Podcasts de historia

Tezcatlipoca, Codex Ríos

Tezcatlipoca, Codex Ríos


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Xochiquetzal: Diosa azteca de la belleza, el placer y el amor ... ¡Pero no te metas con ella!

Según los aztecas, Xochiquetzal era la diosa de la belleza, el placer y el amor. Se la asocia comúnmente con cosas tan hermosas como flores, plantas, canciones y danzas, lo cual es bastante distinto de la mayoría de los dioses aztecas, ya que normalmente se asocian con la guerra y el sacrificio. Sea como fuere, se creía que Xochiquetzal era una diosa poderosa con la que no se podía jugar. Uno de los rituales que gira en torno a ella gira en torno al sacrificio humano y el desollado de la piel de la víctima.


Cómo destruir un imperio: el surgimiento de Tezcatlipoca y la destrucción de Tollan

La religión de los antiguos mexicanos era un politeísmo o culto a un panteón de deidades, cuyo aspecto general presentaba similitudes con los sistemas de Grecia y Egipto. De hecho, los nahuas mostraron un avance teológico bastante a la altura del expresado por los egipcios y asirios, que eran bastante más matizados y complicados.

Tezcatlipoca rojo descrito en el Codex Borgia.

Tezcatlipoca ("Espejo Ardiente") es una especie de equivalente de Júpiter del panteón nahua. Llevaba un espejo en el que se suponía que debía ver reflejadas las acciones y los hechos de la humanidad. Originalmente la personificación del aire, fuente tanto del aliento de vida como de la tempestad, Tezcatlipoca tenía todos los atributos de un dios que presidía estos fenómenos. Era el dios tribal de los tezcucanos que los había conducido a la Tierra Prometida y había sido fundamental en la derrota tanto de los dioses como de los hombres del pueblo anterior al que desposeyeron. Tezcatlipoca avanzó tan rápidamente en popularidad que en un espacio de tiempo relativamente corto llegó a ser considerado como un dios del destino y la fortuna, y como inseparablemente conectado con los destinos nacionales. El lugar que tomó como cabeza del panteón nahua le trajo muchos atributos que eran bastante ajenos a su carácter original. Como sucedió con muchas otras deidades en panteones de todo el mundo, el miedo y el deseo de exaltar a su deidad tutelar llevarán a los devotos de un dios poderoso a acreditarle alguna o todas las cualidades. Por lo tanto, no hay nada extraordinario en la acumulación de todos los atributos posibles, humanos o divinos, sobre Tezcatlipoca. Era conocido como Moneneque (“El reclamante de la oración”), y en algunas de las representaciones de él se mostraba una oreja de oro suspendida de su cabello, hacia la cual pequeñas lenguas de oro se estiraban hacia arriba en apelación a la oración. En tiempos de peligro nacional, peste o hambruna se hacía oración universal a Tezcatlipoca. Los jefes de la comunidad se dirigieron a su teocalli (templo) acompañado por la gente en masa, y todos oraron juntos fervientemente por su pronta intervención. Las oraciones que se conservan a Tezcatlipoca demuestran que los antiguos mexicanos creían plenamente que poseía el poder de la vida y la muerte.

Como Tezcatlipoca era considerado un dador de vida, también tenía el poder de destruir la existencia. De hecho, en ocasiones aparece como un traficante de muerte, y como tal fue llamado Nezahualpilli ("El jefe hambriento") y Yaotzin ("El enemigo"). Quizás uno de los nombres por los que fue más conocido fue Telpochtli ("El guerrero joven"), de su reserva de fuerza, su fuerza vital y su vigor bullicioso. Tezcatlipoca solía representarse sosteniendo en su mano derecha un dardo colocado en un atlatl ("lanzador de lanza"), y su escudo-espejo con cuatro dardos de repuesto en la izquierda. Este escudo es el símbolo de su poder como juez de la humanidad y defensor de la justicia humana.

Tezcatlipoca está estrechamente asociado con las leyendas que relatan el derrocamiento de Tollan, la capital de los toltecas. Su principal adversario del lado tolteca es el dios rey Quetzalcóatl. En los días de Quetzalcoatl había abundancia de todo, así como paz y abundancia para todos los hombres.

Quetzalcoatl, como se muestra en el Codex Magliabechiano (siglo XVI)

Pero este estado de felicidad era demasiado bueno para durar. Celosos del goce tranquilo de Quetzalcóatl y los toltecas, tres & # 8220necromantes & # 8221 planearon su caída. Fueron Huitzilopochtli, Tezcatlipoca y Tlacahuepan. Tezcatlipoca tomó la iniciativa mientras colocaban encantamientos sobre la ciudad de Tollan. Disfrazado de anciano de cabellos blancos, Tezcatlipoca se presentó en el palacio de Quetzalcoatl, donde dijo a los pajes: & # 8220 Os ruego que me presenten a vuestro maestro, deseo hablar con él & # 8221.

Aunque las páginas le advirtieron que Quetzalcoatl estaba enfermo y no podía ver a nadie, Tezcatlipoca insistió en esperar afuera. Finalmente, fue admitido en la cámara de Quetzalcoatl. Al entrar en la cámara, Tezcatlipoca fingió simpatía por el sufriente dios-rey. & # 8220 ¿Cómo estás, hijo mío? & # 8221 preguntó. & # 8220 Te he traído una droga que debes beber y que pondrá fin al curso de tu enfermedad. & # 8221

Quetzalcoatl bebió la poción y de inmediato se sintió mucho mejor. Tezcatlipoca le dio otra y luego otra taza de la poción, pero no fue más que pulque, el vino del país. Quetzalcoatl pronto se embriagó y se convirtió en masilla en manos de Tezcatlipoca.

Tezcatlipoca tomó entonces la forma de un hombre de nombre Toueyo, y se dirigió al palacio de Uemac, jefe de los toltecas en materia temporal. Uemac tenía una hija tan hermosa que muchos toltecas la deseaban para el matrimonio. La princesa, al ver la forma de Toueyo pasando junto al palacio de su padre, se enamoró profundamente de él y se enamoró tanto que sus sentimientos por ella la enfermaron. Al darse cuenta del motivo de esta enfermedad, Uemac ordenó el arresto de Toueyo, y fue llevado ante el jefe temporal de Tollan. Aunque enojado con el apuesto joven, Uemac dijo: & # 8220 si te mato, mi hija perecerá. Ve hacia ella y dile que puede casarse contigo y ser feliz. & # 8221

Ahora el matrimonio de Toueyo con la hija de Uemac despertó mucho descontento entre los toltecas. Para distraer a su pueblo de esto, Uemac distrajo la atención de los toltecas al anunciar una guerra contra el vecino estado de Coatepec.

Esta distracción demostró ser ineficaz ya que, cuando los toltecas llegaron al país de los hombres de Coatepec, colocaron a Toueyo en una emboscada con sus sirvientes corporales, con la esperanza de que sus adversarios lo mataran. Pero Toueyo y sus hombres mataron a un gran número de enemigos. Su triunfo fue celebrado por Uemac. Las plumas de caballero se colocaron sobre su cabeza, y su cuerpo fue pintado de rojo y amarillo, un honor reservado para aquellos que se distinguieron en la batalla.

El siguiente paso de Tezcatlipoca, como Toueyo, fue anunciar una gran fiesta en Tollan, a la que estaba invitada toda la gente de kilómetros a la redonda. Grandes multitudes se reunieron, bailando y cantando en la ciudad al son del tambor. Tezcatlipoca les cantó y los obligó a acompañar el ritmo de su canción con los pies. La gente bailaba cada vez más rápido, hasta que el ritmo se volvió tan furioso que se volvieron locos, perdieron el equilibrio y cayeron por un profundo barranco, donde se convirtieron en rocas. Otros, al intentar cruzar un puente de piedra, se convirtieron en piedras. Así, Tezcatlipoca destruyó tanto a los Coatepecs como a los Toltecas. Sin embargo, no se detuvo allí. En otra ocasión, Tezcatlipoca se disfrazó de un valiente guerrero llamado Tequiua, e invitó a todos los habitantes de Tollan y sus alrededores a venir al jardín de flores llamado Xochitla. Cuando se reunieron allí, los atacó con un azadón y mató a un gran número de ellos. Presa del pánico, los supervivientes aplastaron a sus compañeros hasta matarlos.

Posteriormente, Tezcatlipoca y Tlacahuepan se dirigieron al mercado de Tollan, mostrando el primero en la palma de su mano un pequeño bebé danzante. Este infante era Huitzilopochdi, el dios nahua de la guerra. Al ver esto, los toltecas se agolparon para tener una mejor vista, y su entusiasmo resultó en que muchos murieran aplastados. Incluso en la mitología, la ira lo vuelve vulnerable. Tlacahuepan se aprovechó de esto y aconsejó a la gente enfurecida que matara tanto a Tezcatlipoca como a Huitzilopochtli. Cuando se hizo esto, los cuerpos de los dioses muertos emitieron una descarga tan terrible que miles de toltecas murieron de la pestilencia. Tlacahuepan luego les aconsejó que expulsaran los cuerpos, pero descubrieron que los cuerpos eran muy pesados ​​y no se podían mover.

Pronto fue evidente para los toltecas que sus fortunas estaban decayendo y que el fin de su imperio estaba cerca. Quetzalcoatl, disgustado por el giro que habían tomado las cosas, resolvió dejar Tollan. Con ira, quemó todas las casas que había construido y enterró su tesoro de oro y piedras preciosas en los profundos valles entre las montañas. Convirtió los árboles de cacao en mosquitos y ordenó a todos los pájaros cantores que abandonaran el valle de Anáhuac. En el camino de Tollan, descubrió un gran árbol en un punto llamado Quauhtitlan. Allí descansó y pidió a sus pajes que le entregaran un espejo. Viéndose a sí mismo en la superficie pulida, dijo derrotado, & # 8220 soy viejo, & # 8221 y de esa circunstancia se nombró el lugar Huehuequauhtitlan ("Viejo Quauhtitlan"). Siguiendo su camino acompañado de músicos que tocaban la flauta, caminó hasta que el cansancio lo detuvo, y se sentó sobre una piedra, en la que dejó la huella de sus manos. Este lugar se llama Temacpalco (“La impresión de las manos”).


Tezcatlipoca: se revela una nueva pista.

Es posible que esté familiarizado con algunas, si no la mayoría, de las características principales y lsquoiconográficas y rsquo del gran dios creador azteca Tezcatlipoca: el famoso espejo humeante, el pie faltante, el pectoral circular o la flecha que le atraviesa la nariz. (Escrito / compilado por Ian Mursell / Mexicolore)

Profesor Juan Jos & eacute Batalla

. en el gran simposio internacional sobre Tezcatlipoca en Londres (noviembre de 2005) se sacó a la luz otro símbolo característico: el & lsquoezpitzal & rsquo, una bocanada, ráfaga o & lsquogust & rsquo de sangre. El ezpitzal NO está presente en la famosa representación de Tezcatlipoca en el Codex Borgia (ver imagen principal arriba), pero el profesor Juan Jos & eacute Batalla (miembro de nuestro Panel de Expertos y experto mundial en los códices del centro de México) ha encontrado 24 ejemplos. del ezpitzal en Tezcatlipoca en un meticuloso estudio del Codex Borbonicus (ahora en París).

El símbolo & lsquoezpitzal & rsquo

La palabra náhuatl & lsquoezpitzal & rsquo proviene de & lsquoeztli & rsquo (sangre) y & lsquopitza & rsquo (soplar o tocar [una flauta]) - de ahí su traducción (por expertos náhuatl como Angel Mar & iacutea Garibay y Miguel Le & oaquosocuten-Portilla) como un & lsquopitza & rsquo español y lsquogust de sangre y rsquo. El profesor Batalla señaló que el término también se relaciona con el concepto náhuatl de expresar enojo (vale la pena recordar que Tezcatlipoca era un dios conocido por sembrar discordia y engaño). Salvador Matos Higuera llama al ezpitzal a & lsquochalchiuhueztli & rsquo (& lsquoprecious blood & rsquo símbolo).

Tepeyollotl-Tezcatlipoca en el Codex Borbonicus (Haga clic en la imagen para ampliar)

En el ejemplo más claro en el Codex Borbonicus (p.3) Tezcatlipoca se muestra bajo la apariencia de Tepeyollotl o Tepeyolohtli (& lsquoHeart of the Mountain & rsquo), posiblemente representando la voz de montañas y cuevas, es decir, & lsquoecho & rsquo. El ezpitzal se puede ver claramente sobre la cabeza del dios & rsquos, con 6 mini-corrientes de & lsquochalchihuatl & rsquo o líquido precioso (sangre), cada una terminada en una piedra preciosa, y un corazón flotando en el centro.

Tezcatlipoca, Codex Tudela, folio 19r (Haga clic en la imagen para ampliar)

Y en un códice diferente (Tudela) se debería poder distinguir el ezpitzal en la figura de Tezcatlipoca como deidad patrona del & lsquomonth & rsquo de Tlaxochimaco-Miccailhuitl. Aunque el Codex Tudela fue elaborado después de la Conquista, el escriba parece haber mantenido la fe en la tradición prehispánica al representar el ezpitzal.

Codex Borbonicus, p.3 (Haga clic en la imagen para ampliar)

Mire alrededor de la figura de Tepeyollotl y debería poder reconocer un espejo humeante (& lsquotezcatlipoca & rsquo) debajo de un pie (y otro, más estilizado, en la cabeza), y el pectoral circular (& lsquoan & aacutehuatl & rsquo) sobre el pecho (compuesto por un blanco anillo de concha atado con una correa de cuero rojo). Y si miras más lejos, alrededor de toda la escena (Tepeyollotl acompaña a Quetzalc & oacuteatl a la derecha) deberías ver dos símbolos de corazón más, y el escarabajo & lsquopinauiztli & rsquo descrito por la Dra. Eleanor Wake en nuestras páginas de Pregúntale a los Expertos (sigue el enlace a continuación).

Painal en el Códice Florentino, Libro 1, folio 10r (Haga clic en la imagen para ampliarla)

El profesor Batalla está convencido de que el ezpitzal es un atributo prehispánico de Tezcatlipoca, y demostró muy claramente con ilustraciones de los códices cómo el símbolo perdió gradualmente sus rasgos identificativos a lo largo de los años a medida que los escribas, después de la conquista española, comenzaron a perder algunos de sus rasgos. conocimientos especializados heredados de la época prehispánica. Cuando se produjo el Códice florentino, el ezpitzal (que se muestra en la frente del dios Painal) es apenas reconocible.

Obtenga más información sobre el simposio de Tezcatlipoca siguiendo el enlace a continuación.

Este artículo fue subido al sitio web de Mexicolore el 29 de noviembre de 2005.


Contenido

Tezcatlipoca fue descrito a menudo como un rival de otro dios importante de los aztecas, el héroe de la cultura, Quetzalcoatl. En una versión del relato azteca de la creación & # 916 & # 93 el mito de los Cinco Soles, La primera creación, "El sol de la Tierra" fue gobernada por Tezcatlipoca pero destruida por Quetzalcoatl cuando derribó a Tezcatlipoca, quien luego se transformó en un jaguar. . Quetzalcoatl se convirtió en el gobernante de la siguiente creación "Sol de agua", y Tezcatlipoca destruyó la tercera creación "El Sol de viento" al derribar a Quetzalcoatl.

En mitos posteriores, los cuatro dioses que crearon el mundo, Tezcatlipoca, Quetzalcoatl, Huitzilopochtli y Xipe Totec, fueron referidos respectivamente como el Tezcatlipoca Negro, Blanco, Azul y Rojo. Los cuatro Tezcatlipocas fueron los hijos de Ometecuhtli y Omecihuatl, señor y dama de la dualidad, y fueron los creadores de todos los demás dioses, así como del mundo y el hombre.


Fiestas de Tezcatlipoca

A Tezcatlipoca se dedicó una de las ceremonias más ostentosas e imponentes del año calendario religioso azteca. Este fue el Toxcatl o El sacrificio de una sequía, que se celebraba en el apogeo de la estación seca en mayo e implicaba el sacrificio de un niño. Un joven fue elegido en el festival entre los prisioneros más perfectos físicamente. Para el año siguiente, el joven personificó a Tezcatlipoca, viajando por la ciudad capital azteca de Tenochtitlán atendido por sirvientes, alimentado con deliciosa comida, vistiendo las mejores vestimentas y siendo entrenado en música y religión. Unos 20 días antes de la ceremonia final estaba casado con cuatro vírgenes que lo entretuvieron con canciones y bailes juntos vagaron por las calles de Tenochtitlán.

El sacrificio final tuvo lugar en las celebraciones de mayo de Toxcatl. El joven y su séquito viajaron al Templo Mayor en Tenochtitlán, y mientras subía las escaleras del templo tocó música con cuatro flautas que representaban las direcciones del mundo que destruiría las cuatro flautas en su camino hacia las escaleras. Cuando llegó a la cima, un grupo de sacerdotes llevó a cabo su sacrificio. Tan pronto como sucedió esto, se eligió un nuevo niño para el año siguiente.


Bibliografía

Brundage, Burr C. El quinto sol: dioses aztecas, mundo azteca. Austin, 1979. Véase especialmente el perspicaz capítulo de Brundage, "The Quality of the Numinous" (págs. 50 & # x2013 79), y su detallada discusión sobre la deidad en "Tezcatlipoca" (págs. 108 & # x2013 126).

Sahag & # xFA n, Bernardino de. Códice florentino: historia general de las cosas de la Nueva España, vol. 2, Las Ceremonias. Traducido por Arthur J. O. Anderson y Charles E. Dibble. Santa Fe, N. Mex., 1951. Esta notable traducción es una de las fuentes más ricas para el estudio de la religión azteca, ya que contiene una descripción detallada, proporcionada por los ancianos aztecas poco después de la Conquista, de la gran ceremonia de Toxcatl, que estuvo dedicada a Tezcatlipoca. Proporciona al lector un ejemplo vívido de las fuerzas complejas y contradictorias simbolizadas por Tezcatlipoca.

Nuevas fuentes

Barjau, Luis. Tezcatlipoca: Elementos de una teolog & # xED a nahua (Tezcatlipoca: Elements of a Nahua Theology). Ciudad de México, 1991.

Miller, Mary y Karl Taube. Los dioses y símbolos del México antiguo y los mayas. Londres, 1993.

Olivier, Guilhem. Moqueries et metamorphoses du'an dieu azt & # xE8 que: Tezcatlipoca, le "Seigneur au miroir fumant" (Burlas y metamorfosis de un dios azteca: Tezcatlipoca, el 'hombre del espejo humeante'). París, 1997.


Visiones de Tezcatlipoca

En los dos meses transcurridos desde mi última publicación sobre la criada en Nueva Orleans, mi autoencarcelamiento por el virus Corona ha hecho que sea fácil concentrarme en los últimos capítulos de mi segundo libro de memorias "Lord Wind" (que pronto se publicará para descarga gratuita) , y dibujando en el Icono # 19: Tezcatlipoca, el Espejo humeante, para el libro para colorear YE GODS!

Al igual que las 18 deidades anteriores de la serie, este icono está inspirado en imágenes de los pocos códices aztecas supervivientes y refleja la mitología resumida en mi enciclopedia ilustrada del panteón azteca. El icono presentará varias visiones de Tezcatlipoca, a quien a veces se le llama El Negro. Ofrezco aquí dos de las viñetas como "teasers".

El primero es Tezcatlipoca como águila, que se basa en una imagen de una semana del calendario en el Codex Ríos. He recreado esta inusual manifestación de la deidad usando la estilística del Codex Nuttall y ciertos motivos del Codex Borgia. (El águila es un símbolo de poder y dominio).

El segundo es Tezcatlipoca que se manifiesta como Itztlacoliuhqui (Hoja de obsidiana curva), que es el dios de la piedra, el frío, el pecado, el castigo, la objetividad y la justicia ciega. Esta imagen surrealista es una reelaboración de una del Codex Borbonicus, aunque también se pueden encontrar detalles similares, a veces incluso más surrealistas, en otros códices. Presenta algunas innovaciones sorprendentes en el libro de estilo de la iconografía azteca y plantea preguntas sobre ciertos motivos. Tu suposición sobre lo que significan es tan buena como la mía.

Tezcatlipoca como Itztlacoliuhqui

Uno de estos días solitarios terminaré este ícono. Todavía estoy esperando algunos ajustes finales en los vectores para el Icono # 18: Xochipilli, Prince of Flowers. Mientras tanto, como todo lo demás, mi exhibición de íconos más grandes en el Casino y Centro de Conferencias Ohkay ha sido bloqueada ... En esta situación viral “sin precedentes”, la exhibición de íconos más pequeños está almacenada sin lugares posibles.

No tengo más remedio que seguir con el dibujo, el próximo será Tlaloc, el Dios de la Tormenta, y como Cándido, trabajar en mi jardín. Mis 35 variedades de iris recién están floreciendo para traer alegría al mejor de los mundos posibles.


Tezcatlipoca

Tezcatlipoca (Fiery Mirror) fue sin duda el Júpiter del panteón nahua. Llevaba un espejo o escudo, del que tomó su nombre, y en el que se suponía que debía ver reflejadas las acciones y los hechos de la humanidad. La evolución de este dios, desde la condición de espíritu del viento o del aire, hasta la deidad suprema del pueblo azteca, presenta muchos puntos de profundo interés para los estudiosos de la mitología.

Originalmente una personificación del aire, fuente tanto del aliento de vida como de la tempestad, Tezcatlipoca poseía todos los atributos de un dios que presidía estos fenómenos. Como el dios tribal de los tezcucanos que los había conducido a la Tierra Prometida y había contribuido decisivamente a la derrota tanto de los dioses como de los hombres de la raza mayor que desposeyeron, Tezcatlipoca naturalmente avanzó tan rápidamente en popularidad y honor público que fue No es de extrañar que, en un espacio de tiempo comparativamente corto, llegara a ser considerado como un dios del destino y la fortuna, y como inseparablemente conectado con los destinos nacionales.

Así, de ser la deidad peculiar de un pequeño grupo de inmigrantes nahuas, el prestigio derivado de la rápida conquista realizada bajo su dirección tutelar y los relatos rápidamente difundidos sobre las proezas de quienes lo adoraban parecían convertirlo de inmediato en el más popular y el dios más temido del Anáhuac, por lo tanto, aquel cuyo culto eclipsó rápidamente al de otros dioses similares.

Tezcatlipoca, derrocador de los toltecas

Encontramos a Tezcatlipoca íntimamente asociado con las leyendas, que relatan el derrocamiento de Tollan, la capital de los toltecas. Su principal adversario en el lado tolteca es el dios rey Quetzalcóatl, cuya naturaleza y reinado consideraremos más adelante, pero a quien ahora consideraremos simplemente como el enemigo de Tezcatlipoca. La rivalidad entre estos dioses simboliza la que existía entre los toltecas civilizados y los bárbaros nahuas, y está bien ejemplificada en los siguientes mitos.

Mitos de Quetzalcoatl y Tezcatlipoca

En tiempos de Quetzalcoatl abundaba todo lo necesario para la subsistencia. El maíz era abundante, las calabazas eran tan gruesas como un brazo y el algodón crecía en todos los colores sin tener que teñirlo. Una variedad de aves de rico plumaje llenaban el aire con sus cantos, y abundaban el oro, la plata y las piedras preciosas. En el reinado de Quetzalcoatl, hubo paz y abundancia para todos los hombres.

Pero este estado dichoso fue demasiado afortunado, demasiado feliz para soportarlo. Envidiosos del goce tranquilo del dios y su pueblo, los toltecas, tres malvados & # 8220 nigromantes & # 8221, planearon su caída. La referencia es, por supuesto, a los dioses de las tribus nahuas invasoras, las deidades Huitzilopochtli, Titlacahuan o Tezcatlipoca y Tlacahuepan.

Éstos colocaron encantamientos malignos sobre la ciudad de Tollan, y Tezcatlipoca, en particular, tomó la delantera en estas conspiraciones envidiosas. Disfrazado de anciano de pelo blanco, se presentó en el palacio de Quetzalcoatl, donde dijo a los pajes de espera: & # 8220 Os ruego que me presenten a vuestro maestro, el rey. Deseo hablar con él. & # 8221

Los pajes le aconsejaron que se retirara, pues Quetzalcóatl estaba indispuesto y no podía ver a nadie. Sin embargo, les pidió que le dijeran al dios que estaba esperando afuera. Así lo hicieron y consiguieron su admisión.

Al entrar en la cámara de Quetzalcoatl, el astuto Tezcatlipoca simuló mucha simpatía por el sufriente rey dios. & # 8220 ¿Cómo estás, hijo mío? & # 8221 preguntó. & # 8220 Te he traído una droga que debes beber y que pondrá fin al curso de tu enfermedad. & # 8221

& # 8220 De nada, viejo, & # 8221 respondió Quetzalcoatl. “Sé desde hace muchos días que vendrías. Estoy sumamente indispuesto. La enfermedad afecta todo mi sistema y no puedo usar ni las manos ni los pies. & # 8221

Tezcatlipoca le aseguró que, si tomaba la medicina que le había traído, inmediatamente experimentaría una gran mejoría de salud. Quetzalcoatl bebió la poción y de inmediato se sintió muy revivido. El astuto Tezcatlipoca le echó otra y otra taza de la pócima y, como no era más que pulque, el vino de la tierra, pronto se embriagó y quedó como cera en las manos de su adversario.

Tezcatlipoca y los toltecas

Tezcatlipoca, en cumplimiento de su política enemiga del estado tolteca, tomó la forma de un indio de nombre Toueyo (Toveyo), y dirigió sus pasos hacia el palacio de Uemac, jefe de los toltecas en asuntos temporales. Tenía una hija tan hermosa que muchos toltecas la deseaban en matrimonio, pero su padre se negó a aceptar a todos.

La princesa, al ver al falso Toueyo pasar por el palacio de su padre, se enamoró profundamente de él y su pasión fue tan tumultuosa que se enfermó gravemente debido a su añoranza por él. Uemac, al enterarse de su indisposición, se dirigió a sus apartamentos y preguntó a sus mujeres la causa de su enfermedad.

Le dijeron que fue ocasionado por la repentina pasión que se había apoderado de ella por el indio que acababa de llegar por allí. Uemac ordenó de inmediato el arresto de Toueyo y lo llevaron ante el jefe temporal de Tollan.

& # 8220 ¿De dónde vienes? & # 8221 preguntó Uemac a su prisionero, que iba muy escasamente vestido.

& # 8220 Señor, soy un extraño, y he venido a estos lares a vender pintura verde & # 8221, respondió Tezcatlipoca.

& # 8220 ¿Por qué estás vestido de esta manera? ¿Por qué no usas capa? & # 8221 preguntó el jefe.

& # 8220 Mi señor, sigo la costumbre de mi país, & # 8221 respondió Tezcat-lipoca.

& # 8220Has inspirado una pasión en el pecho de mi hija, & # 8221, dijo Uemac. & # 8220¿Qué debería hacerse por deshonrarme así? & # 8221

& # 8220Mátame, no me importa & # 8221, dijo el astuto Tezcatlipoca.

& # 8220 No, & # 8221 respondió Uemac, & # 8220 porque si te mato, mi hija perecerá. Ve a ella y dile que puede casarse contigo y ser feliz. & # 8221

Le dijeron que fue ocasionado por la repentina pasión que se había apoderado de ella por el indio que acababa de llegar por allí. Uemac ordenó de inmediato el arresto de Toueyo y lo llevaron ante el jefe temporal de Tollan.

& # 8220 ¿De dónde vienes? & # 8221 preguntó Uemac a su prisionero, que iba muy escasamente vestido.

& # 8220 Señor, soy un extraño, y he venido a estos lares a vender pintura verde & # 8221, respondió Tezcatlipoca.

& # 8220 ¿Por qué estás vestido de esta manera? ¿Por qué no usas capa? & # 8221 preguntó el jefe.

& # 8220Mi señor, sigo la costumbre de mi país, & # 8221 respondió Tezcat-lipoca.

Ahora bien, el matrimonio de Toueyo con la hija de Uemac despertó mucho descontento entre los toltecas y murmuraron entre ellos, y dijeron: & # 8220 ¿Por qué Uemac le dio a su hija a este Toueyo? & # 8221 Uemac, habiéndose enterado de estas murmuraciones, resolvió distraer la atención de los tol-tecs haciendo la guerra contra el vecino estado de Coatepec.

Los toltecas se reunieron armados para la refriega y, habiendo llegado al país de los hombres de Coatepec, emboscaron a Toueyo con sus criados del cuerpo, esperando que sus adversarios lo mataran. Pero Toueyo y sus hombres mataron a un gran número de enemigos y los pusieron en fuga. Su triunfo fue celebrado por Uemac con mucha pompa. Las plumas de caballero se colocaron sobre su cabeza, y su cuerpo fue pintado de rojo y amarillo, que es un honor reservado para aquellos que se distinguieron en la batalla.

El siguiente paso de Tezcatlipoca fue anunciar una gran fiesta en Tollan, a la que fueron invitadas todas las personas de millas a la redonda. Grandes multitudes se reunieron y bailaron y cantaron en la ciudad al son del tambor. Tezcatlipoca les cantó y los obligó a acompañar el ritmo de su canción con los pies.

La gente bailaba cada vez más rápido, hasta que el ritmo se volvió tan furioso que se volvieron locos, perdieron el equilibrio y cayeron en tropel por un profundo barranco, donde se convirtieron en rocas. Otros, al intentar cruzar un puente de piedra, se precipitaron al agua debajo y se convirtieron en piedras.

Tezcatlipoca ([teskatɬiˈpo ː ka]) era una deidad central en la mitología azteca. Estaba asociado con muchos conceptos. Algunos de estos son el cielo nocturno, los vientos nocturnos, los huracanes, el norte, la tierra, la obsidiana, la enemistad, la discordia, el gobierno, la adivinación, la tentación, la hechicería, la belleza, la guerra y la contienda. Su nombre en náhuatl a menudo se traduce como & # 8220Smoking Mirror & # 8221 debido a su conexión con la obsidiana, el material con el que se fabricaban los espejos en Mesoamérica y que se usaba para los rituales chamánicos.

Tenía muchos nombres en contexto con diferentes aspectos de su de -idad: Titlacauan (& # 8220 Somos sus esclavos & # 8221), Ipalnemoani (& # 8220 Él por quien vivimos & # 8221), Necoc Yaotl (& # 8220Enemigo de ambos lados & # 8221), Tloque Nahuaque (& # 8220Señor del Cercano y de la Noche & # 8221) y Yohualli Èecatl (Noche, Viento), Ome acatl (& # 8220Two Reed & # 8221), Ilhuicahua Tlalticpaque (& # 8220Poseador del Cielo y la Tierra & # 8221).

En las imágenes, generalmente se lo dibujaba con una franja negra y amarilla pintada en la cara. A menudo se le muestra con el pie derecho reemplazado por un espejo de obsidiana o una serpiente, una alusión al mito de la creación en el que pierde su pie luchando con el Monstruo de la Tierra.

A veces, el espejo se mostraba en su pecho y, a veces, salía humo del espejo. Tezcatlipocas Nagual, su contraparte animal, era el jaguar y su aspecto de jaguar era la deidad Tepeyollotl & # 8220Mountainheart & # 8221.

La figura de Tezcatlipoca se remonta a deidades mesoamericanas anteriores adoradas por los olmecas y los mayas. Existen similitudes con la deidad patrona de los mayas K & # 8217iche & # 8217 como se describe en el Popol Vuh. Una figura central del Popol Vuh era el dios Tohil, cuyo nombre significa & # 8220obsidian & # 8221, y que estaba asociado con el sacrificio. Además, el dios maya clásico del reinado y el trueno, conocido por los mayas modernos como & # 8220God K & # 8221, o & # 8220Manikin Scep-ter & # 8221, y para el maya clásico como K & # 8217awil, se mostró con un humo. con un cuchillo de obsidiana en la frente y una pierna reemplazada por una serpiente.

Tezcatlipoca y Quetzalcoatl

Tezcatlipoca fue descrito a menudo como un rival de otro dios importante de los aztecas, el héroe de la cultura, Quetzalcoatl. En una versión del relato de la creación azteca, el mito de los Cinco Soles, La primera creación, & # 8220El sol de la Tierra & # 8221 fue gobernado por Tezcatlipoca pero destruido por Quetzalcoatl cuando derribó a Tezcatlipoca, quien luego se transformó en un jaguar. Quet-zalcoatl se convirtió en el gobernante de la siguiente creación, & # 8220Sun of Water & # 8221, y Tezcatlipoca destruyó la tercera creación, & # 8220Sun of Wind & # 8221, al derrotar a Quetzalcoatl.

Tepeyollotl 1

Cuando Hernán Cortés aterrizó por primera vez cerca de lo que hoy es Veracruz, México, en 1519, lo último que le interesó fue la preservación del conocimiento y la historia de la (s) cultura (s) mesoamericanas a medida que avanzaba y las derrotó en la batalla, tanto por la guerra y por el engaño, para obtener su oro. Pasaron dos cosas que, por amor a la historia, resultaron ser buenas. La primera fue que los aztecas no querían que nadie supiera de dónde venían y escondían o destruían todos sus libros (sí, tenían un lenguaje escrito) mostrando de dónde venían. Aunque fue una bendición para los aztecas, esto se ha convertido en una búsqueda moderna de dónde vinieron ellos y el resto de las tribus e imperios centroamericanos. (Incluso se ha vuelto tonto.

Los olmecas fueron los primeros y no dejaron una lengua escrita. Entonces, debido a la forma de las características olmecas en sus cabezas gigantes que tallaron, un grupo de África ha reclamado la herencia y quiere que el mundo les convierta toda América Central, incluido México.

El segundo fue la Iglesia Católica que decretó que todos los libros de los "paganos" que representan a sus dioses "falsos" fueran destruidos. Lo bueno fue que hubo algunos sacerdotes que no siguieron la orden y algunos de ellos incluso sentaron a algunos de los "salvajes" a escribir sobre su cultura, historia y religión. Estos se han convertido en los Códices, que la gente de hoy en día siempre está citando.

These, it seems, did not turn up immediately in Spanish hands, but later, from various churches in France and other countries. It is these Codices that have given historians and archeologists a firm foundation in the Mesoamerican cultures to include their languages, beliefs, culture, and mythology which they may not have valued, as such, but have turned into something a lot better than the much sought after gold Hernan was originally after.

There are volumes of information on the Mesoamerican Gods, most of which concern an Aztec Central God named Quetzalcoatl. He was the brother of Tezcatlipoca, depicted in the codex Rios in the aspect of a Jaguar in this form he was called Tepeyollotl.

In later myths, the four gods who created the world, Tezcat-lipoca, Quetzalcoatl, Huitzilopochtli and Xipe Totec were referred to respectively as the Black, the White, the Blue and the Red Tezcatlipoca. The four Tezcatlipocas were the sons of Ometecuhtli and Omecihuatl, lord and lady of the duality, and were the creators of all the other gods, as well as the world and man. [Confused yet?]

We can look at him this way, too: Tezcatlipoca was often de-scribed as a rival of another important god of the Aztecs, the culture hero, Quetzalcoatl.

In one version of the Aztec creation account, there is a myth of the Five Suns, where the word ‘Sun’ is actually a singular creation of a ‘world.’ The first creation, “The Sun of the Earth”, was ruled by Tezcatlipoca but destroyed by Quetzalcoatl when he struck down Tezcatlipoca who then transformed into a jaguar.

Quetzalcoatl became the ruler of the following creation “Sun of

Water”, and Tezcatlipoca destroyed the third creation, “The Sun of Wind”, by striking down Quetzalcoatl.

Here is a quick story which is a good example of their rivalry:

To the Toltecs, Tezcatlipoca was their head God. The Aztecs considered the Toltec their intellectual equal and also revered Tezcatlipoca but not as much as Quetzalcoatl. And that is what set the two gods up as adversaries.


Kirby was born in a little burg just south of El Paso, Texas called Fabens. As he understand it, they we were passing through. His history reads like a road atlas. By the time he started school, he had lived in five places in two states. By the time he started high school, that list went to five states, four countries on three continents. Then he joined the Air Force after high school and one year of college and spent 23 years stationed in eleven or twelve places and traveled all over the place doing administrative, security, and electronic things. His final stay was being in charge of Air Force Recruiting in San Diego, Imperial, and Yuma counties. Upon retirement he went back to New England as a Quality Assurance Manager in electronics manufacturing before he was moved to Production Manager for the company’s Mexico operations. He moved to the Phoenix area and finally got his education and ended up teaching. He parted with the university and moved to Whidbey Island, Washington where he was introduced to Manzanillo, Mexico. It was there that he started to publish his monthly article for the Manzanillo Sun. He currently reside in Coupeville, WA, Edmonton, AB, and Manzanillo, Colima, Mexico, depending on whose having what medical problems and the time of year. His time is spent dieting, writing his second book, various articles and short stories, and sightseeing Canada, although that seems to be limited in the winter up there.


Details Showing the Brutality of the Aztec Empire in Mesoamerica

A statue of the Aztec god Tlaloc, to which human sacrifices of children were common and uncommonly cruel. Wikimedia

8. Sacrifices to the rain god were usually of children

Tlaloc was the Aztec god of rain and water, critical to agriculture and survival, and was also associated with fertility. The Aztecs feared Tlaloc, who they believed would respond with anger if not properly worshiped, causing crops to fail and striking at the Aztecs with diseases such as typhus and other water borne illnesses. At Tenochtitlan, Tlaloc was worshiped at the Great Pyramid, and the remains of more than forty children were found at the site surrounding the pyramid, most of them bearing the marks if torture and maiming inflicted prior to their ritual death. These are supported by pictorial codices, which represent the victim&rsquos tears prior to death. The tears of innocent children were believed to be particularly pleasing to Tlaloc by the priests, and they made special efforts to ensure that the child was crying prior to the ceremony, and continued to do so throughout until death.

The children were made to cry through the infliction of pain. Abscesses were deliberately inflicted which caused agony displayed by the children as they were paraded before the celebrants, or bones were broken, cuts inflicted, or hands or feet burned. The tears of the children were considered to be insurance of sufficient rains for the growing season, and children were sacrificed to Tlaloc at specific periods before and during the season, as well as following the harvest, either in thanks for the rains which provided success, or in atonement for sins which impeded it. The absence of sufficient rains before and during the period of planting and growth increased the number of sacrifices to Tlaloc, to assuage the god&rsquos perceived anger and obtain his good graces. The crying children most often met their end by burning at the Great Pyramid, with the smoke of the fire carrying their tears to the god above.


Ver el vídeo: Tezcatlipoca (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Yojind

    Sé exactamente que este es el error.

  2. Anna

    ¿Qué es un mensaje divertido?

  3. Dubhan

    Mensaje incomparable, me gusta :)

  4. Maubar

    Frase bastante valiosa

  5. Mac Daraich

    De acuerdo, mucho lo bonito.

  6. Zusida

    Muy interesante. Me gustaría algo más sobre lo mismo.

  7. Pike

    Anteriormente, pensé lo contrario, gracias por su ayuda en este asunto.

  8. Thornley

    En confianza, le aconsejo que intente buscar en Google.com

  9. Buach

    ¡Kapets!



Escribe un mensaje