir el Canal de Panamá. El representante principal de la empresa fue Philippe Bunau-Varilla. Trabajó en estrecha colaboración con un abogado estadounidense, William Cromwell.

Bunau-Varilla y Cromwell proporcionaron a Manuel Amador una declaración de independencia, una constitución y dinero. Amador usó el dinero para comprar el apoyo del comandante militar colombiano en la ciudad de Panamá, la capital. También consiguió el apoyo del gobernador, que accedió a dejarse arrestar el día de la revuelta.

Amador formó un pequeño ejército de trabajadores ferroviarios y bomberos.

El ejército rebelde planeó tomar la ciudad de Panamá el 4 de noviembre de 1903. Poco antes de esa fecha, quinientos soldados colombianos desembarcaron en Colón, a ochenta kilómetros de distancia.

Sin embargo, los soldados no pudieron llegar a la ciudad de Panamá. Todos menos uno de los vagones de ferrocarril habían sido trasladados a la capital. Manuel Amador dio una señal. Comenzó la revolución. Hubo un pequeño tiroteo, pero nadie resultó herido. La mayoría de los disparos se hicieron al aire para celebrar el llamado a la independencia de Panamá. Los funcionarios colombianos fueron arrestados rápidamente. Entonces Amador pronunció un discurso. Él dijo:

"Ayer fuimos esclavos de Colombia. Hoy somos libres. El presidente Theodore Roosevelt ha cumplido su palabra. ¡Viva la República de Panamá! ¡Viva el Presidente Roosevelt!"

Colombia pidió a Estados Unidos que le ayudara a recuperar el control de Panamá. Estados Unidos se negó. Dijo que se opondría a cualquier intento de Colombia de enviar más fuerzas allí. Estados Unidos también reconoció la independencia de Panamá. Y, casi de inmediato, inició negociaciones con el nuevo gobierno sobre un tratado del canal. Las dos partes llegaron a un acuerdo rápidamente. El tratado era casi el mismo que el Senado colombiano había rechazado anteriormente. Esta vez, sin embargo, la zona del canal tendría 16 kilómetros de ancho, en lugar de diez. Y Estados Unidos obtendría el control permanente de la zona del canal.

El tratado se firmó el 18 de noviembre de 1903. Eso fue solo 15 días después de que Panamá declaró su independencia. Colombia protestó. Dijo que Estados Unidos había actuado ilegalmente en Panamá. Muchos ciudadanos estadounidenses también protestaron. Llamaron pirata al presidente Roosevelt. Dijeron que había actuado de manera vergonzosa. Algunos miembros del Congreso cuestionaron el trato de la administración con la empresa francesa del canal en Panamá. Varias investigaciones examinaron el trato.

A Theodore Roosevelt no le importaba. Estaba orgulloso de su éxito en la puesta en marcha del canal. Dijo: "Tomé la zona del canal y dejé que el Congreso debatiera. Y mientras el debate continúa, también lo hace el trabajo en el canal". A Estados Unidos le tomó diez años completar el Canal de Panamá. El primer barco lo atravesó en agosto de 1914.

En ese mismo año, Estados Unidos firmó un acuerdo con Colombia. El acuerdo expresó el pesar de Estados Unidos por su participación en la revolución panameña. Y proporcionó un pago de veinticinco millones de dólares a Colombia. Theodore Roosevelt ya no era presidente cuando se firmó el acuerdo. Pero todavía tenía muchos amigos en el Senado. Hizo que lo rechazaran.

Tras la muerte de Roosevelt, Estados Unidos firmó otro acuerdo con Colombia. El nuevo acuerdo incluía el pago de veinticinco millones de dólares. No incluyó la declaración de arrepentimiento. El Senado aprobó el nuevo acuerdo. El tema de la participación de Estados Unidos en Panamá causó mucha amargura en otros países de América Latina. Algunos no se sentían a salvo de la interferencia estadounidense. El presidente Roosevelt dijo que Estados Unidos no interferirá con ninguna nación que mantenga el orden y pague lo que debe.

Roosevelt estaba preocupado porque algunos países latinoamericanos tenían dificultades para reembolsar los préstamos de los bancos europeos. No quería que la cuestión del impago se utilizara como excusa para que los países europeos se apoderaran de un nuevo territorio en el hemisferio occidental.

Roosevelt dijo que Estados Unidos era responsable de asegurarse de que se pagaran las deudas. Su política llevó a una mayor participación de Estados Unidos en América Latina.


1789-1815

Durante su primer cuarto de siglo, el nuevo gobierno de los Estados Unidos tuvo que encontrar su camino en el mundo mientras se ocupaba de los asuntos de la nación. Los líderes se reunieron con naciones indias y se enfrentaron a relaciones a menudo hostiles con las potencias europeas mientras se enfrentaban a conflictos entre partidos políticos emergentes y establecían relaciones entre las tres nuevas ramas del gobierno.

El Primer Congreso (1789-1791) sentó las bases construidas por futuros congresos: inauguró al presidente, creó departamentos gubernamentales, estableció un sistema de tribunales, aprobó la Declaración de Derechos y promulgó las leyes que necesita el nuevo país para recaudar fondos y atender otras necesidades esenciales. Reunidos primero en la ciudad de Nueva York y luego en Filadelfia, los legisladores se trasladaron en 1800 al nuevo Capitolio en el Distrito de Columbia.

La era de la fundación concluyó con la Guerra de 1812. Mientras la nación luchaba por confirmar su independencia de Gran Bretaña, las fuerzas británicas invadieron Washington en el verano de 1814 y prendieron fuego a sus edificios públicos, incluido el Capitolio. A pesar de la turbulencia y la incertidumbre de estos tiempos, la nación desarrolló con éxito un gobierno funcional basado en los principios de representación.


II Congreso de Antropología e Historia de Panamá

Del 18 al 21 de junio se lleva a cabo en el Centro de Convenciones de Ciudad del Saber el II Congreso de Antropología e Historia de Panamá: La transformación de Panamá y América 500 años después.

El 15 de agosto de 1519 Pedrarias Dávila fundó la ciudad de Nuestra Señora de la Asunción de Panamá. Ubicado en un pueblo de pescadores indígenas, este fue el primer asentamiento europeo en la costa del Pacífico de las Américas. De ahí salieron expediciones de exploración e invasión que de una u otra forma fueron transformando el continente y luego el mundo entero dando lugar a la primera globalización, un proceso que aún vivimos. Poco después de su fundación, la ciudad adquirió ese carácter cosmopolita que aún la distingue, convirtiéndose a la vez en encrucijada, hogar y crisol de culturas y etnias de todas partes. Un microcosmos en este pedazo de tierra llamado Panamá, destinado a ser lugar de paso pero también punto de encuentro de conexiones.

Es en este escenario y espíritu de diversidad, tolerancia e interdisciplinariedad que celebramos los 5 siglos de fundación de nuestra ciudad con el II Congreso de Antropología e Historia de Panamá: La transformación de Panamá y América 500 años después. Una celebración académica, científica y cultural para conmemorar el evento que representó un momento fundamental en la evolución histórica de nuestro mundo.

El profesor Jorge Arosemena, presidente ejecutivo de la Fundación Ciudad del Saber, destacó que & # 8220 en la Ciudad del Saber tenemos actividades que son tan maduras y profundas que nos llevan a la necesidad que tenemos de reflexionar sobre nuestro camino como seres humanos. . Somos una sociedad diversa y es elemental que celebremos eso & # 8221.

Durante la celebración de los 500 años de fundación de la ciudad de Panamá y su significado, se realizó un foro académico-científico que difundió el esfuerzo colectivo de profesionales de la Antropología e Historia y disciplinas afines aplicadas al medio americano.

Asimismo, el evento sentó las bases para la creación de una red de cooperación multidisciplinar en la búsqueda de soluciones y respuestas a los grandes desafíos de las actividades culturales nacionales y continentales.


Archivo: El Océano Pacífico en la historia: ponencias y discursos presentados en el congreso histórico Panamá-Pacífico celebrado en San Francisco, Berkeley y Palo Alto, California, del 19 al 23 de julio de 1915 (IA afj6028.0001.001.umich.edu) .pdf

Haga clic en una fecha / hora para ver el archivo tal como apareció en ese momento.

Fecha y horaMiniaturaDimensionesUsuarioComentario
Actual10:49, 5 de octubre de 20201.295 × 1.462, 556 páginas (31,88 MB) Fæ (hablar | contribuciones) Universidad de Michigan afj6028.0001.001.umich.edu (Charla del usuario: Fæ / IA books # Fork19) (lote 1000-1924 # 4458)

No puede sobrescribir este archivo.


Universidad de Brown

El Congreso y la Conferencia de Historia fue concebido inicialmente por el profesor Ira Katznelson (Universidad de Columbia) y el profesor Gregory Wawro (Universidad de Columbia) como una forma de reunir a académicos del Congreso de diferentes orígenes, perspectivas y cohortes para plantear y responder preguntas clave sobre la historia. evolución y desarrollo del Congreso. Se anima a los participantes a utilizar múltiples enfoques metodológicos en su investigación, desde estudios de casos narrativos hasta análisis cuantitativos y modelos formales, y a ampliar la gama de información histórica que está disponible para uso académico. El objetivo general de la conferencia es fomentar la discusión y el debate entre académicos que de otro modo no se cruzarían en los caminos intelectuales.

Desde que se celebró la primera conferencia en 2002 en la Universidad de Columbia, los académicos en Desarrollo Político Estadounidense, Congreso e Historia se han unido para crear una comprensión más profunda de la evolución histórica de la política estadounidense a través de la lente del Congreso Estadounidense. Durante la última década, se han celebrado conferencias en las siguientes instituciones: el Instituto de Tecnología de Massachusetts (2003), la Universidad de Stanford (2004), la Universidad de Washington en St. Louis (2005), la Universidad de Yale (2006), la Universidad de Princeton (2007) , La Universidad George Washington (2008), la Universidad de Virginia (2009) y la Universidad de California en Berkeley (2010).

El Congreso y la Conferencia de Historia de la Universidad de Brown cuenta con el apoyo de la Oficina del Decano de la Facultad, la Oficina de Servicios de Eventos y Conferencias de la Universidad y los Servicios de Computación e Información.


Avanzar hacia la militancia

En 1960, el Congreso Panafricanista (PAC), que se había separado del ANC en 1959, organizó manifestaciones masivas contra las leyes de pases durante las cuales la policía mató a 69 manifestantes desarmados en Sharpeville (sur de Johannesburgo). En este punto, el Partido Nacional prohibió, o proscribió, tanto al ANC como al PAC. Negadas avenidas legales para el cambio político, el ANC primero recurrió al sabotaje y luego comenzó a organizarse fuera de Sudáfrica para la guerra de guerrillas. En 1961 se formó una organización militar del ANC, Umkhonto we Sizwe ("Lanza de la Nación"), con Mandela a la cabeza, para llevar a cabo actos de sabotaje como parte de su campaña contra el apartheid. Mandela y otros líderes del ANC fueron condenados a cadena perpetua en 1964 (el juicio de Rivonia). Aunque la campaña de guerra de guerrillas del ANC fue básicamente ineficaz debido a las estrictas medidas de seguridad interna de Sudáfrica, los cuadros del ANC sobrevivientes mantuvieron viva a la organización en Tanzania y Zambia bajo el liderazgo de Tambo. El ANC comenzó a revivir dentro de Sudáfrica a fines de la década de 1970, luego del levantamiento de Soweto en 1976, cuando la policía y el ejército mataron a más de 600 personas, muchas de ellas niños. Alrededor de 1980, la bandera tricolor negra, verde y dorada prohibida del ANC comenzó a verse dentro de Sudáfrica, y el país descendió a una guerra civil virtual durante la década de 1980.


Ver el vídeo: Congreso Anfictiónico de Panamá - 1826 (Mayo 2022).